La Cosmopolitana regresa con adjudicación directa


 
Edición Impresa lunes, 29 junio, 2020 01:00 PM

El gobierno morenista encabezado por Jaime Bonilla Valdez decidió, como sus antecesores del PAN, favorecer a la empresa investigada por tráfico de influencias y sobreprecios con el contrato de alimentos en los Cereso por 77 millones. Será en adjudicación directa, ya que le deben decenas de millones de pesos

En noviembre de 2019, al entrar el gobierno de Jaime Bonilla Valdez a Baja California, este decidió romper el monopolio que tenía La Cosmopolitana en el suministro de alimentos en los penales del Estado. Cuando licitó el servicio, dejó a la polémica compañía a cargo de los alimentos en los Centros de Reinserción Social (Cereso) de Mexicali y El Hongo, y entregó a la empresa Alimentos con Ideas el servicio en los centros de Tijuana y Ensenada.

Seis meses después, al concluir el contrato, aunque las dos empresas daban un servicio similar, en la administración de Bonilla cambiaron de idea y dieron a La Cosmopolitana un contrato por 77 millones de pesos para alimentar por tres meses a todo el sistema penitenciario de Baja California.

La razón para reincidir fue la millonaria deuda que el Estado tiene con dicha empresa, ya que, en octubre de 2019, el gobierno de Francisco Vega se fue debiéndoles 60 millones, y la actual administración está pagándoles en abonos, acumulando una deuda promedio de 10 millones de pesos por mes.

¿Hicieron un concurso?

“No, hay una condición de excepción, entramos en el tema de la seguridad y el tema del COVID”, justificó en entrevista con ZETA, Salvador Morales Riubí, designado el 24 de marzo como subsecretario del Sistema Estatal Penitenciario de Baja California.

Pero es comida, ¿cuál es el tema de seguridad?

“Sí, sí, somos una dependencia de seguridad y tenemos una condición de excepción, en eso se respaldó la Oficialía Mayor. Tenemos una condición de excepción por la declaratoria de emergencia, entonces puede hacer una asignación directa con lo que establece la Ley, un comité, evaluación, precios y condición. Es un contrato de tres meses, si no cumple La Cosmopolitana, se va”.

Sin embargo, tal advertencia resulta dudosa, dado que uno de los argumentos de regresar la controversial empresa, fue que el gobierno bajacaliforniano está prácticamente empeñado con la misma.

 

LA ASIGNACIÓN Y EL DICTAMEN DASDA-ADQ-SSEP-21-20

La sesión del Comité de Adquisiciones se desarrolló el 20 de abril, la transmisión se escuchó cortada, pero los funcionarios explicaron que la intención original era entregarles la adjudicación de mayo a diciembre, pero como el Estado no tenía disposición presupuestal, hicieron un contrato trimestral que concluye el 31 de julio por 77 millones 006 mil 706.47 pesos.

De acuerdo al texto del dictamen, el trámite para solicitar la adjudicación directa se hizo el 17 de abril, y se justificaron en el articulado que señala: “Existan circunstancias que puedan provocar pérdidas o costos adicionales; derivado de caso fortuito o de fuerza mayor, no sea posible obtener bienes o servicios mediante el procedimiento de licitación pública; y se trate de adquisiciones de bienes perecederos, granos y productos alimenticios básicos o semiprocesados”.

También argumentaron que la crisis derivada de la enfermedad COVID-19 les impidió iniciar en tiempo los trámites para licitar el contrato, en el cual no obtienen ventaja económica alguna.

Refieren que el hecho de permanecer con La Cosmopolitana implica mantener los términos del contrato anterior, que operó de noviembre de 2019 hasta abril de 2020, en el que el platillo-desayuno, comida-cena, se cotizó en 55 pesos por día, con la responsabilidad de alimentar a las 12 mil 208 personas que se mantienen privadas de la libertad (al momento de firmar el contrato) y los mil 180 oficiales custodios, con todo y que en la nueva licitación convocada por Bonilla al inicio de su mandato, el gobernador fue enfático en solicitar una cotización de 50 pesos por platillo como condición.

 

HISTORIA DE TRÁFICO DE INFLUENCIAS

Con operatividad desde el año 2002, fue hasta 2006 con el panista Vicente Fox en la Presidencia de la República, que La Cosmopolitana estableció su monopolio que a la fecha pervive en el servicio de alimentos para los gobiernos, principalmente en las cárceles, corporaciones de seguridad, Instituto Mexicano del Seguro Social y los DIF.

Les han auditado y congelado cuentas desde la Unidad de Inteligencia Financiera y la Secretaria de la Función Pública, han sido denunciados de tráfico de influencias, corrupción, manipulación de información privilegiada, entrega de productos con sobreprecios o en mal estado; pero ninguna sanción ha ido muy lejos, todo lo han solucionado pagando multas o haciendo donativos, en ambos casos millonarios. Y siguen en operación.

El 2 de febrero de 2013, la mala calidad de los alimentos de la firma Kosmo provocó el motín en las Islas Marías, Nayarit. El 24 de mayo de 2014, más de mil 200 internos del Penal Estatal de Puente Grande en Guadalajara resultaron intoxicados. Y entre 2013 y 2019, La Cosmopolitana fue sancionada en 32 ocasiones por la mala calidad de los alimentos en el sistema federal penitenciario.

Todo ha sido exhibido en la prensa nacional, pero los gobiernos los siguen contratando, incluso asumen el mal servicio y establecieron una multa que equivalen hasta el 10% del contrato total, si ocurren tres intoxicaciones durante la vigencia de un contrato.

Con estos antecedentes, los privilegios la empresa han sido sostenidos por los gobiernos morenistas. La administración de Andrés Manuel López Obrador le otorgó contratos por más de mil 150 millones de pesos este año (El Universal del 21 de mayo de 2020), a pesar que en febrero de 2019, Francisco Garduño, entonces coordinador de Centros Penitenciarios Federales, señaló que la empresa tenía “contratos leoninos”.

TAMBIÉN BONILLA

En Baja California recularon igual.

A finales de agosto de 2019, ya electo Jaime Bonilla y con el ex gobernador Francisco de Lamadrid prácticamente borrado del mapa, la administración saliente pretendió renovar el contrato de La Cosmopolitana. Eran 60 millones por seis meses que finalizarían el 31 de diciembre, durante el primer mes de gestión morenista.

En el sexenio de “Kiko” Vega, la empresa había obtenido contratos por más de mil 400 millones de pesos, y este último lo había ganado, según informaron, porque ningún otro proveedor entró a la licitación pública nacional 32065001-066-2019.

El equipo de transición de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) se negó públicamente a heredar contratos de sus antecesores, de tal suerte que al llegar en noviembre, debieron resolver con urgencia el contrato para “Suministro de insumos, víveres y productos para el procesamiento de alimentos para los centros de reinserción social y centros de tratamiento para adolescentes”.

Pero algunos  miembros del gabinete le contaminaron el tema al gobernador Bonilla, porque desde septiembre  del año anterior, alrededor de 40 días antes de tomar posesión, Cynthia Gissel García Soberanes, quien sería la secretaria de Integración y Bienestar Social; Jesús Núñez, anunciado como futuro oficial mayor -ambos ya retirados de sus cargos- y otros integrantes de la primera plana del equipo de transición, estuvieron solicitando moches millonarios entregados por proveedores, a cambio de la promesa de que serían beneficiados con contratos.

En el caso de la comida para los Cereso, el soborno se solicitó a Humberto Valdez García, cuya familia es propietaria de Productos Agropecuarios Cachanilla, S de RL de CV y le pidieron 20 millones de pesos, de acuerdo a denuncia presentada Rosendo Colorado, ex colaborador de García Soberanes. Carpeta de investigación que la Fiscalía General del Estado congeló en abril.

Bonilla fue informado de los sobornos desde la primera semana de noviembre, por eso, en medio del escándalo de corrupción,  decidió encabezar personalmente la reunión del comité de adquisiciones de los Cereso. No obstante, pese a prometer transparencia, no trasmitieron la sesión ni publicaron los resultados.

De manera extraoficial se pudo conocer que tal como se había comprometido el mandatario, el precio del plato se redujo de 60 a 50 pesos, el contrato se otorgó por seis meses, La Cosmopolitana se quedó en Mexicali y El Hongo, y Alimentos con Idea llegó a Ensenada y Tijuana.

 

350 MDP ANUALES POR ALIMENTOS EN CERESO DE BC 

Esos contratos concluyeron el último día de abril, cuando el recién estrenado como responsable del sistema penitenciario estatal, Morales Riubí empezó a trabajar: “Necesitábamos entre diez y quince días para las adecuaciones en caso de hacer algún cambio. Lo voy a explicar porque no es tan complicado, pero sé (que se generan dudas) porque evidentemente se hizo un ruido muy grande, gente salió del gabinete, en fin, cosas que se investigaron alrededor de esta licitación en su momento, gente que estuvo y ya no está. La Cosmopolitana y Alimentos con Idea son las dos empresas más grandes que dan ese servicio en todo el país y se pelean, no son buenos competidores, se dan hasta con la cubeta entre ellos y en los medios.

“Cuando llegué, evalué quién estaba mejor y quién peor, y la realidad es que los dos estaban haciendo su trabajo. La Cosmopolitana tenía Mexicali y El Hongo, y entonces tenía casi el 70% de la actividad. Luego las negociaciones que hizo Oficialía Mayor hicieron que los precios bajaran, hoy pagamos más barato de lo que pagaban el año pasado”.

Sin embargo, personal penitenciario consultado, informó a este Semanario que en abril el precio era de 50 pesos por platillo y actualmente es de aproximadamente 55, un peso más o un peso menos, dependiendo de la proteína que se use.

¿Cuánto por ciento más barato?, preguntó ZETA a Morales.

“No recuerdo cuánto estaba antes, pero hoy estamos en cincuenta y tantos pesos la alimentación. Se les bajó el 25%, parece, pero en este momento no tengo claro el dato porque eso fue lo que me informaron. Tengo los contratos, el tema es que el gobierno pasado (Francisco Vega de Lamadrid 2013-2019) dejó una deuda muy grande al proveedor, que hemos estado pagando; le debían cerca de 60 millones de pesos”.

¿Del último contrato?

“No sé, pero es lo que le debía el gobierno pasado, no sé si es de uno o dos contratos”.

¿Volvieron a concursar el contrato?

“No, Oficialía Mayor y las áreas técnicas con nosotros, decidieron que era más importante mantener a un solo proveedor, y si estábamos recibiendo calidad, no teníamos por qué haber diversificado”.

Al llegar Usted al Sistema Estatal Penitenciario, estaban los dos proveedores, ¿cuál era la diferencia de precio entre uno y otro?

“Estaban igual, y bueno, las calidades eran diferentes, y las condiciones en que trataban de prestar el servicio eran diferentes. Por ejemplo, Alimentos con Idea invirtió en acondicionar una cocina en Ensenada, entonces la gente de sentía más cómoda, porque había mejores condiciones. En Tijuana invirtieron también, pero no tanto, porque ya había equipo propio, la tortillería, la cocina etcétera, pero compraron una batidora industrial, un horno para pan y cosas así. Pero ahora que finalmente se recontrató a un solo proveedor, le compraron todo el equipo”.

ZETA fue informado que los administradores de Alimentos con Idea fueron informados el último día de abril, justo cuando finalizaba el contrato, y no les dieron no la opción ni la oportunidad de retirar su equipo, el cual fueron obligados a venderle a La Cosmopolitana. Se le recordó al subsecretario que más allá de la competencia entre proveedores, esta ha sido denunciada, investigada, incluso multada por la mala calidad de sus servicios en distintos momentos, repetidas ocasiones y en varios estados de la República Mexicana.

“Eso que acabas de decir no lo sé, no me consta en el pasado, me consta el presente y tenemos en todo el Estado un área responsable, un chef responsable y jefes de cocina en cada uno de los Cereso y los Centros de Menores. Estamos vigilando puntualmente no solo la calidad, sino las cantidades y hay un menú que se diseña, que pasa por un análisis nutriológico.

“En fin, hay muchas críticas que a eso me refería: pasan por intenciones un poquito dolosas o muy dolosas, algunas vamos a llamarlas de guerra comercial, y algunas son más bien intenciones criminales raras, escudadas o tratando de usar la pantalla de la comida. Hay una leyenda negra relativamente reciente en cuanto a los Cereso de Baja California, particularmente el de Tijuana, pero ya es leyenda”.

Se le debían 60 millones a Kosmo, ¿se sigue pagando?

“Sí, claro”.

¿El gobierno bajacaliforniano no puede dejar de contratar a La Cosmopolitana porque le sigue debiendo?

“Hay toda una decisión ahí que pasa por eso, precisamente”.

Morales Riubí insistió en la conveniencia de tener un solo acreedor, sobre todo porque el Gobierno del Estado no está pagando el precio completo. Cada mes queda una deuda de 10 millones de pesos que se va acumulando, y prefieren deberle a una sola empresa. “En lo económico, los alimentos son el gasto más importante; en operación, son 350 millones de pesos en todo el año” finalizó el subsecretario.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio