SHCP investiga y congeló cuentas a Universidad Autónoma de Hidalgo por lavado de dinero de 156 mdd


 
Destacados viernes, 1 marzo, 2019 10:21 AM

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) confirmó este viernes que la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) es la institución educativa de nivel superior a la que se le congelaron las cuentas bancarias por presunto lavado de dinero por 156 millones de dólares.

Según el diario Reforma, la transferencia más cuantiosa a las cuentas de dicha Universidad pública fue por 150 millones de dólares, procedentes de Suiza, pero, según la UIF, los recursos llegaron también de otros 21 países, entre ellos España.

“Lo único que podría hacer en este momento es confirmar que efectivamente se trata de la Universidad Autónoma de Hidalgo la que recibió recursos provenientes de Suiza, a partir de cuentas en 22 países, en varios espacios geográficos”, indicó Santiago Nieto Castillo, titular de la UIF, citado por el diario Milenio.

“No hay persecución política bajo ninguna circunstancia pero es un tema que afecta la estabilidad del sistema financiero y es un tema que tiene que ser esclarecido de manera pronta”, agregó el funcionario federal después de la firma de un convenio entre el Gobierno de la Ciudad de México y la UIF para combatir la corrupción.

Nieto Castillo puntualizó que los recursos bloqueados a la citada Universidad pública ascienden a 156 millones de dólares, para efecto de que no puedan ser utilizados mientras no se esclarezca el origen y destino de dichos recursos.

El funcionario federal señaló que la instrucción del presidente Andrés Manuel López Obrador es que se tenga cero tolerancia a la corrupción y con la impunidad, “sea quien del lado que sea”, por lo que esos 156 millones de dólares enviados desde Suiza deben ser esclarecidos.

“Creo que en este momento es importante mantener el sigilo del análisis y la diseminación de información que realizamos para en su momento y, en su caso, llevar el asunto ante la sede ministerial o la sede de responsabilidad administrativa, según corresponda”, sostuvo el titular de la UIF.

El patronato de dicha universidad es encabezado por Gerardo Sosa Castelán, un ex militante del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que en las pasadas elecciones se alió con el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) para conseguir escaños en el Congreso local y cargos en las alcaldías de Hidalgo.

El pasado 22 de febrero se anunció el congelamiento de las cuentas de la máxima casa de estudios hidalguense y, al día siguiente, Gerardo Sosa Cravioto, hijo de Sosa Castelán, fue atacado a balazos en un camino de terracería en Tulancingo, Hidalgo, y murió cuando era atendido en el hospital.

Sosa Castelán es líder del denominado Grupo Universidad, integrado por personajes para los que -según una queja de militantes de Morena externada en junio pasado- compró candidaturas por 50 millones de pesos. Además, según Reforma, “ha construido toda su carrera política siempre alrededor de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo”.

En dicho centro de estudios cursó de 1975 a 1979 la carrera de Derecho y durante dos años fue presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios de Hidalgo, “una organización que en su tiempo fue catalogada como un grupo porril”, indicó el rotativo.

Sosa Castelán continuó trabajando en lo que años más tarde se convertiría en el Grupo Universidad Hidalgo, que fue retratado en el libro titulado “La Sosa Nostra, Porrismo y Gobierno Coludidos en Hidalgo”, del escritor y periodista Alfredo Rivera, el cual fue prologado por el periodista Miguel Ángel Granados Chapa y publicado en 2004.

Según el Reforma, el ahora presidente del patronato de la citada Universidad persiguió al autor de la obra y al propio Granados Chapa. El primero fue sentenciado por daño moral, en tanto que el fallecido periodista resultó absuelto.

El actual presidente del patronato de la UAEH militó durante poco más de 40 años en las filas del PRI y bajo las siglas de ese partido fue diputado local de 1981 a 1984; además, dos veces ha ocupado una curul como legislador federal, la primera de 2000 a 2003 y la segunda de 2006 a 2009.

Dentro de la UAEH, Sosa Castelán ha fungido como secretario general de dicha institución y Rector, así como secretario general del Sindicato Único de Trabajadores al Servicio de los Poderes del Estado de Hidalgo. En dos ocasiones, en 1998 y 2005, intentó ser el candidato del PRI a la Gubernatura del Estado, sin embargo, perdió la carrera interna ante Humberto Lugo Gil y Miguel Ángel Osorio Chong.

En el PRI, Sosa Castelán se incorporó en 1970 como integrante del Movimiento Nacional de la Juventud Revolucionaria y en 1976 se afilió formalmente al tricolor. En dicho instituto político se ha desempeñado como coordinador nacional de instituciones de educación superior del CEN del PRI y presidente del Comité Directivo Estatal.

El 23 de febrero del año pasado, Sosa Castelán anunció que renunciaría a su militancia priista luego de que no pudo conseguir ninguna candidatura a un cargo de elección popular. “No renuncié para afiliarme, ni me voy a afiliar a ningún partido político”, aseguró.

Sin embargo, se acercó a Morena y, según militantes de dicho partido, citados por Reforma, consiguió 13 candidaturas a cargos de elección local y federal que repartió entre sus allegados.

Además, el 20 de junio pasado, Sosa Castelán intentó evitar que Gabriela Mejía Valencia, coordinadora de Administración y Finanzas de la UAEH, fuera detenida luego de que se le encontraron 1.4 millones de pesos en efectivo tras estar involucrada en un accidente de tránsito.

-Con información de Reforma y Milenio.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio