Enrique Serna en las letras mexicanas

Foto: Jorge Dueñes
 
Cultura lunes, 29 junio, 2020 12:00 PM

Enrique Serna es uno de los autores de mayor prestigio y reconocimiento de las últimas décadas. Tras la publicación de “El vendedor de silencio” (Alfaguara, 2019), el escritor ha obtenido dos reconocimientos: Premio Excelencia en las Letras “José Emilio Pacheco”, 2020 concedido por la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (FILEY) a través de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) y UC-Mexicanistas que se entregará en la edición 2021 del acontecimiento yucateco; y el Premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores 2019, anunciaron el martes 23 de junio la Secretaría de Cultura y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), a través de la Coordinación Nacional de Literatura y la Sociedad Alfonsina Internacional.

Integrado por Marianne Toussaint, Felipe Garrido y Vicente Quirarte, el Jurado del Premio Xavier Villaurrutia asentó en el acta que como lo ha hecho en novelas anteriores, Serna ha escrito una obra en la que la ficción alterna con la historia: “En este caso el asunto histórico corresponde a tiempos próximos al nuestro, transformados en su novela en materia literaria gracias al brío de su discurso narrativo, la verosimilitud de personajes y situaciones, la velocidad de su prosa y su empeño en no dejar nada al azar, en atar todos los cabos. Serna obliga al lector a acompañarlo en cada una de sus acciones y a vivirlas con él”.

Complementó el Jurado: “(El vendedor de silencio) Es una importante aportación a la historia y la literatura contemporáneas de México, salida de la pluma –o la laptop– de un autor caracterizado por su implacable ironía y su valiente voluntad estilística, virtudes que lo convierten en uno de los narradores imprescindibles de nuestro tiempo”.

Con una fina ironía y una excelsa narrativa que se inscribe en la estética de lo grotesco, en “El vendedor de silencio” Enrique Serna recrea el lado mercenario del periodismo de la fuente de política con Carlos Denegri como protagonista, reportero de Excélsior que ganó fama de extorsionador en la época dorada del Partido Revolucionario Institucional o lo que Mario Vargas Llosa llamó “la dictadura perfecta”.

En “El vendedor de silencio”, Serna cuenta cómo operaba Denegri en su papel de periodista extorsionador de políticos, empresarios y todo aquel que tuviera información -y sobre todo dinero- para pagar el silencio del reportero, de lo contrario revelaba sus secretos políticos y personales en la columna Fichero Político.

Cabe recordar que, previo a la incursión de Jacobo Zabludovsky como la figura estelar de las noticias en el país, Carlos Denegri era conocido como “el periodista más importante de México”, tal como advierte Enrique Serna en “El vendedor de silencio” (página 282); no obstante el narrador recrea sobre todo al personaje de claroscuros que también era temido por ser un “periodista extorsionador” (149), “portavoz del gobierno” (155), “un interlocutor del poder” (180), “un cínico” (182), “un pistolero más, que disparaba con la máquina de escribir” (221), “incondicional de Maximino -hermano de Miguel Alemán-” (247), “vocero oficial del gobierno” (278), “ventrílocuo del poder” (278), “correveidile de un asesino de periodistas” (279), “Rey Midas del periodismo” (298), “periodista mercenario” (299), “ratero” (370) e “incondicional del régimen” (375), por citar solo algunas de las credenciales del impresentable personaje que pululan por la novela.

Autor de las obras literarias “Uno soñaba que era rey” (1989), “Señorita México” (1993), “El miedo a los animales” (1995), “El seductor de la patria” (1999, Premio Mazatlán de Literatura 2000), “Fruta verde” (2006), “La sangre erguida” (2010) y “La doble vida de Jesús” (2014); así como de los ensayos “Las caricaturas me hacen llorar” (1996) y “Genealogía de la soberbia intelectual” (2013), Enrique Serna tiene un preponderante lugar en las letras mexicanas.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio