¿Feliz, feliz, feliz? La neta, no

Sin categoría lunes, 9 septiembre, 2019 12:00 PM

La mayoría de los políticos de este país -una vez que ganan en las urnas- tienden a encerrarse en sus cuatro paredes y escuchar solo a aquellos que les “endulzan” el oído; aunque también hay funcionarios que prefieren ocultar información a su superior ante el temor de que los reprendan o, inclusive, pierdan su trabajo.

Cuando se escucha una crítica a un presidente de México, gobernador, alcalde y demás, sus equipos tienden a justificarse diciendo que se trata de “grillas” al estar afectando determinado interés político o empresarial. Si bien en ciertos casos es correcto, también, en la gran mayoría, es la salida fácil ante la incompetencia.

Desde mi experiencia, hay cuatro formas de obtener información sobre la buena evolución, satisfacción o éxito de determinado gobierno:

1.- Indicadores políticos, sociales y económicos realizados por organismos, diferentes a los que se llevan a cabo dentro de un mismo gobierno.

2.- Mediciones de evaluación (cuantitativas y cualitativas), las cuales sirven para obtener información de los habitantes sobre la aceptación de programas de gobierno y políticas públicas aplicadas.

3.- Acudir a medios de comunicación (tradicionales, no tradicionales, redes sociales) y a diversos foros (económicos, estudiantiles, empresariales) con el propósito de escuchar de viva voz a grupos que desean opinar, y que generalmente no son escuchados.

4.- Nunca perder el contacto con la ciudadanía; esto se vuelve fundamental siempre y cuando no solo sea a zonas donde el partido político al que pertenezca el gobernante tenga una amplia presencia territorial.

Si los políticos cumplen con estas cuatro premisas -además de muchas otras- es muy probable que sus niveles de aprobación sean aceptables no solo el primer año de gobierno, sino durante el tiempo que se mantenga en el poder.

Hoy en día son pocos los gobernantes que se atreven a reconocer sus errores, omisiones o asignaturas pendientes. Piensan que los hace débiles ante la opinión pública; no obstante, dar a conocer resultados -aunque sean poco sólidos, solo por ganar el discurso- es lo que prevalece en estos tiempos.

Hace unos días, el Presidente Andrés Manuel López Obrador rindió su Primer Informe de Gobierno. Hay que ser muy claros, en apenas un año resulta difícil tener avances palpables, por más que lo haya prometido en campaña; lo que sí queda claro es el estilo personal con el cual se gobernarán los siguientes cinco.

Y el estilo con el cual la izquierda mexicana quiere gobernar es la constante confrontación. De entrada decidió “por sus pistolas” -como en el Lejano Oeste- cancelar obras relevantes e intentar poner en marcha otras. Entre una cosa y otra, la realidad es que la inversión pública está detenida; de ahí el nulo crecimiento en la economía.

En seguridad, se aprobó la Guardia Nacional. Su verdadera prueba de funcionalidad se dará durante 2020; mientras tanto. los mexicanos somos testigos de cómo los índices de inseguridad crecen sin control. La respuesta gubernamental es responsabilizar a administraciones pasadas.

Dice el Presidente que la corrupción prácticamente se diluyó en su gobierno. Capturar y meter a la cárcel a exfuncionarios de Enrique Peña Nieto es plausible, pero pareciera no percatarse que las tranzas continúan a cambio del tradicional “moche”.

Si bien hay finanzas públicas sanas y ahorros por austeridad, así como avances en la implementación de algunos programas sociales, lo cierto es que -de acuerdo a lo prometido en campaña- se ha quedado corto.

Habrá que esperar si en el segundo año de gobierno de López Obrador aún la mayoría de los mexicanos le dan su voto de confianza, lo cual dista mucho de estar “feliz, feliz, feliz”, como el presidente sugiere.

 

Alejandro Caso Niebla es consultor en políticas públicas, comunicación y campañas; se desempeñó como vocero en la Secretaría de Hacienda y Secretaría de Desarrollo Social en el Gobierno Federal, así como Director de medios en la Presidencia de la República. También fungió como Director de Comunicación Social en el Gobierno del Estado de Baja California. @CasoAlejandro

Comentarios

Tipo de Cambio