Los rumbos del talento tijuanense

Foto: Jorge Dueñes/Samantha Rae
 
Espectáculoz lunes, 18 febrero, 2019 12:15 PM

Da talento regional acertados pasos en el negocio de la música. Buscando su lugar en la industria, intérpretes pasan de solo ser entretenedores en bares, a producir sus propios discos y emprender una carrera artística

“Más allá que una pasión, cantar es una vocación”, subraya la cantautora mexicalense Zofi Zaro, actualmente parte del elenco que presenta el bar cantante Luccas en Tijuana, uno de los establecimientos que junto a Entono, Rae’s, Mala Noche No, entre otros, se han convertido en semillero y camino a la profesionalización de muchos intérpretes en la frontera que ya sea con covers o temas originales, incursionan en el negocio de la música.

Cantar en karaokes, participar en concursos de canto, ser parte de coros, compartir videograbaciones de versiones propias de éxitos del momento en YouTube; audicionar para reality shows nacionales e internacionales como “La Voz México”, “La Academia”, “Latin American Idol” y “Tengo Talento, Mucho Talento”; formar parte de agrupaciones de covers que se presentan  en cafés, bares y eventos privados hasta ser talento estelar de bares cantantes, son los primeros pasos y un común denominador de aquellos intérpretes contemporáneos que buscan un lugar en la industria a nivel profesional.

Algunos por necesidad de expresar sus sentimientos, otros por alcanzar la fama y mayor bienestar económico, incluso por el deseo de compartir su talento, Aunque  muchos son los factores que influyen para tomar el camino a la profesionalización, son más los que llegan a truncar carreras artísticas; el camino lo puede tomar cualquiera, pero sólo encuentran una oportunidad quienes no quitan el dedo del renglón.

“Existen los artistas independientes, cantautores, intérpretes, y los que crean su propia música buscando salir adelante con un ‘rollo’ original, pero debemos tomar en cuenta que la mayoría de la gente sale y quiere escuchar covers, por eso también existen los que graban vídeos para YouTube, pero no se animan a subirse al escenario”, precisó en entrevista con ZETA la empresaria de establecimientos de espectáculos y showoman desde hace 25 años, Samantha Rae, quien ha sido corista de Alejandra Guzmán y Yahir.

Para la también participante de realitys como “Latin American Idol” y “La Voz México”, a su vez parte de una generación de entretenedores de la época de oro de Plaza Fiesta en Tijuana, el escenario es un lugar que genera felicidad.

“Estoy contenta de vivir de la música y poder apoyar con Rae’s (desde 2015) con una banda en vivo y un micrófono abierto para quien necesite un escenario, la música te jala, si no tienes un vacío, pero para algunos es más pasión que lo que pueden llegar a ganar de lunes a jueves (300 dólares). Todos buscamos algo más, muchos tenemos un disco, hemos ido a Ciudad de México para intentarlo, sin embargo, en los 80 fue cuando todo era ¡wow! Los artistas, el dinero, pero todo se cayó con la tecnología, ya no existe la disquera que hace estrellas, que te apoya, ahora es mucho más difícil”, expuso la cantante.

Foto: Cortesía/Zofi Zaro

“Ahora las disqueras te distribuyen, pero tienes que llevar el producto completo, con cierta calidad, porque ellos no ponen un peso. La payola es cara y, si no tienes dinero, no haces nada. Aquí te apoyan Radio Latina, EXA y Los 40 Principales, pero la onda es nunca quitar el dedo del renglón, y para ejemplos tenemos a Edwin Luna, que invirtió para grabar su disco de canciones originales, y Dalia Duarte, que llegó a la final de ‘La Academia’ y está tratando de grabar un disco, le dieron un contrato.

“El problema es que muchos no quieren involucrarse en la vida de un bar, que es donde ganas experiencia, aprendes a manejar públicos, a entretener para después grabar y aportar un poco del lado comercial a tus canciones, un producto que pueda vender. Hay quienes les gusta su música y nada más, porque creen que si cantan covers es como venderse. Yo nunca lo miré así, mi pasión me llevó más allá. También tengo mi disco, pero me dedico a crear espectáculos y vender diferentes shows por la República Mexicana”, agregó  Samantha, quien reconoce la labor de Said Aguilar en el bar Entono y actualmente trabaja en la conducción en TV Azteca Tijuana, así como José Luis Barte en Luccas o Vicente Guzmán en Sanborns.

Referente al faltante o detonador que permita la oportunidad de oro, Samantha considera que todo radica en la vibra que se pueda generar como intérprete, así como los estilos y la manera en que el negocio de la música han cambiado.

“Tienes que jugar muy bien tus cartas, producir un disco de calidad es carísimo (10 mil dólares por canción), y sólo puedes recuperar la inversión con las presentaciones, nunca a través de la venta de CDs, que por cierto ya no se venden, y casi nadie tiene dónde reproducirlos. La industria sigue cambiando, hoy se graban canciones, ya todos somos one hit wonders,  y hoy, ya no sé si irse a México sea la respuesta. Regresamos al tiempo de darle poder a una canción, y aunque existe la necesidad de grabar temas originales, muy poca gente se atreve a oír música nueva, y los realitys tampoco hacen estrellas. “Hemos visto más de  diez  años de historia de realitys de canto de ganadores que no llegan a nada, y con excepción de Yuridia, Yahir, Carlos Rivera, no tenemos a nadie más presente. Esos programas de televisión sólo usan a los cantantes, le dan su toque de amarillismo para entretener en las casas, sí es una plataforma para darte a conocer, y aunque si puede ser aspiracional para algunos, si no tienes nada preparado para cuando termine el reality, a las dos semanas se olvidarán de ti. Esos programas no te van a resolver la vida, por lo que no debería ser una meta. La meta debería ser no dejar de picar piedra”, finalizó Samantha Rae.

 

SIN DEJAR DE PICAR PIEDRA

“Cuando me platicaron el negocio de la música, dije ‘no, pues hasta aquí llego’. Una disquera puede interesarse en ti, pero debes tener dinero para sonar en todas las radios del país, para pagarle a un equipo de marketing, y por lo tanto, llegas a un momento en que dices ‘ya no tengo con qué seguir’, y ahí es el momento y lugar en que muchos artistas nos topamos, pero si seguimos sin dejar de picar piedra, vamos a canalizar el proyecto y encontrar las formas para continuar la carrera en la música”, señaló José Luis Barte, cantautor nayarita pero adoptado por Tijuana, que a los 6 años de edad fue descubierto por un maestro de canto en la primaria.

Pasando del Café Pasarella (Colonia Cacho) en su adolescencia, a los bares de Plaza Fiesta en los 90 de la mano de su grupo Tercera Cuerda, Gatos de la Azotea y haciendo historia con su banda  acústica Café con Leche, Barte, de 41 años de edad y 23 de carrera, fue precursor de un género “desenchufado” que lo llevó a crear un tributo a José José, en estilo pop con arreglos de jazz, pisar escenarios fuera de Baja California y ser contratado para eventos privados que dieron base a su actual proyecto solista, encabezado por el tema “No Pretendo”, de la compositora América Jiménez.

Foto: César René Blanco Villalón/José Luis Barte

“‘No Pretendo’, marcó una pauta muy importante en mi carrera. Me abrió puertas. Soy el único artista local con seis años consecutivos vigente en la radio, gracias a Radio Latina, y por ello grabé un disco e invertí mucho dinero en él. La canción me sigue dando prestigio, pero siempre vas a necesitar dinero para invertir en la promoción, para todo. Hay talento, pero muchos creen que alguien vendrá, te firmará y te resolverá la vida. “Afortunadamente los artistas bajacalifornianos no somos conformistas, picamos piedra, así sea que grabemos covers, le sacamos provecho a las redes sociales. Existe compañerismo y admiración, no quitamos el dedo del renglón, podemos tocar en diferentes bares, pero seguimos echándole ganas; cada caso es diferente, cada caso se topa con barreras distintas, algunas son económicas, vivir de la música es una labor muy noble y bonita, pero la mayoría de las veces no te da para mantener una familia. Tienes que buscar otro trabajo, todas esas cosas son factores que te limitan, la edad también es clave”, afirmó quien dice admirar el trabajo y determinación de Samantha Rae y Frank Di, este último, reside en Ciudad de México, donde ha participado en varios proyectos musicales y promociona su tema “Indispensable”.

Actualmente Barte canta en el bar Luccas, parte de un corporativo de establecimientos de entretenimiento en Guadalajara, Puerto Vallarta y Tijuana, y continúa promocionando su disco “Cuando se Apaga el Sol”, el cual cuenta con temas de la autoría de Javier Díaz de León y Manuel Vázquez (vocalista de Género Humano), y coautorías con Samantha Rae, además de preparar un concierto con big band.

“No hay que perder la esencia del por qué cantamos, por más barrera al frente, esta carrera siempre te va a dar opciones y no siempre son Ciudad de México, Guadalajara o Monterrey, tenemos a Tijuana y toda Baja California, y para ejemplos tenemos a Carla Morrison, Reik, la chica de Matisse y Dalia Duarte que acaba de estar en ‘La Academia’ y la veíamos cantando en Rae’s”, finalizó.

 

EL VALOR DE DEJAR TODO POR UN SUEÑO

“A los 18 años supe que la música era mi profesión”, relató Edwin Luna, de 27 años de edad, otra de las historias de bajacalifornianos en busca de un sueño en la música.

Como muchos, empezó grabando covers para YouTube, pero decidió darse a conocer por sus canciones, pasando de concursos de canto a los bares, y después al estudio de grabación para dejar Tijuana e ir a Ciudad de México en busca de una oportunidad.

Foto: Cortersía/Edwin Luna

“Fui parte del elenco de Rae’s por poco más de tres años y medio, donde resolví mi problema con el desenvolvimiento. Aprendí mucho de Samantha, encontré mi estilo, lo cual me permitió grabar un disco de temas inéditos y expresarme”, relató el estudiante de la licenciatura en Música.

“El talento se trae, pero siempre es bueno estudiar porque nunca se termina de aprender en la música”, complementó.

“Lo Dejo Atrás” es el título de la primera producción de Edwin, quien logró colocar tres sencillos de corte pop rock en Los 40 Principales en Tijuana, además de presentarse en Guadalajara y Los Ángeles, y participar en la alfombra roja de los Latin Grammy. El álbum cuenta con composiciones de Lulú Mena y Jorge Acústico.

“Dejé trabajo, familia, todo para buscar una oportunidad en una ciudad donde no conozco a nadie porque acá está el movimiento, ya tenía ganas de salirme de mi zona de confort, en Tijuana siempre he tenido trabajo, me toca abrir conciertos, considero que he hecho cosas importantes pero tenía la necesidad de crecer, tenía como tres años pensando en irme, hasta que lo hice”, mencionó Luna desde la Capital de la República, donde actualmente reside.

Y destaca la paciencia como un pilar en su fortaleza: “Se necesita mucho valor para dejar todo por tu sueño, empezar de cero, pero con un proyecto, con una experiencia que agarré en Tijuana; es volver a tocar en lugares donde nadie te conoce, pero estoy contento de dar este paso, sé que algo grande viene”, confió el ex participante de “Tengo Talento, Mucho Talento”, de la cadena estadounidense Estrella TV.

 

DE UN REALITY AL ANSIADO DISCO

“Hay gente que se queda estancada esperando quien vea por ellos, o que hagan algo, lo cual es un error, cuando tenemos que moverle y estar presentes en todos lados”, afirmó la cantante tijuanense Dalia Duarte, cuya participación en la reciente edición de “La Academia” marca un antes y un después.

“Me sirvió como plataforma para que me ubiquen, hoy tengo seguidores de Argentina, El Salvador y Guatemala, cosa que en Tijuana no hubiera tenido”.

Foto: Cortesía/Dalia Duarte

Proveniente de una familia de músicos, Duarte  encontró su pasión por la música, misma que la llevó de cantar en karaokes, a abrir conciertos de Kalimba y Enanitos Verdes, hacer sus pininos en grupos de rock, orquestas de salsa hasta ser parte del elenco de Rae’s, un semillero de artistas en Baja California, así como en Mala Noche No.

“Nunca tuve la idea de vivir en Ciudad de México ni participar en realitys, antes de ‘La Academia’ tenía mucho trabajo en bares y eventos privados en Tijuana, fui a las audiciones de ‘La Voz México’ pero no pasó nada, más bien me di cuenta de cómo se manejan las cosas. Hoy, después de todo eso, ya hasta me preparo para audiciones de teatro musical, estoy probando suerte”, cuya experiencia y aprendizaje logrado en su paso por Rae’s, donde “la gente sí va a escucharte y ver las producciones que preparan”, la llevó hasta “La Academia”.

Cabe mencionar que antes de participar en el reality de TV Azteca, Duarte preparaba un disco de reggaetón, pero hoy es ubicada por cantar baladas: “Actualmente voy a empezar a trabajar una producción discográfica, es un poco lento el proceso, en este momento estamos poniéndonos de acuerdo con la persona que me va a representar. Aún estamos en pláticas y acuerdos. Ya hay gente que me ha estado enviando canciones, algunas me gustan, pero aún no tenemos selección de temas. Compuse una canción con amigos y quizá estará dentro del disco, pero primero hay que firmar, mientras tanto seguiré presentándome donde me inviten, como San Luis Potosí, Monterrey, Guanajuato, Culiacán y Tijuana”, concluyó.

Dalia cantará en Tijuana el jueves 21 de febrero en Jardín Casa San Ángel con músicos en vivo y bailarinas, presentando las canciones que interpretó en “La Academia”.

 

ES DE VALIENTES

“Para mí, realmente lo que trasciende, más que tener una buena voz, buena apariencia, lo más importante es el contenido de la música y el mensaje positivo que sume al acervo cultural”, comentó la cantautora mexicalense Zofi Zaro, quien se encuentra en plena promoción de su tercer álbum discográfico “Es de Valientes”, lanzado en formato digital.

“Mi primer disco fue ‘Huellas’, que grabé con mariachi, luego un EP y este álbum nuevo, pero la verdad siempre estoy componiendo, tocando, cantando, generando y dando clases de música. ‘Es de Valientes’ es un disco que escribí música y letra. Estudié la Licenciatura en Composición en Guadalajara y en Londres estudié Música, pero la música está en mi casa desde niña: mi padre toca el piano y mi familia es simpatizante, en la música encontré que más allá que una pasión, es una vocación”, dijo quien define su estilo como mexi pop y forma parte del elenco del bar Luccas en Tijuana.

“Mi prioridad siempre ha sido compartir música original, aunque tengo meses cantando en Luccas. Ya estuve en Ciudad de México, he recorrido casi toda la República Mexicana y me di cuenta que por el estilo de mi música, mi plan realmente está en Estados Unidos, además de que trabajé ‘Es de Valientes’ con un productor en Los Ángeles, pero en la música me di cuenta que no es necesario irte a una ciudad porque te dicen que ahí se puede dar una oportunidad, pero en verdad no lo sabes.

“Luego de nueve años regresé a Baja California y me doy cuenta que Tijuana tiene gran movimiento de cantautores e intérpretes, además de la calidad de vida que no te da una Ciudad de México, lo único que necesitamos es un aeropuerto cerca, lo mejor en la industria de la música es seguir generando contenido valioso, al final todo está en internet, creo que no es necesario desplazarse tan lejos; también está Monterrey, Guadalajara y Tijuana. No necesitas estar en Ciudad de México cuando en realidad la idea es estarse promocionando”, resaltó.

“Es de Valientes”, es un disco de ocho temas que fusionan varios estilos, la esencia de música ranchera con la música popular, folk, balada, country y música mexicana, armonizada con guitarra electroacústica y armónica.

 

MÁS DESTACADOS EN LA MÚSICA

Carlos Tachiquín. Toca por hobby los viernes y sábados en La Bohemia Music n Bar, pero es productor de profesión, coach vocal y mayormente se dedica a producir música para películas. Actualmente promociona su sencillo “¿Por Qué te Amé?”.

Edgar Juárez. Tiene dos álbumes grabados: “Confesiones” y “Milagro”, publicados en 2013 y 2018, respectivamente. Abogado de profesión, su pasión por la música lo ha llevado a pisar diversos escenarios, como el Lunario del Auditorio Nacional, Teatro Nacional de Puebla. Su propuesta está disponible en diversas plataformas digitales y se presentará el próximo 23 de febrero en El Lugar del Nopal.

Diego Bazán. Ha participado en concursos de canto, se dedica a la música desde hace diez años y los fines de semana se le puede ver en Mala Noche No, mientras prepara un homenaje a México que próximamente dará a conocer.

Laura Torres. Canta en Score Sport Bar, interpreta covers de diferentes artistas y se dedica a la música desde los 9 años de edad. Ha  abierto conciertos a Kalimba y Alejandra Guzmán.

Luna Mondragón. Inició su carrera en 2005 tocando en La Bodega de Papel y actualmente se presenta en Praga Café de Avenida Revolución.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio