“Todo cambió drásticamente”: Luis “Abuelo” Álvarez

Foto: Cortesía/Luis "Abuelo" Álvarez
 
Deportez lunes, 20 julio, 2020 12:15 PM

El arquero mexicalense dejó el Centro Nacional de Alto Rendimiento por la pandemia y regresó a Mexicali, donde se modificaron sus entrenamientos, sin dejar de apuntar a su meta pospuesta para 2021: los Juegos Olímpicos, que significarían sus segundos tras su participación en Londres 2012

Antes de marzo de este año, muchos deportistas estaban en su mejor momento físico y se alistaban para enfrentar sus competencias en los Juegos Olímpicos de Tokio, que comenzarían el 22 de julio.

Entre quienes iban encaminados a conseguir el boleto, se encontraba el arquero Luis Álvarez. En enero, el apodado “Abuelo” ganó el Selectivo Nacional, competencia realizada en las instalaciones del Comité Deportivo Olímpico Mexicano en Ciudad de México. Se ubicó en el primer lugar del país al conseguir 192 puntos, 39 más que su más cercano perseguidor, el queretano Carlos Rojas.

El olímpico en Londres 2012 tendría su primera oportunidad de clasificarse a Tokio 2020 en el Torneo Continental en Monterrey, Nuevo León; una segunda oportunidad sería en la Copa del Mundo en Berlín, programada en julio. Pero todo quedó pendiente por la pandemia derivada de la enfermedad COVID-19 y los Juegos Olímpicos fueron aplazados, noticia que fue difícil de aceptar y procesar para el mexicalense, debido a que se encontraba en pleno proceso para pelear por su boleto a la justa veraniega.

En una primera instancia, la justa internacional se desarrollaría entre el 22 de julio y el 9 de agosto, pero la actual contingencia sanitaria derivó el abandono de Australia y Canadá. El Primer Ministro nipón Shinzo Abe, y el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, acordaron aplazar el evento y se anunciaron las nuevas fechas: entre el 23 de julio y el 8 de agosto de 2021.

Al igual que otros atletas, Álvarez se encontraba concentrado en el Centro Nacional de Desarrollo de Talentos Deportivos y Alto Rendimiento (CNAR), desde donde partiría a Monterrey para disputar el Campeonato Panamericano de la especialidad que repartiría plazas a Tokio 2020; sin embargo, la pandemia echó abajo los planes del tirador y aún no hay fechas reprogramadas sobre eventos oficiales.

“El 14 de marzo nos notificaron que se cancelaba el evento. Primero, dijeron que se iba a posponer, porque desde inicios de mes ya se sabía de la cancelación de otros deportes como la F1, la NBA y el Futbol, aunque aún estaban en pie los Juegos Olímpicos, pero de un momento a otro el evento también se canceló. Vivimos días de mucha incertidumbre porque nadie sabía realmente lo que iba a pasar, los días empezaron a ser largos”, argumentó Luis Álvarez.

“Días después salió la noticia de que los Juegos Olímpicos se posponían y cuando te estás preparando para un cierto objetivo, es una movida de tapete muy grande. Realmente me afectó muchísimo, ya que mover todos los eventos que tenía planeado para un año más, para mí sí fue algo difícil, pero a final de cuentas pasé mi etapa de duelo, de negación, aceptación y trabajar en esas sensaciones, apoyado por mi psicóloga de parte de la Conade (Comisión Nacional del Deporte). Ya que logré salir de ese estado, pude enfocar en el entrenamiento”, confesó a ZETA.
Tras abandonar el CNAR por la pandemia, Luis regresó a Mexicali, donde se modificaron sus entrenamientos, pero sin dejar de apuntar a su meta pospuesta para 2021: los Juegos Olímpicos, que significarían sus segundos tras su participación en Londres 2012.

“Siempre ha sido el objetivo, independientemente de la situación. Considero que a lo largo de todos estos años lo único que he hecho es querer prepararme más y está muy latente el objetivo de conseguir la plaza individual y por equipo, porque este juega un rol fundamental en el Tiro con Arco, y, a final de cuentas, creo que el equipo es la mejor opción porque ganamos todos. Es un objetivo colectivo que sea un equipo que represente a México en los Juegos Olímpicos”, destacó.

De igual manera, se ha tenido que adaptar a las circunstancias, como las video llamadas o el trabajo en casa, con tal de no perder el ritmo para cuando sea posible regresar a las actividades.

“El entrenamiento cambió drásticamente, ya que no puedo estar yendo constantemente al campo de Tiro, entonces se tuvo que ajustar al entrenamiento en casa, lo cual no fue nuevo para mí, la diferencia es que ahorita es todos los días. Entreno muy temprano la parte física, y, en las tardes, la parte técnica o del disparo. Es cumplir con el entrenamiento que el entrenador me marca a mí y al resto del equipo de varones. Al principio, por la necesidad del entrenamiento, optamos por hacer video llamadas y el entrenador me está viendo, sé que no es lo mismo, pero nos tenemos que adaptar a la situación y esa es la opción que tenemos ahorita y hay que explotarla lo más que se pueda”, puntualizó el arquero cachanilla.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio