San Francisco Xavier y sus Favores

Foto: Cortesía Germán Orozco/San Francisco Xavier, venerado en Arizona, la Península de BC, y Sonora
 
Opinionez lunes, 12 octubre, 2020 12:05 PM

En el noroeste de México y suroeste de Estados Unidos, los creyentes, es quizá la única región en la tierra que celebran a San Francisco Xavier el día de Francisco de Asís; el primero español, el segundo de Italia. En Baja California Sur, en la llamada California Jesuítica. Con toda propiedad, los sudcalifornianos celebran a Xavier el 3 de diciembre; así se llama la Misión ahora pueblo: Misión de San Francisco Xavier, a unos kilómetros de Loreto y en la Sierra de la Giganta, desde la que los misioneros como Kino y Salvatierra, divisaron simultáneamente el Mar de Cortés y el Pacífico peninsular.

Favores Celestiales, la autobiografía del jesuita trentino Eusebio Francisco Kino, quien agrega el nombre de Francisco en honor a Xavier por haberle hecho el milagro de sanarlo en su juventud tras ser desahuciado de un padecimiento mortal incurable, ingresa a la Compañía de Jesús y consagra su vida a Cristo en las misiones, providencialmente tocando a Baja California, Sonora y Arizona.

Compartimos ocho referencias del Padre Kino sobre San Francisco Xavier, tomadas textualmente de Favores Celestiales, quizás la obra más importante de Kino. (FC: Favores Celestiales, P. Kino 1699).

1. No quiero deber esta mi salud a los medios humanos o fuerzas y virtudes de la medicina, sino sólo a ti, ¡gloriosísimo protector mío! San Francisco Javier, adelante de Jesús y de María Santísima. Lo mismo diremos nosotros estos pobres hijos de esta Pimería y de esta tierra firme y yo, y los amantísimos padres e hijos de la cercana California, et nati natorum et qui nasentur. Y atribuiremos estas nuevas conquistas espirituales y temporales de estas nuevas conversiones a los favores celestiales de estos referidos divinísimos protectores nuestros, más que a los medios humanos o fuerzas militares de los presidios y soldados. (FC. 17).

2. Al gloriosísimo y piadosísimo taumaturgo y apóstol de las Indias, San Francisco Javier, todos le debemos mucho. Yo le debo: 1) la vida, que me la tenían desahuciada los médicos en la ciudad de Hala, del Tirol, el año de 1669; 2) le debo la entrada en la Compañía de Jesús; y 3) la venida a estas misiones índicas. Y porque debo y no sé si pago, pido y suplico a toda la corte celestial y a todo el mundo universo me ayuden a darle los debidos agradecimientos de tantos favores celestiales hechos al más indigno de todo el orbe. (FC. 17).

3. Y con toda especialidad llamo aquí favores celestiales las admirables misericordias que delante de Jesús y de María recibimos de este gloriosísimo Apóstol de las Indias, en medio de tantas contradicciones y oposiciones humanas, que por disposición divina ha habido en la reducción de tantas almas, que pasan de veinte mil. (FC. 17).

4. Los medios humanos han sido tan cortos, que muchas veces los que nos habían de ayudar no lo han hecho y los que eran nuestros amigos se nos han vuelto contrarios, poniendo en todo muchos imposibles y tratando de desbaratarlo todo. (FC. 17).

5. Todo el bien se debe a los medios espirituales y a los referidos favores celestiales de Jesús y de María y de San Francisco Javier; todo el Santo Convento de Nuestra Señora de los Reyes, de Sevilla, en España, y todo el Santo Convento de San José de Gracia, en la imperial ciudad de México, como lo atestiguan sus largos papeles y nóminas, estampas y vitolas, en que nos apuntan los santos socorros de fervorosas y continuadas oraciones, penitencias voluntarias y devociones y piadosas obras con que esas santas comunidades y otras varias. Y muchos siervos y siervas de nuestro Dios se sirven encomendar a Su Divina Majestad los buenos y felices progresos de estas nuevas conversiones, y gracias al Altísimo, con estos celestiales favores de esta tan admirable pacífica cristiana caridad, al presente se logrará más que con los medios ordinarios humanos y con los trabajos militares de las armas y de las guerras, como hablando de Roma San Pablo lo declara. (FC. 18).

6. El mismo señor gobernador de las armas de estas provincias, don Domingo Girnoza Petriz de Cruzat, todos estos años más ha querido valerse de su muy cristiana devoción para con su gran Patrona Nuestra Señora del Pilar, y de otras piadosas obras y espirituales ejercicios, y de caritativos ardides, de cristianas dádivas y muy católicas razones para con estos naturales pimicos, que de sangrientas pasadas guerras, quedando con eso reducida la Pimería, y con ella destruidos los enemigos jácomes y janos, y remediada, compuestas, sosegada y pacífica esta infestada provincia de Sonora. (FC. 18).

7. Quién podrá ahora dudar si todos estos no son los medios no aguardados y no esperados con que, según estos años pasados tan acertadamente pronosticó otro padre visitados de estas Misiones de Sonora, se habían de remediar y sosegar estas provincias. (FC. 18).

8. Gracias, pues, sean dadas a la Santísima Trinidad, gracias a Jesús y María Santísima, gracias al gloriosísimo Apóstol de las Indias, San Francisco Javier, y a toda la corte celestial, de todos los favores celestiales, que en estas nuevas conquistas espirituales y temporales, conversiones hemos recibido y estamos recibiendo. (FC. 18).

 

Germán Orozco Mora reside en Mexicali.  

Correo: [email protected]

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio