22.1 C
Tijuana
jueves, julio 18, 2024
Publicidad

El boxeador Misael Rodríguez confiesa haber boteado en autobuses porque Conade no lo apoyó

En su debut en unos Juegos Olímpicos, el boxeador mexicano Misael Rodríguez ganó en los cuartos de final, por decisión unánime, al iraquí Hussein Adbin, y de esta forma aseguró la primera medalla para la delegación mexicana en Rio 2016, que tras 10 días de acción en la justa deportiva no había conseguido ninguna presea.

Aunque la historia del atleta mexicano no es nada halagüeña, comparada con el rostro de felicidad que mostró al derrotar a su oponente en el ring. “El Chino”, como lo apodan sus amigos, tenía apenas seis años de edad cuando murió su padre, Jesús, por lo que su madre Aurelia, se encargó de su formación y respaldo en el boxeo.

El primer medallista mexicano en Río 2016, con una foja en el boxeo amateur de 107-22, recuerda cómo, ante la falta de apoyo de la Comisión Nacional del Deporte (Conade), tuvo que pedir dinero en los autobuses para emprender su clasificación olímpica.

El atleta y los otros 5 boxeadores mexicanos que antes fueron eliminados de los JO, no tuvieron apoyo economico de la Conade, a pesar de que el presupuesto de la dependencia cuyo titular es Alfredo Castillo Cervantes, es de 2 mil millones de pesos para este año olímpico (aunque la mitad del dinero se destinó a infraestructura deportiva del país).

Tras 1 año y 4 meses desde que Alfredo Castillo se encuentra al frente de la Conade -en los cuales ha tenido múltiples escándalos y el desconocimiento de las federaciones- los resultados para México han sido pobres, ya que de los 124 atletas que conforman la delegación, hasta el momento sólo ha conseguido dos cuartos lugares y la medalla en box.

En entrevista para la agencia estadounidense AP, el atleta admitió que el box era el deporte que generaba menos expectativas para la delegación mexicana, al grado que sus boxeadores debieron salir a la calle, treparse a los autobuses, para así pedir dinero para ir al pasado mundial y al campamento antes de viajar a Río de Janeiro.

“Valió la pena botear”, dijo hoy Misael, emocionado por su triunfo. “Tiene más sabor la medalla con las críticas”, manifestó Rodríguez, en referencia a los cuestionamientos que han llovido en México contra su deporte.

“A los que quedan por competir que recuerden que se puede, somos un gran país”, les recordó el boxeador.

Este bronce momentáneo “es para mucha gente que no tomaba en cuenta el boxeo”, dijo por su parte el entrenador mexicano Francisco Bonilla. “Hoy está el resultado”.

Minutos antes en la segunda tanda del lunes, Elías Emigdio, un guerrerense, soldado del Ejército, anunció que dará el salto al profesionalismo porque necesita ganar dinero para comprarle una casa a su madre.

El originario de Zitlala admitió que fue uno de los que salió a la calle a pedir ayuda económica para algunos de sus compañeros que viajaron a Río.

El joven atleta originario de Parral, Chihuahua, tiene segura la medalla de bronce en la categoría de los 75 kilogramos, pero también podría aspirar a la medalla de oro, el próximo jueves en el combate ante el uzbeco Bektemir Melikuziev, lo que significa una bocanada de aire puro para la delegación.

“EL CHINO” PIDE A MEXICANOS QUE NO PIERDAN LA FE

“El Chino” también medallista centroamericano y panamericano, consiguió este lunes un triunfo claro, y después de de 16 años, México logró asegurar una medalla en el boxeo. El último pugilista nacional que logró la hazaña fue Cristian Bejarano, otro chihuahuense, en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000.

Instantes después de haber asegurado la primera medalla para México en los Juegos Olímpicos de Río 2016, “El Chino”, más allá de celebrar a lo grande y dedicar la presea a su madre, pidió fe a la nación mexicana en sus atletas en busca de la gloria en la justa veraniega.

“Aquí se trata de ser los mejores. Para eso venimos aquí. Muy agradecido y con todo el pueblo querido, para mi Parral, Chihuahua y para mi madre”, declaró el atleta a Fox Sports.

“No pues de mucha satisfacción, es un esfuerzo de hace años, que no nos pierdan la fe, somos una gran nación y aquí están los resultados”, pidió Rodríguez, de 21 años de edad, durante una entrevista con la cadena deportiva ESPN.

“Ahí viene mi novia apretando fuerte. Pienso que pueden ser unos grandes Juegos Olímpicos. No nos pierdan la fe”, insistió el pugilista mexicano, quien confesó que comenzó como futbolista, pero no llegó lejos.

SUS INICIOS COMO DEPORTISTA

Rodríguez comenzó su camino por el deporte de los guantes a los 15 años, donde se inició con el entrenador Rubén Castrejón, pasando por los cuadriláteros de Arnulfo “Chico” Castillo, Rodolfo “Picos” Montes, Gustavo Torres, por mencionar algunos.

El “Chino” Rodríguez es considerado uno de los mejores exponentes de México en la Serie Mundial de la especialidad, consiguió participar en el Campeonato Mundial en Qatar a principios de este año, para luego conseguir la hazaña en el preolímpico de Argentina en marzo, donde se colgó la medalla de plata.

Con tan sólo 17 años de edad, “El Chino” cruzó la frontera para seguir entrenando, y con 19 años llegó al Comité Olímpico Mexicano (COM), donde se volvió pupilo de Francisco Bonilla, SU actual entrenador y con quién logró su carta para Río 2016 y ahora la medalla en la justa olímpica.

En sus palmares destacan el primer lugar nacional de Campeonato de Primera Fuerza en 2013, medalla de oro en la Olimpiada Nacional de Puebla 2014, plata en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en el mismo año, además de bronce en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015.

Autor(a)

Redacción Zeta
Redacción Zeta
Redacción de www.zetatijuana.com
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas