Más allá de la pasión y del reloj

Foto: Internet
 
Opinionez viernes, 16 octubre, 2020 12:00 PM

Conzultoría Matrimonial y Familiar

 

 

 

Son varias las ciencias que estudian las conductas del amor, como pueden ser la Antropología, la Psicología, la Psiquiatría, la Medicina, entre otras, y dentro de las mismas en cuanto a la antropología está la Neurobiología. De esta, la antropóloga Helen Fisher establece que existen tres fases neurobiológicas del amor, según la zona del cerebro en la que nazca el sentimiento por la otra persona: el impulso sexual, que nace en el hipotálamo; el amor romántico, que surge del cerebro réptil (que incluye el tronco del encéfalo y el cerebelo), y el apego, localizado en el pálido ventral (estructura dentro de los ganglios basales del cerebro).

Para descubrir qué mantiene a las parejas unidas para siempre, otro científico y escritor, John Gottman, creó su Laboratorio del Amor en Seattle, donde miles de parejas (felices y en crisis) son analizadas intensivamente mediante sensores y cámaras que registran desde el cambio de frecuencia cardíaca hasta señales de lenguaje no verbal. Gottman comparte sus descubrimientos manifestando que el 86% de las parejas analizadas, que seguían profundamente enamoradas año tras año, tenían dos rasgos en común: la atención mutua y el buen humor. Es amor -según Gottman- si los dos son capaces de escuchar al otro y reírse incluso cuando hablan de sus conflictos.

En artículo anterior había tratado de que el amor no tiene horario, y llegué a mencionar algunos estudios donde hablaban de los mejores horarios para hacer el amor, pero la esencia del artículo era de que aun en esos horarios -o fuera de ellos- habría que manifestar el amor a la pareja a toda hora o momento, sea sentimental o físico (pasional). Ahora, y para aquellos que sean más metódicos, comentaré que efectivamente existen horarios mejores para hacer el amor según la ciencia, aunque para muchos el amor no debe tener horario.

Se dice, se cree, se argumenta y se corrobora por muchos que la noche se relaciona con la actividad sexual, pero varios descubrimientos de los últimos años vienen a contradecir esta creencia, según explica el doctor Michael Breus, un psicólogo especialista en trastornos del sueño.

Según la Cronobiología (ciencia que estudia el ritmo biológico del organismo en función del tiempo), el momento ideal para hacer el amor es a las 7:30 am. Es en este momento que las hormonas sexuales de hombres y mujeres están en su punto más alto, donde la pasión se desborda. La testosterona, la hormona asociada con el deseo sexual masculino, alcanza su punto máximo entre las 9 y las 10 am cuando la luz del sol ya está a pleno; el “mañanero” tiene varias ventajas que vale la pena aprovechar: después del orgasmo (o una dosis intensa de caricias) queda una buena cantidad de endorfinas disponibles en el cerebro, ideal para empezar el día con optimismo y buen humor.

Por otro lado, se comprende que tener sexo por la noche es lo más común porque supone que es la hora de reencuentro de las parejas, pero también es cuando ambos tienen tanto cansancio acumulado que cuesta tener ganas. La gran ventaja, sin dudas, es que después de un buen intercambio sexual, gracias a la liberación de oxitocina y serotonina post sexo, sumado a la melatonina, se quedan dormidos como unos bebés.

El momento antes de que suene el despertador para salir a trabajar es a las 5:48, un horario promedio establecido por los investigadores de un estudio publicado en el British Medical Journal, según el cual tanto hombres como mujeres producen niveles más altos de testosterona (ellas también la tienen), una hormona que se activa con la luz solar, y luego del descanso nocturno, los niveles de energía de ambos son más altos y todavía no enganchan con las preocupaciones cotidianas, por lo que esta hora parece ser es el momento perfecto.

Independientemente de que el amor no tiene horario, algunas parejas podrán aprovechar los mejores horarios que les convengan de acuerdo a estos estudios; finalmente ellos son los que tienen que ponerse de acuerdo para mejor disfrutar satisfactoriamente su pasión.

Como siempre agradezco sus consultas y comentarios a mis dos que tres lectores al correo: [email protected]

 

El Licenciado Roberto Bautista reside en Tijuana, B.C.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio