9 meses sin conferencias de prensa, 123 ataques a los medios…, y contando

Prensa bajo fuego martes, 11 agosto, 2020 6:00 PM

El gobernador de Baja California, Jaime Bonilla, agrede a la prensa y no habla con ella. Datos muestran que su gobierno ataca a periodistas cada 2 días en promedio.

 

POR: MARCO TULIO CASTRO

El derecho a la información vive una época oscura en Baja California. En nueve meses, el gobernador Jaime Bonilla solo ha convocado a una conferencia de prensa para atender preguntas de reporteros, pero su administración ha agredido a periodistas y difamado a la prensa 123 veces, de acuerdo a la investigación Prensa Bajo Fuego.

Aunque Bonilla dijo que no convoca a conferencias de prensa porque le quitan tiempo, hasta el 31 de julio, su administración gastó 45 minutos en agredir a periodistas y desestimar la libertad de expresión, según una base de datos disponible para uso libre.

La primera conferencia del gobernador es también su última, y ocurrió en la sala de video del Centro Cultural Tijuana, el 1 de noviembre del año pasado, cuando inició funciones, de acuerdo a la misma investigación.

Así, en julio pasado, Bonilla cumplió 273 días sin conferencias, un formato de comunicación donde periodistas cuestionan y piden precisiones sobre acciones o comentarios de los funcionarios con el propósito de informar a la población.

Para la representante en México de Reporteros sin Fronteras, Balbina Flores, sin este mecanismo de diálogo entre medios y gobierno, la ciudadanía pierde la posibilidad de estar realmente informada.

“Aquí el principal derecho que se estaría violentando es el derecho a la información”, dijo la activista de RSF sobre la falta de conferencias.

El gobernador del estado se comunica diariamente con los seguidores de las redes sociales personales e institucionales, por medio de transmisiones en vivo en las que platica sobre los temas que él considera oportunos.

Pero esas transmisiones además las usa para arremeter contra la prensa.

Entre noviembre de 2019 y julio de 2020, es decir 9 meses de gestión, transmitió en vivo 224 reportes de gobierno, y en 45 de esas grabaciones agredió a periodistas y desprestigió la labor de informar, según esta investigación. 

Esto significa que en cada 5 transmisiones de gobierno, una fue usada para agredir a periodistas, o atacar a la libertad de expresión.

Y si eso ya es grave, espérese: hay transmisiones donde funcionarios atacaron 3 veces a una periodista. 

En otra de las transmisiones oficiales, el gobernador dijo que prefiere transmitir en redes que hablar con la prensa.

“Hacer una conferencia nos quita muchisimo tiempo del trabajo que tenemos que hacer”, dijo Bonilla el 29 de mayo.

Pero en los videos de Bonilla no existe diálogo entre reporteros y funcionarios, dijo Balbina, de RSF y esto significa que los periodistas no tienen oportunidad de cuestionar.

Y es que preguntar importa para hacer periodismo, y hacer periodismo importa para revisar los asuntos de interés público.

Un reportero cuestiona para comparar la realidad con lo que dice el gobierno, y así verificar información, dijo Vicente Calderón, director de la agencia Tijuanapress.com.

Los argumentos que da Bonilla para no ofrecer conferencias, tampoco se sostienen con los datos.

El también empresario, que posee medios de comunicación, dijo que no ofrece conferencias de prensa por tiempo, pero dedica más de 7 horas a la semana a transmitir en redes sociales.

La última semana de julio, él y parte de su gabinete dedicaron 10 horas con 39 minutos a hablar frente al teléfono celular que los transmite por las redes institucionales.

Algunos videos del gobernador rebasan las dos horas, cuando una conferencia de prensa típica dura menos de dos.

Juan Guízar, director de comunicación social de Baja California, no respondió a múltiples solicitudes de información para conocer porqué no las agendaban.

Y otro vocero del gobierno estatal no supo responder cuál fue la última fecha en la que Bonilla ofreció una conferencia de prensa.

De hecho, cuando se le pidió fecha de la última conferencia de prensa convocada por el gobernador, el vocero entregó la agenda de campaña de 2019, de cuando Bonilla era candidato.

Vicente cree que las transmisiones del gobernador son propaganda y una forma de justificar la ausencia de conferencias de prensa.

En una típica transmisión participan funcionarios y promueven acciones en seguridad, agua, infraestructura y COVID-19.

También hay un espacio donde Bonilla responde preguntas que él y otros funcionarios eligen.

“A mi también me toca escoger”, dijo el 12 de julio sobre las preguntas del público que elige para responder.

Los comentarios que lee van desde chistes, halagos al gobierno, dudas ciudadanas, y ocasionalmente preguntas de reporteros.

Pero no todos los periodistas pueden preguntar. Eliud Ávalos, director del periódico El Sol de Tijuana, dijo que su cuenta está restringida para hacer comentarios en las transmisiones del gobernador.

“No sé si estoy bloqueado o si se trata de un error de ellos, pero no me aparece la barra para escribir comentarios”, dijo Ávalos, quien batalla con esa barrera informativa hace unos tres meses.

Mientras Eliud no puede preguntar, Bonilla aprovecha para agredir a la prensa, burlarse de ella, invitar a la población a no confiar en los periódicos y a no comprarlos.

Lo que Bonilla sí quiere que la población vea es PSN, una de sus empresas de medios.

Y desde oficinas de gobierno, utilizando el aparato público y sus recursos, promociona programas de televisión y radio de su propiedad que gozan de una concesión federal.

Según datos de Prensa Bajo Fuego, Bonilla ha promovido seis veces a PSN, y todas en los últimos cinco meses, es decir, en tiempo de pandemia.

Al desprestigiar a otros medios y privilegiar al suyo, el gobernador busca influir en la agenda pública, una práctica que no es transparente, aunque asegure lo contrario.

“Ningún gobierno en Baja California ha sido más transparente que este”, dijo el 6 de junio.

Sin embargo, Vicente consideró que este es uno de los gobiernos más opacos que ha habido en el estado, por la actitud del gobernador y por cómo divulgan la información.

“Se han aprovechado de la popularidad de las redes sociales que les hace pensar que ellos pueden tener una comunicación limpia y honesta con la ciudadanía”, dijo.

Algunos periodistas creen que Bonilla ha utilizado la pandemia como pretexto para no informar y el propio gobernador dijo que no hace conferencias por la contingencia sanitaria, aunque la realidad es que no convoca desde antes de la pandemia.

Si continúa con esta tendencia hasta el fin de su mandato, el 31 de octubre de 2021, su gobierno habrá cumplido 730 días sin haber realizado una conferencia de prensa.

Datos de esta investigación, al corte del 31 de julio, revelaron que el gobierno de Bonilla atacó en promedio una vez cada dos días a periodistas y el oficio de informar.

Si esto se mantiene constante, la administración de Bonilla, el empresario de medios, habrá sumado 326 agresiones contra periodistas y medios de comunicación de Baja California.

 

Fernando Martínez ayudó a elaborar este reportaje.

Comentarios

Tipo de Cambio