Ejecutan a cuatro jóvenes catequistas católicos en Michocán; uno fue autodefensa

Destacados miércoles, 5 octubre, 2016 12:24 PM

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Michoacán, confirmó que los cuatro cuerpos encontrados ayer martes, corresponden a jóvenes que el pasado fin de semana fueron reportados desaparecidos en La Ruana, municipio de Buenavista Tomatlán, Michoacán. Y aunque no lo mencionó, se trataba de un grupo de catequistas o evangelizadores católicos.

Los cuatro jóvenes ejecutados a balazos respondían en vida a los nombres de: Jesús Alejandro Ayala Aguilar, de 22 años de edad y de ocupación jornalero; Wilibaldo Hernández, de 21, agricultor; Jesús Alberto López, de 24, quien se dedicaba a la cría de cerdos, y Adán Valencia, de 25 años, quien tenía un mes de haber llegado de Estados Unidos, informó la PGJE a través de un comunicado.

La desaparición de los integrantes del Grupo Juvenil Arcoiris fue reportada el pasado fin de semana a través de redes sociales, por habitantes de La Ruana y por el sacerdote católico de la Diócesis de Apatzingán, José Luis Segura Barragán.

“En La Ruana hay cuatro muchachos desaparecidos, que se les vio por última vez el sábado primero de octubre, a las 10 y media de la noche frente al templo parroquial de La Ruana”, dijo el párroco a través de su cuenta de Facebook el domingo pasado.

Aún sin confirmación oficial, para el religioso, la muerte de los jóvenes ya había sido confirmada, por lo que externó sus condolencias a las familias: “Me uno en oración a las familias de los cuatro jóvenes arcoiristas torturados y asesinados por el crimen organizado. Espero en Dios que se haga justicia”, expresó.

Los cuatro cuerpos hallados este martes, sin vida, ejecutados a balazos, estaban a un costado de la carretera Buenavista Tomatlán-Apatzingán, a la altura de la comunidad de San Juan de los Plátanos.

Dos de los cadáveres estaban parcialmente envueltos en bolsas de plástico negras y otro tenía el rostro carcomido. Uno de los cuerpos, además, tenía puesto un chaleco táctico.

La Procuraduría michoacana indicó que los familiares ya realizaron la identificación de las víctimas: “Los familiares manifestaron que el pasado sábado 1 de octubre fue la última vez que vieron a los jóvenes, pero no denunciaron la desaparición ante la autoridad”, destacó la dependencia.

Jesús Alejandro Ayala, uno de los jóvenes hallados muertos, supuestamente formó parte de los autodefensas al mando de Hipólito Mora, fundador del grupo de autodefensas en La Ruana.

Mora acusó al cártel de Los H-3, una organización que se infiltró en los grupos de autodefensa, de ser el responsable de los asesinatos.

Los jóvenes, cuyos cadáveres tenían huellas de tortura, “eran gente de bien, gente trabajadora”, dijo Mora, tras señalar que Ayala había perdido a su padre en el ataque perpetrado el 16 de agosto del 2014 por Los H-3 y en el que también murió su hijo Manolo.

“No tienes idea, estos muchachos trabajaban con sus papás, con sus familias. Uno de los muertos, ‘El Chuy’, apenas acababa de darse de baja del movimiento para seguir en Arcoíris. Él perdió a su padre cuando Los H-3 nos atacaron el 16 de diciembre”, dijo Mora en entrevista con la agencia española EFE.

Apenas el pasado 19 de septiembre fue asesinado a balazos el sacerdote católico José Alfredo López Guillén en el municipio de Puruándiro. En los primeros cuatro días de este mes suman ya 16 personas asesinadas a balazos en Michoacán, la mayoría en la región de Tierra Caliente.

En Michoacán operan el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), los Caballeros Templarios, Los Viagras, Los H-3 y la Nueva Familia, entre otras pequeñas organizaciones dedicadas a la producción y tráfico de la droga sintética conocida como cristal.

Comentarios

Tipo de Cambio