20.9 C
Tijuana
jueves, junio 20, 2024
Publicidad

Centro de La Paz en decadencia

Si bien es cierto que el Gobierno del Estado se encuentra dando vida a la zona del Malecón de La Paz con la remodelación, como cada gobierno la aplica, se les ha olvidado la otra parte de la economía de la Zona Centro de la ciudad. Basta con subir dos cuadras del Malecón y percatarse que la economía se refleja en, por lo menos, 40 negocios cerrados o abandonados. Los locales se encuentran en deterioro, algunos vandalizados, con vidrios rotos y graffiti; incluso algunos utilizados como baños públicos.

“Por años se le ha conocido como ‘el callejón del miado’. Es la parte más oscura y abandonada, aquí hemos encontrado desechos humanos -pipí y popó- e incluso toallas sanitarias sucias y condones, ni se digan envases o latas de cerveza. Todo este callejón está prácticamente abandonado, que son de 8 a 10 locales potenciales”, dijo Juan Luis Pineda, empleado de tienda departamental.


Publicidad


Lo que alguna vez fueron comercios, lugares de esparcimiento y galerías de arte que dieron vida al centro histórico de la ciudad, hoy en día solo quedan como establecimientos vacíos, cerrados y encadenados.

Alonso Gutiérrez Martínez, presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (CANACO SERVYTUR) de La Paz confirmó que hace falta que los gobiernos también apuesten por el comercio local y no solo en grandes tiendas comerciales; añadió que se requiere que haya competitividad comercial. “Han abierto unos y han cerrado otros; ahí lo que tenemos que buscar es más incentivos para todos esos comerciantes del Centro. Sobre todo, lo que queremos es traer nuevas ideas para que el inversionista paceño o sudcaliforniano ponga negocio de otros giros”, confirmó Gutiérrez Martínez.

Comentó que el otorgar permisos a los negocios debe ser controlado, para no permitir que solo un sector sea beneficiado; que haya una planeación económica y que no solo una parte del centro sea la que se desarrolle, sino que haya capacidad para un crecimiento ordenado (y no se desarrolle por secciones, lo que mantiene estrangulada la economía del centro de la ciudad). “… Controlar este tipo de permisos que se están dando a estos giros de negocios; no queremos que toda Zona Centro se nos llene de bares y que la vida sea nada más nocturna, queremos que sea un equilibrio entre negocios que den servicios a los ciudadanos y a los turistas, pero que estén abiertos desde la mañana también”, solicitó el presidente de CANACO SERVYTUR La Paz.


Publicidad

 


Se estima que alrededor de más de 120 locales se encuentran inactivos o en estado de abandono. Uno de los empresarios de la zona, Omar Peña Schcolnik, empresario ubicado en el Pasaje Madero, mencionó que los negocios se han visto en la necesidad de cerrar sus puertas debido a la poca presencia de los clientes.

Pero para ello se requiere de la participación de los gobiernos en inyectar vida a la zona, no que se queden con proyectos como la “Fuente Danzante” del Jardín Velasco y la supuesta inversión en fachadas, inversión que se haría en la época de Esthela de Jesús Ponce Beltrán y que nunca llegó el recurso a su destino. “Algunos de los locales que se han salido de aquí, ha sido porque se han ido a las plazas; se han cambiado de domicilio porque, pues, aquí en el Centro ha bajado la afluencia de clientes”, reconoció el empresario del Pasaje Madero.

El abandono y deterioro del centro de la ciudad es notorio y preocupante. Frank Aguirre reconoce el proceso de transformación que vive la zona, pues dicho espacio de urbanidad requiere atención inmediata; además del deterioro, el declive económico es evidente, ya que hasta los mismos dueños de los locales cobran alquileres por los cielos (lo que genera que haya locales vacíos). Aguirre Riveros es maestro en Desarrollo Sustentable y Globalización, y reconoce que algo se debe hacer a la de ya.

“La gentrificación es un tipo de despojo, en el que las personas que viven en un lugar ya no pueden vivir allí, en contra de su voluntad”, añadió. Asimismo, comentó la razón de que el centro y algunas zonas de la ciudad sufran de este proceso, desgastante y destructivo: “Las dinámicas sociales que había, incluso de microeconomía y de consumo local, se fueron perdiendo, y el lugar del centro se volvió solo un lugar en el que se vive únicamente de noche y genera varias dinámicas nocivas”, refirió el maestro.

Mencionó que el abandono y deterioro de estos espacios atrae problemas como la inseguridad, situación que está por salirse de control. Si bien es cierto, la zona es considerada de peligro en robo a vehículo, transeúnte y narcomenudeo, los números indican que están a punto de reventar. “Si solo hay un espacio de consumo y no hay un arraigo, ni una apropiación, ni una sociedad, no hay una comunidad, y por ende hay inseguridad. Y por ende hay abandono”, manifestó Aguirre Riveros.

Autor(a)

Redacción Zeta
Redacción Zeta
Redacción de www.zetatijuana.com
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas