Calaverita para Jaime Bonilla


 
Cartaz lunes, 4 noviembre, 2019 12:00 PM

Contento recibió su constancia.

Gracias a la militancia

arrasó con Morena.

Qué gran faena.

 

Va Bonilla con empuje del PAN.

Gobernar cinco años a los que están.

Ya hizo consulta

y poco votante recluta.

 

Lo ve la Catrina insultar

al que el 2 de junio fue a votar.

“¡Óyeme ciudadano americano,

serás muy republicano…!”

 

“… Pero eso en B.C. es fraude”,

dice la Parca, “eso no me late.

Ya huele a petate,

pronto llegará tu muerte”.

 

Vio la Chirriona al gober electo.

“Eso que haces es incorrecto,

el pueblo votó por dos años.

B.C. no necesita más daños”.

 

“Vente pa’ca, gringo Jaime.

Tú y yo, y nadie”,

murmuró la Calavera,

“pues yo soy la mera mera”.

 

Ha muerto Bonilla.

Dice la del velo negro:

“Al pueblo ya no te pillas.

Ya preparé tu sepulcro”.

 

La Muerte su encomienda cumplió:

llevarse al candidato electo.

Va pálido y tieso,

así la Catrina decidió y quiso.

 

La Huesos lo sepulta en Washington.

Fue un político más del montón.

Llegó recio y bravucón,

pero ya descansa en el panteón.

 

Dice la Dientona: “Su error

del Bonilla, jugar con el elector.

Eso le costó la gubernatura

y ya descansa en su sepultura”.

 

Calaverita de Leopoldo Durán.

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio