Fuego en las Californias

Foto: Internet
 
Opinionez lunes, 4 noviembre, 2019 12:00 PM

Intencionalmente en verano, para que se pongan a trabajar los “flojos”de la Conafort, algún loco del fuego o pirómano ha provocado incendios debastadores en los chaparrales de Ojos Negros, que se extienden hasta el Parque Nacional Constitución 1857 o Laguna Hanson.

Uno de ellos fue denunciado, detenido y no procesado; salió libre tras devastar el fuego cientos o miles de hectáreas en la Sierra de Juárez. Tanto en Baja como en California, los fuertes vientos -iniciando el verano o el otoño- avivan el fuego intencional o accidental.

Al iniciar un nuevo gobierno en Baja California este viernes 1 de noviembre de 2019, el fuego se extingue y se reaviva.

Se extinguen no treinta, sino más décadas de clamor popular en el Estado 29. Lean la obra de Carlos Ortega, Baja California, Democracia con Ametralladoras. O la Crónica de una Infamia, de Jesús Blancornelas. Una, impresa en el Paso, Texas (Ortega 1960); la otra, del fundador del Semanario ZETA (Crónica ,1974). Es importante para comprender la singularidad regional, aderezada por la cercanía del Estado más rico del mundo -y no solo económicamente- considerando los famosos votos electorales que California dio a Hillary Clinton.

Hay que mirar con lupa los próximos dos años de gobiernos, legisladores y judiciales.

Parece que en Baja California se persigue a un cartel criminal, dejando la puerta libre al opositor. Gobiernos van y gobiernos llegarán, el vacío existencial de las muchas gentes de todas razas y lugares que llegan a Tijuana tendrá como lugar de pertenencia los centros de vicios, casinos, prostitución, la vida sin sentido. Don Oscar Genel, orgulloso de Tijuana, expresaba la equivocación de quienes identifican la ciudad con los lupanares; por cierto, introducidos con trata de blancas y drogas por la familia y el mismo primer gobernador Braulio Maldonado, (Cfr. Carlos Ortega, Baja California…).

Tijuana tiene más de veinte centros universitarios, diría con veracidad don Oscar Genel. No solo lupanares.

En Mexicali, la alcaldesa surgida de Morena pretende con su marido -el exdiputado panista de Tijuana- “acabar” o reubicar las zonas de prostitución propias de los centros históricos, por cierto promovidas por don Abelardo L. Rodriguez -en sus tiempos de gobernador del Distrito Norte de Baja California, en 1924-1928- aprovechando la “época” de las prohibiciones en Norteamérica para allegarse, según él y su “gobierno”, recursos para combatir a los fanáticos cristeros de la época. Así dejó, para la posteridad, zonas de tolerancia en Ensenada, Tijuana, Mexicali, Tecate y puntos intermedios.

Ya aquello pasó; finalmente la providencia divina alcanzó al General Rodríguez, que murió en santa paz; pasó la cristiada y los bribonazos gobiernos revolucionarios y postrevolucionarios siguen disimulando la prostitución, ahora encapsulada en los “casinos” donde confluyen trata de blancas, venta de drogas, suicidios, enfermedades venereas, alcoholismo y, por supuesto, la ludopatía.

“Te enfermo para que compres medicinas, mientras me dejes ganancias”. La patología social, controlada por los crápulas políticos convertidos en empresarios exitosos de criterio amplio y conciencia pervertida.

Ni en treinta años, el panismo pudo un centímetro contra los casineros y tratantes de blancas; a ver qué resulta en los próximos treinta años, de aquí al 2049.

Dos años se pasan volando. Lo que no hay que perder de vista es que los políticos le apuesten a burlarse de la gente. Y la gente, con su platillo azul o rojo, con galaxy su iphone o su cacahuate colagados de la red. Y la democracia que no llega por las redes, o será que sí llega. Entónces estaremos ahora en Baja California iniciando la época de la Cibercracia.

Podría ser en California; dicen que así pasó con Barack Obama, a través del gigante Google. Entonces será la Googlecracia.

Al PAN le llegó al poder en 1989, impulsado atrás por el hartazgo de nacionales y extranjeros que padecieron las pillerías de los políticos gobernantes desde Maldonado, famoso por sus criminales chemitas que dejaban osamentas en la Salada (Laguna). Y que nunca nadie reclamó o denunció tan organizadamente, como en casos actuales. Braulio quiso despojar a muchos rusos de sus tierras en el Valle de Guadalupe; fue el Presidente Lázaro Cárdenas quien los defendió, pero Braulio quería sus tierras.

¿Significarán algo los vientos de Santana que avivan los incendios intencionales o no? El 2 de junio de 2019, la gente votó por un período de gobierno de dos años. El gobierno será un gobierno espureo. En tan breve tiempo podría ser devastador para los inmensos bosques y chaparrales de Baja California. Solo recibieron un 11 por ciento de las “preferencias” electorales; unos cerca de 200 mil votantes. Muchos de ellos inducidos o corrompidos a votar ante una gran variedad de opciones políticas.

Habrá que observar el panorama político bajacaliforniano. No sea que la chispa de la democracia arrase con la participación ciudadana y la convierta en cenizas.

 

Germán Orozco Mora reside en Mexicali.

Correo: [email protected]

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio