Policías amenazados por cárteles

Ataque contra el MP Hiram Rivera.
 
Edición Impresa lunes, 29 junio, 2020 01:00 PM

Con la soberbia y poder que perciben ante la impunidad con la que han traficado y asesinado durante años en Baja California, los operadores criminales de los cárteles han decidido matar a policías que realizan cateos y capturas. Entre enero y junio de 2020, diez elementos de las fuerzas de seguridad han sido acribillados. Esta semana dos mata-policías del Cártel de Sinaloa fueron detenidos

“A ver, hijos de su pinche madre, ahorita me sueltan al Osuna o se los va a cargar la pinche verga, ya sabemos que lo detuvieron por la muerte del agente Avendaño, me lo sueltan ahorita mismo o me voy con la gente del mercenario (Carlos Adrián Casas Reyes) a  partirles su madre, a sacarlo ahorita, no se pasen de vergas putos, están bien metidos, culeros, hijos de su puta madre”, fue la amenaza de muerte que criminales del Cártel de Sinaloa lanzaron el 18 de junio contra policías en los número de Emergencia atendidos por las corporaciones de seguridad de Baja California.

Las amenazas continuaron el 23 de junio, con una narcomanta que colgaron en las rejas del edificio del Centro de Gobierno de la delegación de San Quintín, a metros de la Fiscalía General del Estado (FGE).

En un texto con poco sentido, amenazaron a un policía: “Mpal Magaña ya deja de chingar a la misma gente de SQ no nada tú estás… a las vergas… al topon putos”. 

Luego que personal de la FGE retirara la manta, Sindicatura Municipal de Ensenada inició una investigación al interior de la corporación para identificar los antecedentes del elemento,  mientras que la Fiscalía General de la República se hizo cargo de la investigación para determinar la responsabilidad del policía.

Jesús Salvador Villavicencio Meza “El Rayder” de la Célula de Los Venados detenido por homicidio.

 

En el transcurso de 2020, durante el gobierno estatal de Jaime Bonilla Valdez, cabecillas de los cárteles Jalisco Nueva Generación (CJNG), Arellano Félix (CAF) y de Sinaloa (CDS) en Baja California han ordenado el asesinato de una decena de  integrantes de los cuerpos de seguridad en el Estado. En ocho de esos operativos homicidas, los matones han cumplido su cobarde cometido.

Únicamente en dos de estos ataques los asesinos fueron capturados en flagrancia, dos más fueron abatidos. Y esta semana, otros dos mata-policías fueron detenidos con orden de aprehensión: Jesús Salvador Villavicencio Meza alias “El Rayder” y “El Osuna” quien fue liberado y se busca para reaprehensión.

Al cierre de esta edición, ZETA fue informado que la tarde del jueves 25 de junio, un juez había concedido a las autoridades ministeriales orden para reaprehenderlo.

 

PRESUNTO HOMICIDA DE AVENDAÑO  CAE POR NARCOMENUDEO

Manuel Avendaño Rojas  fue jefe de Narcomenudeo en la FGE de Ensenada, pero en 2017 recibió amenazas de muerte, pidió su cambio y llevaba tres años comisionado a  barandilla, donde recibía y procesaba a los detenidos por delitos cometidos contra la salud. Asesinado el 22 de mayo, la integración de la carpeta de investigación estaba a manos de sus compañeros fiscales en Ensenada, quienes ya tenían líneas de investigación y presunto responsable identificado.

A mediados de junio, elementos del área de Inteligencia de la GESI solicitaron el avance del expediente para hacerse cargo del proceso, de acuerdo con los antecedentes del procedimiento penal.

Dando seguimiento a la investigación, el 15 de  junio, elementos de la GESI solicitaron orden de cateo por el tema de narcomenudeo en el domicilio del presunto responsable, ubicado en el fraccionamiento Villas del Cedro; se las concedieron un día después y la ejecutaron el 18 de junio.

De acuerdo a lo informado por elementos de la FGE, los policías  no encontraron al sujeto en la casa, pero “se llevaron a la esposa y a los niños de la casa”.

Minutos más tarde aprehendieron “El Osuna” en una calle del mismo fraccionamiento Villas de Cedro, y de acuerdo al Informe Policiaco Homologado (IPH), al momento de ser intervenido estaba en posesión de droga.

Justo después, a las 2:26 pm del jueves 18 de junio se recibió una llamada en el Centro de Control Cómputo y Comando (C4), en la cual un hombre amenazó la vida de los elementos policiacos y exigió la liberación de “El Osuna”,

“Los policías lo trasladaron a la Fiscalía General de la República, pero no procedió”, explicó a este Semanario un investigador local.

Entonces lo consignaron por el delito de narcomenudeo. Durante la audiencia, la Coordinación Estatal de Homicidios dio la instrucción al Ministerio Público para solicitar orden de aprehensión por el asesinato de Avendaño, la cual les fue negada por el juez al considerar que el expediente que le presentaron no contenía elementos de prueba para relacionar al sujeto con el homicidio.

Las narcomantas

En el transcurso del año, por lo menos en cuatro ocasiones elementos de la Guardia Estatal de Seguridad e Investigación (GESI) han sido amenazados a través de narcomantas colocadas en la vía pública en los municipios de Tijuana, Rosarito y Ensenada.

La primera narcomanta de 2020 de la que se tiene registro, fue una colocada en un puente peatonal de la colonia Echeverría en Playas de Rosarito, amenazando al comandante José Vera y al subcomandante Genaro Rodríguez.

Al día siguiente, se hallaron otras tres mantas en Tijuana, dedicadas al fiscal Guillermo Ruiz Hernández y al fiscal central Hiram Sánchez, aludiendo amenazas hacia el comisionado de la GESI, Carlos Flores.

Dos fueron colgadas en un puente peatonal, ubicado sobre Calle Segunda, a la altura de la colonia Unión. En una se leía: “TITI RUIZ Y HIRAN SANCHEZ ZAMORA CALMEN A SU PUTA *CARLOS FLORES* YA SABEN COMO SE HACEN LAS COSAS AQUI EN TIJUANA, USTEDES SON DE AQUÍ O SE CALMAL O LES  HACEMOS UN COCHINERO”.

La otra iba dirigida al comisionado Flores, incluyendo mención a José Antonio Cruz Medina, quien en diciembre de 2019 fue asignado para coordinar la GESI, y Luis Flores Fierro, titular de la Agencia Estatal de Investigación.

A los pocos minutos se reportó una tercera manta, colocada en un muro entre Avenida Revolución y Calle Once, con un texto dirigido al gobernador Jaime Bonilla Valdez, también con referencia al comisionado de la GESI.

En abril se colocaron otras dos narcomantas en Ensenada. La primera apareció el lunes 20, mencionando al ex comandante de la Zona Norte, David Ochoa. Su nombre se repitió en otra manta dejada en el puente peatonal que conecta la Unidad Valle Dorado de la UABC con el Hospital General, sobre la Avenida Reforma de aquel municipio.

El texto que se leyó fue: “Casas, Reyes, El Mercenario y sus chupa bolas: Patrón González pinchis rateros con charola corruptos oficiales activos de la Estación de Policías de la Zona Norte que siguen protegiendo a esos mata inocentes, escoltan los carros en los que matan y dando información falsa para que puedan huir y avisándoles a que hora hagan sus babosadas por dinero. Tú pinchi corriente Jorge Reynoso Guzmán, Sixto Ramírez, Cabo Camacho, Iván Montoya y tu pinchi perro Corrales bajo las órdenes de David Ochoa, mejor hagan las cosas bien y dejen de chingar con la gente ya que son encargados de turno y se creen intocables, no se equivoquen ya que están ubicados y se van a morir, aliniense corruptos, jotos. Atte los dueños del puerto, Cártel de Ensenada”.

Pedro Ignacio González Pineda / Luis Enrique Montoya Núñez / Hiram Rivera Lizarraga / Rosalba Santillán Esqueda, policia municipal ejecutada en Tecate.

“El detalle fue que lo agarraron en otro lugar, pero lo cuadraron de que lo detuvieron en la casa de Villas del Cedro y se lo llevaron para sacarle información de otro homicidio, mas no por el asunto del agente Avendaño”, aseguró un investigador estatal.

Finalmente fue llevado a la fiscalía en Tijuana, mientras en Ensenada, se desató una riña interna por el actuar de los elementos foráneos. Ante la falta de elementos, debieron liberarlo la tarde del jueves 25 de junio, cuando un juez concedió la orden de aprehensión por la muerte de Avendaño. Al cierre de esta edición, se trabajaba en su recaptura.

Tras la amenaza, la Guardia Nacional montó un operativo para blindar el edificio de la oficina de Narcomenudeo de la FGE ubicada a un costado de la Dirección de Seguridad

Junio se encamina a ser el mes más violento del año en Mexicali

A cinco días de finalizar el mes, se han registrado 16 asesinatos en 25 días, por lo que junio está a punto de convertirse en el más violento del año en la Capital bajacaliforniana, que registró su máximo histórico con 17 homicidios en marzo.

La semana que concluye, en el periodo que comprende del 19 al 25 de junio, se registraron seis homicidios en Mexicali, cifra alta para el comportamiento habitual de la ciudad.

La jornada violenta comenzó con el crimen de una persona a escasos metros de la Universidad Politécnica de Baja California, en la Zona Oriente de la ciudad, el 19 de junio. Mientras estaba en su vehículo Mazda, Jorge Israel Teoba Aragón fue baleado directo al corazón; el agresor le disparó a corta distancia desde el exterior de la unidad y huyó en un auto tipo pick-up color negro.

El sábado 20, a escasos minutos de iniciar el Día del Padre, Guillermo Obeso Cortez, de 38 años, fue acribillado afuera de su vivienda en el fraccionamiento Valle de los Ángeles, también al Oriente de la ciudad. La víctima participaba en un festejo que se desarrollaba en la casa marcada con el número 384 de Avenida Haramiel, donde fue sorprendido por un individuo identificado como Iván, quien le disparó por la espalda y escapó en un Chevrolet Silverado color negro.

La mañana del domingo 21 en la colonia Valle del Álamo, vecinos reportaron lo que parecía ser un cadáver enterrado en un lote baldío sobre Avenida 2 de Octubre y Calle Álamo Temblón. Según vecinos, la víctima podría ser el de nombre Juan Antonio, por lo que la Fiscalía General del Estado inició la investigación en torno a estos indicios.

El 23 de junio, alrededor de las siete de la mañana, policías fueron requeridos para atender una emergencia en un jardín de eventos de Callejón Río Champotón Sur y Paseo del Río. Una mujer narró que al llegar al inmueble descubrió el cadáver de su esposo David Gómez Solórzano, de 35 años, tendido en el piso en un charco de sangre. Tenía el cráneo lesionado y a escasos metros se localizó un bloque de cemento manchado con sangre.

Un día después, policías encontraron los cuerpos calcinados de dos personas en puntos muy distantes. El primero en la colonia Gabriela Mistral y el segundo  en el Ejido Guanajuato. En ambos casos, será requerido el análisis de ADN para determinar su identidad.

Pública Municipal (DSPM) y Fiscalía Regional, en calles Espinoza y Novena de la zona Centro, adonde trasladaron al presunto homicida del policía  Avendaño.

“EL RAYDER”: PESCADOR, COMERCIANTE, NARCOMENUDISTA Y ASESINO

Jesús Salvador Villavicencio Meza “El Rayder” de la Célula de Los Venados

2020 ha sido un año sangriento para los integrantes de las corporaciones de Ensenada, ya que entre el 9 de marzo y el 22 de mayo, cuatro elementos policiacos y un bombero en el puerto han sido acribillados. Mientras que el ex coordinador de Ministerios Públicos en Ensenada, Vicente Huerta, evadió un atentado homicida el 15 de mayo.

Únicamente el homicidio de Hiram Rivera Lizárraga, acribillado el 2 de mayo fuera de su domicilio, ha derivado en una captura.

Como presunto responsable se detuvo a Jesús Salvador Villavicencio Meza “El Rayder”, integrante la banda criminal Los Venados, subgrupo del Cártel de Sinaloa que opera en la zona sur de la ciudad, en la zona de Villas del Real, Chapultepec y Punta Banda; así como en la Isla de Cedros con la venta y trasiego de drogas, como también tráfico de la planta siempre viva.

También lo relacionan con el intento de homicidio en contra del coordinador de Ministerios Públicos en Ensenada, Vicente Huerta, el 15 de mayo, cuando protagonizó una persecución vehicular por la Transpeninsular y logró evadir al atacante, solicitando apoyo en una plaza comercial; cerca del lugar localizaron la unidad, un arma y una identificación.

Jesús Salvador Villavicencio Meza se identificaba como empresario, un comerciante que manejaba un negocio de mariscos en el fraccionamiento Acapulco en Ensenada, a unos metros de la playa municipal.

De acuerdo con el expediente, tras el crimen de Hiram Lizárraga, una serie de pruebas que ubican a Villavicencio como responsable del homicidio, incluso videos, aunado a las amenazas que “El Rayder “y/o “El Venado”,  así como sus hermanos Germán y César Ulises, habían hecho en contra del funcionario desde febrero en Isla de Cedros, permitió a la FGE identificarlo desde mayo como presunto responsable. Razón por la cual el señalado decidió viajar a Sinaloa para esconderse por unas semanas.

De igual forma, se dejó crecer el cabello, se lo pintó de rubio, se puso unos lentes cuadrados y tramitó una credencial con nombre falso.

Pero regresó a su labores a Ensenada, donde la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Vida y  la GESI le daban seguimiento con la intención de ejecutar la orden de aprehensión que semanas atrás habían logrado en su contra, lo cual ocurrió el 23 de junio.

“El Rayder” ya había sido capturado el 17 de noviembre de 2017, cuando junto al policía municipal Ramón Felipe Rubio Mendoza, atacaron a balazos y lesionaron a tres hombres en un domicilio ubicado en Calle Labradores y Ezequiel Luna de la colonia Domingo Luna, en Ensenada, pero obtuvo su libertad en el proceso judicial.

 

HOMICIDIOS DE AGENTES EN LA IMPUNIDAD

Además de los asesinatos de Hiram Rivera Lizárraga y Manuel Avendaño Rojas en Ensenada, fueron acribillados el 9 de marzo el policía municipal y ex director operativo Juan Francisco Chávez Ibarra, y el 2 de mayo, el comandante en el Valle de Guadalupe, Víctor Manuel Ruiz Ponce. Autoridades ministeriales admitieron que en ninguno de los dos expedientes hay avance.

También sin resultados, se encuentran otras tres carpetas iniciadas por ataques en Tijuana.

Uno, la noche del 26 de febrero, cuando sicarios a bordo de una camioneta Ford Escape asesinaron  al elemento Agencia Estatal de Investigaciones, Fernando Robles Linares, en la colonia Sánchez Taboada.

Los otros dos, son por las investigaciones iniciadas por ataques perpetrados por hombres en contra de agentes que sobrevivieron:

* Jesús Moraila Gaxiola, de la GESI, baleado el martes 5 de mayo mientras reparaban su auto en un taller mecánico en el Cañón Las Palmeras en Tijuana.

* José Francisco Escalante Ruvalcaba, agente estatal de Investigaciones, atacado a tiros el 6 de mayo, mientras circulaba sobre Vía Rápida Poniente, a la altura del Puente Benton.

Estas balaceras ocurrieron en medio de llamadas de amenazas a estos y otros integrantes de las fuerzas de seguridad, en la que los interlocutores se identificaban como criminales y advertían a los agentes que se vengarían y los tenían vigilados como responsables de supuestos robos de droga o dinero de los cárteles locales. Pero incluso en esta línea, las indagatorias no han avanzado.

El mismo vacío de justicia ‘padece el expediente iniciado por el asesinato de los policías municipales de Tecate, Rosalba Santillán Esqueda y Pedro Ignacio González Pineda, asesinados el 24 de mayo tras desmontar su guarida como escoltas del Mayor Orlando Hernández Porras, director de Seguridad Ciudadana, cargo en el cual solo se desempeñaron durante 24 horas.

Horas después de cometido este doble homicidio, los investigadores localizaron un auto Toyota Corolla que las autoridades presumen fue usado por los homicidas en el ataque. En el interior aseguraron varios casquillos quemados, que tras ser analizados, no tuvieron coincidencia balística con los encontrados en la escena de los uniformados.

“Creemos que el auto sí es, estamos trabajando con los videos para ubicarlo en el lugar”, se informó desde la FGE, sin embargo, aún no identifican a alguno de los presuntos homicidas.

 

ATACANTES ABATIDOS

En dos de las carpetas de ataques contra agentes, los homicidas también han perdido la vida.

El 5 de mayo, David Sanabia, con antecedentes delictivos en Estados Unidos y orden de aprehensión pendiente por homicidio. Se reportó “presencia de un individuo sospecho armado” sobre la calle Centenario en la Zona Río Tijuana, donde el agente Luis Enrique Montoya Núñez fue asesinado por el denunciado cuando atendió el llamado. Minutos más tarde, Sanabia fue interceptado en la huida y abatido cuando intentó disparar en contra de otro uniformado.

El agente del grupo de Robo de Vehículos de la FGE, Fernando Coria Hernández, fue asesinado en condiciones similares el 18 de junio, cuando con su pareja Erick Jasso Echeverría -lesionado- persiguieron a un ladrón de autos con orden de aprehensión en el Cañón de la Piedrera en Tijuana. El de nombre Ramón Manuel Audelo Pelayo les disparó antes de que lograran abatirlo.

MATA-POLICÍAS DETENIDOS

En lo que respecta al asesinato del agente de la GESI Marco Antonio Reyes Nahon el 22 de enero en La Mesa, sus homicidas fueron detenidos en una persecución posterior: Christian Alejandro Zamudio Martínez, Juan Ramón Salazar de la Cruz -también identificado como David Salazar-, Juan Manuel González Velázquez y Bryan Salvador Rocha. Están vinculados a proceso desde finales de enero.

Mueren seis militares en accidente; otros tres resultaron heridos

Acorde con un informe de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana  (SSPC) de Tijuana, a las 6:16 am del jueves 25 de junio, testigos reportaron al número 911 que sobre el Bulevar 2000, a la altura de la colonia Hacienda Las Delicias II, un vehículo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) se había volcado, dejando a varios soldados heridos.

Minutos más tarde, agentes de la Policía Municipal, paramédicos de  Cruz Roja y Bomberos, confirmaron que la unidad militar tipo Hummer, con número económico 09021161, se había volcado en el camellón central y en el lugar había varias rocas.

Paramédicos de Cruz Roja informaron que seis soldados habían fallecido a causa de las lesiones: Gaspar Guzmán Cruz, Oliver Cisneros Sandoval, Nicolás Gallardo Pinos, Elbis Alejandro Nava González, Juan Manuel Vázquez Sosa y Javier Hernández Sánchez.

Los rescatistas también reportaron que otros tres elementos de la Sedena heridos, fueron trasladados a las instalaciones de la Cruz Roja; uno de ellos se encuentra delicado de salud.

ZETA tuvo conocimiento de que al momento del fatal accidente, los militares se trasladaban de Tijuana de Playas de Rosarito. Uno de ellos se encontraba en la zona del percance y explicó que la unidad militar había partido de Ensenada.

La vialidad estuvo cerrada por aproximadamente seis horas, varios vehículos, incluidos  camiones de carga, decidieron esperar y formaron una larga fila.

Un hombre que trabaja como conductor de Uber y usa la mencionada vialidad con frecuencia, comentó a este Semanario que en ese tramo del Bulevar 2000 han pasado muchos accidentes debido a encharcamientos por alguna fuga de agua, “y como se trata de una curva pronunciada en bajada, los conductores en ocasiones no alcanzan a frenar cuando ven el agua”, dijo. “No hace mucho aquí atropellaron a un menor de edad,  murió, y ahora esto, pues a ver si así ahora vienen (las autoridades) y hacen algo”.

Cerca del lugar se ubica una pequeña estación de agua tratada, sin embargo, hasta el cierre de edición estaba vacía, como tampoco se encontró alguna razón social a la vista.

En cuanto a los autores intelectuales, Cristian Gómez Rosales “El Pitey” se encuentra libre  y David López Jiménez “El Cabo 20” fue detenido por otros delitos el 29 de marzo. “Aunque sabemos que pudieron haberlo ordenado, no hay nada que los vincule en la investigación aún”, afirmó un investigador, quien expuso, continúan analizando los vínculos telefónicos.

También fue detenido uno de los matones en el caso policía municipal de Rosarito, Honorio Cota Hernández, quien fue perseguido y atacado a balazos durante 15 minutos, al salir de su turno en la delegación Primo Tapia el domingo 29 de marzo, sobre la Carretera Escénica Rosarito-Ensenada, a la altura del mirador de Bajamar.

Sus atacantes se estrellaron durante la persecución y fueron hospitalizados, primero los vincularon por lesiones, y el 11 de abril, cuando el policía murió, les ejecutaron orden de aprehensión por homicidio.

Martin Arnulfo Beltrán Ocaño, detenido y procesado; y Pedro Flores Melendres, muerto durante la persecución, fueron identificados como integrantes del CJNG, con operatividad criminal y domicilios en Rosarito, Tecate y Ensenada. Ocho meses atrás, habían sido detenidos y presentados por el agente Honorio Cota por el delito de narcomenudeo.

Policías de Ensenada siguen relegados

Los ingresos anuales por concepto de multas y sanciones en la Dirección de Seguridad Pública Municipal (DSPM) van de los 13 a 15 millones de pesos conforme a los resultados del Ley de Ingresos en el período 2017-2019.

Esta cifra ha disminuido durante la administración de Armando Ayala Robles, debido a la contingencia de salud y por el cambio en la implementación de operativos como el de radar y alcoholímetro.

La falta de equipo, patrullas y pago de prestaciones en la fecha que esperaban los policías, los ha llevado a considerar la posibilidad de una manifestación “pacífica” y atender solo llamadas de emergencia, sin detenidos ni infracciones, afectando aún más los ingresos por multas y sanciones.

Los dirigentes de las tres asociaciones de policías en Ensenada constataron que el presupuesto de los distintos programas federales y municipales en 2020 era de 470 millones de pesos más los ingresos, según un informe del Comité Ciudadano de Seguridad Pública.

“Es suficiente dinero para recibir salarios dignos, así como prestaciones dignas”, señaló Efraín Ávila Cruz, agente en retiro y presidente de la Asociación por la Dignificación Policial y su Comunidad, quien protestó a razón de que el viernes 19 de junio, sus agremiados recibieron solo el 50% de prima vacacional.

El mismo día, junto a unos 50 agentes activos y en retiro, los líderes llevaron a cabo una protesta en el edificio municipal para pedir audiencia con Armando Ayala Robles. Además del 100% de prima vacacional, solicitan gestión de vivienda, seguro y un bono de riesgo para los uniformados.

“Los compañeros siempre sacrifican tiempo, más del debido, no se les paga el tiempo extra, incluso los días de descanso como corresponde, ellos esperaban que por lo menos se les hiciera llegar este derecho como es, es una sola exhibición y no en abonos”, señaló.

Jesús Eduardo Hernández Vélez, presidente de la Asociación de Policías Profesionistas, advirtió sobre la modalidad pacífica y tranquila en que efectúan esta petición, no obstante, tomarían otras medidas en caso de no atender el reclamo, aunque se posicionó en contra del cierre de vialidades o marchas infructuosas.

“Todo el tiempo les hemos dicho a los compañeros, somos servidores públicos, somos una corporación policiaca, tenemos instrucción paramilitar y por eso debemos ser ordenados sin afectar a terceras personas. Todo el tiempo hay buen presupuesto en Seguridad Pública, no pueden decir que no hay dinero, que a veces se desvíe para otros departamentos es distinto”, expuso Eduardo Vélez, quien fue director de Seguridad Pública en el gobierno del priista Gilberto Hirata Chico, pero renunció en junio de 2014.

Un brazo fuerte en la recaudación de impuestos del Ayuntamiento son los ingresos por concepto de multas e infracciones. Entre los tres dirigentes representan a por lo menos 500 agentes, activos y retirados, que este viernes recibieron solo la mitad de la prima vacacional, que oscila entre 3 mil y 14 mil pesos, dependiendo el grado.

“No está por demás recordarle (al alcalde Ayala) que la Policía Municipal de Ensenada son sus guardias personales, es la que cuida a la ciudadanía y a él, por eso cuando se trata de exigir cuidar eventos turísticos, deportivos o trabajar horas extra, nunca somos bien remunerados”, sostuvo.

El presidente del Comité Ciudadano de Seguridad Pública, Faisal Díaz Nassif, coincidió con la cifra de 470 millones de pesos, sin embargo, esta incluye la nómina.

Detalló que uno de los gastos más fuertes es el de sueldos y combustible. En nómina hay un gasto aproximado de 390 millones y, en gasto operativo, de 19 millones de pesos.

Recordó cómo Ensenada es el único municipio donde los jubilados siguen cobrando luego de 25 años en servicio, por lo que el listado de policías activos y en retiro superan el millar. Con este panorama, consideró que el presupuesto es muy bajo para combatir la inseguridad.

Por su parte, el oficial mayor del Ayuntamiento, Juan Guillén Sánchez, respondió a las demandas de quienes integran la corporación y los policías en retiro, y precisó que la prima vacacional no tiene fecha de pago definida en el caso de los policías.

“Se puede pagar hasta noviembre si quisiéramos, pero se han hecho manifestaciones de solicitud porque en otras administraciones se les ha entregado igual que al sindicato. Esto ocasiona esa desinformación”, expresó en un comunicado relativo a la demanda de los policías.

El funcionario vincula este tema con la entrega de incentivos, razón por la cual en esta administración se creó un bono de 10 mil pesos, entregados de noviembre 2019 a mayo 2020. Aclaró que es solo para el elemento destacado del mes y lo entregado en total entre los 63 elementos, da 630 mil pesos.

“Se habló con ellos y entendieron la situación por la cual está pasando el Ayuntamiento en la parte de recursos, aun así, se van a cumplir con los compromisos que otras administraciones han dejado al olvido, como el haber de retiro y un bono de riesgo que es compromiso del alcalde”, planteó Guillén.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio