Es sólo congruencia

Foto: Internet/Se firmó el decreto para la creación de la Comisión de la Verdad del caso Ayotzinapa
 
Opinionez lunes, 10 diciembre, 2018 12:00 PM

Política Breve y de Emergencia

 

 

 

Para algunas personas el que el presidente Andrés Manuel López Obrador, no tenga una escolta de resguardo tradicional, que transite en un automóvil sedan austero, que haya preferido continuar viviendo en su casa y no en la anterior residencia presidencial, que no le siga un séquito de asistentes y ayudantes o inclusive, el que todos los días se levante a las 05:00 horas de la mañana para estar en su primera reunión de seguridad nacional en punto de las 06:00 horas, les parece asunto por decir lo menos, populista y unos dicen hasta autoritario; porque de verdad, no lo asimilan.

En apenas siete días formalmente de ejercicio de gobierno, el nuevo Presidente de la República está en su cruzada por desacralizar la figura todopoderosa del titular del ejecutivo federal; en la forma y en el fondo está despojando de la condición de mexicano de excepción jurídica al transitorio responsable del gobierno federal y lo lleva a la humilde condición democrática de ciudadano responsable con derechos y obligaciones, y turna a la Cámara de Senadores iniciativa de reforma constitucional para eliminar el fuero del presidente y que pueda ser juzgado y llevado delante de la autoridad judicial, incluso condenado si violenta el estado de derecho.

Previamente a la toma de protesta del primero de diciembre los diputados habían cambiado la ley para impedir que ningún funcionario público pueda recibir un sueldo mayor al del propio presidente, 108 mil pesos mensuales el tope y al referirse al hecho, señala puntual: “el que alguien gane 600 mil pesos mensuales es un acto de corrupción”, porque en los organismos autónomos y desconcentrados del gobierno federal hay quien gana 400, 200 y 150 mil pesos mensuales y de nuevo López Obrador puntualiza: “Si no pueden con menos de 108 mil, ahí está la iniciativa privada”. Los amparos para preservar esas cantidades sobre todo de funcionarios del poder judicial, han llovido.

En campaña se comprometió a trabajar 16 horas diarias, motivo por el que daría resultados cual si gobernara el equivalente a 12 años, aunque ha aclarado muchas veces ya que bajo ninguna circunstancia buscaría ampliar el término de seis años de su responsabilidad constitucional, algunos claro no creen y esperan que “con tanta concentración de poder busque modificar las leyes”.

La seguridad física y patrimonial de todos, la macroeconomía, el bienestar de los que menos tienen, la atención de la salud al alcance de todos, revertir la “mal llamada reforma educativa”, la cancelación del proyecto del aeropuerto de Texcoco, el nuevo proyecto del Tren Maya, la Comisión de la Verdad para el caso de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, la nueva refinería en el sureste, bajar el IVA, el ISR y homologar las gasolinas en la frontera norte, el nuevo régimen de Zona Libre donde se incluya Ensenada; todo eso ya arrancó y los adversarios sólo atinan a tacharlo de autoritario, lo compararon con Hitler, Stalin y Hugo Chávez, esperan dicen, que el 15 de diciembre presente el proyecto de presupuesto 2019 donde creen, todo se vendrá abajo.

Mientras los agoreros del desastre, virtud de su inasimilada derrota, procuran muy de cerca el traspié del presidente, hay que recordar que nada se equivoca el que nada hace y que en esta descomunal actividad presidencial se eliminaría el error únicamente en la medida que todos hagamos positivamente nuestra parte. Por lo pronto un factor fundamental para la buena marcha del proyecto país, hay rumbo fijo y estable porque no hay sorpresas, simplemente acciones de congruencia.

Que la historia lo registre.- El GobBC está inmerso en una severa, ruda, cruel y descomunal crisis económica; salarios pendientes por todos lados, el régimen de jubilaciones tronado, obras prioritarias suspendidas, proveeduría en suspenso, deuda pública exorbitante. La defensa política de funcionarios de rango menor: “Pues, hay crisis en todo el país…”

Botón rojo.- ¿El PAN verdaderamente cree que López Obrador se compara con Adolfo Hitler? Parece que perdieron algo más que la elección de julio.

 

Salvador Morales Riubí, político tijuanense, ha sido funcionario municipal y estatal.

Actualmente es empresario y consultor en temas de salud y relaciones públicas.

Correo: [email protected]

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio