Demanda de servicios supera capacidad del IMSS

Foto: Enrique Botello
 
Edición Impresa lunes, 1 abril, 2019 01:00 PM

En 25 años la infraestructura del Seguro Social en Ensenada no ha crecido. En agosto de 2018 y mediante convenio, la CESPE ofreció al Ayuntamiento saldar la deuda de 57 millones de pesos, sin actualizaciones ni recargos, a cambio del terreno La Constancia y obra. El gobierno municipal ni aceptó, ni rechazó la propuesta

En marzo de 1994 se activó la Clínica 32 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Ensenada, cuando el número de afiliados era aproximado a 30 mil personas; 25 años después, la infraestructura es la misma, pero el número de derechohabientes se ha cuadruplicado, de acuerdo con datos de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra).

Actualmente Ensenada cuenta con el Hospital de Zona Número 8 (conocido como Clínica 8), con poco más de 100 camas; las unidades médico familiares 25, 32, 14 en Valle de Guadalupe; además de la 13 en San Quintín y la 69 en Vicente Guerrero. En todas se han hecho inversiones recientemente, pero no aumentan su capacidad.

En parte, la carencia de un nuevo hospital en la ciudad ha tenido que ver con la falta de un terreno donado por los gobiernos. En marzo de 2015, esa posibilidad estuvo cerca, pero se diluyó al destinarse la inversión para una clínica en Rosarito.

Alejandro Jara Soria, presidente de la Canacintra Ensenada, volvió a poner sobre la mesa el tema de la clínica del IMSS a raíz de la concesión de los parquímetros en la Zona Centro de la ciudad, otorgada por el Ayuntamiento que encabeza Marco Novelo.

De entrada, cuestionó cómo un tema de impacto directo para gran parte de la población porteña, como lo es la salud pública, quedó relegado después de por lo menos tres administraciones municipales y, no obstante, un asunto como el de los estacionómetros quedó listo en menos de seis meses.

Desde su perspectiva, al Ayuntamiento le ha faltado voluntad para darle trámite a la donación de un terreno que en la administración de Gilberto Hirata fue desincorporado y posteriormente puesto en venta en el trienio de Novelo “por no existir utilidad pública”.

La porción del predio conocido como La Constancia, ubicado atrás de Villa Colonial, abarca las manzanas 57, 59, 42 y 43 fracción III-B, con clave catastral VM-H52-688; además de las manzanas 57, 59, 42 y 43 fracción 1-2, con clave catastral VM-M52-689, también identificado como VM-J52-689.

 

EL CONVENIO FALLIDO CON CESPE

Jara Soria recordó que en marzo de 2018, el gobernador Francisco Vega de Lamadrid ofreció solucionar el tema de la donación del terreno, tomando La Constancia como pago de deuda a la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Ensenada (CESPE).

Según el representante empresarial, en agosto del mismo año se sostuvo una reunión entre la iniciativa privada, CESPE y funcionarios del Ayuntamiento para revisar el tema.

En esa reunión se expuso que la deuda del Ayuntamiento con la paraestatal ascendía a 117 millones de pesos; restando actualizaciones y recargos, el monto se reducía a 57 millones de pesos, en tanto que el terreno en cuestión sería tomado por 40 millones de pesos.

Tomando en cuenta que el Ayuntamiento ya había aportado alrededor de 3 millones de pesos para bachear hoyos abiertos por la Comisión, solamente se pagarían unos 14 millones de pesos, pero no en efectivo, sino con obra pública de fondos federales, explicó Jara.

“El único compromiso que adquiría a partir de ese momento el Ayuntamiento era el consumo de 800 mil pesos mensuales que tiene, iba a pagar en efectivo 500 mil, el gasto corriente”, dijo. Los otros 300 mil quedarían pendientes, relató en entrevista con ZETA.

El área jurídica de la CESPE escribió una propuesta de convenio, lo envío a Oficialía Mayor del Ayuntamiento y a la fecha se encuentra “atorado”, lamentó Jara Soria.

Las razones para no proceder con este convenio, aseguró desconocerlas; comentó que los regidores tampoco han mostrado interés en empujar la donación y “le sacan la vuelta” al asunto.

Asimismo, calificó de indispensable que se edifique un nuevo hospital en el puerto, “tenemos demasiados argumentos para que se construya”.

Sobre el tipo de hospital necesario para satisfacer la demanda de los derechohabientes del IMSS en Ensenada, compete al Instituto definirlo, pero necesariamente tendría que ser hospital y no clínica, con camas, atención hospitalaria y de especialidades.

Jara ya tuvo un acercamiento con el alcalde Marco Novelo, con quien se reunirá la próxima semana para revisar el tema de la donación. Actualmente el terreno ya no está en venta.

ZETA solicitó a la CESPE el dato oficial y actual de la deuda que mantiene el Ayuntamiento de Ensenada con la paraestatal, pero al cierre de esta edición, no hubo respuesta.

 

TARDANZA EN CITAS GENERA PÉRDIDAS

En 2017, Giselle, estudiante del Colegio de Bachilleres del Estado (Cobach), tuvo principios de epilepsia. Después de convulsionarse, acudió al IMSS para atenderse.

Después de una primera visita, se le ordenaron estudios y le dieron cita con el especialista de Tijuana en dos meses. Ante la preocupación de que se volviera a presentar un ataque, su familia optó por atenderse con un médico privado; la cuenta se elevó a casi 5 mil pesos.

Desde la óptica empresarial, la tardanza en atención médica y la falta de especialidades en el puerto provoca baja productividad y rendimiento de los empleados.

Las especialidades se atienden en Tijuana o Ciudad Obregón, Sonora, con mucho tiempo desde que el paciente acude hasta que lo programan.

Si un trabajador está fuera tanto tiempo, necesita capacitar a alguien más, prepararlo y ver si funciona para suplirle, “un padecimiento que en un mes pudiera resolverse en lo local, atenderlo fuera me llevará tal vez dos, tres, cuatro o hasta seis meses”, sentenció el titular de la Canacintra Ensenada.

 

ENSENADA, TERCER MUNICIPIO CON MÁS DEUDA EN EL PAÍS

El director general del IMSS, Germán Martínez Cázares, compareció el 15 de marzo ante la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, donde reveló que el municipio de Ensenada es el tercer deudor público a nivel nacional, con 215 millones de pesos pendientes de entregar al Instituto, mas no precisó los conceptos del millonario adeudo.

El 22 de agosto de 2017,  el Ayuntamiento y el IMSS firmaron el convenio 0006 (02) 17 de reconocimiento de adeudo y autorización de prórroga para el pago a plazos en parcialidades de créditos fiscales relativos a las cuotas de los seguros de riesgos de trabajo, de enfermedades y maternidad, de invalidez y vida, y de guarderías y prestaciones sociales, a pagarse en 24 parcialidades iguales, mensuales y sucesivas.

El documento -obtenido a través de transparencia seis meses después de solicitar la información- refiere respuestas a destiempo e incompletas, así como interponer recursos de revisión hasta obtener del Instituto de Transparencia el fallo a favor; solamente establece una cantidad de 11 millones 382 mil 624 pesos con 33 centavos.

La cláusula Cuarta señala: “El importe del saldo del adeudo reconocido correspondiente al 80 por ciento de la totalidad del crédito fiscal es por la cantidad de 11 millones 382 mil 624 pesos con 33 centavos que será pagado por el patrón en 24 parcialidades iguales, mensuales y sucesivas, por la cantidad de 551 mil 905 pesos con 30 centavos cada una, que incluye los recargos por prórroga sobre el saldo insoluto actualizado, calculados con la tasa mensual de 1.25 por ciento”.

Para conocer los conceptos de deuda y la diferencia de más de 200 millones de pesos entre lo declarado por el director general del IMSS y lo reconocido en el convenio firmado hace dos años, se solicitó explicación de la Delegación Baja California, pero al cierre de esta edición, no se dio respuesta a la petición.

 

TERRENO, UNA HISTORIA FALLIDA

Luego de recibir en donación un terreno de 34 mil metros cuadrados, a cargo de Marcos Mario Díaz Zertuche, Lorenzo Cárdenas Zertuche y California Odha Zertuche Díaz, en marzo de 2015, el Cabildo local donó 2.6 hectáreas al IMSS para la construcción de una nueva clínica.

El donativo se aprobó unos días después del fallecimiento de quien se desempeñaba como delegado en Baja California, Alcide Roberto Beltrones Rivera.

Entonces, el Cabildo del XXI Ayuntamiento, encabezado por Gilberto Hirata, también aprobó que si el IMSS no comenzaba con los trabajos en un año, el terreno regresara a manos del Ayuntamiento.

El terreno regresó a manos del Ayuntamiento y, una vez en la administración de Novelo, en 2017 fue puesto en venta “por no existir utilidad pública”.

Tanto ese como otros predios puestos en venta no despertaron el interés de posibles compradores, por lo que se desechó tal opción.

Ahora, con una reunión pactada entre el alcalde Marco Novelo y el presidente de la Canacintra, Alejandro Jara, este último tiene esperanza que el tema se destrabe.

De darse el visto bueno a la propuesta de convenio elaborada por la CESPE en agosto de 2018, el documento tendrá que pasar por el Consejo de la paraestatal, donde participan funcionarios de gobierno, de la Canacintra y de  la Cámara Nacional de Comercio.

Comentarios

comentarios


Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio