Las presiones de Medina Mora

Foto: Tomada de intenet
 
Edición Impresa lunes, 7 octubre, 2019 01:00 PM

El ahora ex ministro es investigado por la UIF y la FGR

por recibir transferencias bancarias superiores a su nivel

de ingreso. La Presidencia de la República reveló que

autoridades estadounidenses notificaron a Hacienda sobre

dichos movimientos. Al aceptarse la renuncia, el Presidente

Andrés Manuel López Obrador deberá enviar la terna para

nombrar un sustituto, sumando así más ministros afines

a su gobierno

A once años de concluir su periodo como ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y en medio de un escándalo en el que es investigado como sospechoso de lavado de dinero y probable enriquecimiento ilícito, Eduardo Medina Mora Icaza presentó su renuncia al cargo el jueves 3 de octubre de 2019.

El ex ministro es investigado por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y la Fiscalía General de la República (FGR) por haber recibido transferencias financieras que no corresponden a sus niveles de ingreso como servidor público del máximo tribunal de justicia en el país, ni en sus anteriores encargos como procurador general de la República y director del Centro de Investigación de Seguridad Nacional (Cisen).

Medina Mora, que ingresó a la Corte en marzo de 2015 a propuesta del ex Presidente de México, Enrique Peña Nieto, finalizaría su periodo en 2030. Su renuncia fue aceptada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien deberá enviar el documento respectivo al Senado de la República para su aprobación, como lo establece la Constitución.

El escándalo que involucra a Medina Mora trascendió a inicios de junio de 2019, cuando el gobierno de Estados Unidos  notificó a México sobre movimientos irregulares en las cuentas bancarias en el extranjero, pertenecientes al ahora ex ministro de la SCJN.

La Presidencia de la República reveló que autoridades norteamericanas notificaron a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SCHP) sobre dichos movimientos, por lo que ya se ordenó una investigación a la UIF.

De acuerdo con documentos oficiales consultados por el periodista Salvador García Soto, mismos que publicó en su columna Serpientes y Escaleras, en el diario El Universal, la indagatoria involucra a por lo menos nueve personas de manera directa en las transferencias de Medina Mora, quien en su momento no reconoció las operaciones que se le atribuyen.

Los datos revelaban que el ex ministro habría recibido casi 103 millones de pesos en transferencias bancarias hechas desde México a bancos de EU e Inglaterra, según reportes de “actividad sospechosa” realizados por la Agencia de Investigación Criminal de Gran Bretaña (NCA, por sus siglas en inglés) y el Departamento del Tesoro estadounidense. En los últimos dos años depositaron en sus cuentas personales transferencias por 2 millones 383 mil 526 libras esterlinas.

El implicado en la acusación envío una carta el 18 de junio último al ministro presidente de la SCJN, señaló que el dato de los montos de transferencias referidos en la versión periodística, eran falsos y que la mayoría fueron en pesos mexicanos y no en dólares o libras esterlinas. Además, se quejó de que la información de las pesquisas de Estados Unidos y de Reino Unido había sido obtenida de forma ilegal.

Asimismo, externó que la cantidad de los traspasos a sus cuentas del banco HSBC en el extranjero, entre marzo de 2016 y noviembre 2018, fue de 7.5 millones de pesos, dinero que, afirmó, era congruente con sus ingresos en la SCJN y no los 103 millones que mencionó el columnista del medio de circulación nacional, que presuntamente violó sus derechos a la privacidad y al honor, ya que reveló información “sin su consentimiento” y de forma ilegal.

Medina Mora precisó que como ministro del máximo órgano de impartición de justicia del país, percibía alrededor de 4.2 millones de pesos netos anuales, y en cartas previas sobre este caso, mencionó que su (ahora fallecida) esposa recibía dividendos como accionista de Compusoluciones y Asociados, una empresa de carácter familiar.

Sin embargo, en su misiva, el ministro no explicó los ingresos que él mismo incluyó en sus declaraciones patrimoniales ante la Contraloría de la SCJN a partir de 2015, o ante la Secretaría de la Función Pública desde el año 2000, cuando ingresó al servicio público.

Los documentos que el periodista Salvador García Soto aseguró tener, refieren que todos los depósitos electrónicos se hicieron desde el banco HSBC en México y salieron de varias cuentas vinculadas al ex ministro, siendo la principal, 4039213186. En los reportes británicos y estadounidenses se detallan los números de cuenta 5005703, 80104303, 5221740002109604, 40768887 y 05011706322.

Las autoridades del Reino Unido observaron y reportaron como sospechosos los movimientos y transferencias en la cuenta del funcionario mexicano -aseguró en su columna el periodista- por considerar a Medina una persona “políticamente expuesta”.

Se mencionó que los reportes británicos, junto con los del Tesoro norteamericano, sirvieron al gobierno mexicano para iniciar una investigación a través de la SHCP. Así se detectó la empresa Compusoluciones y Asociados, SA de CV que el propio ex ministro menciona en su carta y en la que aparece como beneficiario de “Pago de Dividendo” con un depósito de 10 millones 643 mil 600 pesos en sus cuentas, pese a que en sus declaraciones patrimoniales recientes no reporta ser socio de la compañía.

Otros datos publicados fueron que de abril de 2012 a diciembre de 2018, envió transferencias interbancarias por 29 millones 37 mil pesos, entre las que destacan las realizadas a David Coronado Valdez por 8 millones 60 mil 434 pesos, por concepto de “compraventa acciones Laura Pérez V” y “Pago Eduardo Medina Mora”. Además, transfirió a María Luisa Icaza y Conrey, 3 millones 798 mil pesos por conceptos de “Donación” y “Compra de acciones Camila”. También transfiere a María Cecilia León Pasquel, 2 millones 096 mil pesos por “Compra de acciones Compusoluciones” y “Pago préstamo”, según las pesquisas.

Diversos sectores del país, entre ellos el Senado de la República, solicitaron a las autoridades iniciar una exhaustiva investigación y que la SHCP rinda un informe pormenorizado de las transferencias bancarias de Eduardo Medina Mora Icaza que reportaron los Estados Unidos. La SHCP informó que la UIF emprendió una robusta indagatoria sobre los movimientos irregulares del ex ministro en cuentas bancarias en el extranjero.

Al aceptarse la renuncia del dimitente, Andrés Manuel López Obrador deberá enviar la terna para nombrar a su sustituto, lo que le generaría más ministros afines a su gobierno, pues actualmente ha logrado incorporar a Juan Luis González Alcántara Carrancá en sustitución de José Ramón Cossío, y a Yasmín Esquivel Mossa en lugar de Margarita Luna Ramos.

La SCJN, presidida por el ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, está compuesta en sus dos salas por los siguientes ministros: en la Primera Sala, Juan Luis González Alcántara, Luis María Aguilar Morales, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, Jorge Mario Pardo Rebolledo y Norma Lucía Piña Hernández; en la Segunda Sala, Javier Laynez Potisek, Yasmín Esquivel Mossa, José Fernando Franco y Alberto Pérez Dayán. En esta última estaba Eduardo Tomás Medina Mora Icaza.

La renuncia de Medina Mora es la primera en el máximo tribunal de la República desde la reforma judicial de 1994, cuando el entonces Presidente, Ernesto Zedillo Ponce de León (1994-2000), propuso reducir el número de ministros de 26 a 11 en la SCJN y que todos esos espacios fuesen renovados. Entre los ministros que arribaron en 1995 estuvo Olga Sánchez Cordero, actual secretaria de Gobernación.

 

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio