Autoridad no toca a “Los Aquiles”


 
Edición Impresa lunes, 4 abril, 2016 01:00 PM

De acuerdo a las autoridades en el Consejo de Seguridad, los cabecillas criminales integrados a la violenta célula del Cártel de Sinaloa de Los Aquiles son 23 delincuentes, de los cuales cinco –de tercer y cuarto nivel– están detenidos, uno fue asesinado, tres tienen orden de aprehensión y 18 gozan de impunidad

 

Es un organigrama que identifica a 23 personas.

Se trata de la célula criminal de Los Aquiles encabezada por Alfonso Arzate García y su hermano René. Las fotografías, los nombres, los detalles de los integrantes, los tienen las fuerzas operativas del Consejo Estatal de Seguridad de Baja California.

En la lista aparecen 22 hombres y una mujer, solo en el caso de uno de ellos no existe una fotografía, porque no ha sido detenido.

De acuerdo a la información en poder de las autoridades, todos los integrantes de la célula de Los Aquiles son responsables de homicidios, privaciones de la libertad, trasiego de droga a Estados Unidos y venta de enervantes al menudeo en los municipios bajacalifornianos, principalmente en la zona costa.

Sus ascensos criminales en la escala delictiva han sido rápidos, y se han basado en la cantidad de homicidios que están dispuestos a cometer. “Por aventado”, respondió a ZETA un alto funcionario de seguridad –al tiempo que hacía con sus dedos la seña de estar disparando un arma–, cuando se le preguntó la razón por la que Raúl Miranda Ordaz “El Alejo”, pasó de ladrón de autos en 2010 a convertirse en el brazo operativo del grupo del Cártel de Sinaloa identificado como Los Aquiles en 2015.

Revisados los sistemas de información de las procuradurías, ZETA fue informado que a la fecha solo tres de esa célula cuentan con orden de aprehensión en su contra. El líder Alfonso Arzate tiene una pendiente por secuestro y sus jefes de segundo nivel, Alfonso López Rodríguez “El Chino” y Dalia Rodelo “La Prima”, ambos por su participación en el asesinato del director del Instituto del Deporte, Arturo Hachadur Kaloyán en diciembre de 2013.

Traficantes y homicidas

Traficantes y homicidas

Otro integrante, Gonzalo Javier Rivera Camarena fue acribillado en un doble homicidios ocurrido el 19 de agosto de 2015 en el interior de una pizzería en una plaza comercial localizada en la zona este de Tijuana. Y cinco más están detenidos por diversos homicidios: Moisés Martínez “El Saico”, Jesús Arellano Hernández “El Negro”, Gerardo Guizar “El Rulas”, José Arias Medina “El Sotol” y Lucre Cerda Pacheco “El Cuate Malo”.

 

 Los 18 impunes

De inicio los hermanos Arzate García, según autoridades locales, abandonaron el estado hace meses, pero controlan el tráfico desde diversas ubicaciones en Sinaloa y Jalisco.

Los hermanos Alfonso y René tenían propiedades registradas a su nombre en Tijuana, las cuales fueron cambiadas o entregadas en donación a sus cónyuges, lo que las protegería en caso de aseguramientos.

En un seguimiento documental se pudo saber que “El Aquiles” y su esposa hicieron esos trámites administrativos desde Mazatlán. Mientras la pareja oficial de “La Rana”, permanece en Tijuana y tiene una serie de negocios en plazas comerciales de la ciudad.

En cuanto a los líderes de segundo nivel, las autoridades tienen  identificados a ocho:

* Raúl Miranda Ordaz “El Alejo”.

* Julián Alfonso López Rodríguez “El Chino”.

* Dalia Rodelo “La Prima”.

* Leonardo Peña Peralta “El Turbo”.

* Víctor Miguel Aguirre Saenz/ Víctor Manuel Aguirre Saenz “El Dorado”.

* Pedro Abelardo Arzate García “El Mostro”.

* Juan José Pérez Vargas “El Pilolín”/“El JP”.

* Eduardo Gutiérrez Sandoval “El Barny”/“El Gordo”.

De estas ocho, él único a quien las autoridades no han identificado físicamente es Gutiérrez Sandoval, quienes han proporcionado información respecto a sus actividades criminales, han sido –de acuerdo a las policías estatales y municipales– sus servidores delictivos detenidos y liberados: Baltazar Ochoa Fierro “El Balta”, Víctor Hugo Mejía López “El Griego” y el recién recapturado (18 de marzo 2016)  Marco Carrillo Grande “El Marlon”.  Todos incluidos en el organigrama.

 

“El Alejo”, de ladrón a jefe de células

Mencionado como el autor intelectual del cuádruple asesinato en el palenque Póker de Ensenada –23 de enero de 2016– y del homicidio e intento de asesinato de varios traficantes del Cártel Arellano en Tijuana, Ensenada y Rosarito, Raúl Miranda Ordaz no tiene orden de aprehensión en su contra. Aun así, corporaciones locales andan tras él.

Atacantes en balacera de El Cabanna

Atacantes en balacera de El Cabanna

De acuerdo a la información del Consejo de Seguridad, apoya a los sinaloenses contra el CAF en las pugnas en Ensenada, Tecate, Rosarito y Mexicali, en Tijuana tiene libertad total, pero sus zonas de mayor  control son: Zona Norte, Obrera, Sánchez Taboada y colonia Libertad.

Una de sus primeras capturas fue consignada en enero de 2010 con fotografías tomadas por periodistas en San Luis Río Colorado, Sonora, cuando lo detuvieron en la avenida Sonora y lo presentaron como parte de una banda originaria de Mexicali dedicada al robo de autos. La aprehensión la hizo el Grupo de Atención a Delitos.

En abril de 2013 en conferencia de prensa el entonces secretario de seguridad de Tijuana, Alberto Capella, informó que el poblano Raúl Miranda había sido capturado junto a Agnis Tapia por su participación en el doble asesinato de Alberto Pacheco y Orlando Durán en una taquería en el fraccionamiento Los Álamos, que ofrecieron a los policías 25 mil dólares para ser liberados y que habían confesado delinquir para el Cártel de Sinaloa aunque antes habían participado con el CAF

En junio de 2015, 10 presuntos delincuentes detenidos incluidos los cuates Lucre y Marco Cerda Pacheco, identificaron a “El Alejo” como su jefe criminal. Y en julio del mismo año, Miranda fue señalado como autor intelectual del asesinato de Eufrosina Alvarado Sánchez, mujer de 65 años y madre de Alberto Ávila Alvarado “El Chacal” –detenido el 7 de mayo de 2015–, miembro del Cártel Arellano Félix.

 

“El Turbo” en ataque armado vídeo-grabado

A Leonardo Peña Peralta “El Turbo”, las autoridades lo ubicaron en el mundo criminal como asesino a sueldo entre el año 2007 y 2011. Matones detenidos en aquella época comentaron que a veces mataba para Fernando Sánchez “el Ingeniero” y a veces para Eduardo García Simental “El Teo”, quienes encabezaban la guerra interna del Cártel Arellano Félix.

A partir de 2011 las policías lo encontraron de lleno con el Cártel de Sinaloa, a cargo de un equipo de sicarios. En este momento como cabecilla de narcomenudistas en la zona norte.

En cuanto a apariciones públicas, las autoridades lo identificaron como el sujeto que encabeza la célula de matones que ingresaron al restaurante Carl’s Jr. del Soler el 11 de diciembre 2014, para tratar de matar  Giovanni Valenzuela “El Diesel”, los cuales fueron grabados en video, afuera de la hamburguesería lo atacaron a balazos, pero escapó. Doce días antes, el mismo Valenzuela y otros amigos habían sido baleados mientras comían y platicaban en el restaurante Cabanna de Paseo Chapultepec.

 

“El Chino” detenido con armas y en ataque a funcionario

Julián Alfonso López Rodríguez “El Chino” fue presentado como delincuente por la policía municipal el 4 de agosto de 2012, la noche previa había sido capturado en la colonia Obrera en compañía de dos deportados y un menor de edad, les aseguraron una pistola calibre 45 y un pasamontañas.

Conforme al reporte policiaco los capturaron después de asaltar una gasolinera en la colonia Obrera Primera Sección, y los involucraron como presuntos responsables de homicidios ocurridos en la zona.

En marzo de 2013 “El Chino” fue expuesto por las fuerzas policiales como el responsable material del asesinato de un joven el 9 de marzo en el bar Ruta 6, ubicado en la calle Sexta de la Zona Centro de Tijuana, hubo un detenido menor de edad que lo señaló e indicó que la orden de la muerte la había dado un hombre identificado como “Chapito”.

Actualmente está en el organigrama como uno de los cabecillas de la venta de droga en la colonia Obrera, aunque indican que también tiene residencia e influencia en el municipio de Rosarito.

 

“La Prima” en homicidio de “Hacho”

De acuerdo a la investigación ministerial de la Procuraduría General de Justicia del Estado, tras la captura de Dagoberto Molina Valenzuela en enero de 2014, pudieron esclarecer que delincuentes participaron en el asesinato del director del IMDEP el 16 de diciembre de 2013.

"El Turbo" videograbado en la balacera de Carls Jr

“El Turbo” videograbado en la balacera de Carls Jr

Uno de los participantes era precisamente Julián Alfonso López Rodríguez “El Chino” y otra Dalia Rodelo “La Prima”.

Rodelo había formado parte de una investigación previa de la PGJE en julio de 2013, cuando dentro de la pugna interna del Cártel de Sinaloa su pareja Arturo Vázquez Hernández había sido baleado para después ser asegurado en posesión de un arma en la delegación de Playas de Tijuana. Este hombre fue asesinado semanas después.

De acuerdo a las áreas de inteligencia opera como pareja criminal de “El Chino”.

 

“El Dorado” en trasiego a Estados Unidos

La primera captura de Víctor Miguel Aguirre Saenz/ Víctor Manuel Aguirre Saenz “El Dorado”, la realizó la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos en diciembre de 2008 después de haber asegurado dos casas usadas para tráfico de personas en San Diego, en aquel momento informaron que Aguirre había sido previamente deportado por el mismo delito. En mayo de 2013 la Policía Estatal Preventiva reportó la captura de Víctor Manuel Aguirre Sáenz, quien estaba en compañía de Guillermo Trujillo, a los dos los aseguraron en un auto sobre la calle Ermita de Tijuana en posesión de cocaína y mariguana.

Una de sus funciones actuales es controlar la venta y trasiego de droga por la zona norte.

 

“El Piolín” de narcomenudista a presunto asesino

Al México-americano Juan José Pérez Vargas “El Piolín”/“El JP” lo detuvo la policía estatal en abril de 2010 en posesión de 15 gramos de cocaína, 5 mil 365 dólares, y 13 mil 310 pesos en  la colonia Sánchez Taboada, José Sacramento García Navarro, dijo que estaba comprándole droga.

En entrevista hecha pública por las autoridades, dijo que cruzaba droga a Estados Unidos para su primo contactado con el Cártel de Sinaloa.

El mismo año después fue detenido de nuevo por la PEP por delitos contra la salud y posesión de arma de fuego, y por la policía municipal de Tijuana por robo de vehículo.

Y en diciembre de 2011, de nuevo la PEP lo detuvo en el fraccionamiento San Agustín, esa vez en posesión de un arma de fuego abastecida con balas mata policías, estaba con Francisco Adrián Sánchez Ríos, quien también traía un arma. Fueron presentados con otras cinco personas y “…tres cajas cada una con un paquete con mariguana, una bolsa con 34 mil 133 dólares americanos” y varios autos.

De estos líderes de segundo nivel, de quienes tienen menos información oficial pública es de Pedro Abelardo Arzate García “El Mostro”, coordinador del tráfico de droga en Playas de Tijuana y Eduardo Gutiérrez Sandoval “El Barny”/“El Gordo”, operador en la zona este de Tijuana.

A “El Mostro” pese a tener los apellidos de los cabecillas de la célula el Grupo coordinación no acredita parentesco, sino como amigo de confianza, asesino que prefiere usar las manos, traído desde Sinaloa al iniciar la pugna contra los residuos del CAF. De “El Barny” solo tienen las declaraciones de sus presuntos cómplices ya mencionados, “El Griego”, “El Balta” y “El Marlon” , identificados conforme al Consejo de seguridad en un tercer nivel y en este mismo estrato criminal ubican a Israel Orozco “El Punisher”.

Orozco y Mejía López “El Griego” han sido detenidos como presuntos responsables de homicidios entre 2013 y 2015, y los dos han sido liberados.

En este tercer nivel del organigrama también están identificados, Roberto Carlos Hernández Montalvo “El Pollo”, detenido por la policía municipal de Tijuana en noviembre de 2014 con droga y armas pero fue dejado en libertad; Baltazar Ochoa Fierro “El Balta” y José Luis Martínez Hernández “El Secre”, quien sin problemas obtuvo su carta de no antecedentes penales hace tres meses.

 


 

 

201 asesinatos

En el primer trimestre del año 2016, se cometieron 201 asesinatos violentos en Tijuana. Solo en la semana que termina, entre la tarde del miércoles 23  y la mañana del jueves 31 de marzo en el Centro Estatal de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C4) de la ciudad se recibieron los reportes de 13 lesionados a balazos –homicidas que no cumplieron su cometido–, y 15 personas asesinadas.

Entre los lesionados por arma de fuego destacan dos hechos en los que la Procuraduría del estado ya tiene identificados a presuntos responsables y está realizando los trámites para solicitar la orden de aprehensión.

El del 29 de marzo donde testigos ubican al policía comercial Miguel Ángel Olmedo Sambrano como quien baleó a Miguel Ángel de 17 años, en la colonia Fovissste, el arma también resultó positiva en el ataque, y aunque el sospechoso fue llevado por la policía municipal ante el Ministerio Público, éste lo dejó en libertad por no darse la flagrancia, e inició los trámites para solicitar la captura.

Se puede fugar, argumentó ZETA en este caso. “Sí puede, pero la orden de aprehensión nadie se la va a quitar, de otra manera si lo hubiera llevado ante el juez, éste hubiera declarado ilegal la detención”, explicó un funcionario desde la PGJE.

También tienen un presunto sospechoso en otro caso del mismo martes, se trata del ataque armado contra el “viene-viene” Jorge Pérez, que intentó evitar el asalto a mano armada de una mujer en la plaza comercial de Paseo Playas en la Casa de Cambio Plaza del Mar, se llevaron el bolso de la mujer con varios miles de pesos. El auto usado por los ladrones fue abandonado en Rosarito y los peritos obtuvieron datos de un conocido ladrón plenamente identificado por la Procuraduría del Estado.

De acuerdo a las estadísticas de la procuraduría, tres personas fueron lesionadas con arma el día 23 de los corrientes, cuatro más el 29, una el 27, otra más el día 30 y hubo tres heridos más el 31 de marzo.

Respecto a las personas asesinadas, solo fueron detenidos tres presuntos responsables del doble homicidio ocurrido el 22 de marzo en el puente las Palmeras de la colonia Manuel Paredes. Por esos asesinatos fueron consignados: José Luis N o Daniel N, alias “El Quemado”, “El Gordo” o “El Pepe”,  Rodolfo Carlos N o Carlos Andrés N, alias “El Charly”, “El Fito” o “El Gorrión”, y Pedro Stanley Herrera Jelinek, alias “El Peter Junior”, David N, apodado “El Harry”.

En la semana también asesinaron a Miguel Ángel Uriarte Valle mientras atendía su tienda de abarrotes.

Y por “temas relacionados con narcomenudeo” de acuerdo a los primeros reportes de la procuraduría basados en entrevista con las familias, también fueron ejecutados: Antonio González González, Santiago Suárez Ruiz, Pablo Díaz Gómez, Julio César Moreno Rodríguez y Giovany Rosales Martínez.

También se enlistaron las muertes violentas de cinco personas que aún se encuentran como “no identificadas”, dos hombres baleados en sus autos, uno en Playas de Tijuana, otro en la delegación Los Pinos, y uno más a un costado de un taxi libre en la delegación Cerro Colorado. Una mujer asesinada en la colonia Sánchez Taboada y el cadáver de un hombre localizado calcinado en el fraccionamiento Palma real.

Judith Espinoza y Rogelio Bernal acribillado en un domicilio de la delegación San Antonio de los Buenos. Y la mañana del jueves 31 de marzo que cerró con un hombre asesinado en la colonia Cumbres de Tijuana.

En ninguno de los casos antes mencionados hay detenidos o sospechosos identificados.

 


 

 

Asesinato de menor Jorge Luis: Detenido intenta desviar investigación

Al inicio de la investigación, por el asesinato del menor Jorge Luis –apedreado 4 de marzo y muerto el 7 de marzo de 2016– su homicida Marcos Carranza Vargas “El Ferson” se ofreció como testigo, y en el proceso intentó desviar la indagatoria señalando como presunto responsable a un joven menor de edad que vive en la colonia Miguel Alemán convertida en escena del crimen.

El muchacho señalado por Carranza no fue detenido, las autoridades indagaron y lo incluyeron en el expediente como sospechoso, pero en el seguimiento resultaron testigos que apuntaron a la presunta responsabilidad de “El Ferson”.

De acuerdo a por lo menos tres personas, Carranza de 21 años no tiene oficio conocido, los vecinos saben que consume droga, roba en la colonia y en sus “loqueras” era común que se pusiera a aventar piedras a los transeúntes. Y ese 4 de marzo lo hizo.

El contenido de las primeras indagatorias indica que previo a la agresión, “El Ferson” no había tenido problemas con la víctima. En la parte pericial, la trayectoria del proyectil y ubicación de los presuntos implicados, tampoco revelan que el día de los hechos haya habido un enfrentamiento directo o personal, entre la víctima y el victimario. La premisa es que Carranza intentaba agredir sin importar a quién.

Ya el 23 de marzo, el juez de Control del Nuevo Sistema de Justicia Penal giró la orden de aprehensión, que se ejecutó el 30 de marzo, el mismo día lo presentaron a la primera audiencia, que se realizó por la tarde, ahí la defensa solicitó la ampliación del término a 144 horas –lo común en estos casos– y el sospechoso quedó bajo responsabilidad de la Policía Procesal confinado en un área especial del Centro de Readaptación Social de Tecate.

La segunda audiencia de Vinculación a Proceso de Marcos Carranza Vargas “El Ferson” quedó fechada para las ocho de la mañana del lunes 4 de abril, ahí el juez definirá si existen elementos para procesar y si el detenido llevará el juicio en prisión preventiva o en libertad. Y determinará el tiempo para concluir la investigación, que serán de 6 a 8 meses.

Según el código penal de Baja California el homicidio calificado –delito por el que se acusa al detenido– tendrá una condena de 20 a 50 años de prisión. A decir de la Ley del Estado los homicidios calificados: “Se entiende cuando se cometan con premeditación, con ventaja, con alevosía o traición”.

 


 

 

 

“El Hueco” ordenó secuestro de empleado municipal

 Erick León, cuyo nombre está registrado en la nómina del ayuntamiento de Tijuana como empleado, fue privado de la libertad a las 5 de la mañana en la colonia Lomas de Tijuana el  30 de marzo de 2016. De acuerdo al comunicado de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Tijuana había sido secuestrado por “Miguel N (48), Ángel N (20) y Miguel Ángel de 19”, quienes fueron detenidos y entregados al Unidad Antisecuestros de la Procuraduría del Estado.

“En vigilancia por la colonia Independencia…los policías municipales se percataron de que en calle Reforma forcejeaban tres individuos de sexo masculino, y uno de ellos gritó pidiéndoles auxilio porque supuestamente ‘lo tenían secuestrado’”, y lo rescataron, en la intervención aseguraron a los hombres, a una muchacha que los acompañaba y una pistola abastecida”, decía el comunicado.

En su entrevista previa los detenidos admitieron haber participado en algún momento de la privación. Dijeron que el secuestro fue ordenado por su jefe “El Hueco”, identificado como José Carlos Alemán, quien ya fue detenido previamente por la Policía Estatal Preventiva por delitos contra la salud.

Luego dieron su versión, dijeron que lo único que sabían es que “…el morro se había robado algo” y detallaron que cuando lo tuvieron en su poder se comunicaron con su jefe, quien les ordenó “díganle que regrese lo robado o entregue 300 mil pesos”.

En esa primera plática también señalaron haber participado en otras dos privaciones “…un güey que debía droga y un pollero”.

Respecto a si su célula tiene vinculación con algún cártel, los detenidos manifestaron no saber para quién “trabaja” su jefe, a pesar de que lo han visto y escuchado comunicarse por teléfono con otras personas para recibir órdenes.

Esta privación de la libertad, la clasificaron como secuestro, porque “…lo que hicieron fue llamar a sus familiares para pedirles una fuerte cantidad de dinero a cambio de liberarlo”.

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio