Retrasan construcción de garitas

FOTOS: Jorge Dueñes / cortesia
 
Edición Impresa lunes, 18 abril, 2016 01:00 PM

2 mil millones de pesos serán necesarios para el cruce de Otay II. El Gobierno Federal solo aportará 700 millones; el resto tendrá que buscarlo el Estado con créditos o con Asociaciones Público Privadas

 

La administración de Enrique Peña Nieto no tiene dinero para cumplir con la infraestructura binacional que le prometió a Baja California a través del Programa de Inversión en Infraestructura de Transporte y Comunicaciones 2013-2018, anunciado al inicio de su mandato.

Hasta el momento, la administración no ha etiquetado el recurso para la compra de terrenos de lo que será la Garita de Otay II u Otay Mesa, proyecto con valor de 2 mil millones de pesos y del que sólo aportará 700 millones de pesos para la adquisición de la tierra; el resto tendrá que ser buscado a nivel estatal por medio de un crédito o con inversión de Asociaciones Publico Privadas (APPs).

En noviembre de 2011 se publicó mediante decreto en el Periódico Oficial del Estado (DOE), la Declaratoria de Destino del Cruce Fronterizo que consideraba la edificación de dicho pase comercial. El proyecto formó parte de los planes estratégicos para agilizar el cruce en la frontera, propuesto en la administración de José Guadalupe Osuna Millán (2007-2013).

Mientras tanto, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) afirma que el Gobierno Federal trabaja en ocho puentes fronterizos con ampliaciones y modernizaciones, pero a Baja California le ha retrasado el dinero para el plan binacional.

garitaotayII-3 B

 

Aproximadamente 70 predios se verán afectados con la construcción de la Garita de Otay Este, según dijo la tesorera del Frente de Afectados de la Garita de Otay II, Olivia López Ortiz.

En entrevista con ZETA, precisó que hasta el momento desconocen el monto que el gobierno les habrá de pagar por metro cuadrado por sus predios, y solicitan sean pagados a un precio justo.

“La información que teníamos era que en 2015 y 2016 se iba a dar adquisición de terrenos. A finales de 2017, inicio de 2018, iba a ser la inauguración, pero dudo que se pueda dar, porque ni siquiera se ha dado la adquisición de tierra”, finalizó.

 

Al no haber el recurso, los proyectos habrán de retrasarse y corren el riesgo de no ser concluidos, advirtió la semana pasada en rueda de prensa la vicepresidenta de Asuntos Binacionales de la Cámara Regional de Comercio de San Diego, Paola Ávila.

 

SCT BUSCARÁ RECURSOS

En relación al presupuesto para las garitas, en su visita más reciente a la frontera y en el marco de la inauguración del Puente Binacional que conecta el Aeropuerto Internacional de Tijuana con San Diego, California, el titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, presumió a los medios que a nivel nacional están desarrollando diversos cruces fronterizos.

“Estamos trabajando en ocho puentes fronterizos internacionales, ampliándolos, modernizándolos, tratando de avanzar lo más rápido posible. Tenemos el de Matamoros-Brownswille, el primer paso ferroviario que se construye en un siglo y ya está trabajando.

“Sí se está trabajando en un mejor comunicación, porque creo que a los dos países nos conviene, mientras más rápido fluyan las mercancías entre México-Estados Unidos, Estados Unidos-México, ganan los dos países, es un comercio importantísimo; prácticamente 540 mil millones de dólares que trae el comercio que va de México a Estados Unidos, donde más del 40 por ciento trae materia prima norteamericana. Mientras más oportuno sea, más ganan los países”.

A pregunta expresa de ZETA de qué ha pasado con los recursos para el cruce de Otay, el funcionario federal respondió:

“Estamos tratando de avanzar lo más rápido posible. Es un momento muy difícil, pero  estamos consiguiendo los recursos privados, no necesariamente públicos para poder acceder al proyecto. Estamos en ese camino”.

 

TRABAJO A MEDIAS

En enero de 2012, el entonces Presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, inauguró el puente “El Chaparral”, donde quedaron pendientes una serie de adecuaciones para cruzar del lado americano a Tijuana, como lo fue la ampliación cruce internacional Puerta México/San Ysidro “El Chaparral”.

La inversión sería de 173 millones de pesos, informó la SCT. Con esto se beneficiarían 2 millones 170 mil habitantes, generando un tránsito de 40 millones de cruces anuales.

garita B

“El Chaparral” se compone de tres etapas: El Chaparral, Puerta México I y Puerta México II, pero hasta el momento el proyecto ha tenido atrasos en la edificación del lado mexicano.

El presidente del Consejo de Desarrollo Económico de Tijuana (CDT), Humberto Inzunza, expresó a este Semanario:

“En la garita de San Ysidro, del lado mexicano hace falta el tema peatonal porque no se construyó. No están los rehiletes, hace tres semanas mediante una nota diplomática nos informaron que ya no había recursos para las adecuaciones, lo que ha provocado que empiece la construcción. La cónsul de México en San Diego, María de los Remedios, nos dijo que ya se habían localizado y que no había ningún problema”.

En tanto y respecto al cruce, afirmó que hace falta la adquisición del predio para la construcción en suelo mexicano.

“El Gobierno del Estado ya tiene el proyecto ejecutivo y otras cosas, pero se podría complicar porque conforme avanza el tiempo los propietarios están sin saber qué va a suceder”, finalizó.

 

EL PROYECTO SEGÚN SCT

Otay II forma parte del programa de infraestructura federal, se concibe como un puerto fronterizo de alta tecnología para vehículos ligeros y de carga, que habría de disminuir los tiempos de espera entre San Diego y Tijuana.

En su momento el subsecretario de Infraestructura de la SCT, Raúl Murrieta Cummings, externó que se prevé destinar un presupuesto de 2 mil millones de pesos para habilitar 35 carriles (27 al norte y ocho al sur), los cuales iniciarían operaciones en diciembre de 2017.

Un boletín oficial mencionaba que se estableció la creación de un grupo binacional con el objetivo de garantizar la instrumentación del proyecto estratégico.

“En este sentido, la SCT trabaja en la planeación y ejecución de proyectos fronterizos que permitan que los cruces de personas y mercancías entre ambos países, sean más expeditos y eficientes”.

 

FALTA ETIQUETAR RECURSOS

En mayo de 2015, la Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano del Estado (SIDUE) informó de los avances en el proyecto en cuestión, el plan se registró en la unidad de inversiones de la Secretaría de Hacienda, además del proyecto ejecutivo, así como un expediente técnico para liberar el derecho de vía de 32 hectáreas.

El puerto de entrada, a ubicarse a tres kilómetros del actual cruce de Otay Mesa en Tijuana, con cuatro kilómetros de vialidad, será de cobro y con 20 carriles, dijo a ZETA el director de Ordenamiento Territorial de Estudios y Proyectos de SIDUE,  Carlos López Rodríguez.

“Voy regresando de una reunión nacional en Monterrey, Nuevo León, que se llevó a cabo el 6 y 7 de abril. El gobierno mexicano a través de la SCT comentó que está pendiente una reunión del Consejo de Hacienda para etiquetar los recursos para la compra de la tierra, es cuestión de eso para que se apruebe y se transfiera a SCT.

“Los proyectos ejecutivos están consensuados en ambas partes de la frontera, queda por definir dónde se hará el pago y será una tarifa diferenciada entre los 20 y 50 pesos, de acuerdo al volumen de tránsito. Ya se tienen acordado los puntos de cruce”.

¿Cuál será el monto que asignará el Gobierno Federal?, se le preguntó.

“Son aproximadamente 700 millones de pesos sólo para la compra de la tierra, de una inversión de 2 mil millones de pesos que es lo que cuesta. Se propone que sólo se haga esa aportación y lo demás se haga con un crédito de NASBANK o Asociación Pública Privada”.

 

Si bien, el Gobierno Federal no informó en la reunión la razón del atraso en las asignaciones, el funcionario estatal expuso que el recurso está seguro, pues se trata de un compromiso presidencial que se pretende sea inaugurado a finales de 2018.

“Lo que se hizo fue tener que aprobar una Ley para una revisión conjunta tanto autoridades norteamericana como mexicana para que pudieran estar elementos dentro de México y portando armas. Hacer los estudios de origen- destino de tarifas y buscar los recursos. Se avanzó a tiempo y van a salir a tiempo con los compromisos”.

Recordó que la garita será de cuota, por lo que no tendrá muchos carriles. Serán 10 turísticos y 10 de carga. Del lado mexicano estará asentada en poco más de 31 hectáreas. Del lado americano son 100 acres, con la ventaja que tienen un solo dueño y del lado mexicano son 50, con quienes ya se ha platicado.

Por lo que respecta al cruce peatonal de San Ysidro, abundó que públicamente se ha manejado información incorrecta.

“En esta reunión de abril se dijo que del lado americano terminan edificio y andadores en junio de 2016 y le pide a México que termine para esa fecha, La respuesta fue que tiene el recurso, pero termina en septiembre porque todavía hace faltan algunas adecuaciones como ampliar los andadores peatonales, el puente peatonal en El Chaparral se dividirá con un cerco y se construirá una nueva rampa para el flujo sur-norte. Sólo queda aplicar 4 millones de pesos y ya se tienen”, comentó López Rodríguez.

Por el momento hay trabajos por terminar en San Ysidro, donde habrán de conectar el Freeway 5 al Chaparral. En ambos lados de la frontera hacen falta trabajos de edificación y, de acuerdo con el entrevistado, ninguno de los gobiernos se ha adelantado, pues se lleva un calendario de obra que termina en dos años.

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio