“Empresa de respiradores en Tijuana recurrió al canciller Ebrard y al embajador para no ser cerrada”: Bonilla

Destacados jueves, 9 abril, 2020 2:16 PM

Si bien reconoció que la empresa fabrica productos para ventiladores respiratorios, no quiso venderlos al gobierno mexicano, ya que son para exportación, por lo tanto, su operación no se puede considerar esencial en territorio nacional, expuso el gobernador

La empresa Smith Healthcare, dedicada a la fabricación de productos respiratorios para exportación a los Estados Unidos, recurrió al canciller Marcelo Ebrard y al embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, para poder seguir operando en Tijuana, tras ser suspendida por Cofepris y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, expuso el gobernador Jaime Bonilla Valdez.

Les dijimos que, si querían ser considerados dentro de las actividades esenciales, debía haber un beneficio para le gente de Baja California, que nos vendieran ventiladores, pero se negaron, relató el mandatario estatal en su informe matutito sobre el avance del COVID-19 en la entidad.

“Vamos a usar su mano de obra, vamos a usar su infraestructura, vamos a usar todo lo que me ofrecen porque nosotros venimos a darles trabajo, porque eso es lo que ustedes necesitan, esa fue la actitud de ellos”, si no nos venden no podemos considerarlos esenciales y en ese momento les cerramos, agregó Bonilla Valdez.

Acusó que la empresa “pegó el grito”, habló con el canciller Ebrard y con el embajador de Estados Unidos “y como nos consideran una colonia de Estados Unidos, pensaron que con eso iba a ser más que suficiente”.

En lo personal, relató, me habló el canciller por teléfono, me dijo que si había manera de que los dejáramos trabajar, le dije la única manera es que nos vendan parte de lo que los mexicanos están ensamblando, los de la empresa nos dijeron que los estábamos extorsionando, pero queríamos comprar los ventiladores.

“Si ellos no quieren cooperar, no me importa con quien hablen; yo le dije al señor canciller háblalo con el presidente, pero mi jefe es el pueblo”, expuso el gobernador de Baja California.

Denunció que tuvo mucha presión para que la fábrica siguiera manufacturando; “estoy seguro que el presidente (Andrés Manuel López Obrador) me va a respaldar”, sentenció.

Por su parte, el secretario del Trabajo en Baja California, Sergio Martínez, respaldó la decisión del gobernador al señalar que el acuerdo publicado el día 31 de marzo, en su artículo 1, fracción 2, inciso a, especifica que, si las empresas no contribuyen para mitigar la emergencia sanitaria e incorporar el producto médico al sistema nacional de seguridad pública, no realizan actividades esenciales.

Comentarios

Tipo de Cambio