Maestro jubilado


 
Cartaz lunes, 25 noviembre, 2019 12:00 PM

Soy maestro jubilado,

exijo respeto y justicia

al Gobierno del Estado.

¡Basta de tanta tranza!

 

Mi voz y mi cuerpo, cansados

de tantos años enseñar,

piden justo y decoroso trato

y poder, al fin, descansar.

 

Entregué a la niñez mi vida.

El gran tesoro de México,

la justicia y democracia,

inculqué en cada niño.

 

Justicia que hoy se niega

al viejo y humilde maestro

que dio de pasión muestra

y entregó su mayor tesoro:

Su juventud y conocimiento

a la niñez bajacaliforniana.

 

Hoy se les negó el salario

para arrimar pan a su mesa

y comprar urgente medicina.

¡Qué bajeza!

 

El gran “boquete” financiero

no es culpa del Magisterio.

Un Viacrucis, cada fin de mes,

viven los jubilados maestros.

 

Francisco Heredia Guzmán

Tijuana, B.C.

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio