El casino


 
Cartaz lunes, 4 marzo, 2019 12:00 PM

Con los brazos abiertos

recibe a la gente el casino,

que con gran esperanza

apuesta sueldo y ahorros

anhelando un milagro.

 

Voltean a ver al vecino

cuando la suerte le sonríe

y la máquina acarician

cuando unas monedas

al fin les concede.

 

Se olvidan de la renta

y el cobro de luz y gas,

pues quieren hacerse ricos

con un golpe de suerte

para poder jubilarse.

 

Cambian de ruleta

en busca de la suerte,

que escapa del lugar

como alada mariposa

y la quieren atrapar.

 

Con mirada intranquila

voltean de vez en cuando

con el corazón herido

y un sin fin de sueños

en la certera vacía.

 

Acelera el pulso la adrenalina

cuando ganan una apuesta

y creen que seguirán ganando.

En lugar de alejarse a tiempo

apuestan hasta perderlo todo.

 

Se marcha un hombre triste

porque ha perdido el sueldo

que con trabajo había ganado.

Entra a casa sigiloso

y al verlo se alegra su esposa.

 

-Qué bueno que llegaste

porque hoy que te pagaron

podemos comprar despensa,

el refri se encuentra vacío

y mueren de hambre los niños.

 

El hombre se cae a la silla

con “el alma en un hilo”,

pues el cheque quedó

repartido en varias mesas

de aquel antiguo casino.

 

Lourdes P. Cabral

San Diego, California

Comentarios

comentarios


Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio