Jaime Ruiz Otis: de la intuición a la experimentación

Fotos: Jorge Dueñes
 
Cultura lunes, 12 agosto, 2019 12:15 PM

El artista plástico bajacaliforniano expone “Fauna” en La Caja Galería. “Es importante en el proceso creativo experimentar con diferentes técnicas y también salirte de lo que has estado haciendo toda la vida, perderle el miedo a explorar otras temáticas u otras técnicas”, expresó a ZETA

La intuición como artista y la experimentación en una nueva técnica es lo que el artista plástico bajacaliforniano Jaime Ruiz Otis propone en su más reciente exposición titulada “Fauna”, que se exhibe en La Caja Galería de Tijuana.

Fauna” es una colección de diez obras creadas mientras el artista residía en Oaxaca entre 2016 y 2018, con la técnica del afelpado de lana sobre fieltro en el taller Centro de las Ates de San Agustín (CaSa), fundado por Francisco Toledo, donde recrea en mediano formato algunas coloridas polillas o falenas.

Reconocido por la creación de obra a partir de desechos industriales, Jaime Ruiz Otis contó a ZETA que en su exposición persiste la intuición y la experimentación, dos elementos presentes en su proceso creativo desde la década de los 90, cuando empezó a trabajar con materiales reciclables.

 

EN TECATE

Nacido en Mexicali en 1976, Jaime Ruiz Otis recordó en entrevista con ZETA cuando acudía al taller del maestro Álvaro Blancarte en Tecate a los 17 años de edad.

“Empecé pintando en Tecate con el maestro Álvaro Blancarte, era 1993, era un adolescente un poco perdido, como que no tenía noción a qué me iba a dedicar. En el taller de Blancarte estuve entre el 93 al 2000, como siete años”.

Ruiz Otis reveló que también trabajaba en una agencia aduanal y por la tarde se iba al taller de Blancarte. Pero cuando renunció al ambiente de la importación y exportación, ingresó a trabajar en una maquiladora en Tecate.

“Empecé pintando, pero siempre trabajando con cosas que me encontraba. Empecé con los desechos industriales porque estaba trabajando en una maquiladora en Tecate, era encargado de los residuos tóxicos y ahí iba a pepenar a la hora de la comida y me empecé a encontrar una maravilla de materiales; tenía como 23 años, como unos cinco años pintando”.

Han transcurrido poco más de dos décadas desde que Ruiz Otis empezó a experimentar con la diversidad de materiales reciclables que se encontraba en las maquiladoras o basureros, concediéndoles no solo un nuevo significado, sino un valor discursivo y estético. Y asegura, todavía conserva esa intuición en el proceso creativo:

“Creo que hay algo de cuando empezaba o cuando estaba haciendo lo de las maquilas, que es como siempre la intuición, o sea, no es algo que me cuestiono ‘ahora voy a ponerme a trabajar con esto’, no, sino que voy viendo y encontrando cosas que me inquietan y que me hacen o me dirigen a trabajar por ciertas cosas, ciertos elementos, ciertos materiales”.

EN OAXACA

En abril de 2016, Jaime Ruiz Otis cambió su residencia de Tijuana a Oaxaca; allá conoció no solo otros elementos y materiales en la montaña, también la técnica del afelpado de lana que propone en su exposición “Fauna”.

“Andábamos buscando dónde vivir y llegamos al Centro de las Artes de San Agustín (CaSa) y me pareció interesante la técnica del afelpado que trabajaban ahí; la verdad, al principio no pensé que tuviera alguna idea qué trabajar con esta técnica, pero fue lo primero que empecé a trabajar”, reconoció en entrevista con ZETA.

“Un día me encontré una polilla muerta en la casa, la documenté, le tomé foto; después vi lo que hacían en el taller del Centro de las Artes, qué podían crear con esta técnica del afelpado y pues dije, ‘eso sería una buena técnica para llevarla a cabo’, fue así como surgió la idea de hacer esta serie de las polillas”.

Una vez documentada la polilla, para experimentar con la técnica del afelpado, primero eligió los colores de la lana, de acuerdo con los matices del insecto, en el CaSa.

“La lana se tiñe primero, hay un proceso de teñir la lana con diferentes pigmentos ya sea naturales o no, si quieres un color muy intenso no es natural, pero casi todos son naturales: pericón, cáscara de granada, añil, cochinilla. En el taller tienen bolsas con muchos tonos. Para la ‘Polilla payaso’ -dice señalando el copete naranja de la polilla que se exhibe en La Caja-, sí tuvimos que hacer el color naranja bien intenso, hay colores que sí tienes que trabajarlos, teñirlos especialmente para el proyecto”.

Con la lana pigmentada, procedía a darle forma a la polilla sobre un fieltro: “La base, que es el fieltro, es el mejor material para hacer esta técnica. Pones el fieltro y picas con unas agujas sobre una colchoneta para que no se rompan y no peguen en una superficie rígida; vas picando la lana sobre el fieltro”.

Contó que una polilla real mide aproximadamente tres centímetros de largo, pero el artista las recreó a escala de hasta de 149 centímetros de largo por 100 de ancho, tal es la medida de “Polilla primera”, creada en 2017.

Así surgió la serie de cinco polillas y cinco alas: “Ya cuando empecé a hacer la ‘Polilla primera’ vi que se podía hacer más. Vivíamos en la montaña cerca del Centro de las Artes de San Agustín, hay mucha fauna y vegetación, cuando prendía el foco en la noche venían todo tipo de polillas, las secuestraba 24 horas, al siguiente día con la luz del sol las documentaba, les tomaba fotos y las dejaba; tengo un archivo como de unas 30 polillas, entonces, todas las obras nacen de una fotografía de la polilla que agarraba”.

Las polillas sobre fieltro de Ruiz Otis no son bidimensionales, sino que tienen volumen, con sus respectivas sombras de las antenas y alas, así como una diversidad de colores que portan las falenas.

¿Qué buscas lograr estéticamente en la serie “Fauna”, considerando los efectos fotográficos, las sombras, las texturas, los colores vivos, el volumen?

“Quería hacerlo lo más real posible, que pareciera como un insecto que está ahí en soporte, en la pared. La primera polilla que hice, ‘Polilla primera’, por las sombras es lo más real, más fotográfica; pero también ‘Polilla nocturna’ es muy real”.

 

LA INTUICIÓN DEL ARTISTA

La intuición de artista, que viene desde la década de los 90 cuando en Tecate y Tijuana pepenaba algunos materiales reciclables para crear con ellos una obra nueva, también despertó cuando se encontraba en la montaña oaxaqueña.

“Fue una transición de vivir en Tijuana y estar alrededor de veinte años con basura de las maquilas a irme a la montaña de Oaxaca, pero más que transición fue un momento de ver qué se puede hacer creativamente en el entorno en que estoy, fue algo intuitivo en el primer instante que dije ‘voy a hacer esta polilla en esta técnica del afelpado’, después empecé a crear esta serie de ‘Fauna’”.

¿Qué es para ti la experimentación en el proceso creativo?

“Acercarme a algo que nunca he estado en contacto, como con esta técnica del afelpado. Te encuentras diferentes problemáticas porque nunca has trabajado esto, no sabes realmente cómo se comporta el material, y aparte nunca había trabajado con esto.

“Es importante en el proceso creativo experimentar con diferentes técnicas y también salirte de lo que has estado haciendo toda la vida, perderle el miedo a explorar otras temáticas u otras técnicas. Estoy satisfecho con estas piezas, me gustaría hacer más. Y también, como muchos de mis proyectos, integrarle otras técnicas dentro de la misma idea”.

“Fauna” de Jaime Ruiz Otis puede apreciarse en La Caja Galería hasta el 30 de septiembre, en horario de 10:00 am a 5:00 pm de lunes a viernes. La dirección es Callejón de las Moras número 118-B, Colonia 20 de Noviembre. Para mayores informes, visitar www.lacajagaleria.com

 

LA VOZ DE LA CURADORA

Al entrar a la sala principal de La Caja Galería, junto con las obras de “Fauna”  figura un texto de sala de la autoría de Adriana Martínez Noriega, donde manifiesta sobre la propuesta del artista:

“La búsqueda plástica de Jaime Ruiz Otis se ha caracterizado por la reutilización y  re-semantización de los residuos  de nuestra sociedad de consumo. Originario de Mexicali y habituado a los paisajes de esta región, para él los yonkes han fungido siempre como gabinetes de curiosidades y la materia inerte como su principal fuente de inspiración. Sin embargo, en esta muestra su trabajo aparece claramente imbuido en lógicas y referentes distintos. Y es que Fauna es una suerte de paréntesis en la carrera del artista en el que da cuenta de las exploraciones técnicas y formales durante su estancia en Oaxaca.

“El poblado de San Agustín Etla, donde viviera un par de años, es una zona montañosa y biodiversa, ubicada a media hora de la vibrante capital del estado en la que, además, se encuentra el Centro de las Ates de San Agustín (Casa) -un espacio cultural ecológico-, creado por iniciativa del pintor Francisco Toledo, en una antigua fábrica de hilados y tejidos. En dicho contexto, Ruiz Otis desarrolló un franco interés por la diversidad morfológica de las palomillas, interés que, conjugado con la técnica del afelpado que se trabaja en los talleres del Casa, dio como resultado esta serie de tapices.

“También llamadas polillas o mariposas negras, estos insectos tienen alas tornasol, un cuerpo grueso y áspero, antenas onduladas, y ojos de visión nocturna. Sin embargo, aunque son igualmente hermosas que sus parientes, las coloridas mariposas diurnas, estos animales no gozan del mismo lugar de aceptación en el imaginario colectivo, ya que desde épocas prehispánicas es que las palomillas juegan un papel fundamental en la polinización nocturna de plantas, flores y son, por tanto, fundamentales para el ciclo de la vida.

Finalmente, la curadora advierte:

“De ahí que, en esta ocasión, Jaime Ruiz Otis diera ese giro al recurrir al uso de materiales naturales- lana y tintes orgánicos, así como a las técnicas tradicionales del trabajo de la felpa, para plasmar la colorida belleza y la diversidad formal de estos insectos. Así, tras un proceso investigativo/creativo de índole casi enciclopédico, la serie Fauna resulta un muestreo macroscópico a través del cual la exaltación de los detalles y el incremento de la escala real operan a favor de la subversión simbólica de estos mal afamados animales”.

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio