“Nina”, la operadora de narcotúneles

FOTOS: cortesia
 
Edición Impresa lunes, 4 abril, 2016 01:00 PM

Una célula del Cártel de Sinaloa ordenó la construcción de un narcotúnel entre Mexicali y Calexico. La mujer a cargo de su planeación y operación, Marcia Manuela Duarte Medina “Nina” ya había traficado droga a través de un túnel de Sonora a Arizona. En esta ocasión involucró a su madre, a su hermano y a su sobrino, buscó prestanombres y adquirió propiedades con valor de 360 mil dólares. Su aprehensión vulnera la estructura de un narcotraficante identificado como “I.A.” por autoridades estadounidenses

 

A finales de 2013, Marcia Manuela Duarte Medina “Nina”, recibió una instrucción bastante sencilla, de su jefe. Debía buscar una propiedad en Calexico para conectar un túnel ya iniciado en Mexicali, así se asienta en una averiguación radicada en la Fiscalía General de Estados Unidos.

Del lado mexicano, el restaurante “El Sarape”, localizado en el cruce de las calles Nicolás Bravo y Callejón Madero de Mexicali, servía como el escondite a la entrada del pasadizo subterráneo.

Autoridades mexicanas atribuyen la excavación transfronteriza a una obra más del Cártel de Sinaloa. Con una longitud de 379 metros, el túnel fue descubierto y cateado tanto por agentes federales estadounidenses como por elementos de la División de Investigación de la Policía Federal, el miércoles 23 de marzo de 2016.

De estos operativos, dos hombres fueron arrestados en Mexicali, en posesión de mariguana y dentro del domicilio donde se encontraba el túnel. La indagatoria quedó a cargo de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO).

De manera paralela, la investigación llevada por las autoridades estadounidenses revela cómo esta organización criminal planeó, financió y operó el túnel por donde traficaron más de una tonelada de mariguana.

 

Mujer de toda confianza

Los primeros registros de Marcia Manuela Duarte Medina “Nina”, como integrante de una célula dedicada al narcotráfico datan de septiembre de 2013 en el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés).

Desde entonces, llamadas telefónicas, mensajes de texto, viajes y encuentros de la mujer de 37 años de edad, han quedado documentados en averiguaciones, órdenes de cateo y de aprehensión giradas por tribunales federales de la Unión Americana. De estos registros, se alimenta este reportaje.

Cuando en Nogales, Arizona oficiales estadounidenses comenzaron a vigilar una casa utilizada para almacenar droga, “Nina” surgió como uno de los principales nombres de la organización criminal.

narcotunelmxli5B

En febrero de 2014, los agentes obtuvieron una orden de cateo para ingresar a la vivienda y descubrieron un túnel que cruzaba la frontera con Sonora. Conforme recabaron información, supieron que “Nina” era la persona autorizada para cruzar droga a través del pasadizo subterráneo.

Así lo constata una investigación penal –en poder de ZETA– aceptada por la Corte Federal del Distrito de Arizona, el 18 de marzo de 2016.

El mismo documento señala que entre febrero y junio de 2014, “Nina” comenzó a recoger dinero de múltiples socios entre California y Arizona.

Con ese dinero compraría un terreno que le había solicitado su superior. La mujer entonces se encargaba de depositar los miles de dólares –siempre debajo de los montos sujetos a fiscalización– en cuentas bancarias de Wells Fargo a su nombre y al de su sobrino, Agustín “Tinki” Cruz.

De ahí, el dinero fluía tanto en cheques como en transferencias bancarias a un fideicomiso para la compra de un terreno en Calexico, California. Para ello, también contrataron los servicios de las compañías de bienes raíces Chicago Title Company y Casa Bonita Realty.

Posteriormente, entre noviembre y diciembre de 2014, “Nina” viajó en varias ocasiones desde Arizona hasta Calexico, acompañada de su sobrino “Tinky” Cruz.

Esto con el objetivo de encontrar el lugar donde se ocultaría la salida del túnel construido desde Mexicali, por instrucciones directas de su jefe, un narcotraficante identificado con las siglas “I.A.” en investigaciones federales de Estados Unidos.

En enero de 2015, la mujer y su sobrino encontraron una propiedad en el número 902 de la calle Tercera en Calexico por un precio de 240 mil dólares. La única construcción en el predio era una bodega azul con el techo colapsado.

El sitio se encontraba a 219 metros del muro fronterizo y a 379 metros en línea diagonal del restaurante El Sarape en Mexicali, desde donde avanzaba el túnel. La mujer informó a su superior del terreno y éste aprobó la compra.

Las entregas de efectivo a “Nina” por diversos integrantes de la organización criminal, continuaron de enero a abril de 2015. Los montos iban de los 60 mil hasta los 100 mil dólares. Siempre en efectivo.

Los puntos de encuentro incluían reuniones privadas en Los Ángeles, California, la casa de su jefe, el narcotraficante “I.A.”, en Casa Grande, Arizona y hasta una sucursal de Peter Piper Pizza en Tucson, Arizona.

Para entonces, agentes federales ya habían colocado localizadores GPS en sus vehículos, con autorización de un juez. “Nina”, sin saberlo, era vigilada en cada paso y en cada comunicación.

 

Su sobrino de prestanombres y su mamá de chofer

Aunque en los registros del condado de Imperial, California, Agustín Enrique Cruz, de apenas 22 años de edad, aparece como el propietario del terreno con valor de 240 mil dólares –más de cuatro millones de pesos–, agentes federales lo identifican como un prestanombres.

El 1 de julio de 2015, la propiedad quedó a nombre de Agustín “Tinki” Cruz. Días antes, “Nina” y su superior habían hablado de presupuestos para construir una casa en el predio adquirido y dentro de la vivienda, la salida del túnel que ya estaba bastante avanzado.

narcotunelmxli4b

Así quedó registrado en conversaciones grabadas por agencias federales estadounidenses. El precio de la casa de tres recámaras y dos baños, sería de 86 mil dólares, más de un millón y medio de pesos.

Para justificar un hueco en la cimentación de la vivienda, “I.A.” le ordenó a “Nina” comprar una caja de seguridad de 50 por 50 centímetros y mostrársela al contratista para que dejara ese espacio en el piso de la planta baja. Tanto las dimensiones como la ubicación coinciden con el punto de salida del narcotúnel.

Según información de la Fiscalía General de Estados Unidos, el narcotraficante “I.A.” cruzó a Mexicali para conocer al contratista, quien además demolería parte de la bodega que se encontraba ya construida en el terreno.

Para noviembre de 2015, la construcción de la casa color nuez estaba concluida. Sin embargo, faltaba adecuar la conexión del túnel. Por ello, en diciembre de 2015, el grupo rentó herramientas para ajustar la salida del pasadizo. Losetas nuevas fueron colocadas encima para disimular el pasaje.

Ya listo el túnel, se requerían más personas para su operación. El 18 de diciembre de 2015, Agustín “Tinki” Cruz recogió a Rosario Bejarano Zepeda en la garita oeste de Calexico.

Esta mujer identificada también con los apodos “Ross” “Chaya” y “Diana”, de acuerdo con los reportes de llamadas intervenidas por agentes estadounidenses, estaba a cargo del mantenimiento de la casa y de registrar si había actividad policiaca mediante un cuidador de la casa de nombre Manuel Gallegos Jiménez.

Mientras la madre de “Nina”, Eva Duarte de Medina recibió 10 mil dólares para mudarse de Nogales, Arizona a Calexico, California y encargarse de coordinar los traslados de droga en vehículos desde la casa donde estaba el túnel hasta las bodegas.

Es así como los agentes dieron con una segunda propiedad utilizada por el grupo como primera parada para almacenar la droga que saldría del túnel.

El inmueble está ubicado en el número 1056 de la calle Horizon en Calexico, a cuatro millas de la casa donde se encontraba el túnel. El 27 de febrero de 2016, agentes observaron a Eva Duarte de Medina en ese lugar.

Según la investigación de los agentes, el 28 de febrero, el grupo comenzó a utilizar el túnel para el trasiego de droga. Ese día, a la 1:30 de la tarde, una camioneta Dodge Dakota azul entró de reversa al garaje de la casa donde terminaba el túnel.

Una mujer identificada como Bertha Lidia Esquivel abandonó la misma vivienda en un pick up Ford F-150 blanco. A las 8:48 de la noche, Esquivel ingresó a Estados Unidos a través de la garita de Calexico manejando una camioneta Buick Rendezvouz color café.

Estos tres vehículos, a nombre de Bertha Lidia Esquivel, fueron utilizados desde ese día y hasta el 7 de marzo para actividades de trasiego de droga de la casa donde estaba el narcotúnel a la residencia en la calle Horizon y de ahí a otra bodega ubicada en el número 260A de la avenida Campillo.

En este último sitio, la droga era almacenada hasta que células dedicadas a la distribución, la trasladaban a áreas cercanas a Los Ángeles, California.

En algunos casos, los vehículos eran conducidos o tripulados por Eva Duarte de Medina, su hijo Joel Duarte Medina, Bertha Lidia Esquivel y otros hombres no identificados en los documentos de la Fiscalía.

Estos hombres, explican las investigaciones, eran contratados por Eva Duarte de Medina en el swap meet Santo Thomas, también en Calexico. Para evitar que conocieran la red de distribución de los enervantes, cada chofer acudía a una de las dos bodegas, pero nunca a las dos.

 

Decomisos de droga por 6 millones de dólares

Sin embargo, el 5 de marzo de 2016, un camión de carga llegó a la bodega en la avenida Campillo y los agentes observaron cómo varias cajas eran colocadas en la caja del tráiler.

El vehículo se trasladó hasta Brawley, una localidad dentro del condado Imperial, cerca de Calexico y al día siguiente, el 6 de marzo de 2016, llegó hasta una bodega en Los Ángeles, California.

narcotunelmxli3bB

Cuando el 7 de marzo los agentes federales solicitaron al dueño del inmueble permiso para inspeccionar la carga que estaba siendo descargada del camión, éste lo concedió. Entre cajas de comida echada a perder, encontraron paquetes de mariguana con un peso de 612 kilogramos.

Días después, Eva Duarte de Medina viajó a Nogales, Arizona. “Es común después de un fuerte decomiso de droga porque investigan si sus ubicaciones fueron descubiertas y buscan tropiezos en su red de tráfico, traslado o distribución”, señala una de las órdenes de cateo ejecutadas el 23 de marzo de 2016.

Ese día, las tres órdenes de cateo a la vivienda en la calle Tercera, la residencia en la avenida Horizon –utilizada como bodega primaria– y la bodega en la avenida Campillo, se ejecutaron. Como resultado, los agentes decomisaron 67 paquetes con 695 kilos de mariguana en la residencia de la calle Horizon. Ahí arrestaron a Joel Duarte Medina.

Joel Duarte Medina, hermano de “Nina”, admitió ante los agentes saber que había mariguana dentro de la residencia en la calle Horizon. También declaró que su trabajo consistía en dar mantenimiento y cuidar ese inmueble.

En cambio, Manuel Gallegos Jiménez fue arrestado en la vivienda de la calle Tercera donde se encontraba el túnel. Reconoció, por medio de una fotografía, a Rosario Bejarano Zepeda como “Diana”, de quien recibió pagos para vivir en esa casa desde el 5 de marzo y vigilarla.

Marcia Manuela Duarte Medina “Nina” fue detenida la noche del 22 de marzo en Nogales, Arizona. En la misma ciudad fue aprehendida su madre, Eva Duarte de Medina.

Mientras que Agustín “Tinki” Cruz, sobrino de “Nina” quedó bajo custodia el 24 de marzo en Tucson, Arizona. Él y Marcia Manuela Duarte Medina enfrentan cargos por utilizar propiedades con fines de distribución de droga.

El resto de los detenidos están acusados además de tráfico de drogas, conspiración para distribución de enervantes y otros cargos relacionados tanto con mantener propiedades con fines de drogas como por la construcción y operación de túneles.

De acuerdo con los documentos presentados ante la Corte, los acusados también utilizaron tres vehículos más para fines de trasiego de droga.

Se trata de un pick up Dodge Ram rojo, registrado a nombre de la empresa Cornucopia Sales y de Cristina Lebario y un vehículo BMW Z3 negro a nombre de León Jacobo. Estos dos con domicilios registrados en Arizona.

Por último, una camioneta Ford 350 tipo panel color blanca a nombre de “Roberts Auto Inc.”, empresa ubicada en Los Ángeles, California.

El peso arrojado de los dos decomisos supera la tonelada de mariguana, la cual tiene un valor de 6 millones de dólares, afirmó la Fiscalía General del Distrito Sur de California.

 

Técnicas nuevas en un terreno difícil

De acuerdo con la Fiscalía del Distrito Sur de California, éste es el primer registro que se tiene en el estado de la compra y no renta de inmuebles para la construcción de narcotúneles. Es además, el primer túnel transfronterizo funcionando descubierto en Calexico desde 2006.

Los investigadores creen que los narcotraficantes eligieron la región este de California (y de Baja California) para construir este túnel, por considerarla una zona menos vigilada en comparación a la de San Diego-Tijuana.

Además, las características del suelo en Calexico, lo hacen más difícil de perforar y por lo tanto complica los trabajos de excavación.

A diferencia de la zona industrial de Otay Mesa en San Diego, donde las cargas y descargas de camiones son comunes; Calexico es un área mayormente residencial, esto implica que es más difícil ocultar las actividades de trasiego.

En los últimos cinco años, autoridades federales han descubierto más de 75 túneles entre México y Estados Unidos, la mayoría de ellos en California y Arizona. Y por lo menos uno estuvo a cargo del mismo grupo que éste.

A pesar de que el operativo logró la detención de la mayoría de los miembros de la banda, se clausuró el túnel clandestino y se decomisaron grandes cantidades de droga, la investigación continúa abierta y se enfoca al cabecilla identificado como “I.A.” en investigaciones federales.

 


 

 

En México… nada

El Restaurant El Sarape tuvo su mejor época entre los años 80s y 90s, era famoso por ofrecer música mexicana en vivo desde el mediodía y hasta las cinco de la mañana. Los autos estacionados llenaba la parte media de la calle Bravo desde la avenida Madero hasta la Reforma en Mexicali.

Eran los tiempos en que el restaurant lo regenteaba su dueño, Salvador Ramos Serrano –conocido como “El Zarco”– y su esposa Esther Fernández Manríquez, una reconocida cantante de música vernácula.

Hoy el local parece abandonado, al interior hay solo dos tres sillas de plástico y sobre la puerta principal de vidrio acomodaron un engomado de la PGR con la leyenda de “Asegurado” con la clave AP PGR-SEIDO/VEITA/038/2012.

Ahí en el inmueble que aún tiene el letrero de El Sarape fue localizada la entrada a un túnel que por el subsuelo cruzaba la frontera y llegaba hasta un domicilio de la calle Tercera, en Calexico California.

el sarape

“Estaba muy sospechoso, no supieron un cubrirlo”, expone una empleada de un negocio cercano en alusión a que el restaurant seguía medio operando, vendían tacos de guisado pero no tenían ni refrescos para venta.

Oficialmente el domicilio es Calle Bravo 140 –entre Madero y Reforma– en plena Zona Centro y a cuadra y media de la línea fronteriza.

“Fueron muy discretos”, expone un vecino en relación a que no advirtieron gente trabajando, o sacando tierra. Lo que sí se dieron cuenta es que el restaurant El Sarape feneció hace cerca de seis años –“El Zarco” murió en noviembre del 2009 a los 81 años–, pero antes parece que ya había cedido el lugar a Gilberto López Rojas, quien fue dirigente de la Cámara de la Industria Restaurantera en el periodo del 2008. Los últimos posesionarios tenían cerca de 3 años a cargo del inmueble.

“Ahí era la Tecate la que rifaba, era la que tenía la concesión”, comenta otro de los vecinos.

De acuerdo a datos extraoficiales, la alerta llegó directamente desde las oficinas del ICE Inmigration and Customs Enforcement en Estados Unidos a la PGR en la Ciudad de México. Elementos de la SEIDO se trasladaron a Mexicali sin avisar siquiera a corporaciones locales, allanaron el local y detuvieron a dos personas, Yesenia Duarte Medina y Adrián Guadalupe Armendáriz, mismas que fueron trasladados al centro del país. Otras versiones indican que el personal de la SEIDO se equivocó inicialmente de lugar y llegaron a un almacén vecino que aún está en construcción, donde fue detenido y golpeando al velador. Pero era la propiedad aledaña.

Desde la PGR en la ciudad de México, no se informó públicamente respecto a la captura, ni de la motivación o el seguimiento legal del caso.

El inmueble asegurado está localizado en la esquina del callejón Madero y calle Bravo, en el número 140 y ocupa 567 metros cuadrados. Está registrado desde el 22 de julio de 1960 a nombre de la empresa Inmobiliaria del Valle S.A. de C.V.

De acuerdo al Registro Público de la Propiedad y del Comercio Inmobiliaria del Valle fue creada el 4 de julio de 1960 y registrada ante el Notario Público Número 4 de Mexicali. Sus socios originales son todos familiares, Alberto Bustamante Díaz, Emma Estrada de Bustamante, Alberto Bustamante Estrada, Aida Vildósola de Bustamante y Virginia Bustamante.

Según el mismo Registro Oficial que no contiene actualizaciones, actualmente la empresa la encabezan Francisco Alberto Bustamante Estrada como Presidente, Emma Aida Bustamante Vildósola como Secretario, Felipe Arturo Bustamante Vildósola como Tesorero, Jesús Silva Lozano como Comisario y como Gerente Administrativo de la Sociedad aparece Adolfo Eugenio Bustamante Vildósola.

 

Sergio Haro/ZETA MEXICALI

 

Comentarios

comentarios


Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio