A dos años de la resistencia que hizo recular al gobernador

Edición Impresa lunes, 21 enero, 2019 1:00 PM

El domingo 13 de enero se cumplieron dos años de aquella manifestación que reunió a decenas de miles de mexicalenses, quienes salieron a las calles para rebelarse contra las decisiones tomadas por Francisco Vega de Lamadrid y apoyadas por el Congreso del Estado, especialmente contra la creación de la Ley del Agua que implicaba la privatización de ciertos procesos y el aumento a las tarifas. Además, se opusieron al aumento a los combustibles por parte del Gobierno Federal, las APP y la instalación de una cervecera

Para el politólogo Fernando González, la lucha social que inició hace dos años en Mexicali continúa. Justifica que la situación persiste dada la ausencia de operadores políticos en el gobierno de Francisco Vega de Lamadrid para entablar diálogos con la sociedad inconforme y llegar juntos a la solución de los problemas o la satisfacción de las necesidades sociales.

Hace dos años, al coro de “Fuera Kiko”, desde Mexicali se acrecentaron los movimientos sociales de resistencia que por entonces se avivaban en el ámbito nacional con el aumento a los combustibles en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

En un contexto más amplio, González justifica que los movimientos son importantes en el mundo porque se vive la transición de la democracia electoral a la democracia participativa; para entrar a la segunda etapa son necesarios estos movimientos, a fin de que la sociedad avance y los gobiernos la escuchen y la atiendan.

“Tener dos años con un movimiento así qué te dice: que el gobernador no tiene un equipo político que llegue a acuerdos, están confrontados porque hay un déficit en el que sus operadores políticos les están fallando. En principio este movimiento no debería estar ahí en un proceso tan largo, se ve que no lo han atendido como deberían porque no es un movimiento con demandas de ellos, sino demandas realmente sociales”, explicó el investigador.

En enero de 2017, la sociedad mexicalense llegó a su punto más álgido, luego que la madrugada del 21 de diciembre de 2016, había sido aprobada en el Congreso del Estado la iniciativa para la creación de la Ley del Agua,  considerada como privatizadora y que encarecía el líquido, dando entrada a la participación de Asociaciones Público Privadas (APP).

Los primeros en manifestarse fueron los empleados sindicalizados de Tijuana, quienes incluso arrojaron botellas y monedas a la diputada Iraís Vázquez cuando ésta intentó leer la Ley en la tribuna legislativa en una actitud soberbia, pues sólo debía dar lectura al resolutivo, lo que finalmente ante la presión, terminó haciendo.

Fue hasta que los integrantes del Congreso Nacional Ciudadano Capitulo Mexicali, encabezados por el ahora consejero anticorrupción Edgardo “Chito” Silva, acudieron a los domicilios de cada uno de los legisladores con una ratonera gigante y unas lonas con consignas contra los diputados locales, que la mayoría de la población se enteró de la aprobación de la Ley del Agua.

Panistas denuncian manifestación de Morena

Aunado al malestar nacional ante el incremento de las gasolinas, el estallido social en Baja California fue espontáneo.

Durante abril de 2017 se realizaron varias marchas, incluso en una se logró reunir a más de 80 mil personas con el apoyo de transportistas que llevaron a los manifestantes desde distintas colonias hasta el Centro Cívico.

El gobernador del Estado, Francisco Vega de Lamadrid, tardó cinco días en reaccionar. En una conferencia celebrada en la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Mexicali, solicitó a los diputados abrogar la Ley del Agua, argumentando con su hasta entonces olvidado lema de campaña: “Conmigo, la gente manda”.

“En ningún momento se ha querido privatizar este servicio como algunos lo mencionan; con la misma convicción y responsabilidad con que presenté esta iniciativa y que de manera responsable fue aprobada, les informo a Ustedes, bajacalifornianos, que hoy he decidido enviar a esa soberanía una iniciativa para abrogar la Ley”, explicó el mandatario en su momento.

Mañosamente, en esa misma sesión los diputados aprobaron sin mínima información, diversas APP, lo que a la postre mantendría el combustible para las manifestaciones subsecuentes.

Fernando González señaló que a raíz de la creación del movimiento, los ciudadanos se encuentran vigilando las acciones de los gobernantes y continúan señalando lo que están haciendo mal.

Del costo político, a dos años de la resistencia, el politólogo afirmó que el Partido Acción Nacional podría perder todo en el próximo contexto electoral: la alcaldía, los escaños en el Congreso e inclusive la gubernatura.

 

SIGUE LA LUCHA: ACTIVISTAS

Filiberto Sánchez “Don Fili”, uno de los primeros en bloquear la planta de Petróleos Mexicanos después del gasolinazo y de realizar una huelga de hambre en las instalaciones de la cervecera Constellation Brands, siente satisfacción por lo que se ha conseguido en dos años de lucha, “el balance es bueno, tenemos un cambio de gobierno que se luchó por él a nivel federal, ahora aquí viene un cambio de gobierno en el Estado, porque se mira cómo ‘Kiko’ Vega y Gustavo Sánchez, el PRI y el PAN, se van de Baja California”.

Don Fili afirmó que votó por Ernesto Ruffo cuando éste contendió por la gubernatura, pero finalmente se perpetuaron los panistas como ocurrió con el Partido Revolucionario Institucional. Considera necesario un cambio de gobierno.

“No queremos a Constellation Brands, los últimos datos que tenemos es que ya se van a ir, tenemos fe y confianza, por eso seguimos en el plantón en Arboleda, año y medio ahí luchando”, expuso Sánchez, quien ha llegado a tener nueve carpetas de investigación en su contra; algunas se han resuelto, como las abiertas por un cristalazo al vehículo del automóvil del gobernador y dos por obstrucción a las vías de comunicación.

“Dejaron de llegar citatorios, pero ahorita tengo dos pesadas, una por allanamiento cuando nos subimos a la grúa y otra por lesiones calificadas por un guardia de Constellation Brands; las dos carpetas son de Constellation, están pidiendo 18 meses de prisión y 55 mil euros por daños”, declaró.

Luis Carlos Haro, integrante de la organización Pueblos Trabajadores, indicó que la movilización fue determinante para tirar la Ley del Agua, sin embargo, “mientras esté el mismo gobierno van a intentar por todos lados imponer sus políticas como las APP, toda la población estamos hartos de este gobierno y es importante que continuemos con la organización, con la movilización. Sea del partido que sea, que nos mantengamos en guardia por la lucha de nuestros propios derechos hasta que este gobierno caiga”, comentó.

Foto: Cristian Torres

Mientras que Aracely Piña, del Colectivo Comunidad Baja California, advirtió que seguirán presentes durante 2019 para que el gobernador del Estado se vaya con su partido político. “El avance va por la ruta legal, tenemos en los tribunales federales, demandas, una denuncia contra las desaladoras por la construcción en Rosarito ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación”, detalló la maestra.

Para la resistencia, “el verdadero objetivo (será) sacar a Constellation Brands y al PAN de Baja California, los demás puntos que fuimos logrando como el reemplacamiento y traer a los diputados en jaque, es la ruta que hemos podido seguir, porque nos han bloqueado”.

De acuerdo con la activista, les han bloqueado las demandas interpuestas, razón por la cual, vía plebiscito, buscarán el apoyo de la sociedad para cambiar las políticas del gobierno.

 

MEXICALI RESISTE, APARTIDISTA

León Fierro, integrante del colectivo Mexicali Resiste, señaló que en estos dos años sigue la resistencia contra los grandes negocios y atracos del gobierno estatal, principalmente.

Sobre la presión social hacia los legisladores que provocó que no todos buscaran la reelección, argumentó que incluso son pocos los aspirantes a la gubernatura del Estado por el PAN, “lo vemos en redes sociales, cualquier candidato de Acción Nacional por el puesto que sea tiene un gran rechazo, y los que pretenden reelegirse de los diputados o el presidente municipal, tienen un nivel de rechazo muy grande”.

Respecto al desgate del movimiento, reconoció que muchos de los grupos que se integraban en Mexicali Resiste se fueron alejando, “existieron varias diferencias, aquí nosotros marcamos la diferencia que no queremos ningún tipo de relación con algún partido político, ni lanzamos candidatos independientes, ningún cargo público con el fin de impulsar las propuestas de Mexicali Resiste, pero sí vamos a presionar a cualquier candidato”.

La escisión de algunos grupos se dio a partir del triunfo de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) a nivel nacional y estatal, “empezamos a marcar más la línea, eso fue lo que no vimos bien para Mexicali Resiste, por eso no participamos en la marcha del 13 de enero, veíamos dentro de la manifestación y de los que estaban impulsando las manifestaciones a algunos candidatos o que pretenden serlo. Creemos que  Mexicali Resiste debe estar independiente de eso, apartidista y lejano a las elecciones”, remató el vocero de Mexicali Resiste.

 

LAS CONSIGNAS DE HOY

El domingo 13 de enero, cientos de mexicalenses se manifestaron para conmemorar los dos años de las protestas multitudinarias de 2016. Aunque la convocatoria fue pública y abierta a la ciudadanía, varios colectivos decidieron no participar ante el riesgo de que fuera aprovechada con fines electorales  a favor de Morena.

Con consignas contra el gobernador del Estado, cientos de manifestantes iniciaron la marcha desde el monumento al “Caballito”, donde acusaron a Vega de corrupción. También se presentaron quejas contra el actual alcalde de Mexicali, Gustavo Sánchez, por proteger al ex presidente municipal Jaime Díaz Ochoa, contra quien hicieron denuncias de corrupción durante su gestión.

Otro grupo al que se acusó de cómplices, fue de los legisladores estatales que en su mayoría aprobaron las APP.

Los manifestantes también realizaron pronunciamientos a favor del plebiscito para confirmar la negativa social a la instalación de la empresa cervecera Constellation Brands, por lo que marcharon frente al Instituto Estatal Electoral.

 

MANIFESTACIÓN CON CARGA POLÍTICA

El dirigente municipal del PAN, Javier Gutiérrez Vidal, descalificó la manifestación luego que estuvieran presentes personajes afines a Morena. En conferencia de prensa, mostró una fotografía tomada por ZETA en la que aparece la señora Julia Cruz, activista de Ciudad de México a favor del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

De igual manera, advirtió la presencia de Rigoberto Campos, aspirante a una candidatura por Morena, y de Modesto Ortega, quien hace las funciones de dirigente municipal de ese partido.

Gutiérrez hizo un llamado a Leonel Godoy para evitar ese tipo de prácticas: “Si Morena quiere hacer una manifestación, que diga que son Morena y enfrente políticamente lo que ellos pretenden y dicen, pero que no se escondan en las faldas de una mujer como si fuera de la sociedad civil, no se vale, debemos ser claros en este tema”.

Fue todo lo que el panista refirió a razón de los dos años de iniciada la resistencia en Mexicali contra las acciones de Francisco Vega de Lamadrid.

Comentarios

Tipo de Cambio