Veloz va por “nuevo pacto entre todas las fuerzas” menos con Bonilla

Foto: Alejandro Gutiérrez Mora.- Más crítico con su contrincante de Morena que con gobierno panista.
 
Edición Impresa , y lunes, 13 mayo, 2019 01:00 PM

 

* Que “se destierre la posibilidad de que el gobierno sea un botín político”

* “La única posibilidad que había en ese momento era el PRD”

* “Es una mentira” que el PAN financie su campaña

* “No hay absolutamente ninguna posibilidad de reencuentro” con Bonilla

* “Él planteaba con un doble discurso que si era la candidatura de dos años iba yo, y si era de cinco, iba él”.

* De las APPs con “Kiko”: “Las deudas son públicas y las ganancias son privadas”

Ex priista, ex candidato del PRD, ex aspirante de Morena y nuevamente abanderado perredista, Jaime Martínez Veloz es más crítico con Jaime Bonilla su ex amigo –él corregirá que solo conocidos– que con nadie más. Ni siquiera con el gobierno panista y el titular del actual gobernador estatal. Tanto así que propone, de ganar el gobierno del Estado convocar a “un proceso de construcción de acuerdos” en el Estado con todas las fuerzas políticas excepto con el candidato de la alianza Juntos Haremos Historia, encabezada por Morena.

Veloz asegura que su rompimiento con Bonilla fue por la desalinizadora que impulsó Francisco Vega de Lamadrid pero –dice– nacida en un proyecto del abanderado de Morena. Aun así, el perredista acepta que siguió en el proceso interno de Morena para convertirse en candidato. Y fue, después de no resultar elegido, su rompimiento absoluto.

Martínez Veloz, le apuesta a la organización comunitaria para combatir las carencias sociales, a un nuevo plan de desarrollo estatal y a un gabinete abierto el cual lo conformará mediante una convocatoria pública.

A pesar de varias señales trascendidas en medios de comunicación el también ex empleado del gobierno de Enrique Peña Nieto, el candidato niega que sea patrocinado por el partido en el poder, ni tampoco por los intereses de Jorge Hank Rhon quien mantiene relación con el PRD.

Y aunque Veloz –que le gusta le llamen compa– admite que luego del rechazo de Morena “la única oportunidad que teníamos de participar era el PRD”, por otro lado, dice que nunca ha dejado de ser perredista.

A continuación la entrevista con el abanderado a gobernador que porta un chaleco con el apellido del candidato a la alcaldía de Tijuana para aprovechar su fama.

— ¿Para qué sirven dos años de gobierno? ¿Qué acciones concretas hay en dos años de gobierno?

“Nosotros estamos planteando todo, incluso desde la conformación de gabinete que permita se incorpore toda la sociedad a la toma de decisiones para el nombramiento del gabinete, con la incorporación de los colegios de profesionistas, de las Cámaras, de las escuelas y universidades”.

Foto: Alejandro Gutiérrez Mora.- Aseguró que nunca ha dejado de ser perredista.

— Esto significa que, a menos de un mes para la elección, ¿no tiene claridad de quiénes le acompañarían en un gabinete?

“Para mí lo importante es que se destierre la posibilidad de que el gobierno sea un motín político y pongas a tus amigos,”.

— Y acciones en dos años, ¿qué puede hacer un gobierno?

“A 30 años del ejercicio del PAN en el gobierno, es la oportunidad de hacer un corte de caja que nos permita estabilizar, yo diría, un proceso de construcción de acuerdos donde el convocante sea el próximo Congreso del Estado, y el beneficiado sea la sociedad para lograr construir en un año un nuevo pacto refundacional entre todas las fuerzas. El primer año tienes como responsabilidad desarrollar el plan estatal de desarrollo.

Seremos eficientes en el combate a la corrupción, medidas efectivas de coordinación interinstitucional para combatir inseguridad y hacer un gobierno eficiente, sensible y con resultados medibles”.

— Cada que le mencionan sus cambios de partido (del PRI al PRD, luego Morena y ahora PRD) y tras su abrupta salida de Morena, Usted refiere “principios”, ¿cuáles deben ser los principios de un gobernador?

“La honestidad, la congruencia, la eficacia, tener capacidad de saber dónde están los principales problemas de la sociedad y cómo atacarlos”.

— Hablando de congruencia, en las elecciones de 2018, donde Usted asegura haber contribuido con Morena, el PRD obtuvo la quinta posición en el ámbito nacional, siendo además uno de los aliados del Partido Acción Nacional. ¿Qué espera Usted del PRD en Baja California y en el país, sobre todo con su eterna alianza con el PAN?

“Cuando nosotros llegamos al momento de la definición dentro de Morena, del resultado de los juicios internos, la única posibilidad que había en ese momento era el PRD, que no había enlistado candidato al Gobierno del Estado, o sea, la única oportunidad que teníamos de participar era el PRD. Valoramos eso al interior del Movimiento Amplio Social por la Transformación, lo platicamos con los compañeros del PRD, aceptaron que fuera el programa que hemos generado desde agosto del año pasado y fue el punto de encuentro”.

— Aprovechando esas negociaciones que hubo entre PAN y PRD en 2013 y 2018, hay quienes piensan que su candidatura se fraguó en el Partido Acción Nacional y que desde ahí la están financiando. ¿Qué les responde?

“Somos el partido que menos inversión tiene en la campaña. Nuestros recursos están saliendo estrictamente de los partidos a los que tiene acceso el PRD en términos oficiales. Ahí están nuestros registros oficiales. Es una mentira eso”.

— ¿No tiene algún enlace con el gobernador Francisco Vega de Lamadrid?

“Tengo amigos con los que he tratado históricamente relación, con ‘Kiko’ Vega no lo he visto desde hace muchísimos años”.

— Inicialmente el candidato del PRD al Gobierno del Estado sería un ex futbolista del equipo Xoloitzcuintles, de Jorge Hank. ¿Negoció Usted la candidatura con él?

“No. Supe que él iba a ser o era un posible candidato, platiqué con el delegado del PRD después de que fui nombrado por el PRD para ser candidato, y quien sí me platicó que había habido un acercamiento al respecto, pero iba a perder, hablé con él y quedamos de vernos, pero no lo he podido ver”.

— ¿Pero no detecta una alianza entre el PRD y Jorge Hank? Encuentra relaciones, vínculos…

“No”.

— ¿Desconoce que los dirigentes del PRD en Baja California mantengan acuerdos con él?

“Puede ser que algunos actores políticos periféricos que tuvieron en algún momento, o pudieron haber tenido algún acercamiento, pero no, del PRD no lo creo”.

— Su desencuentro con Jaime Bonilla a quien apoyó en la campaña al Senado de la República, ¿tiene reversa? ¿O estamos hablando de intereses irreconciliables?

“No, no hay absolutamente ninguna posibilidad de reencuentro. Con todas las fuerzas políticas hay posibilidades, pero yo planteo que este nuevo pacto refundacional tiene que ser con todas las fuerzas políticas del Estado”.

— Menos con Bonilla.

“Menos con Bonilla, porque no representa ni siquiera los intereses de Morena. Hay un doble juego, formalmente él plantea que yo pueda ser un posible precandidato a la gubernatura, pero me voy dando cuenta de una serie de pudiéramos decir negocios o concretamente temas como el de la desaladora, donde ya había mucho camino andado. Vemos cómo por un lado un núcleo del PRI tradicional se incorpora con Bonilla a la par de un grupo tradicional del PAN. Están Bonfante, Trejo Dozal, Eligio Valencia, Castro Trenti… un montón que están vinculados”.

Foto: Alejandro Gutiérrez Mora

— El tema de la desalinizadora, esa es la fractura entre ustedes.

“Sí, naturalmente. Todo lo demás, él planteaba con un doble discurso que si era la candidatura de dos años iba yo, y si era de cinco, iba él. Era un camuflaje, a final de cuentas…

— ¿Era un acuerdo que había entre ustedes?

“No, él lo planteaba y la gente que estaba alrededor de él lo repetía como una verdad, y yo en el fondo decía, ni cinco ni dos, el problema es que no puede haber un espacio de tiempo donde si no está bien consolidada esta estrategia de negocios, yo pudiera pasar ni a la gubernatura ni a la presidencia municipal”.

— Pero siguió hasta el final.

“Sí”.

— Una vez que ya seleccionan a Jaime Bonilla como candidato a la gubernatura, Usted siguió en el proceso por la alcaldía.

“No es tal fácil romper en el marco de una visión global entre dos fuerzas, porque mucha gente nuestra está y sigue estando con López Obrador, pero no coinciden acá con Bonilla. Entonces, tomar la decisión no era tan sencillo.

— Sin embargo, trabajó en el sexenio de Enrique Peña Nieto, que es una de las administraciones señaladas de actos de corrupción de varios negocios al margen de la Ley…

“Creo que fue en el marco de ese sexenio, un trabajo del cual no me arrepiento ni un momento”

— El tema de la seguridad es el eje de campaña del candidato del PRD a la alcaldía de Tijuana, Julián Leyzaola. ¿Cuál es el suyo?

“Los graves temas que atraviesan a toda la sociedad bajacaliforniana: inseguridad, corrupción, impunidad e incompetencia gubernamental. Ahí nos complementamos, pero él tiene experiencia en los temas de seguridad y yo en los de bienestar social y organización comunitaria”

— ¿Tiene uno de esos chalecos (con el logotipo de Julián Leyzaola), tiene otros para cuando va a cada municipio?

“(Risas)”.

— Lo pregunto porque dice Leyzaola.

“Sí, precisamente lo planteamos. Este me lo regalaron, pero hablé con los compañeros que iban a poner un velcro”.

— En palabras del presidente Andrés Manuel López Obrador, el ambiente de seguridad se “descompuso” en Tijuana. ¿Cómo disminuir la cifra de homicidios y la inseguridad en Baja California, con propuestas concretas que ya debe Usted tener?

“Creo que la relación interinstitucional entre los tres niveles de gobierno se debe reducir más en los hechos y menos en las declaraciones”

“México requiere un nuevo acuerdo en materia de cooperación que compete a las drogas con Estados Unidos, es un tema que me parece esencial. Estados Unidos tiene 27 millones de adictos, tenemos más de 25 millones de armas que han entrado ilegalmente a nuestro país, hay una economía de 40 mil millones de dólares alrededor del mundo de las drogas.

— ¿Existe alguna forma de rescatar a Baja California de la crisis financiera que hoy padece? ¿Conoce el endeudamiento que heredaría de la administración de Vega de Lamadrid?

“Se requiere un nuevo pacto fiscal, tenemos que revisarlo forzosamente, y ahí no como un asunto de gobierno, sino como un asunto de la sociedad en su conjunto. Ésa debe ser una de las características de la Cuarta Transformación”.

— Entre sus promesas está elevar el salario mínimo de Baja California por encima de la inflación, ¿cómo lograrlo desde un Estado?

“Es uno de los temas que estamos revisando”.

— ¿Cómo resolver la crisis del Sector Salud en Baja California?

“Es necesario revisarlo con lupa, para ver en qué condición estamos y cuáles son los compromisos que la Federación no ha cumplido sea Seguro o ISSSTE, incluso Issstecali. Con este último sí tenemos un problema porque los gobiernos panistas no tienen, bajo ninguna circunstancia, que evadir su responsabilidad, porque ellos son los que le han dado al traste.

“Nuestro planteamiento es impulsar un programa que se llame ‘Vida Mejor para Mujeres, Niños y Niñas’, que nos permita hacer un diagnóstico casa por casa de las colonias marginales, de los ejidales y campesinos, que nos permita darle seguimiento a las madres embarazadas, a las madres lactantes, a las que tengan alguna discapacidad”.

— ¿Está de acuerdo con los contratos de las Asociaciones Público Privadas que se han firmado?

“No”.

— ¿Con ninguno?

“Al menos las tres que he revisado, el C5i, el segundo piso y la desaladora, las deudas son públicas y las ganancias son privadas. Esa figura de asumir actividades público-privadas ha servido para evitar la lupa ciudadana por la implementación de mecanismos de transparencia, y ha generado conflicto”.

— ¿Y hay intención de revertirlos?

“Forzosamente tenemos que revisarlo y tratar de revertirlo, no puede ser posible que te quedes con una deuda de esa naturaleza. Hasta nuestros bisnietos pagarían la deuda de la desaladora en caso de que se concretara”.

— ¿Cuál es su propuesta en materia de desarrollo social, más programas clientelares, más dinero para los ciudadanos?

“Creo que el protagonista principal de la transformación social debe ser la comunidad, y no la transferencia a la persona en particular, la transferencia de alguna manera crea dependencia.

Foto: Alejandro Gutiérrez Mora

“Qué bueno que se apoye a la gente con menos recursos, pero sí tiene que ver, para mí, deriva forzosamente a una actitud carácter clientelar. Yo no quiero que se le quite el programa a nadie, pero sí se tiene que revisar la política social, la política del subsidio tiene un techo y un límite, y la política comunitaria es infinita”.     

— ¿Cómo resolvería las crisis de los valles en el Estado? Mexicali, Ensenada…

“Hay una ausencia total del gobierno federal en los valles, y ahí sí se reclama el concurso de la Federación. No se ha resuelto un solo tema que tiene que ver con la federación desde el primero de diciembre a la fecha, hay un vacío que me parece grave y está teniendo consecuencias desastrosas en materia de seguridad, de inversión y no podemos estar esperanzados que sean las autoridades federales las que intervengan. En San Quintín planeamos un programa que se llama ‘Por un Nuevo San Quintín’, lo estamos construyendo”.

— ¿Planea la municipalización de San Quintín y de San Felipe?

“Los dos. Sales de Ensenada y de Maneadero y ya tienes una tierra sin Ley, ya no digamos de San Quintín. El gobierno está ausente totalmente, el municipal, el estatal y el Federal. Es un reclamo y una esperanza que tiene la gente de ahí. Creo que la municipalización al menos les va a dar un instrumento de apoyo”.

— ¿Qué hacer con los actos de corrupción que se cometieron en esta administración? ¿Deberán investigarse, se debe sancionar a Francisco Vega?

“Yo he planteado que creemos una Comisión de la Verdad para investigar cuando tengamos cosas muy puntuales. Los temas de las APP, desde el punto de vista jurídico, he platicado con especialistas y me dicen que en tres o cuatro meses se puede hacer una valoración de las cosas que, puntualmente, violentaron la Ley y proceder conforme a Derecho y yo sí creo que es posible, porque no nos puede dejar encampanados con una deuda tan grande”.

RESPUESTAS Y PREGUNTAS CORTAS

 Le pedimos que responda las primeras palabras que vengan a su mente o con pocas palabras.

 Además de su nombre, ¿le gusta que le llamen de otra manera?

“Compa”.

— ¿Qué edad le gusta decir que tiene?

“65”.

— Cuando le preguntan en qué ciudad vive y ha vivido, ¿qué responde?

“En Tijuana”.

— ¿Cuándo dejó de ser priista?

“El priismo no es una cultura del ejercicio del progreso, más que una militancia. Hay muchos que son priistas sin estar en el PRI”.

— ¿Usted cuándo dejó de serlo?

“En ese sentido creo que nunca fui priista”.

— ¿Cuándo dejó de ser de Morena?

“Formalmente lo soy, y espiritualmente quién sabe…”.

— ¿Cuándo dejó de ser del PRD?

“Yo creo que nunca, del PRD nunca”.

Complete la frase: Para ser priista se necesita ser muy…”

“Muy cabrón”.

— Para ser candidato de Morena se necesita ser…

“Gringo”.

—Para ser candidato del PRD se necesita ser…

“Lo que soy”.

— ¿Quién patrocina su campaña?

“El pueblo, con los recursos públicos”.

— ¿Cuánto ha gastado?

“Creo que unos 2 millones de pesos”.

— ¿De qué vive?

“De mis trabajos. Los últimos dos meses he vivido con el ahorro, del fondo de ahorro que me dieron cuando estuve con la Comisión para el Diálogo con los Pueblos Indígenas”.

— ¿Qué cargo tuvo en el gobierno de Peña Nieto?

“Comisionado para el Diálogo con los Pueblos Indígenas”.

— ¿Específicamente qué hacía en ese puesto?

“Distensionar la zona de conflicto indígena”

— ¿Cómo definiría la experiencia de haber trabajado en la Secretaría de Gobernación del último Gobierno Federal del PRI?

“Fue una experiencia muy intensa”.

— ¿Es cierto que hay gente que se aprovecha del tema indígena para vivir del gobierno?

“No lo creo, es un tema que nadie, que no creas que a mucha gente le interesa”

— ¿Es cierto que Usted denunció a Donald Trump?

“Sí”.

— ¿A cambio de qué?

“A cambio de que no nos esté jodiendo”.

— ¿Qué esperaba obtener?

“Es una lucha por la dignidad de un pueblo”.

— ¿Cuánto esperaba obtener?

“Ni más ni menos de lo que es”.

— ¿Y ganó el juicio?

“Está en… sigue el juicio”.

— ¿Tiene visa para cruzar a Estados Unidos?

“Sí”.

— ¿Qué le pone contento?

“Muchas cosas”.

— ¿Es casado?

“Sí”.

— ¿Enamorado?

“Sí”.

— ¿Hasta que la muerte los separe?

“Eso espero”.

— ¿No es Usted amigo de Jaime Bonilla?

“Fuimos conocidos”.

— ¿Hasta que la candidatura los separó?

“La desaladora”.

— ¿Jamás hará las paces con el candidato de Morena?

“No me interesa”.

— ¿Quién debe pedir perdón a quién?

“¿En qué, en esa relación? Yo creo que nadie”.

— ¿Usted no cuenta con el apoyo de algún secretario del gobernador?

“No conozco a ningún secretario del gobernador”.

— ¿De algún millonario?

“Tampoco”.

— ¿De algún zapatista?

“Bueno, sí conozco a algunos zapatistas”.

— ¿Usted se considera diestro para las armas?

“No”.

— ¿Para las campañas?

“En esto de las campañas ando todos los días, cada campaña es distinta”.

— ¿Hay algo que lo haga sonreír?

“Muchas cosas”.

— ¿Qué opina de sus adversarios políticos, de Osuna Jaime, por ejemplo?

“Me da gusto haberlo conocido, tuvimos grandes desencuentros, pero también grandes encuentros”.

— ¿De “Nacho” Anaya?

“Me… me entusiasma su empuje”.

— ¿De Acosta Fregoso?

“Es un buen abogado, litigante, un gran amigo”.

— ¿De Óscar Vega?

“Lo conozco poco”.

— Si Usted no estuviera en la boleta ¿por quién votaría?

“Por cualquiera, menos por Bonilla”.

— ¿En qué lugar va a quedar Usted en las elecciones?

“No sé, le hablo a la congruencia”.

—Candidato, cierre los ojos y pida el deseo.

(Cierra los ojos y suspira)

¿Nos lo comparte, por favor?

“Seguir siendo feliz”.

Muchas gracias.

Comentarios

comentarios


Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio