Rechazan tenedores de bonos del NAIM propuesta de recompra de Hacienda

Foto: Internet
 
Negocioz lunes, 10 diciembre, 2018 12:00 PM

El Grupo de Tenedores de Bonos Ad Hoc de MexCat, rechazó el miércoles 5 de diciembre la oferta del gobierno mexicano para recomprarles bonos de deuda, emitidos por el Fideicomiso del Aeropuerto de la Ciudad de México (MexCat), por mil 800 millones de dólares.

Con ello, la administración de Andrés Manuel López Obrador enfrenta presión por la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), cuyo mayor riesgo es que un grupo de tenedores demande al Grupo Aeroportuario de Ciudad de México por haber emitido una deuda para construir una obra que ya no se llevará a cabo. De ahí que el gobierno entrante haya decidido mantener los trabajos en Texcoco.

Además, está en riesgo la credibilidad de la deuda que colocan otros organismos descentralizados y el propio Gobierno Federal, comentó Roberto Fuentes Contreras, investigador de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC).

Explicó que cuando se anunció la construcción del NAIM, el Grupo Aeroportuario de CDMX emitió bonos de deuda por 6 mil millones de dólares para financiar el proyecto, los cuales fueron comprados por inversionistas en Nueva York.

Esos bonos fueron atractivos porque se preveía que al crearse el aeropuerto en Texcoco, el Grupo Aeroportuario de Ciudad de México trasladaría más personas y tendría mayor captación de la Tarifa de Uso Aeroportuario (TUA), que actualmente representa 30% del boleto de avión, y por tanto, los bonos valdrían más y tendrían cierto rendimiento.

No obstante, cuando se anunció que ya no se construirá la terminal aérea en Texcoco, bajaron las expectativas de ingresos de la TUA -que fue la garantía de los bonos-, y a su vez, el valor de éstos. Ello, lo hizo atractivo para los “fondos buitres”, que son esos compradores que esperarían el momento de demandar en tribunales de Nueva York, con la probabilidad de que el Grupo Aeroportuario tuviera que resarcir las condiciones originales con las que se vendieron los bonos, con un alto costo para el país.

Esa es una de las razones por las que el 3 de diciembre, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) anunció la recompra de los bonos con parte de los 6 mil millones de dólares del fideicomiso que financiaría el NAIM, como parte de un “plan integral para atender los derechos contractuales de todas las partes interesadas en el desarrollo de la infraestructura aeroportuaria en el área metropolitana de la Ciudad de México”.

En suma, “el mensaje que se intenta mandar es que el nuevo gobierno tiene estrategias muy claras para contrarrestar la falta de credibilidad de la próxima deuda mexicana y evitar hasta cierta medida el riesgo de los fondos buitres”, apuntó el especialista.

“Por demencial” que parezca seguir construyendo algo que no se va a utilizar, podría evitar las demandas, “incluso podría ser más barato seguir haciéndolo, que pagar por las demandas derivado de haber dicho que harías algo que no construiste”.

Luego que el grupo de tenedores que posee el 50% de los bonos rechazara la propuesta pública, en la jornada bursátil de ayer jueves, los bonos que tienen vencimiento a 2047 bajaron 0.47%, para cotizarse en 83.02 dólares; mientras que los de vencimiento a 2026 cayeron 0.66%, a 85.79 dólares.

La decisión del Gobierno de México para recomprar los bonos fue calificada como “un bomberazo” por Gustavo de Hoyos Walther, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

En declaraciones a la prensa, el líder empresarial manifestó que la oferta de recompra es una medida paliativa para intentar atenuar el daño que puede tener el país ante las exigencias de los tenedores de los bonos.

Ante la continuación de trabajos, señaló: “Estamos prudentemente esperanzados en que pueda haber un momento de inflexión, de racionalidad económica, y que esto determine la continuación de la obra” en Texcoco.

 

Dividirán vuelos nacionales e internacionales en CDMX y Santa Lucía

Miguel Torruco, secretario de Turismo federal, anunció que una vez que se hayan construido las dos pistas y rehabilitado la base aérea de Santa Lucía, ésta operará vuelos internacionales. Mientras que la actual Terminal de la Ciudad de México sólo tendrá operaciones nacionales.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio