La consulta en las calles, entre la apatía y la incitación

Foto: Jorge Dueñes
 
Edición Impresa , , , , , y lunes, 21 octubre, 2019 01:00 PM

La consulta ciudadana organizada por la Comisión Especial encabezada por la diputada Miriam Cano Núñez, en aras de tantear el sentir de la población sobre la durabilidad idónea para la gestión del gobernador electo Jaime Bonilla Valdez por dos o cinco años, estuvo desprovista de implementos que garantizaran la confiabilidad de los resultados, así como de un listado preciso con la ubicación de casillas. Durante la jornada realizada el 13 de octubre, consultores se esforzaron para que la población participara, incluso tratando de inducir a votar por la ampliación de mandato, mientras que algunos ciudadanos se mostraron apáticos y renuentes   

La consulta sobre la ampliación de mandato en Baja California se vio salpicada de actitudes de rechazo en distintos puntos de Tijuana, amén de una falta de rigor metodológico en la implementación del mecanismo y desorganización en cuanto a la ubicación de las casillas.

Pese al optimismo de las encargadas de la mesa receptora donde votó el gobernador electo Jaime Bonilla Valdez (al exterior de Plaza Río), quienes dijeron “todos quieren cinco años o más”, en zonas como Santa Fe la apatía ciudadana fue notoria.

“Ya nos robaron 70 años en el país, para qué darle oportunidad a otros por cinco años”, manifestó un asistente al mercado sobre ruedas donde se dispuso una urna.

“Veo mucha indiferencia de la gente”, reconoció una de las encargadas de casilla, quien por otro lado, permitió a un ciudadano identificarse con su licencia para responder la encuesta, cuando el documento a mostrar era la credencial de elector.

Al exterior de Catedral, en Calle Segunda de la Zona Centro, una mujer acusó que las preguntas estaban “sesgadas”.

“Votas por una cosa y de todas maneras al votar por la otra sale lo mismo”, dijo.

Foto: Alejandro Gutiérrez Mora

A propósito que no se usó tinta indeleble ni se registró a los votantes en una base de datos, con lo que se hubiera podido conocer si alguien ya había participado, Héctor García Trejo opinó tras emitir su voto: “Hace falta pulir el instrumento”.

Sobre Bulevar Fundadores, un comerciante de nombre Reinaldo Hernández se pronunció por una gubernatura “en dos años, como está”. En referencia a la consulta sostuvo: “Está fuera de la Ley”, pues el periodo de gobierno quedó definido previo a las elecciones del 2 de junio, observó.

Las encargadas de la mesa receptora ubicada en Zona Río, justificaron la falta de rigor metodológico que caracterizó la aplicación del mecanismo de sondeo: “Es una consulta ciudadana meramente, no es algo que vaya a determinar un resultado en sí”.

Desde las primeras horas del domingo 13 de octubre, la desorientación hizo presa de algunos residentes interesados en acudir a la consulta, quienes, dirigiéndose a determinados puntos donde supuestamente habría mesas de participación, se toparon con que estas no se instalaron.

De acuerdo con un elemento de seguridad privada destacado en el centro comercial La Placita en Santa Fe, personas arribaron al inmueble donde estaba contemplado que operara un centro de votación, pero se marcharon de inmediato en vista de que no fue habilitado.

En Parque Otay Insurgentes, fraccionamientos Los Lobos, Ampliación Guaycura, El Lago, Infonavit Capistrano, así como en las colonias Mariano Matamoros Centro y El Pípila tampoco se instalaron casillas contempladas en una lista de ubicaciones difundida por el Congreso del Estado de Baja California.

Foto: Alejandro Gutiérrez Mora

Por otro lado, en la delegación La Mesa, la casilla183 operó afuera de un local comercial sobre la Avenida 34 Sur de la colonia La Mesa, cuando oficialmente debió ubicarse en el Swap Meet La Joya en El Florido primera sección.

Además, los centros de votación instalados en el Malecón de Playas y Macroplaza se desmontaron antes de las 5:00 pm, hora oficial de clausura.

En la delegación Otay Centenario las casillas quedaron ubicadas lejos del bullicio de la gente. Los parques Altabrisa y Primer Centenario fueron algunos de los sitios donde se establecieron mesas de participación, donde para antes del mediodía habían sufragado entre 30 y 70 ciudadanos.

En la Escuela Primaria “15 de Septiembre”, en el Mariano Matamoros Norte, al cierre de la jornada se registraron 121 votos; sobre la Ruta Hidalgo del Mariano Matamoros Sur, 85; sobre la misma vialidad en Mariano Norte, 58; cuando por cada mesa de participación pudieron haber sufragado mil ciudadanos.

En algunos puntos de votación había jóvenes haciendo encuestas de salida, algunos para Mitofsky y otros para el Centro Académico de Opinión Pública, estos últimos utilizaban una tableta electrónica y los cuatro factores  que consideraron fueron: edad, nivel de estudios, por cuál de los dos proyectos votó (dos o cinco años) y por cuál candidato a gobernador votó en las pasadas elecciones.

 

DESINTERÉS EN PLAYAS DE ROSARITO

Vacías y con muy poca participación de la ciudadanía se vieron las urnas para la consulta ciudadana por la llamada “Ley Bonilla” en Playas de Rosarito, debido a que a las personas no les interesó ser parte de la votación o no tuvieron conocimiento de que esta acción se estaría llevando a cabo ese día.

Desde temprana hora que fueron instaladas las 17 casillas en diversos puntos de este municipio, la participación comenzó a darse a cuentagotas y, contrario a lo que podía haberse esperado incluso con acarreos a favor o desestabilización de grupos opositores, en el quinto municipio imperó la calma e incluso la desolación en algunas casillas.

Foto: Enrique Botello

En un recorrido que ZETA realizó por algunas de las casillas, hasta el mediodía apenas registraban diez votos y baja participación que a decir de algunos de los encargados de los módulos, quizá se debió a que no hubo demasiada información o difusión sobre esta jornada.

Luego que las casillas fueran levantadas y los votos recogidos, se les preguntó a las personas que deambulaban por la calle si se habían enterado de que este ejercicio se llevaría a cabo y, en su caso, si habían participado en ello. De todas las consultadas, la mayoría dijo saber que se llevaría a cabo esta jornada, pero no haberse interesado en participar debido a que no sabían a ciencia cierta de qué se trataba o cómo iba a proceder todo.

Otros tantos argumentaron que tenían otros pendientes por hacer, lo cual les imposibilitó acercarse a emitir su voto y otros más refirieron que simplemente no supieron o no se habían enterado, pues, de haber sido así, quizá sí hubieran ido a votar.

Pese a que algunos no lo hicieron, manifestaron su rechazo hacia el incremento de dos a cinco años por considerar que solamente se trata de “un capricho” del gobernador electo, dado que “nunca nos dijeron que podían ser cinco años y nosotros solo votamos a sabiendas que serían dos”, como lo hizo saber el señor Alfredo Merlo.

Entrevistada por ZETA durante la jornada del domingo, la diputada del XV Distrito de Playas de Rosarito, Rosina del Villar, refirió que vio una “buena participación” en la consulta, incluso ella participó.

La morenista destacó que realizó un recorrido por la mayoría de las casillas instaladas, precisamente para ver cómo se estaba llevando a cabo la jornada, resaltando que en una de las que más actividad se tuvo fue en la instalada en la Escuela “5to Municipio” en Ampliación Plan Libertador.

 

SIN GARANTÍA DE RESULTADOS EN ENSENADA

La consulta organizada por el Congreso del Estado fue burlada también por ciudadanos de Ensenada que sin dificultad emitieron dos o más veces el voto a favor o en contra del “proyecto de cinco años” de gubernatura de Jaime Bonilla.

Por cuestiones de poco presupuesto, según informó la diputada y encargada del proceso, Miriam Cano, en el municipio porteño se colocaron 26 mesas de participación para la consulta ciudadana donde los organizadores cubrieron ocho de 22 delegaciones.

Iniciando con el Valle de Guadalupe, El Sauzal, Ojos Negros, Maneadero y el resto de las casillas se instalaron en los poblados del sur del municipio hasta El Rosario.

El descontrol del proceso fue constatado por ZETA cuando en la casilla 47 del Parque Revolución, una mujer completó la consulta y minutos más tarde fue identificada emitiendo el voto en la casilla 100, ubicada en calles Delante y Libramiento.

Foto: Alejandro Gutiérrez Mora

Los procedimientos manuales y la falta de una marca indeleble hicieron fácil la duplicidad de votos. De manera simple, el ciudadano solo tuvo que presentar la credencial del Instituto Federal Electoral (IFE), los funcionarios de las casillas escribían su nombre en una lista a la vista de todos junto al domicilio, al final se les entregó en una hoja y el voto foliado que fue marcado con plumón y depositado en una urna.

Al cierre de la jornada, los funcionarios de Ensenada tampoco tuvieron claro el resguardo y manejo de las urnas;  en el caso de la casilla más representativa, la del Parque Revolución, el material fue guardado en cajas para 360 huevos.

En diversas casillas se observó la participación mayoritaria de personas que superan los 60 años de edad, sobre todo en la 47 en el Parque Revolución, donde por historia hay afluencia de votantes en los procesos electorales, y en esta consulta se logró recabar 800 votos.

En contraste, fue notoria la participación de jóvenes como funcionarios de casilla, con edades entre 20 y 30 años tanto en el sur en San Quintín hasta El Sauzal.

Entre quienes votaron a favor del proyecto por cinco años, el razonamiento fue unánime: un par de años resulta insuficiente para concretar un cambio en Baja California y dar resultados, respondieron ciudadanos que se encontraban en la fila o cerca de las casillas.

Del otro lado, quienes votaron por el proyecto de dos años esgrimieron, primero, que el 2 de junio ya se eligió un gobernador por dos años; segundo, que la consulta era ilegal.

“Es totalmente ilegal, es inconstitucional lo que están haciendo, a mí hasta se me olvidó pero pensaba votar por dos años”, compartió un hombre que llegó tarde a la consulta en la Zona Centro.

Alrededor de algunas casillas hubo ciudadanos que se acercaban a preguntar el motivo de la actividad; en casillas con menor afluencia, los funcionarios aprovechaban cuando los peatones pasaban enfrente para invitarlos a emitir su opinión.

Otros residentes de Ensenada que fueron cuestionados sobre el proceso, dijeron desconocer que la consulta no era vinculatoria, tampoco pudieron precisar la etapa legislativa en que se encuentra la reforma constitucional.

 

MANIPULACIÓN EN TECATE

Opacidad, inducción de la opinión de los ciudadanos y no localización de dos de las diez casillas, fueron los puntos destacados de la consulta ciudadana realizada en el Pueblo Mágico, jornada coordinada al cien por ciento por militantes y funcionarios públicos afiliados a Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

“Sabemos que en dos años no termina el gobierno entrante a concluir, no son suficientes para que se alcance a hacer un proyecto”, fue la advertencia que escuchaban los ciudadanos que acudían voluntariamente, o los peatones que eran conminados a participar en el proceso por Francisco Ernesto Zamora Ramírez, encargado de la casilla 715 en la colonia Santa Catalina.

Esa no fue la única irregularidad en la jornada del domingo 13 de octubre. Sin candados que controlaran este ejercicio, solamente con decir un nombre y una dirección cualquiera, los ciudadanos podían no solo participar en todas las casillas instaladas, sino votar más de una vez en una misma casilla.

Foto: Alejandro Gutiérrez Mora

Aun sin filtro alguno, los tecatenses desairaron opinar sobre la duración del periodo de gobierno de Jaime Bonilla Valdez, “como que está muy golpeado el tema, la gente no quiere participar”, expuso el encargado de la casilla 711 en Lomas de Santa Anita.

Además de regidor integrante de la fracción de Morena en el Cabildo de Tecate, Francisco Joaquín Mercado de Santiago participó, junto con Gonzalo Higuera, como coordinador de la consulta ciudadana. Ninguno quiso proporcionar información respecto al desarrollo del proceso.

Tampoco quisieron hablar sobre la desaparición de dos casillas -la 721 del fraccionamiento Rincón y la 723 de la colonia Emiliano Zapata- que no fueron localizadas ni en cuadras aledañas, aun cuando ellos mismos habían confirmado la ubicación oficial.

Todos los encargados de casillas dijeron desconocer el destino final de la participación captada, solo sabían que Joaquín Mercado recogería las urnas. Aunque todos coincidieron en indicar que las casillas se concentrarían en Morena, las instalaciones del partido permanecieron cerradas durante la jornada.

Todos los funcionarios de casilla también coincidieron en ser militantes de Morena, requisito necesario para poder participar en el proceso, confirmó José Juan Jiménez, a cargo de la 711, la cual oficialmente se ubicó en la colonia Francisco Villa desde las ocho de la mañana, hora en que inició el proceso en Tecate, pero a las diez fue reubicada a la colonia Benito Juárez.

El argumento para tal cambio se debió a que “el punto donde estábamos no era muy fluido, ahorita ya van arriba de 90 votos”, informó a las 2:30 pm José Juan Jiménez. A las 3:00 pm, dos horas antes de que oficialmente concluyera el proceso de consulta, esta casilla ya había sido levantada.

A partir de esa hora comenzaron a cerrarse las urnas de las demás casillas, por lo que para antes de las 5:00 pm, la consulta ciudadana ya había concluido en Tecate.

 

EN MEXICALI, URNAS SIN INSTALAR, POCA AFLUENCIA Y SIN CONTROL PARA VOTANTES

A diferencia de otros municipios donde se hicieron filas para participar en la consulta ciudadana, en la Capital del Estado pasó casi inadvertida.

Pese a que la diputada Mirian Cano Núñez aseguró que todas las casillas se instalaron, la realidad es que fue prácticamente imposible localizar algunas, sobre todo las anunciadas en sitios concurridos como Plaza La Cachanilla y Carranza, donde no se localizaron dichos centros de votación.

Algunas casillas no abrieron a las nueve de la mañana y un gran porcentaje se retiró antes de las cinco de la tarde; los representantes de casilla no tenían información de quién se llevaría las urnas y algunos se retiraron con estas a sus casas.

En algunos puntos como la casilla establecida en la Unidad Deportiva Valle Dorado, los representantes de casilla no solicitaron credencial de elector, bastaba con apuntarse en una lista, mientras que los encargados de la casilla en Universidad Xochicalco, de la Zona Dorada de Mexicali, se retiraron antes de las cinco de la tarde.

De hecho el ciudadano Daniel Arriaga, encargado de esa casilla, aseveró que faltó promoción de la consulta, justificando así la baja participación. De hecho, al momento de la entrevista -1:00 pm- contaba con 40 sufragios.

ZETA documentó varios casos de personas que votaban  más de una vez; bastaba con acudir a otro centro de votación para hacerlo.

En ningún momento, policías municipales o ministeriales fueron requeridos para alguna intervención, ni siquiera se proyectó un operativo especial y, al final de la jornada, las urnas fueron resguardadas por militantes de Morena o allegados a la consulta, no por autoridades para garantizar su traslado sin manipulación.

Lo verdaderamente relevante ocurrió al día siguiente, lunes 14 de octubre, cuando en Mexicali se llevó a cabo el conteo y la conferencia de prensa para dar a conocer el resultado del ejercicio.

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio