21.9 C
Tijuana
domingo, octubre 2, 2022
Publicidad

La candidata y el detenido

candelario arceaga aguirre, "el cande"Era junio de 2009 y el General Alfonso Duarte Mújica, el secretario de Seguridad, Daniel de la Rosa y el entonces titular de Seguridad Pública en Tijuana, Julián Leyzaola Pérez, mantenían una coordinación para acabar -o por lo menos controlar- la terrible ola de inseguridad por la que atravesábamos los tijuanenses. Con la venia del ex gobernador José Guadalupe Osuna Millán, el Ejército coordinaría los esfuerzos de las corporaciones civiles para combatir al narcotráfico y al crimen organizado. En uno de esos operativos, detuvieron a quien desde meses atrás seguían: Candelario Arceaga Aguirre. A “El Cande”, como le apodaban, lo ubicaban en la célula de Teodoro García Simental, que se había escindido del Cártel Arellano Félix, organización con la que mantenían una guerra. El Ejército candeinformaría que Arceaga era propietario de taxis, calafias, ranchos recreativos, incluso una maquiladora. A la par, hacía negocios con la venta de droga, controlaba el transporte público en Rosarito y distribuía cristal en aquel municipio. Cuando fue aprehendido, junto a 21 personas más, “El Cande” dijo a sus captores (ZETA edición del 3 al 9 de mayo de 2009) que era “cocinero de cristal”, que traía los precursores desde Michoacán, que elaboraba entre 25 y 50 kilos de cristal a la semana y los vendía a razón de 12 mil dólares. Tal información, entonces en manos del Ejército, quedó consignada de manera pública. Sin embargo, cuatro años después, en 2013, “El Cande” fue liberado. Sea por la deficiente integración de la averiguación previa, sea por laxismo en el Juzgado, pero quien había sido detenido y señalado de narcotraficante, quedó en libertad. En menos de dos años, para 2015, Candelario Arceaga ya dominaba otra vez el transporte público del quinto municipio. Aún seguido de cerca por las autoridades, hace una vida pública y política. Hace algunos meses apareció acompañando al dirigente de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Eligio Valencia Roque, en una reunión con líderes transportistas. Pero desde unas semanas a la fecha, a “El Cande” se le ha visto muy cerca del equipo de campaña de la candidata del PAN al Ayuntamiento de Rosarito, Mirna Rincón. También acompaña Arceaga al alcalde, el panista Silvano Abarca Macklis. Para algunos rosaritenses, e integrantes de otros partidos políticos en la oposición, la alianza “El Cande”-Rincón-Macklis les da la impresión de una confabulación. No les es extraño que antes que Mirna Rincón y el PAN aceptaran las propuestas de “El Cande” para la planilla de regidores, éstas fueran ignoradas por la abanderada priista Laura Torres, quien aseguran -además de aconsejada por su padre- decidió no fiarse. A partir de entonces, al que una vez fuese detenido se le ha visto en actos públicos tanto de alcalde panista, como de candidata azul. A la par, al equipo del tricolor empezaron a llegar las amenazas y los intentos de compras. Uno de los operadores de Torres (pidió no
ser identificado por su nombre) confió que un intermediario del transportista le ofreció 100 mil pesos a cambio de que dejara de laborar para el PRI y se uniera a la candidata del gremio y del Partido Acción Nacional, Mirna Rincón. Hoy día, sopesan si presentar una denuncia al respecto. Casualmente, hace unos días, Silvano Abarca decidió de manera unilateral retirarle a Laura Torres los dos escoltas que por protocolo electoral, le había asignado al inicio de la campaña. La prohibición de la seguridad también la hizo extensiva al padre de la candidata priista, don Hugo Torres Chabert. En este contexto, los tricolores se quejan de que en el quinto municipio de Baja California no sólo se enfrentan a una elección de Estado, sino a un escenario que se asemeja, harto, a la narco política.

Autor(a)

Redacción Zeta
ZETA zeta 1 eduardo@boltmedia.com.mx
- Advertisement -

Puede interesarte

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -

Notas recientes

Destacadas