“Estamos comprometidos a ser campeones”: Óscar Robles

Fotos: Ramón T. Blanco Villalón
 
Deportez viernes, 5 abril, 2019 12:15 PM

Se acabó la espera de más de seis meses sin pelota profesional en Tijuana. A partir de hoy viernes 5 de abril, la novena tijuanense comenzará su lucha por segundo título de la LMB. El manejador reconoce que los jugadores están enfocados en lo que quieren

Hoy viernes 5 de abril arranca la temporada 2019 de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) y los Toros de Tijuana están listos para buscar el campeonato. Pasaron más de seis meses desde que cayeron en semifinales frente a Sultanes de Monterrey en el Torneo de Otoño 2018 y vienen con toda la intención de obtener el campeonato, tal y como lo hicieron en 2017.

Muchas cosas cambiaron desde entonces, ya que la directiva estuvo muy movida durante el receso, con las contrataciones de Ricky Álvarez, Jesús “Cacao” Valdez, Luis Alfonso “Cochito” Cruz, Logan Watkins, Dariel Álvarez; los lanzadores Terance Marín, José Rafael “Jumbo” Díaz, Raúl Valdés y el regreso de Jason Urquídez.

“Tenemos una reestructuración en el área deportiva de Toros, tuvimos 17 jugadores nuevos invitados a la pretemporada y seis nuevos integrantes del cuerpo técnico”, comentaría Óscar Romero, gerente deportivo del club.

Durante el denominado “Early Camp”, llevado a cabo en Tijuana la última semana de febrero, estuvieron trabajando los receptores Juan Apodaca (cambiado a Saltillo) y Gilberto Galaviz (prestado a Tabasco), así como los jardineros Nick Torres, Logan Watkins, Beau Amaral y Cyle Hankerd (opcionado a Diablos Rojos) También reportaron los jugadores de cuadro Juan Pérez, José Guadalupe Chávez, Isaac Rodríguez, Ricky Álvarez, Eudor García y Lenny Villalvazo. Así como los lanzadores Manny Barreda, Tomás Solís, Mark Serrano, Jesús Pirela, Carlos Hernández, Miguel Peña, Tyler Cravy, Jorge Pérez y Fabio González. En Arizona se fueron incorporando Fernando Pérez, Gabriel Gutiérrez, Xorge Carrillo, Maxwell León y los recién firmados.

Al cumplirse la mitad de las prácticas en el desierto arizonense, 38 peloteros que todavía se encontraban en el campamento bajo las órdenes del manejador Óscar Robles y su cuerpo técnico, conformado por Alfonso “Houston” Jiménez, Marco Romero, Roberto Espinoza, Enrique Couoh, Héctor Álvarez, Gerardo Garza, Miguel Pérez, Alfredo Sulvarán, Víctor Durán, Cindy Bernal y Alex Valdez. La idea era dar el roster de 28, antes de regresar.

“Tenemos un tremendo equipo, siempre me enfoco con los jugadores, la comunicación siempre va a ser muy importante, les he dejado saber a los muchachos que este año el equipo es muy especial porque tenemos estrellas en todas las áreas, tanto en el bateo como en el pitcheo, mexicanos y extranjeros, lo que el grupo ha acatado como tal. Seguimos enfocados en lo que queremos, sobre todo en tener el mejor equipo”, comentó el timonel.

Ricky Álvarez

En apenas tres años, Robles vive su tercera faceta diferente dentro del Beisbol. De 2015 a 2017, el tijuanense estuvo en la pretemporada de Toros de Tijuana como jugador. Un año después lo hizo como parte del cuerpo técnico, al desempeñarse como coach de bateo y esta ocasión es el capitán de la nave.

“Estamos enfocados en lo que queremos, que es tener una buena temporada. Como le dije a los muchachos, todo parte de cómo te preparas en la condición física, vamos por buen camino, pero sabemos que apenas está comenzando y lo importante será mostrarlo en el terreno de juego. Estoy muy contento por cómo se ha trabajado y el ambiente que hay con los muchachos, lo que me deja muy tranquilo, sabemos las expectativas que esperan de nosotros, el compromiso que tenemos y de ahí partimos, nos estamos preparando muy bien y a seguir así para llegar listos el 5 de abril a Tijuana”, confió.

Aunque el timonel no lo decía, en los partidos amistosos e interescuadras, la base del equipo titular era conformada por Isaac Rodríguez en tercera base; Fernando Pérez en primera base; Dariel Álvarez en jardín derecho; Junior Lake en jardín central; Ricky Álvarez como bateador designado; Jesús “Cacao” Valdez en jardín izquierdo; Luis “Cochito” Cruz en la segunda base; Juan Apodaca como receptor y José Guadalupe Chávez en las paradas cortas. Apodaca fue cedido a Saltillo, así que entre Xorge Carrillo y Gabriel Gutiérrez alternarán la receptoría.

La rotación de lanzadores será conformada por Raúl Valdez, James Russell, Carlos Hernández, Miguel Peña, Manny Barreda y Terance Marin. Como relevistas estarán Tomás Solís, Gerardo Sánchez, Mark Serrano, Jorge Pérez, Rafael Díaz, Ryan Perry, Jesús Pirela, Jake Sánchez, José “Jumbo” Díaz y Jason Urquídez.

Los “bureles” regresaron a Tijuana para entrenar en el Estadio Chevron, para después enfrentarse a Marineros de Ensenada el martes 2 en el puerto y el miércoles 3 en el campo “Salvador Sierra Vera”, ya que hoy viernes 5 de abril se realizará la gran inauguración ante Generales de Durango.

Precisamente entre los jugadores que se estrenarán en el equipo, destaca Ricky Álvarez, quien llegó a través de una negociación con Rieleros de Aguascalientes a cambio de Dustin Martin, Héctor Ambriz y Alex Sanabia.

“Es una gran sorpresa para mí, estoy muy contento por la oportunidad que me está dado Toros de poder jugar en casa. El equipo que me dé la oportunidad de usar una casaca para jugar lo voy a defender a morir, pero sí pensaba en que algún día se me presentara la oportunidad de jugar con los Toros, y gracias a Dios este año se me está dando esta oportunidad”, expresó el oriundo de Tijuana que debutó en Liga Mexicana de Beisbol en la temporada 2012, con Sultanes de Monterrey. También ha vestido las franelas de Olmecas de Tabasco, Vaqueros Laguna, Leones de Yucatán y Rieleros de Aguascalientes.

En su carrera de siete años y ocho campañas en la LMB, el cañonero diestro ha descargado 102 cuadrangulares, con 442 carreras remolcadas y ha bateado por arriba de .300 en tres de las más recientes cuatro temporadas veraniegas.

Al “Wolverine” siempre le ha sentado muy bien jugar en el estadio del Cerro Colorado, ya que de los 102 batazos de vuelta entera que ha disparado en su carrera, nueve han sido contra Toros de Tijuana y siete los conectó durante las dos temporadas de 2018.

“Jugar frente a mi familia me hacía salir con mucha motivación, ya que mi familia no tenía la oportunidad de verme porque estaba fuera y jugaba lejos, aparte que cuando juego en Tijuana siempre me siento muy bien; en este estadio me siento muy cómodo y, así como lo hacía de visitante, ahora voy a tener más juegos aquí en casa y espero aprovecharlos como lo hacía de rival”, agregó.

Otro jugador que llega al club fronterizo y se estrenará en LMB, es el cubano Dariel Álvarez, con experiencia en Grandes Ligas, ya que en las temporadas 2015 y 2016 vistió la casaca de Orioles de Baltimore.

El nacido en Camagüey viene de ser campeón con Charros de Jalisco, equipo con el que bateó para .312, con trece cuadrangulares y 37 carreras remolcadas, además, batea jonrón en cada 15.64, cifra alta en todo el circuito. También dominó el slugging con su .571.

Además del lanzador cubano Raúl Valdés, quien tuvo un gran rendimiento en la pretemporada del equipo tijuanense en Tucson y fue el elegido por el cuerpo técnico para cargar con la responsabilidad y el honor de ser el primero en subir a la lomita por Toros en la campaña 2019.

El zurdo debutó en LMB el año pasado con Saraperos de Saltillo y registró una gran campaña de Primavera, al acumular récord de 7-1 en ganados y perdidos, con efectividad de 2.50 en nueve aperturas, incluyendo un cierre de juego.

Valdés Rubio jugó cinco temporadas en Grandes Ligas con Mets de Nueva York, Cardenales de San Luis y Filis de Filadelfia, acumulando marca de 7-7 y 5.13 en porcentaje de carreras limpias admitidas en 103 juegos, tres de ellas como abridor.

El serpentinero de 41 años de edad se unirá a la lista que conforman Delvis Pacheco (2004), Walter Silva (2014 y 2015), Barry Enright (2016), Alex Sanabia (2017), Sergio Mitre (2018.1) y Héctor Galván (2018.2) como los abridores de juegos inaugurales con Tijuana.

Jason Urquídez, quien ya estuvo con el equipo, pero se fue a Japón y regresó, fue nombrado cerrador de Toros, luego de una gran competencia interna por el puesto.

“Llegando a la pretemporada yo sabía que habría varios cerradores más en el campo de entrenamiento y fue una competencia interna muy amigable por el puesto de cerrador”, comentó.

Urquídez es el líder histórico de Toros de Tijuana, al acumular 62 rescates, y encabeza la estadística de juegos lanzados con 134, cifras que espera aumentar en 2019, aunque asegura que el número que le gustaría acrecentar es el de campeonatos.

Jason Urquídez

 

SISTEMA DE COMPETENCIA

La LMB inició su calendario 2019 el jueves 4 de abril, con el partido entre Leones de Yucatán y Sultanes de Monterrey. Hoy viernes 5, se cantará el “playbol” en el resto de las sedes, destacando el primer duelo de Toros de Tijuana, quienes reciben a Generales de Durango en el Estadio Chevron.

El rol de los 16 equipos está conformado por 120 juegos, divididos en dos vueltas: la primera concluirá el miércoles 12 de junio; y el viernes 14, sábado 15 y domingo 16 del mismo mes, el Estadio “Alfredo Harp Helú” será escenario del “Fin de Semana de las Estrellas”, en el que los aficionados podrán vivir el espectáculo de doble play y Home Run Derby, además del clásico duelo entre las estrellas de las zonas Norte y Sur.

La segunda vuelta iniciará el viernes 21 de junio, con el final del rol regular pactado para el jueves 29 de agosto. La fase de postemporada comenzará el sábado 31 de agosto, con los juegos de eliminación del Norte y Sur, en caso de ser necesarios.

Los equipos calificarán a la postemporada con base en los puntos obtenidos en cada una de las dos vueltas del calendario regular y serán sembrados a la postemporada conforme al porcentaje de ganados y perdidos del standing global. Una vez sembrados los equipos a la postemporada con base en el porcentaje de ganados y perdidos del standing global, si la diferencia entre el cuarto y quinto lugar es de 3.0 o menos, incluso si el quinto lugar tiene mejor porcentaje de ganados y perdidos que el cuarto lugar, habrá un juego de eliminación directa. El equipo local será el que tenga mejor porcentaje de ganados y perdidos.

Al cabo de cada vuelta se repartirán ocho puntos de la siguiente manera: ocho puntos al primer lugar, siete puntos al segundo lugar, seis puntos al tercer lugar, cinco puntos al cuarto lugar, cuatro puntos al quinto lugar, tres puntos al sexto lugar, dos puntos al séptimo lugar y un punto al octavo lugar,

La primera serie de playoffs se jugará del 3 al 11 de septiembre, mientras que las series de Campeonato de ambas zonas tendrán lugar del 14 al 22 de septiembre.

La Serie del Rey, que define al campeón de la LMB, será del 24 de septiembre al 2 de octubre, en caso de llegar a su máximo de siete juegos.

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio