Nuevas posiciones aparte del 69: el 68 y la mantis religiosa

Foto: Internet
 
Opinionez lunes, 3 febrero, 2020 12:00 PM

Conzultoría Matrimonial y Familiar

 

 

 

Una de las posiciones más populares y deseadas para el sexo es el 69, pues de esta forma la pareja consigue el máximo placer; engloba el maravilloso mundo del sexo oral, en la que una persona está estirada boca arriba mientras que la otra está encima, boca abajo y con su cabeza apuntando a los genitales de la otra persona, de modo que las bocas de las dos personas apunten a sus respectivos órganos. Aunque puede ser bastante complicado concentrarse cuando estás dando y recibiendo placer al mismo tiempo. Quizá disfrutan más si pueden primero recibir el placer, y luego darlo.

Si eres tímida/o puede que no sea la mejor postura para ti, ya que vas a tener acceso a muchas zonas erógenas de golpe – en tu cara- y lo mismo le pasará a tu pareja. Por otro lado, las zonas íntimas puestas así, tan directamente en la cara, generan unos líquidos que si eres un poco pudorosa/o con los olores, puede resultar una desventaja… si bien no todo puede ser desventaja; de lo contrario, esta postura del Kamasutra no se hubiese ganado tan buena fama.

Ten en cuenta que tu boca tendrá acceso a las zonas íntimas de tu pareja de una forma poco convencional y totalmente nueva, lo que, sin duda, aumentará el placer y el deseo entre ustedes dos por ser una estimulación mutua. A la vez que das, recibes.

Ahora existe una nueva posición y es el 68. Esta forma te permite experimentar mucho más en el sexo su técnica exige menos agilidad, pero demanda cuerpos más vigorosos. Para hacer el 68, el que va a desempañar el papel activo durante el acto sexual deberá acostarse sobre su espalda, con las rodillas ligeramente flexionadas y dispuesto a aceptar sobre su cuerpo todo el peso de la pareja. El pasivo se acostará sobre el pecho del activo, con la cabeza entre las piernas de su pareja, pero con los ojos mirando al cielo, dispuesto a rendirse ante el placer y el éxtasis. Abrirá sus muslos para recibir estimulación oral por parte de su pareja.

Si estás debajo, tendrás total acceso a los genitales del otro (desde el clítoris o la extremidad del pene hasta la espalda). Si estás encima, podrás relajar tu cuerpo sobre el cuerpo de tu compañero y concentrarte en las sensaciones de su lengua por los lugares más recónditos.

Por otro lado, si hay algo que toda mujer busca durante una relación sexual es llegar al orgasmo, ese momento de placer intenso que hace olvidar cualquier mal; y si se agrega el plus de tener varios orgasmos seguidos, entonces mucho mejor. ¿Pero cómo lograrlo?, por medio de una posición ideal para esa meta: la mantis religiosa. La sexóloga Megan McCormack afirma que toda mujer puede practicar esta postura, siendo más placentera mientras más flexible sea. “Es la mejor forma de lograr orgasmos en el punto G, orgasmos de clítoris y también es la mejor posición para estimular el pezón”. (sic)

Para lograrlo, primero hay que acostarse de espaldas, con una almohada debajo de la parte inferior de la espalda; la pareja se arrodilla de frente, con las piernas ligeramente abiertas. Acto seguido, se coloca una pierna sobre el hombro de la pareja y la otra a su lado; esto permite una penetración profunda y el ángulo se presta para un masaje del punto G, lo que hace más probable que se tenga un orgasmo casi de inmediato.

Lo que sigue es hacer círculos con las caderas. La ventaja de esta posición es que las manos están libres para acariciar a la pareja y jugar mutuamente. Esta combinación de caricias, masaje al punto G, penetración profunda y estimulación del clítoris provocará orgasmos múltiples e intensos.

Como ven, no hay límites para disfrutar el sexo con su pareja; todo es cuestión de que lo intenten. Y si son medio “atrabancados”, ya les platicaré sobre el Sex Slow.

Gracias como siempre a mis dos que tres lectores por sus consultas y comentarios al e-mail: [email protected]

 

El Licenciado Roberto Bautista reside en Tijuana.

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio