Bonilla reculó: reabre empresas no esenciales

Foto: Alejandro Gutiérrez Mora/ZETA
 
Edición Impresa lunes, 27 abril, 2020 01:00 PM

Safran negoció reapertura con el mandatario estatal y, ante la presión del gobierno de Estados Unidos, reinició operaciones. Continúan paros y denuncias de trabajadores por la operación de empresas; logran suspensión de actividades en Parker, Hyundai y Hisense

 

Nueve días bastaron para que el gobernador Jaime Bonilla Valdez cambiara de estrategia, e inexplicablemente dejara de informar cuántas empresas son las suspendidas por seguir operando pese a que su actividad no es esencial ante la pandemia del novel coronavirus.

Poco queda de la actitud beligerante que el mandatario mostró el 10 de abril, al declarar que la planta Smiths Medical había sido cerrada por no ser esencial para los bajacalifornianos a pesar de que fabrica insumos médicos.

Lejos quedó el discurso de que por su compromiso con la gente no cedería a la “mucha presión” que tuvo cuando el canciller Marcelo Ebrard le llamó para abrir esa empresa, que finalmente aceptó vender parte de su producción y ayudar al gobierno estatal a adquirir ventiladores para reiniciar su operación.

El cambio no solo se reflejó en las palabras de Bonilla Valdez, quien en los últimos días se ha esforzado en minimizar la enfermedad respiratoria provocada por el SARS CoV2, sino en el número de empresas que suspendieron operaciones.

Datos oficiales indican que del 18 de abril (último día en que apareció el secretario del Trabajo, Sergio Moctezuma Martínez López en el mensaje matutino del mandatario) al martes 21 se suspendió la operación de seis empresas en BC, cuando el promedio diario había sido de 54 empresas. La cifra más alta se consiguió el 12 de abril, con 261.

Al cierre de esta edición, en el acumulado global, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) suspendió operaciones de 632 empresas desde el 7 de abril, con lo que suman 78 mil 611 trabajadores enviados a casa.

El viraje en Baja California sucede cuando el país entero ya se encuentra en la Fase 3 de la epidemia del COVID-19 y el Estado se ubica en tercer lugar de contagios, con 852 casos confirmados, y en segundo lugar en defunciones, con 96.

Mientras la autoridad sanitaria a nivel federal declara que en esta Fase 3 el virus se propaga de manera acelerada, por lo que urge suspender las actividades masivas, incluidas las de empresas no esenciales, en Baja California el gobernador hace mutis sobre la reapertura de empresas como Safran, cuya producción está enfocada principalmente al sector aeroespacial, donde se había confirmado un caso de COVID-19 en su planta del Parque Pacífico en Tijuana.

El 14 de abril, luego que un grupo de trabajadores hizo un paro de actividades, el titular de la STPS acudió a la fábrica y después de referir el acuerdo de la Secretaría de Salud federal, pidió a los directivos enviar al personal a su casa con goce de su salario íntegro hasta el 30 de abril.

En su edición del 17 al 23 de abril, ZETA informó que en dicha inspección directivos de esa empresa habían mostrado una carta del canciller Ebrard dirigida al presidente de Safran, según dijo Martínez López, quien especificó que los ventiladores que haría la empresa no serían producidos en Baja California, donde se dedica a la fabricación de equipo aeroespacial.

El cierre determinado por la STPS estatal fue acatado por la empresa ese 14 de abril, sin embargo, el lunes 20, trabajadores denunciaron que los habían contactado para reiniciar operaciones al día siguiente:

“Hola equipo, buen día. Hace unos momentos Dave Harris y Greta Parra, por medio de conferencia, nos acaban de informar que recibimos la autorización por parte del Gobierno de BC para re-iniciar operaciones mañana martes 4/21/20 en nuestros horarios normales”, con excepción del personal considerado como grupo vulnerable y aquellas personas que no serían requeridas, ya que el “arranque sería gradual”.

Sobre ello, Carlos Higuera, presidente de Desarrollo Económico e Industrial de Tijuana (Deitac), comentó que Safran y Honeywell “se sentaron con el gobernador a platicar y a llegar a un acuerdo”, puesto que la primera “tiene contratos con la milicia de Estados Unidos, entonces, he ahí por donde viene la presión para abrir esas operaciones”.

El líder empresarial expuso que tanto el gobierno de Baja California como el de México están recibiendo presión por parte del cuerpo consular de Estados Unidos y del propio Presidente Donald Trump para

En BC se podrían perder hasta 150 mil empleos formales

La llegada de la Fase 3 de la epidemia del COVID-19 y la ampliación de la suspensión de empresas con actividad no esencial, significan “el tiro de gracia” para muchas pequeñas y medianas empresas, señaló Carlos Higuera, presidente de Desarrollo Económico e Industrial de Tijuana (Deitac).

Estimó que en la entidad podrían perderse hasta 150 mil empleos directos en los sectores turístico, gastronómico, industrial, entre otros. Del 16 de marzo al 6 de abril, en Baja California se perdieron 11 mil 119 empleos, según datos de la Secretaría del Trabajo federal.

El líder empresarial dijo que lo que se buscaba con el Gobierno Federal y estatal es que dieran algún incentivo y/o facilidad o prórroga para pagar los impuestos, pero ante la negativa, “está ocurriendo que muchas empresas están dejando de pagar impuestos, de cualquier nivel, porque lo más importante es que el trabajador llegue a su casa y tenga dinero para comer”.

El economista Roberto Valero previó una caída de hasta -12.5% del Producto Interno Bruto del Estado que se extendería hasta 2021 con un decrecimiento de -1.5%.

Recordó que el deterioro de la economía bajacaliforniana ya venía dándose. Como ejemplo refirió que la industria maquiladora en la entidad desaceleró su generación de empleos y exportaciones durante el último trimestre de 2019, situación que se acentuó al iniciar el año en curso.

Durante los primeros cuatro meses del nuevo gobierno estatal han cerrado 3 mil 138 empresas del sector formal de la economía, es decir, inscritas al Instituto Mexicano del Seguro Social, y de acuerdo al especialista, “la política anti empresarial que ha impulsado Jaime Bonilla se reflejó fielmente en febrero”, cuando se dieron de baja definitivamente mil 768 empresas. Esto representó “el mayor cierre en una década para un mes de febrero”. Ante la pandemia del coronavirus y la ausencia de apoyos para ese sector, la cifra “podría rebasar fácilmente la que se registró durante la gran recesión de 2008-2009”, pronosticó Valero, para añadir que, si bien en marzo hubo un incremento de asegurados en el IMSS, el “dato es engañoso”, toda vez que los trabajadores permanentes disminuyeron mil 330, mientras los eventuales aumentaron 4 mil 802.

En la actual gestión estatal el empleo precario siguió aumentando. “Con Jaime Bonilla se registra la mayor cantidad de ocupados que ganan dos salarios mínimos, algo muy preocupante”, concluyó el economista.

reiniciar ciertas operaciones que son esenciales para la Unión Americana.

“Sabemos que la presión de EU está muy por encima de un Presidente de México y mucho más que un gobernador, realmente la presión que ejercen las empresas de este tipo, sobre todo las que están relacionadas con la milicia de EU, van a tener todos los medios, de todo tipo, políticos, diplomáticos, etcétera, para escucharse y hacer valer sus derechos, y esta no es la excepción”, advirtió Higuera.

Foto: Julieta Aragón.- Maquiladora Hyundai en Rosarito

 

MÁS PAROS Y DENUNCIAS DE TRABAJADORES

Ante la revelación de más casos sospechosos o confirmados de coronavirus de trabajadores del sector manufacturero, los paros de actividades se han extendido incluso a aquellas plantas con actividad esencial, como Surgical Specialties, del sector médico.

AMLO plantea entregar sin intermediarios monto de créditos de Infonavit a trabajadores

El Presidente Andrés Manuel López Obrador propuso que el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) otorgue el monto de los créditos a los trabajadores sin intermediarios para que construyan su vivienda.

“Lo que queremos, en el caso del Infonavit, es que se entreguen los créditos de manera directa a los trabajadores. Si el crédito es de 400 mil pesos, se le entregue al trabajador, que no haya intermediación”, planteó AMLO en su conferencia de prensa matutina del lunes 20 de abril.

A decir del mandatario, esto ayudaría a generar fuentes de empleo, toda vez que “al mismo tiempo que (el beneficiario de un crédito) está haciendo su casa bien hecha, ahorrando, porque no va a repagar los materiales de construcción, está dando trabajo a otras personas, albañiles, electricistas”.

Luis Serrano, ex presidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios, mostró su desacuerdo con la propuesta presidencial, toda vez que implantarla representaría un problema a futuro para el trabajador, el Municipio y el Infonavit, ya que no habría garantía de que la obra fuera hecha conforme a criterios técnicos.

“Ante esa situación difícilmente se podría identificar al responsable de las construcciones en caso de que hubiera un desperfecto. Incluso tampoco habría garantía de que el trabajador ejerza el recurso para edificar una vivienda, así que cómo le cobraría el Infonavit si no hubiera propiedad qué embargar”, cuestionó el líder empresarial.

En su opinión, el Infonavit ha trabajado mucho en que los préstamos para ampliación de casas o edificación por cuenta propia tengan asesoría técnica, una vez que el acreditado demuestre que el terreno donde piensa edificar es de su propiedad y está en zona segura, pero no sería factible hacerlo para todos los créditos.

Otras, como Parker Baja Servicios, SA de CV (sector mecánico) enfrentaron dos paros durante esta semana hasta que la empresa cedió a la demanda de los trabajadores de suspender operaciones. En esta, un grupo de empleados denunció que en las dos plantas en Mesa de Otay en Tijuana, no se respetaba la sana distancia, tampoco hay gel antibacterial y recibieron un cubre bocas de tela reutilizable que debe lavarse diariamente.

El martes 21 de abril, luego que se cumpliera el tiempo del almuerzo en la planta de Hisense en Rosarito, un grupo de personas se negó a regresar a sus respectivas líneas de producción. Ante ello, los directivos decidieron suspender operaciones en toda la planta durante dos semanas, lapso en el que la empresa pagará el salario íntegro.

De acuerdo con testimonios recabados por ZETA, la empresa del sector electrónico siguió operando pese a que sus actividades no eran esenciales; sin embargo, todos los empleados entrevistados coincidieron en que les tomaban la temperatura al inicio y al final de su jornada laboral, se les proporcionó cubre bocas y guantes, y fueron colocados atendiendo la sana distancia.

El mismo día, Hyundai suspendió la operación de todas sus plantas en el Estado, luego que un grupo de trabajadores hizo un paro en la planta ubicada cerca de La Presa, en demanda de que se suspendieran actividades.

Jesús Javier Medina Duarte, secretario general del sindicato México Moderno, dijo que la manifestación de los trabajadores aceleró un programa de cese de actividades que se había establecido entre el sindicato y la compañía, la cual previamente había obtenido un permiso del gobierno estatal para seguir laborando, al documentar que tenía un pedido urgente de cajas de tráiler con refrigeración (para transportar medicamentos y alimentos).

Refirió que el lunes se supo que un trabajador de la planta 1 de Hyundai murió a consecuencia del COVID-19 y desde ahí “nos paniqueamos todos”. Eso explicaría por qué los trabajadores decidieron hacer el paro y no esperar a que su planta suspendiera operaciones conforme a lo acordado, comentó el representante de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos.

Otra denuncia refirió a ZETA que en la planta Alaris BD, el área de Recursos Humanos no había concedido días de descanso pagados a una persona que tenía temperatura, tos, dolor muscular y de cabeza.

Al respecto, Juan Pablo Solís, gerente general de la compañía, aseguró en entrevista con este Semanario que desde que empezó la epidemia, la planta toma la temperatura en todos los turnos a todo aquel que ingrese a la empresa, se usan cubre bocas y se implantaron filtros para que quien tuviera malestar, acudiera al servicio médico.

El ejecutivo reconoció que la empresa tiene un par de casos confirmados de COVID-19 de trabajadores que laboran en áreas administrativas. Ya se encuentran recuperándose en casa.

Desde el acuerdo emitido por la Secretaría de Salud federal el 31 de marzo, poco más de 400 personas consideradas dentro del grupo vulnerable fue enviado a casa con salario íntegro y se implementaron más rutas de transporte para que los trabajadores tuvieran sana distancia.

Medina Duarte destacó que la operación de la planta de Tijuana es esencial, ya que ahí se fabrican los sets intravenosos que son usados por cerca del 85% de las personas hospitalizadas. Dichos productos se van a instituciones del Sector Salud en México y también se exportan.

 

NO TODAS LAS EMPRESAS PAGAN SALARIOS ÍNTEGROS

Otra persona, quien labora en Grupo NAPS, denunció que la maquila donde trabaja, que hace cables para plataformas petroleras, les informó que no pagaría el sueldo íntegro a sus colaboradores de suspender operaciones, pese a que la autoridad había dicho que era su obligación.

“Nos dijeron que si llegaran a darnos tiempo nos iban a pagar solo el 60% del sueldo, que se estaba haciendo un convenio y que lo firmáramos”, pero ante la negativa de algunos, “no sabemos qué va a suceder porque se molestó la encargada de recursos humanos”, agregó.

Además, alertaron que la empresa pedía firmar una hoja en la que supuestamente manifestaban estar enterados de la situación y que serviría a la compañía para sustentar el aval de los trabajadores, sin que realmente ellos lo hubieran aceptado y se especificaran las condiciones de dicho acuerdo, señalaron los inconformes.

Heriberto Galindo, presidente de la Asociación de Recursos Humanos de la Industria en Tijuana, confirmó que no a todos los trabajadores se les está pagando salario íntegro.

En la gran mayoría de las empresas, el personal está laborando directamente y fue enviado a casa “con su goce de sueldo al 100%”, pero en aquellos que hacen home office existe una gran variación, “hay muchas que sí están pagando 100%, otras que llegaron a un acuerdo de trabajar de manera parcial y hacer pagos parciales”.

Carlos Higuera, de Deitac, indicó que lo que sucedió en realidad es que las empresas grandes pagaron al 100%R, otras tantas más grandes llegaron a un acuerdo cercano al 100%, y las más pequeñas, que no son directamente maquiladores, negociaron algún tipo de porcentaje, que en promedio oscila alrededor del 50%.

Por su parte, Galindo apuntó que alrededor de 90 mil personas del sector manufacturero están en sus casas, con lo que han suspendido operaciones 130 mil empresas en BC.

Luego de referir que el Fondo Monetario Internacional estimó que en México se perderán 2.9 millones de empleos, consideró necesario que trabajadores, gobierno y empresas se unan para reactivar la economía y “no perder nuestras fuentes de empleo, porque si eso pasa, no va a haber dinero que le alcance a nuestro gobierno para reemplazar el salario, y esto va a derivar en más inseguridad en nuestras regiones”, advirtió.

 

CASI 100 SOLICITUDES DE EMPRESAS PARA SER ESENCIALES

El 17 de abril, Index y funcionarios del gobierno estatal acordaron instaurar un grupo intersecretarial para analizar y en su caso autorizar las solicitudes de empresas que requieren seguir operando, arguyendo actividad esencial.

Carlos Higuera, presidente de uno de los organismos que participa con la STPS, SEST, Cofepris y SSa, comentó que hasta el jueves 23 de abril, cien empresas habían efectuado la solicitud. De estas, 10% se refieren a empresas cuya actividad fue suspendida y requieren hacer un proceso de mantenimiento y/o envío de materia prima, con un mínimo de personal.

La totalidad de documentos fueron enviados al Gobierno del Estado y se prevé que hasta la próxima semana haya respuesta a las solicitudes. En ello coincidió el comisionado de la Comisión Federal contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), David Gutiérrez Inzunza, quien confirmó que hasta el momento ninguna empresa está avalada para operar.

La decisión de la autoridad se basará en tres criterios: que la empresa sea esencial, conforme a sus actas constitutivas, sus contratos y la veracidad de lo que se está informando “porque últimamente todos son esenciales”, subrayó Gutiérrez, además de que cumplan con medidas de prevención o sanitización adecuadas.

“Otro requisito es que tengan un plan de reintegración de sus equipos de trabajo, es decir, que el reinicio sea paulatino”, complementaría Higuera.

A pesar de operativos en tienda, Elektra y Coppel siguen abiertas

 

Las tiendas departamentales Elektra y Coppel, así como algunas sucursales de Walmart, Soriana y Ley, siguen operando en áreas no esenciales, a pesar que el gobierno municipal las clausuró durante un operativo.

El 21 de abril, la Dirección de Inspección y Verificación Municipal realizó un operativo en las tiendas Walmart de Plaza Galerías y Bulevar Díaz Ordaz, así como en Costco de Vía Rápida Poniente y Sam’s Club, donde clausuraron la venta de artículos no esenciales, como ropa, calzado, enseres, entre otros.

Las secretarías de Desarrollo Económico de Tijuana y la de Gobierno municipal interpusieron como lineamiento que primero se revisarían los supermercados para inhabilitar las zonas no esenciales, hasta que se dé la instrucción de hacer lo mismo con tiendas departamentales como Coppel o Elektra.

En recorrido realizado por ZETA, se pudo constatar que la clausura a las áreas no esenciales continúa en las sucursales de Galerías y Díaz Ordaz, sin embargo, en Walmart de Macroplaza y Bulevar 2000, todo sigue sin restricción.

Empleados declararon a este Semanario  tener conocimiento de la clausura de áreas de las otras tiendas, aunado a que se les habían dado la instrucción de que a partir del lunes 27 de abril, el resto de las sucursales harían lo propio.

También se acudió a sucursales de Elektra y Coppel, donde al ingresar se cuestiona el motivo de la visita, pero no con el fin de restringir la entrada, sino de controlar la cantidad de gente al interior de la tienda.

Si alguien va a realizar algún pago, abono, o se busca hablar con alguien relacionado con servicios financieros, se debe guardar distancia, o bien, esperar afuera si hay mucha fila, pero si se desea  comprar un producto, puede entrar sin problema, solo usando gel antibacterial.

En el caso de Coppel, hay letreros en las vitrinas y puertas de la tienda promoviendo la compra en línea o la entrega a domicilio, así como el uso de la aplicación móvil de la tienda para realizar algún trámite.

También hay un anuncio donde ofrecen la venta de artículos esenciales y servicios financieros, como productos farmacéuticos, de limpieza, cuidado personal, herramientas, alimentos o lo necesario para su preparación; celulares, refrigeradores y opciones de movilidad como motocicletas.

Al igual que en Elektra, si se acude a realizar algún pago o trámite, se debe esperar afuera de la tienda y con respectiva distancia, pero si se va a consumir, puede entrar sin problema.

En el interior, no hay letrero que indique que no se pueden comprar salas, comedores, recámaras, ropa, calzado o accesorios de belleza.

Empleados de ambas tiendas aseguraron no tener indicación alguna sobre un posible cierre o restricción en cuanto a la venta de artículos no esenciales, por lo que continuarían laborando con las debidas medidas de prevención e higiene.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio