“Cabo 20”, detenido por asesinato de GESI y delincuencia organizada


 
Edición Impresa lunes, 6 abril, 2020 01:00 PM

David López, considerado objetivo prioritario, fue detenido como parte del operativo iniciado por la SEIDO y Secretaría de Marina, para neutralizar a la célula del CAF que orquestó el ataque a la Guardia Estatal en enero; falta Pablo Huerta “El Flaquito”. En Ensenada, asesinaron a un yonquero relacionado con el CAF, enfrentado en meses recientes con “El Chatarras” del Cártel de Sinaloa

La captura de David López Jiménez “Cabo 20” la madrugada del sábado 28 de marzo en Querétaro, se convirtió en la cuarta aprehensión de un integrante de la primera línea del organigrama del Cártel Arellano Félix (CAF) de Baja California, ocurrida después del 22 de enero, cuando un comando homicida enviado por esa mafia, atacó a seis elementos de la Guardia Estatal de Seguridad e Investigación (GESI), asesinando a uno de los uniformados.

Durante los primeros tres meses del gobierno morenista de Jaime Bonilla Valdez, integrantes de la Mesa de Seguridad para la Construcción de la Paz estaban concentrando sus acciones en la reducción de los homicidios con patrullaje preventivo en zonas de alto riesgo, captura de sicarios y algunos cateos por narcomenudeo. Nada contra cárteles.

Sin embargo, a partir del atentado cometido contra los policías, las autoridades locales acudieron a Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) y a la Secretaría de Marina para solicitar apoyo y evitar que la violencia contra el gobierno se desbordara. Lo obtuvieron.

José Luis Escudero Escandón alias “El Quieto”, alias “El Pelos”.

La versión de uno de los cuatro sicarios capturados minutos después de la balacera contra los uniformados y otras investigaciones añadidas a la carpeta, permitieron a los investigadores determinar que el atentado había sido ordenado por José Cristian Gómez Rosales “El Pitey”, operador criminal de David López Jiménez “Cabo 20” y/o “El Lobo”, jefe de matones de Pablo Edwin Huerta Nuño “El Flaquito”, una de las células preponderantes del CAF.

Con esos antecedentes, fuerzas federales y estatales se enfocaron en la mafia arellanista, buscaron carpetas de investigación abiertas y avanzadas con posibilidad de procesar a los integrantes con más tiempo en el cártel; al tiempo que iniciaron expedientes contra los líderes emergentes que estaban generando más muertes.

A “El Lobo” lo detuvieron a las 3:45 am, cuando amanecía el sábado. Estaba dormido y cómodamente instalado con su familia desde el mes de enero, en el departamento 501-A de la torre Levant Diamante, un desarrollo de usos mixtos ubicado en el número 791 de Avenida Salvación de la ciudad de Santiago de Querétaro.

La unidad de vivienda tiene un precio de compra de alrededor de 5 millones de pesos, y la renta es de entre 15 mil y 19 mil pesos mensuales, de acuerdo a las páginas de anuncios inmobiliarios de aquella entidad federativa.

Las autoridades siguieron los contactos de comunicación del presunto delincuente y objetivo prioritario en Baja California. Estuvieron detrás de él prácticamente por dos meses, el viernes 27 de marzo pudieron ubicarlo físicamente. Solicitaron y les otorgó una orden de cateo el Juez Sexto de Control del Centro Nacional de Justicia Especializado en Control de Técnicas de Investigación, Arraigo e Intervención de Comunicaciones.

Debido al seguimiento que hicieron de los contactos de “El Cabo 20” con sus operadores criminales, desde el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y la GESI, Ministerio Público federal, personal de SEIDO y Marina sabían que lo encontrarían en el departamento.

En el lugar aseguraron “un arma, polvo blanco con características propias de la cocaína, tres teléfonos celulares y una laptop”, además de un auto BMW con placas de Ciudad de México. Inicialmente lo procesaron “por el arma y la droga”.

Antes de López Jiménez las fuerzas coordinadas ya habían capturado a:

* José Luis Escudero Escandón “El Quieto” y/o “El Pelos” el 28 de enero en Cancún Quintana Roo, por el secuestro de una mujer en agosto de 2019, quien como parte de la denuncia pudo identificar físicamente a los responsables de su captura. De manera extraoficial se informó a ZETA que la víctima podría tener relación con un competidor criminal del CAF, y que habría sido privada de la libertad para ejercer presión como parte de la lucha contra el Cártel de Sinaloa por el control de puerto.

* Ricardo Bozada “El Bozadas”, ex policía federal apresado el 11 de marzo cuando llegó al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, procedente de Europa. Implicado en el mismo secuestro que Escudero y cabeza de la pugna criminal del CAF para quitarle el control del trasiego de droga en la terminal portuaria de contenedores de Ensenada a Víctor Padilla Murillo “El Chatarras”, el cual representa a una facción de Sinaloa.

* Octavio “El Chapito” Leal Hernández, cuya aprehensión fue inesperada en un topón, cuando la Policía Municipal lo abordó el miércoles 19 de febrero, como parte de un grupo criminal que extrañamente robó tres autos seminuevos en el local Delux en Zona Río, propiedad de Arturo Meléndez.

En representación del CAF siguen operando criminalmente:

Carlos Garmiño González “El Karateca”, Pablo Edwin Huerta Nuño “El Flaquito”, Isaac Ripa Bárcenas “Luis”, Roberto Parnás, Mario Rodríguez “El Compa”, Pedro Quintero Velázquez “El Jaguar”, Jesús Edgar Ruiz Domínguez, Enrique Jorquera Guerrero, Próspero Medina Avilés, Juan Lorenzo Vargas y Arturo Cosme Espinoza.

Ricardo Bozada, alias “El Bozadas”, ex policía federal operador del Cártel Arellano Félix en el puerto de Ensenada

PUGNA INTERNA Y PLEITO POR LA API DEBILITARON A “EL LOBO”

De acuerdo con información de la Mesa de Seguridad para la Construcción de la Paz, previo a su captura, David López Jiménez, cuyo poder estaba asentado en las colonias Sánchez Taboada y Los Pinos, tenía cinco frentes abiertos. Sus dos pugnas ya conocidas contra las células de los hermanos Alfonso y René Arzate, y sus ex compañeros criminales “Los Cabos” del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG). Agregó tres:

1-Enfrentamiento interno con Felipe Avitia Sarellana “El Boca de Bagre”, quien fuera su jefe de sicarios y decidió escindirse en febrero. “Aún no sabemos si decidió operar solo, seguir en el CAF o se pasó con los sinaloenses”, indicó la autoridad.

  1. Pleito por la venta de droga al menudeo en la Zona Este de Tijuana colindante con Tecate, contra las células de Sinaloa de José Luis Mendoza Uriarte “El Güero Chompas”.
  2. Disputa por rutas y puntos de venta en Ensenada al menudeo en la colonia 89, Lomitas y Encinos, y contra Víctor Padilla Murillo “El Chatarras” por la ruta marítima de llegada de enervantes a través de la Administración Portuaria Integra (API) de Ensenada.

En conferencia de prensa celebrada el 20 de marzo, Carlos Flores, comisionado de la GESI, se refirió a la captura de López y al intercambio permanente de información con las fuerzas federales “lo tenemos directamente vinculado con el homicidio de nuestro compañero el día 22 de enero”, afirmó.

Después se limitó a repetir la información contenida en el comunicado de la aprehensión del traficante: “Logró establecer una red de colaboradores dedicados al trasiego y venta de droga al menudeo y su exportación a Estados Unidos de América, además de financiar células de sicarios dedicados a atentar en contra de quienes consideraba sus rivales, como era el caso de vendedores de drogas de otras organizaciones e incluso a servidores públicos encargados de hacer cumplir la Ley”.

MATAN A “LAVADOR” DEL CAF DUEÑO DE RECICLADORA

Investigaciones federales identifican al Cártel de Sinaloa como el mayor operador de droga en el puerto de Ensenada, dominio criminal que se extiende hasta la delegación de San Quintín, donde mantienen una lucha directa contra los cárteles CJNG y CAF.

En ese contexto, un día después de la detención de “Cabo 20”, en Ensenada asesinaron a Fausto González Michelle, identificado como uno de los operadores administrativos del CAF. “Fue una repercusión”, afirmaron investigadores respecto al homicidio registrado el 29 de marzo.

Los primeros datos de la investigación ubican a González como un personaje cercano al partido Movimiento Regeneración Nacional y el alcalde Armando Ayala Robles.

Fuentes policiacas indicaron que el occiso “lavaba dinero para el CAF” a través de una empresa de reciclaje de metal y un yonque, las cuales administró por más de 20 años. Había quedado inmerso en la lucha por el control del movimiento de droga a través de la API Ensenada, que el CAF habría iniciado contra “El Chatarras”, del Cártel de Sinaloa.

El ataque armado en contra del yonquero se registró a las ocho de la mañana del lunes 30 de marzo en el estacionamiento de una tienda Oxxo en las calles Circuito Oriente y Montes de Toledo, Fraccionamiento Arcoíris, cuando le propinaron varios disparos a bordo de su camioneta Ford F-150. Su cuerpo quedó tendido al lado del vehículo.

Al momento que los peritos revisaron la unidad, encontraron más de 200 mil pesos en efectivo.

Junto a integrantes del Consejo Municipal de Yonques y Grulleros de Ensenada, SA de CV, Fausto González Michelle denunció el 23 de septiembre de 2019 haber recibido amenazas de muerte por parte de gente de Víctor Manuel Padilla “El Negro” o “El Chatarras”, comerciante reciclador ligado a Sinaloa.

Los ataques armados en la zona urbana de Ensenada durante el presente año, han dejado 14 homicidios en enero y 15 muertes violentas en febrero. La incursión del liderazgo de “El Lobo” en la dinámica criminal del puerto y la reacción de los operadores del cártel sinaloense, provocó un repunte en la incidencia homicida en marzo.

Como resultado, a las 2:30 am del sábado 7 asesinaron al principal vendedor de drogas del CAF en Ensenada, Jael J. Morales, de 27 años, mientras departía en el popular bar Papas & Beer. Estaba ligado a Juan Francisco Chávez Ibarra, ex subdirector operativo de la Dirección de Seguridad Pública Municipal y agente en activo; fue acribillado dos días después, el 9 de marzo.

Narcomenudistas enfrentados

En Tijuana, la pugna territorial continúa entre vendedores y homicidas al servicio de José Luis Mendoza Uriarte “El Güero Chompas”, del Cártel de Sinaloa, y David López Jiménez “Cabo 20”, del CAF.

Temprano, el viernes 27 de marzo, antes de que López Jiménez fuera capturado, cinco de sus operadores delictivos fueron asegurados en dos hechos diferentes en Tijuana.

Pasadas las seis de la mañana, una llamada anónima al 089 reportó el secuestro de un hombre desconocido, entonces inició un operativo de la GESI en la colonia Emperadores. Cuando circulaban por la calle Meconetzin, en las inmediaciones del domicilio denunciado, vieron a Benjamín Rolan, de 57 años, salir con el pantalón manchado de sangre, lo detuvieron cuando intentaba huir.

Al ingresar para revisar la casa con el número 7412, los oficiales encontraron asesinado a un hombre de entre 40 y 45 años, envuelto en una cobija azul y amarrada con un listón morado, tirado al lado de un sillón ensangrentado. En el inmueble también aseguraron a Martín Rolan, quien tiene antecedentes por robo, y a Emiliano Martínez Gutiérrez, con antecedentes por lesiones y delincuencia organizada.

En la primera audiencia, los tres hombres fueron liberados porque el juez consideró ilegal la detención, el Ministerio Público apeló y les fue concedida una orden para reaprehenderlos, pero no los han encontrado.

El mismo viernes 27, a las nueve de la noche, la Policía detuvo a Alexis Joseph Pérez Ayala y su pareja Lourdes Herrera, ya que en el domicilio marcado con el número 22269 de la calle Fray Zumárraga de la colonia Mariano Matamoros, tenían privado de la libertad a Enrique Arias González, cuya desaparición también había sido denunciada. De acuerdo con el parte informativo, “salió arrastrándose de la casa, al darse cuenta de la presencia de los uniformados.

Arias está identificado como vendedor de droga al servicio de la célula de “El Güero Chompas”, en 2019 la Fiscalía General del Estado inició cuatro carpetas diferentes en su contra por narcomenudeo. En cuanto a los presuntos agresores, tiene antecedentes por violencia intrafamiliar, lesiones y robo a lugar cerrado; la mujer no había sido procesada con anterioridad.

Al momento de iniciar el proceso judicial, Enrique Arias González se negó a identificar a los detenidos en flagrancia como sus agresores, por lo que fueron puestos en libertad.

Al concluir el tercer mes de 2020, la ciudad porteña sumó 41 asesinatos, la mayoría perpetrados en colonias populares de la zona noroeste: Arcoíris, Popular 89, Indeco, Valle Verde, Los Encinos, Villas del Prado y Valle de Guadalupe.

Respecto a la ola de violencia, el alcalde Armando Ayala reconoció que se trata de “una disputa entre grupos organizados, hay que hacer una investigación a fondo para mitigar el problema”.

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio