Por presión de EU, Marina encabeza, otra vez, lucha contra narco en MX: WSJ


 
Destacados viernes, 7 febrero, 2020 03:05 PM

La Secretaría de Marina Armada de México (Semar) está de nueva cuenta al frente de la guerra contra los cárteles del narcotráfico por orden del presidente Andrés Manuel López Obrador y ante la presión de la administración encabezada por Donald Trump, según lo reveló este viernes 7 de febrero el diario estadounidense The Wall Street Journal.

El rotativo indicó -en un reportaje firmado por José de Córdoba, su corresponsal en la Ciudad de México, y Sadie Gurman, en Washington-, que esto marca un cambio en la estrategia antinarcóticos que se había implementado en el Gobierno Federal de la auto denominada “Cuarta Transformación”, que se basaba principalmente en combatir la pobreza, pero no en la búsqueda de detener a personajes de alto nivel en la delincuencia organizada.

“Estamos operando de nuevo; los objetivos que debemos perseguir han sido definidos”, detalló un alto oficial de la Semar al rotativo estadounidense, mismo que relató que después del asesinato de los nueve miembros de las familias de origen estadounidense Lebaron y Langford -incluidos seis menores-, Washington encendió la “alarma” por el fracaso mexicano en contra de los grupos criminales.

Además, están las cifras oficiales de que durante 2019 se registró un aumento al número de homicidios dolosos, mayor a los 36 mil 685 que rompieron récord un año antes. Ante ello, según las fuentes del WSJ, el Gobierno de EE.UU. se comprometió a aumentar sus acciones para evitar el contrabando de armas que cruzan a México.

El rotativo indicó que el procurador General de Estados Unidos, William Barr -quien ha visitado México un par de ocasiones en los últimos dos meses-, se puso al frente de la estrategia para impulsar los cambios en materia de seguridad en el Gobierno mexicano, como el regreso de la Marina a la lucha antinarcóticos, así como poner presión en la extradición de sospechosos buscados por autoridades estadounidenses.

Según el WSJ, en el pasado los marinos fueron los integrantes de la única corporación en que los funcionarios estadounidenses confiaban, al participar en la mayoría de las detenciones y bajas de los líderes de cárteles en las últimas dos décadas, entre ellas las dos aprehensiones del capo sinaloense Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo”.

El diario recordó que durante los últimos días, la Marina ha participado en algunas operaciones a través de las cuales se han logrado arrestos de alto perfil, entre ellos, a Óscar Andrés Flores Ramírez, alias “El Lunares”, presunto líder de La Unión Tepito.

Entre las presiones que ejerció el procurador Barr en las reuniones con López Obrador y con su gabinete de seguridad, fue aumentar los esfuerzos para eliminar los laboratorios de fentanilo y reforzar los controles en los puertos, para reducir la entrada de precursores químicos que se utilizan en los laboratorios, con el objetivo de frenar el uso de opiodies en EE.UU.

Además, siempre según el WSJ, luego de ambas visitas del procurador estadounidense, el Gobierno mexicano aumentó las extradiciones a Estados Unidos, ya que sólo en los últimos dos meses se realizaron 37 extradiciones, comparadas con las 58 que sucedieron durante 2019.

Fuentes de la Fiscalía General de la República (FGR) señalaron al diario extranjero, que las reuniones entre el procurador mexicano Alejandro Gertz Manero y su homólogo estadounidense eran privadas, pero que el número de extradiciones aumentó porque se hace un trabajo concienzudamente.

Otro de los puntos que solicitó Estados Unidos a México fue que el Poder Judicial de la Federación (PJF) facilite el uso de información de llamadas telefónicas en juicios penales, lo que no sucede regularmente en los juicios mexicanos, abundó el Wall Street Journal.

El pasado 5 de diciembre, luego de la reunión con William Barr, el presidente López Obrador indicó que la reunión se desarrolló en buenos términos y reconoció que el procurador estadounidense comprendió que la Constitución mexicana obliga a su Gobierno a ceñirse “a los principios de cooperación para el desarrollo y a la no intervención en política exterior”.

“El [Poder] Ejecutivo Federal ha realizado un cambio de paradigma en la estrategia de seguridad, ya que entre el 2006 y el 2018, los gobernantes prefirieron resolver el problema de la violencia delictiva mediante acciones de fuerza militar y policial, sin atender el fondo del problema”, dijo el presidente López Obrador el pasado 1 de diciembre.

Desde la Plaza de la Constitución del Zócalo de la Ciudad de México, ante alrededor de 100 mil personas, congregadas para conmemorar un año del Gobierno del político tabasqueño, el mandatario nacional indicó que el resultado fue “catastrófico”, y esa estrategia dejó un saldo “pavoroso” de muertos, desparecidos, y lesionados.

“Además de una crisis de Derechos Humanos y una descomposición institucional sin precedente, y un gravísimo daño al tejido social. El país padece aún las consecuencias de esa política equivocada”, acotó el presidente.

“No debe olvidarse, porque a veces se sufre de amnesia en algunos, que el 2 de febrero del 2007, Felipe Calderón [Hinojosa] para tratar de legitimarse, luego del fraude electoral, ordenó desde Apatzingán, la participación de las Fuerzas Armadas, en lo que denominó ‘Guerra contra el narcotráfico’”, dijo el mandatario nacional.

“Esta irresponsable decisión condujo a soldados y marinos a una lucha frontal contra la delincuencia organizada, bajo la consigna de limpiar como fuera, bajo aniquilamiento, masacres o exterminio. En el alto mando militar se decía, en ese entonces, se les decía a los oficiales:

‘Ustedes acábenlos y nosotros nos encargamos de los Derechos Humanos. La mejor prueba de ese proceder autoritario, es que ese sexenio ostenta la mayor letalidad en combate, desde la Revolución Mexicana”, denunció López Orador.

“Ese indicador se obtiene del promedio de presuntos delincuentes muertos o rematados, en enfrentamientos, comparados con los heridos y detenidos presentados por las fuerzas militares ante la autoridad”, explicó el titular del Poder Ejecutivo Federal.

“En sólo dos años del Gobierno de Calderón, 2011, 2012, se registraron mil 898 enfrentamientos, en los que murieron dos mil 459 personas. Resultaron heridos 231, fueron detenidos mil 519, o sea 709 muertos más que el número de heridos y detenidos”, informó.

“Asimismo, en los tres últimos años del Gobierno de Calderón, 2010, 2012, los militares y navales fallecidos en combate, fueron 154, en tres años, un promedio de 51 por año. Mientras que en 12 meses de nuestro Gobierno, solo lamentamos que hayan perdido la vida, 15 miembros de las Fuerzas Armadas”, dijo López Obrador.

“Aunque los datos hablan por sí solos, es obvio que esta absurda y desquiciado estrategia no se repetirá, y que nunca más se pondrá en riesgo de manera irresponsable el prestigio y la vida de los integrantes de las Fuerzas Armadas. Y mucho menos, se les utilizará para cometer excesos y ejecutar órdenes ilegales e inhumanas”, abundó el presidente.

Antes, el 5 de noviembre del 2019, el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa se pronunció respecto al ataque contra la familia LeBarón -a quien les otorgó sus condolencias- y le pidió a López Obrador, actual titular del Poder Ejecutivo Federal, dejar de justificarse y asumir su responsabilidad pues, ya que “es casi un año en el poder” y no dejan de culpar a otros.

“El gobierno debe dejar de justificarse y asumir su responsabilidad. Es casi 1 año en el poder. Como prometieron, dejen de culpar a otros y háganse cargo de su propio gobierno. Empiecen a gobernar, los terribles hechos de Sonora, y los de todo el país, son ahora su responsabilidad”, escribió el ex mandatario nacional en su cuenta de la red social Twitter.

“Avanza una captura del Estado por parte del Crimen Organizado. Su estrategia es de control del territorio, con una violenta disputa por el mismo. Ésa es la causa de la violencia. Se equivocan: la retirada del gobierno sólo provocará más muertes como las que se están cometiendo”, tuiteó Calderón Hinojosa.

“El dilema que enfrenta México frente a tan despiadados asesinos no es entre guerra y política, ni entre guerra y paz: es entre de Derecho o anarquía, entre dejar a las familias a merced de los criminales o tenerlas protegidas por la fuerza pública”, abundó el ex presidente de la República del 2006 al 2012.

Por su parte, además de dar sus condolencias a la familia LeBarón, el ex presidente Vicente Fox Quesada escribió en su cuenta de Twitter que la noticia era desgarradora y pidió al gobierno tomar cartas en el asunto y que la justicia se haga presente.

Este mismo día, durante su conferencia de prensa matutina desde Palacio Nacional, López Obrador señaló que su Gobierno quiere evitar la violencia y se llegó a esto porque antes se quiso apagar el fuego con el fuego, con la estrategia de Felipe Calderón Hinojosa, “solo con medidas coercitivas y ya sabemos el resultado”.

“Ofrezco disculpas porque voy a tener que mencionar de nuevo a Calderón, cuando la guerra [contra el narcotráfico] los índices de letalidad eran los más altos del mundo, y la Comisión de Derechos Humanos [CNDH] no se daba por enterada”, expresó el político tabasqueño.

“Ofrezco disculpas si tengo que hacer referencia al pasado porque sino sabemos de dónde venimos, no vamos a saber a dónde vamos, entonces voy a tener que seguir hablando, ¡ni modo! De [Carlos] Salinas [de Gortari] por porque entregó los bienes del pueblo de la nación, de [Ernesto] Zedillo [Ponce de León] porque convirtió las deudas de unos cuantos en deuda pública”, insistió López Obrador.

“De Fox porque engañó de que iba a haber un cambio y se convirtió en un traidor a la democracia, entre otras cosas, y de Calderón psss, nada más se robó la Presidencia en complicidad con Fox, y declaró la guerra. Y de [Enrique] Peña [Nieto] pues también voy a seguir hablando, tengo que hacerlo, no más que eso, y ellos también hablan de mí”, justificó el presidente entre risas.

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio