Escoltado por la Ministerial, capturado por secuestro

Foto: cortesía.- Victor Manuel Padilla Murillo,"El Chatarrero", Cártel de Sinaloa
 
Edición Impresa lunes, 9 septiembre, 2019 01:00 PM

Desde 2015, la SEIDO solicitó y obtuvo una orden de aprehensión por secuestro contra Víctor Manuel Padilla Murillo “El Chatarras”, señalado como operador de la mafia de Sinaloa. Ninguna autoridad ejecutó la captura hasta que fue promovida por autoridades de Estados Unidos. En cambio, durante cinco meses en 2019, la PGJE le proporcionó escolta. Entre marzo y agosto los contras de Padilla trataron de matarlo dos veces

Víctor Manuel Padilla Murillo “El Chatarras” es parte de una célula que controla el trasiego y venta de droga en Ensenada para el Cártel de Sinaloa. Desde 2015 existe orden de aprehensión en su contra solicitada y obtenida por la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), y a pesar de que este hombre se convirtió en un personaje público en la ciudad porteña, ninguna autoridad la había ejecutado. Caso contrario, de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) le proveyeron escoltas, dos agentes de la Policía Ministerial que le cuidaban.

Las policías de México se vieron obligadas a detener a “El Chatarras” el sábado 31 de agosto de 2019, luego que autoridades de Estados Unidos retornaron al delincuente, quien el mismo día había intentado ingresar al país del norte vía Aeropuerto Internacional de Los Ángeles.

Padilla llegó a acompañado de su familia, pero no alcanzó a pisar la calle. Oficiales del Aeropuerto Internacional de Los Ángeles ya lo esperaban. Lo recibieron y le informaron de las cuentas pendientes con la justicia mexicana por delincuencia organizada, en ese momento le retiraron la visa y lo retornaron -vía aérea- mientras sin éxito, su familia intentó obtener asilo.

Como parte de las labores coordinadas, oficiales de enlace informaron del retorno a la Fiscalía General de la República (FGR), advirtiéndoles de tiempo y hora de arribo, por lo que agentes de varias instancias de gobierno ubicados en Jalisco fueron enviados al Aeropuerto Internacional de Guadalajara, donde a las 10:45 pm, en el interior del  área de  Reclamo de Equipaje y  a petición de la FGR, ejecutaron la orden de aprehensión por delincuencia organizada en la modalidad de secuestro.

“El Chatarras” fue ingresado al Centro de Reinserción Social de Ensenada el 2 de septiembre. El mismo lunes lo presentaron y fue consignado ante el Juzgado Octavo de Distrito en Ensenada, Baja California, pero se reservó el derecho a declarar y su abogado solicitó la ampliación del término.

No es la primera vez que este hombre se convierte en residente del penal porteño, de acuerdo a los archivos penitenciarios, ya estuvo preso en 2011. Dueño de una recicladora, lo acusaron de “fraude, adquisición, y ocultación de bienes producto de un delito”. Obtuvo su libertad bajo caución y recibió sentencia absolutoria en 2013.

Un día después de la captura de Padilla en Ensenada, dos hombres fueron emboscados en las calles Soto y Cuarta de la Zona Centro, poco antes de las cuatro de la tarde.

Las víctimas fueron Omar Alejandro Martínez Juárez, de 29 años de edad, y Carlos Meza Hirales de 40, quienes circulaban en una camioneta Jeep Nitro color negro. Fuentes oficiales informaron que las víctimas eran trabajadores “del muelle”  y su asesinato está relacionado con la detención del  “Chatarras”.

A escasos 50 metros del homicidio, peritos localizaron un vehículo Renault Captur último modelo abandonado, en cuyo interior había un arma larga .223. Se asume que los ocupantes huyeron.

La Procuraduría General de Justicia del Estado  (PGJE) se limitó a informar sobre el hallazgo e identificación de los cuerpos, sin mencionar la línea de investigación que se sigue referente a los crímenes y amenazas impresas en narcomantas contra mandos ministeriales, entre ellos quienes fueron asignados como escoltas del “Chatarras” por parte de la PGJE y los mandos que ejercían en ese momento en el puerto: Esteban Berrelleza Sánchez, ex comandante; Óscar Miguel Tenorio Camarena, José Luis Solís Sandoval y Joaquín Montiel Padilla, todos reubicados a Tijuana, Tecate y Playas de Rosarito.

 

ATENTAN CONTRA RECICLADORA 

La amenaza más reciente contra Víctor Manuel Padilla Murillo fue el domingo 25 de agosto. Dentro del negocio familiar en la recicladora ubicada en la delegación El Sauzal, a un costado de Industriales OASA, sobre la carretera Ensenada-Tecate, incendiaron dos unidades.

El reporte de la Policía Municipal refiere que por la noche cuatro personas armadas ingresaron al negocio y prendieron fuego a un camión de volteo y una plataforma para subir maquinaria, lesionando además al velador de la recicladora.

Los atacantes iban en una camioneta Ford Escape de color oscuro y vidrios polarizados.

 

DELINCUENTE CON ESCOLTA MINISTERIAL Y AMENAZAS

El 29 marzo, un grupo armado le disparó a “El Chatarras” fuera de su domicilio en el fraccionamiento Valle Dorado, a pesar que traía escoltas privados.

Fue entonces que el actual procurador del Estado, Cristian Colosio Lule le asignó escolta. Desde entonces, agentes ministeriales informaron de manera extraoficial que el hombre tenía cuentas pendientes con la justicia y era traficante.

Sin embargo, Colosio hizo oídos sordos. Cuando ZETA intentó entrevistarlo para preguntarle la razón, el funcionario respondió a través del Departamento de Comunicación de la PGJE:  “… abogados de la persona solicitaron al MP una medida de protección, para proceder acreditaron los requisitos con fundamento al Artículo 37 fracción VII del Código Nacional de Procedimientos Penales, orden de vigilancia en el domicilio de la Víctima”.

El 9 de agosto nuevamente atentaron contra “El Chatarras”, disparándole cuando se encontraba en el fraccionamiento Las Rosas. Ya tenía escoltas asignados, pero no lo acompañaban, de hecho los agentes ministeriales asignados a cuidarlo, habían estado solicitando el cambio de comisión, pero les fue negada.

A lo largo de agosto, los competidores criminales de Padilla colgaron cinco mantas en diferentes puntos de la ciudad, acusando la presunta colusión de diversos agentes ministeriales en las actividades del narcotráfico encabezadas por él y amenazaron sus vidas.

En las narcomantas mencionaron a los agentes que le asignaron como escoltas: José Luis Solís Sandoval y Joaquín Montiel Padilla, además,  inculparon al coordinador de Homicidios, Rigoberto Zataráin. La última manta se colgó el 25 de agosto, el mismo día que provocaron un incendio en su recicladora. Acusaron a los propios ministeriales, aunque la escolta le había sido retirada el 21 de agosto.

 

INFORMACIÓN DE INTELIGENCIA

De acuerdo a reportes de inteligencia, “El Chatarras” inició su carrera delictiva de la mano de Ismael Higuera Guerrero detenido en el año 2000 cuando Padilla tenía 19 años y “El Mayel” ya se había cambiado de cártel y traficaba para Sinaloa, mafia con la que presuntamente continuó delinquiendo, apoyado por gente de Ismael “El Mayo” Zambada.

Tras la incursión de otra célula del Cártel de Sinaloa -operadores de René Arzate “La Rana”- en el puerto, en 2019 el también apodado “El Negro” empezó a ser amenazado porque se negó a pagar piso por la droga que ingresaba vía marítima. En Inteligencia asumen que ese pleito interno provocó que intentaran matarlo.

Del lado de Los Arzate, las mismas narcomantas en que se han amenazado mutuamente, identificaron como principal enemigo de Padilla al ex policía federal y suboficial Ricardo Bozada Alvarado, despedido en 2014 por incumplir “los requisitos de permanencia consistente en aprobar el proceso de los controles de Confianza”.

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio