Desafiante, pista irregular de Isla de Cedros

Foto: Enrique Botello
 
Edición Impresa lunes, 18 mayo, 2020 01:00 PM

Oficialmente no está en uso, sin embargo, pese a las condiciones transporta a 5 mil usuarios anuales. Es uno de los dos lugares de aterrizaje más peligrosos en BC después de la de Isla Guadalupe y hace 15 años se le dio un mantenimiento completo; pobladores temen volar y esperan una tragedia

La pista de aterrizaje y despegue en el aeródromo de Isla de Cedros en Ensenada, representa un desafío para los pilotos al enfrentar una vía con asfalto inestable, baches y peatones que usan la vía como atajo.

Fue hace 15 años cuando la pista recibió un servicio de mantenimiento integral y diez años de una reparación parcial, recordó Héctor Ramírez Búrquez, miembro de la Sociedad Cooperativa Pescadores Nacionales de Abulón y piloto aviador con más 5 mil horas de vuelo en viajes hacía Isla de Cedros.

Uno de los momentos más frustrantes que recuerdan los pobladores, sucedió hace poco más de un año, cuando un habitante se accidentó después del anochecer en su trabajo, y como el aeródromo no tiene iluminación, tampoco hay un banco de sangre. Malherido, el hombre falleció durante la madrugada.

En teoría, la de Cedros es una pista clandestina desde hace más de tres años, al estar catalogada como inoperante para el Gobierno Federal, pero en la práctica sigue funcionando por ser la vía de comunicación más rápida y segura.

Según datos actualizados hasta el 25 de marzo de 2020 por la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil, dependiente de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Ensenada tiene 62 pistas en aeródromos.

De ese universo, el permiso por cinco años de la pista SP-626, de Isla de Cedros, expiró hace casi tres años (noviembre de 2017); la renovación se encuentra en trámite, por lo tanto, tiene carácter de inoperante.

Hasta el momento, en Cedros no hay casos positivos a SARS-CoV2, pero sus habitantes sí han resentido los efectos económicos de la pandemia.

Foto: Cortesía

ADVIERTEN SOBRE PISTA INSEGURA

En enero, el gobernador de Baja California, Jaime Bonilla Valdez, anunció una pronta visita vía aérea a Isla de Cedros, donde asentó compromisos, mas nunca realizó el viaje.

Para entonces, un centenar de cedreños dedicados a la docencia, cocineros, amas de casa, pescadores, empresarios, buzos, constructores, comerciantes, secretarias, llanteros, estudiantes, enfermeras, choferes y pensionados, le advirtieron del peligro de volar hacia la isla.

Antonio Avilés Rocha, director de Exportadora de Sal, SA en Guerrero Negro, Baja California Sur, encabezó la solicitud, explicando por qué urge una inversión en mantenimiento.

Exportadora de Sal (ESSA) es una empresa paraestatal de coinversión entre el Fideicomiso de Fomento Minero del Gobierno Federal y Mitsubishi Corporation. Aunque fueron ellos quienes construyeron el aeródromo las operaciones de ESSA han disminuido, por lo tanto, no tienen recursos económicos suficientes para hacerse cargo de la pista concesionada la cual presta servicio a varias comunidades.

 

LA SEGUNDA MÁS PELIGROSA DE BC

De acuerdo con el piloto Héctor Ramírez, la pista de Isla Guadalupe y la de Isla de Cedros, son las dos más peligrosas en la entidad.

La primera requiere no solo mantenimiento o reencarpetado, sino reconstrucción en varios tramos y bloqueo.

Aunado a las condiciones de la vía, la necesidad de un cerco para impedir el paso peatonal, así como una ampliación, al tener como límite un acantilado de 72 pies de altura.   Con apenas un cerco de cuatro hilos de alambre de púas, las personas brincan con facilidad la barrera para usarla como paso peatonal.

Aunque reconoce es una cuestión de educación, así como respeto de no cruzar, es una situación imparable, en la que las personas despejan el área hasta escuchar el sonido de la aeronave. “O lo que es más preocupante: usan la vía como campo de atletismo, poco antes del anochecer, cuando no hay iluminación y con audífonos puestos”, mencionó el piloto.

De la longitud, ni hablar; es corta e insuficiente para algunas aerolíneas que tuvieran la visión de visitar la delegación.

Asimismo, el posible aterrizaje de emergencia de un jet “es casi imposible”, ya que las turbinas de esas unidades podrían succionar la grava e inmediatamente sufrir un daño, afirmó Ramírez. Solo las aeronaves con hélice o turbohélice tienen posibilidades de aterrizar o despegar.

 

PISTA ESTÁ CANCELADA: RUIZ URIBE

El delegado único del Gobierno de México, Alejandro Ruiz Uribe, comentó que la pista está cerrada por este momento, pero no aclaró si por el grado de riesgo de la infraestructura, o por la contingencia por coronavirus.

Explicó que la División de Aeronáutica se independizó del Centro SCT al crear un instituto, aunque siguen dependiendo de esas oficinas.

“Por el momento me informan que a la brevedad revisarán por las condiciones y arreglarán lo que tengan que arreglar, pero te repito, está cerrada”, sostuvo a ZETA el funcionario federal.

 

EL TURISMO DE CEDROS

José Ángel Sánchez, empresario del sector ecoturístico y usuario del aeródromo, captó en imágenes el despegue de una aeronave donde se pudo ver una vía con cuarteaduras, sin señalamientos ni cercos o sistema de vigilancia.

“Una imagen vale más que mil palabras”, describió en el video, exhibiendo la situación de la pista por la cual, por lo menos cuatro veces a la semana, aterrizan turismo, trabajadores de las cooperativas de abulón y pesqueras, así como trabajadores de ESSA.

Una vez reactivadas las actividades económicas tras la pandemia, los promotores de ecoturismo quieren tener las condiciones para iniciar.

“Es urgente la reparación de la pista antes de que ocurra un accidente causado por las pobres condiciones en que se encuentra”, refieren.

Recientemente se dio inicio a las actividades de pesca deportiva, con una importante y creciente derrama económica. Se estima que 1 de cada 5 usuarios del aeropuerto son turistas extranjeros.

“No ha habido inversiones de mantenimiento a la infraestructura ni adecuaciones de seguridad desde hace décadas. El potencial de accidentes crece con la demanda y con el uso constante que deteriora cada vez más la pista”, añadió Sánchez.

De igual manera, el edificio del aeropuerto está desgastado, con goteras y necesidades de adecuación para que los pasajeros en espera se resguarden apropiadamente. Hace unos años el hangar colapsó durante una tormenta y ha sido removido.

Foto: Cortesía

En materia administrativa, expuso la necesidad de hacer vuelos directos, pues los pasajeros con destino a Isla de Cedros deben hacer escala en Guerrero Negro, “en un reciente suceso, un piloto extranjero lo hizo, pero nunca aterrizó en Guerrero Negro y fue detenido con su avión en Ensenada durante 48 horas”, denunció.

La falta de un puesto de vigilancia genera incertidumbre al ser uno de los requisitos para otorgar los permisos y convertir el aeródromo en pista oficial.

Para el gremio ecoturístico, tener una pista en buenas condiciones es muy importante, de lo contrario, los turistas en aviones extranjeros no la pueden poner como destino, usan otras vías terrestres por la península, donde hay carencia de insumos, sobre todo de combustible.

 

ALIMENTO E INSUMOS LLEGAN POR MAR

Productos básicos como enlatados, medicinas, productos de higiene, gas LP o combustible, llegan a la delegación a través de barcazas que zarpan del puerto de Ensenada cada dos días.

Otros productos llegan a los más de 4 mil habitantes por vía aérea, aunque es más costoso.

En distancia, Isla Cedros se ubica a mitad de la Península de Baja California, a unos 800 kilómetros o 12 horas vía terrestre hasta Punta Eugenia, y en panga, una o dos horas, dependiendo del oleaje y viento.

Una de las acciones más trascendentes ocurrió en noviembre de 2012, cuando la barcaza MAKO II, donde viajaba el entonces secretario de Pesca, Nemesio Murillo Murillo, se volcó un par de millas después de salir de Punta Eugenia y desapareció junto a otras cuatro personas. El grupo se dirigía a una reunión con integrantes de la cooperativa Pescadores Nacionales de Abulón.

Los costos de renta de una de estas pangas, oscila entre 2 mil y 3 mil pesos, además de requerir varios trámites ante Capitanía de Puerto.

Según las estadísticas, el aeródromo es usado por más de cien pasajeros semanalmente y hasta 5 mil al año.

La vía aérea es operada por dos empresas, ambas volando desde Guerrero Negro, con un tiempo aproximado de media hora, y una hora con 40 minutos del Aeropuerto de El Ciprés en Ensenada.  La capacidad de estas aeronaves es de trece pasajeros con rutas los días lunes, miércoles y viernes.  En términos económicos, el costo de la tarifa para viajar desde Ensenada es de 4 mil pesos por un vuelo redondo.

La economía de la isla se basa en la operación de Exportadora de Sal, con una planta laboral de 250 empleados, y de la pesca comercial, con alrededor de 250 pescadores socios de Pescadores Nacionales de Abulón.

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio