Van por 22 criminales

Reportajez BCS lunes, 30 marzo, 2015 7:17 PM

Las autoridades integradas en el Consejo Estatal de Seguridad de Baja California aseguran tener claro qué está sucediendo en la Zona Costa del Estado. Afectados por la atomización de los cárteles Arellano Félix y de Sinaloa, ante la dispersión del poder criminal, las corporaciones están siendo obligadas a pelear por la seguridad en diversos frentes. Los cárteles y sus pequeños tentáculos siguen operando y las 107 toneladas de droga decomisadas en la entidad el año pasado, sumadas a las otras 936 toneladas de enervantes aseguradas cruzando la línea fronteriza, dan fe de que el negocio ilícito sigue próspero. Pero no hay quien controle criminalmente a Baja California porque Alfonso Arzate García  “El Aquiles” en Tijuana, Cenobio Flores Pacheco “El Checo”  en Mexicali y José Antonio Soto Gastélum “El Tigre” en Tecate-Rumorosa y Zona Este de Tijuana, sigue operando desde fuera. “Como no hay un empoderamiento de grupo delictivo que controle, solo hay operadores, y muchos de ellos, incluso mandos medios, están en otras entidades, entonces se da la facilidad de delincuentes que se trasladan de Jalisco, Sinaloa, Michoacán y diversas entidades, porque ven la posibilidad de trasegar por aquí”, detalló el secretario de Seguridad Pública de Baja California, Daniel de la Rosa. En este contexto de poder disgregado y con pugnas internas, en Tijuana han surgido nuevas células tipo pandillas: de entre quienes se hacían llamar “Talibanes” o “Chamulas”, ahora surgieron “Los Oaxacos”; de los ex “Teos” ligados directamente al “El Tigre”, Javier Beltrán Cabrera “El Javo” o “El R4”, integró a “Los Pelones”, nombre que ya usa un grupo de matones y traficantes de los Arellano Félix. Además, en el Este de la ciudad, cuando el traficante identificado como “Don Cuco” se peleó con sus jefes delictivos, reclutó a sus sicarios y los identificó como “Los Rojos”; mientras que en la Zona Norte y Colonia Libertad aparecieron “Los Cuates”. “Lo que se desprende es que en algunos casos, son pugnas que se dan entre algunos liderazgos o mando medios o bajos, de quienes operan con Ismael ‘El Mayo’ Zambada, con otros mandos medios o bajos que andaban con Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán y algunas reminiscencias que quedan de los Arellano, que andan delinquiendo con ‘El Mayo’ o ‘El Chapo’” explicó De la Rosa. “Y alguna injerencia que hemos tenido de la gente de Michoacán, pero eso ha sido más en el pago de alguna plaza o el trasiego, no tanto de venta de droga al menudeo, como sí lo hace el Cártel de Sinaloa”, agregó. “Jefecitos” monitoreados Los “jefecitos” de las variadas células se están enfrentando por zonas, pero también hay  líderes de pandillas luchando por el control de colonias, incluso cuadras. Y las fuerzas de seguridad, afectadas por el incremento de la incidencia delictiva -principalmente homicidios-, han decidido actuar. De inicio elaboraron un nuevo mapeo criminal, detectaron las cabezas delictivas, elaboraron nuevas listas de “Los más Buscados” y dicen que van por ellos. De ahí que ahora pidan apoyo de la ciudadanía para que denuncie la presencia de estos criminales a los números de emergencia 066 y 089, la línea de denuncia anónima desde Estados Unidos 1-866-201-5060, las aplicaciones 066MOVILBC y 089MOVILB, y  el correo denuncia@policiatijuana.gob.mx “Ya se están integrando las averiguaciones previas, por las procuradurías, ese fue el acuerdo; nosotros estamos buscando a esas personas, hay un seguimiento de ellos”, aseguró el titular de Seguridad Pública del Estado. La determinación de capturarlos podría ser puesta en duda, si se considera que Baja California tiene entre sus más buscados precisamente al ex policía municipal de Tijuana, Jesús Alfonso Trapero Herrera, a quien ubican como uno de los lugartenientes del recién detenido Alfonso Lira Sotelo “El Atlante” (septiembre de 2014),  quien estuviera a la cabeza de una de las células del Cártel de Sinaloa. Según reportes de inteligencia, este sujeto se está peleando con un hermano de “El Atlante” para quedar a la cabeza del grupo criminal y controlar el tráfico de droga en Tecate y el Este de Tijuana. Sin embargo, este sujeto fue capturado el 14 de marzo de 2015, precisamente por elementos de la Policía Estatal Preventiva; fue intervenido porque alteraba el orden público  en la calle Tecolote de la colonia Ampliación Guaycura, de Tijuana. Ahí, el hoy detenido dio un nombre diferente y presentó una identificación apócrifa, así que lo presentaron ante el Ministerio Público por uso de documento falso, una vez ingresado, corrieron sus datos en el sistema y localizaron una orden de aprehensión vigente emitida por el Juzgado Quinto de Distrito por robo calificado, amparada bajo la averiguación previa 272/ 2012. El delito es posesión de vehículo robado, no es grave. Además, a este sujeto incluido entre los más buscados, detenido en 2009 en posesión de armas largas y liberado, vinculado al grupo criminal de Eduardo García Simental “El Teo”,  otra vez le decretaron libertad provisional el 16 de marzo, bajo fianza. “Nosotros lo detuvimos, como hemos detenido al ‘El Mono’ han salido, pero es parte del seguimiento” insistió De la Rosa. Según el funcionario, el principal problema de la atomización de los cárteles fue la captura de información de los criminales: “En algunos casos no había tantos datos, porque era el jefe de narcomenudistas tal, contra el jefe de narcomenudista de Cerro Colorado. Por eso el tema del acuerdo  de coordinación que haya un monitoreo permanente de todos ellos y se judicialicen para tener las órdenes de aprehensión”. Por lo pronto, en un esfuerzo de control oficial, las policías han desplegado operativos permanentes en las zonas en conflicto y han ejecutado una serie de aseguramientos de delincuentes menores, personas armadas y narcomenudistas. Pero en los últimos diez días, los resultados de la PEP han sido limitados porque la mayoría de la fuerza de calle fue trasladada al Valle de Ensenada, para controlar las manifestaciones de jornaleros que reclaman mejores condiciones laborales. Los delincuentes de Tijuana En Tijuana, las autoridades estatales tienen identificadas dos guerrillas prioritarias con  tres cabecillas y ocho hombres que ordenan los enfrentamientos criminales. Se trata de René Arzate García -con orden de aprehensión-, parte del cártel sinaloense, enfrentándose con otra fracción de la mafia de Sinaloa representada por Francisco Javier Uriarte Mendoza “El Chapito”, quien también tiene mandamiento judicial para su detención Bajo las órdenes de Arzate, Arturo Govanni Gómez Herrera “El Gross” con doble alerta de búsqueda,  recién salido de prisión y encabezando tres células delictivas coordinadas por “El Betillo”, “El Flaco” y “El Cachorro”. Y representando a los Uriarte, Hugo Carlos Escobar Godoy “El Moreno”; en su caso, las muertes que los pusieron en la mira de las autoridades han sido por el control criminal de la delegación Sánchez Taboada. De Escobar, las autoridades explicaron que existe también una doble alerta. Los criminales lo mandaron traer de Sinaloa y tiene su zona de seguridad entre las colonias Villa Fontana, Buenos Aires y Cerro Colorado. Apenas el  22 de marzo, oficiales del Grupo de Operaciones Estratégicas de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM), aseguraron en flagrancia a: Luis Javier García Jiménez “El Boti” o “El Flaco”; Josué Flores González (“El Piri”) y Marco Antonio Lizárraga Ramírez, presentados como traficantes y asesinos al servicio de “El Gross” y “La Rana”. Y César Alejandro Cantú o César Alejandro Pérez Rodríguez, del grupo criminal de los Uriarte, bajo la jefatura criminal del preso José Luis Mendoza Uriarte “El Güero Chompas”, también apodado “El Niño”. A los cuatro los ubicaron en ataques armados recientes. Sin embargo, en el Ministerio Público del Fuero Común fueron liberados al no encontrar elementos suficientes para imputarles, y los remitieron a la Procuraduría General de la República (PGR) por un arma. Ahí, de nuevo fueron puestos en libertad por falta de elementos. Al Oeste de Tijuana, en la Zona Norte de la ciudad, se ubica el segundo escenario criminal, ahí está de nuevo René Arzate, con Iván Leonardo Peña Peralta “Turbo” como subalterno delictivo,  enfrentados  con la facción del CAF encabezada por el también “buscado” Luis Manuel Toscano Rodríguez “El Mono”, quien tiene como lugarteniente a Alberto Ávila Alvarado “El Chacal”. En un segundo frente, “El Mono” pelea por la zona con Víctor Miguel Aguirre Sainz “El Migue”, quien inició su actividad delictiva como traficante de personas, pero actualmente está usando a los migrantes para cruzar droga a Estados Unidos. Este sujeto también registra acciones criminales en Lomas Taurinas y la colonia Libertad. Estos ocho presuntos delincuentes han sido detenidos previamente, incluso en más de una ocasión, algunos como Toscano Rodríguez, recientemente. En cada ocasión han sido liberados. Algunos de ellos han enfrentado a las autoridades reclamando órdenes de aprehensión, y se han llegado a enviar a sus abogados ante la prensa para alegar que son hostigados sin fundamento judicial.   El pleito por la frontera Tecate-Tijuana Los otros siete miembros de la lista de más buscados de Baja California están matando por tener el control de la venta de droga en Tecate y la Presa Rural en Tijuana. Un viejo nombre relacionado con el Cártel Arellano se sostiene en el listado, Jorge Humberto Acosta Gallegos “El Güero Leches”, quien tiene como subalterno criminal a Ezequiel Jáquez Arrieta “El Pelón”, los dos enfrentados con el hermano de “El Atlante”, Javier Lira Sotelo “El Carnicero” quien se apoya en su actividad delictiva con Jesús Ríos Corrales “El Viejón”. Luego, de nuevo Lira y Ríos, en pugna con el antes mencionado Alfonso Trapero y su presunto secuaz, Javier López Ríos. Del lado de Los Uriarte, José Juan Trejo Gutiérrez “El Chapito Trejo” fue identificado por las fuerzas policiacas como quien controla el territorio y también entró en la lista de requeridos.      Cabecillas de segundo nivel, también son buscados Moisés Martínez Castro “El Moy”. Buscado por su participación, en julio de 2014, en el homicidio de una mujer y su hijo de dos años, asesinados en el interior de una casa de la colonia Obrera en Tijuana. Están investigándolo en el homicidio de madre e hija el 23 de marzo de 2015 en Los Laureles. Las áreas de inteligencia lo relacionan con un grupo identificado como “Los Oaxacos”, integrado con delincuentes que salieron de la célula de “Los Chamulas”. Pedro Stanley Herrera Jelinek “El Peter”. Con orden de aprehensión por su presunta participación en el homicidio de Arturo Hachadur Kaloyán en enero de 2014, como cómplice de Dalia Rodelo “La Prima” y Julián López “El Chino”. Su zona de operación está identificada en las colonias Divina Providencia, Laureles y Lázaro Cárdenas. Estos dos, enfrentados por el manejo de la droga en la delegación San Antonio de los Buenos en Tijuana. Martín Zamora González “Lima” o “El Moreno”. Su actividad criminal identificada era secuestrador de migrantes, pero según reportes de inteligencia, desde finales de 2014 y en lo que va de 2015, ha secuestrado comerciantes. Juan José Pérez Vargas “El Piolín”. Trasiega droga a Estado Unidos para los grupos que operan en la delegación Sánchez Taboada, y en su actividad criminal tiene apoyo de un policía municipal identificado solo como “Paredes”. Los cuates Lucre Antonio y Marco Antonio Cerda Pacheco. Ubicados según las autoridades en el organigrama delictivo en la colonia Obrera, y peleando a muerte por ingresar a la Zona Norte de Tijuana. Delinquen para “La Rana”. Isaac Canchola Castro. Robos con violencia en Playas de Tijuana y zonas residenciales como Lomas de Agua Caliente y Colonia Cacho. Vive en la colonia Divina Providencia y su cabecilla criminal identificado es “El Peter” Stanley.  Don Óscar “El Negro” o “El Apá”. Hombre de 1.70 metros de estatura, rapado, con barba, que reside en Villas del Campo y es relacionado con los asesinatos de  la primera semana de marzo. Rommel Moreno, titular del SJPA Rommel Moreno Manjarrez fue nombrado por la Procuradora General de la República, Arely Gómez González, como Titular de la Unidad para la Implementación del Sistema Procesal Penal Acusatorio. Quien fuera Procurador General de Justicia de Baja California se unió desde el miércoles 25 de marzo al equipo de trabajo de Gómez González; así como Carlos Alberto Bonnin Erales, nombrado Secretario Particular de la Procuradora General de la República, y José Alberto Rodríguez Calderón, desinado como Subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales de la PGR. En la toma de protesta la titular de la dependencia les pidió “entrega total en tareas de la PGR”. El ex funcionario bajacaliforniano se desempeñaba como asesor en la Subprocuraduría Jurídica y de Asuntos Internacionales de la Procuraduría General de la República. Fue coordinador Consejero en la Implementación del Sistema Acusatorio en México, también titular del Órgano Interno de Control de la entonces Policía Federal Preventiva. Asesor del Subprocurador de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo. Sin embargo, Moreno Manjarrez no salió bien librado de Baja California cuando estuvo como procurador durante el sexenio del gobernador José Guadalupe Osuna Millán (2007-2013), le tocó uno de los periodos de mayor inseguridad. Cruentas balaceras se desataron en Tijuana, así como el incremento de secuestros, privaciones de la libertad y robos violentos. De hecho algunos abogados de la región señalaron su gestión como fracaso, llena de “impunidad, incapacidad y desinterés. Del Nuevo Sistema de Justicia Penal tampoco se rindieron buenos frutos de miles expedientes, judicializó muy pocos casos”. Narcomenudeo en el doble asesinato de mujeres La madrugada de 23 de marzo de 2015, un menor de edad reportó el asesinato de dos mujeres. Los cuerpos maniatados con tape gris de Laura Patricia Rivera Camarena 42 años (madre) y Guadalupe Sánchez Rivera (hija) de 21, fueron encontrados sobre un charco de sangre en la sala de la austera casa localizada en Privada Valle Anáhuac número 40-1 de la col. Los Laureles, delegación Playas de Tijuana. De acuerdo a la averiguación previa 072/15/201 los peritos localizaron “un casquillo percutido con características de ser un posible calibre M1 o M5, el cual estaba aproximadamente a un metro de distancia en dirección al oeste con relación a los cuerpos, sobre un colchón de plástico inflable de color azul oscuro”, con esas balas les dispararon en el lado derecho de la cabeza a las dos. Dos familiares masculinos de las muertas manifestaron a los policías que el único problema que tenían era con la ex pareja sentimental de la joven asesinada Guadalupe, Gabriel Orozco; detallaron que peleaban por la custodia de un hijo, aseguraron que meses atrás el hombre golpeó a la mujer, que lo denunció y por eso “amenazó con matarlas”. El sujeto, delgado y bajo, fue detenido por elementos municipales alrededor de las 4 de la mañana llegando a su casa. Y dio dos versiones para justificar su presencia en la calle. 1.- Que iba a ver a su hijo a casa de Guadalupe. 2.- Y que estaba esperando que llegara su nueva novia, que trabaja en “El Chabelas” y sale tarde de trabajar. En su intento por exculparse, también aseguró que su ex suegra recién asesinada, Laura Patricia Rivera Camarena vendía droga. Como el hombre tiene antecedente de capturas previas relacionadas con narcomenudeo, fue detenido y presentado ante el juez municipal que lo remitió al Ministerio Público, donde fue posteriormente liberado. De acuerdo a versiones de testigos, la madrugada de ese lunes, dos hombres entraron a la casa del crimen, encapuchados y vestidos de negro, uno alto fornido cargaba el arma y el otro bajo y delgado empuñaba un cuchillo. “Uno le gritaba que dónde estaba la mota”. Luego las mataron y fue cuando el resto de la familia salió de los cuartos y los asesinos huyeron.    Por el momento, las autoridades no han descartado la participación del ex de la joven asesinada, pero no existen elementos para detenerlo. “Además por la complexión dada por los testigos, el que disparó era un hombre grande y no corresponde a la filiación”. Nieves Reta libre El jueves 26 de marzo de 2015 fue registrado en la Plataforma México, al ex comandante de la Policía Municipal de Tijuana, Juan Manuel Nieves Reta se le había decretado auto de libertad, después de permanecer 6 años y cinco meses en prisión. Nieves fue detenido en noviembre de 2008 –junto a una veintena de policías municipales y ministeriales– tras las declaraciones hechas por Luis Ernesto Ramírez Vázquez “El Güero Camarón”, detenido en octubre del mismo año. Este miembro del crimen organizado fue identificado como el contacto de las células del Cártel Arellano Félix con las corporaciones y el encargado de los pagos a policías corruptos. En el mismo operativo de captura, su hijo Noel Jamir Nieves Reta fue declarado prófugo. Su otro hijo, Yiovanni Alexis Nieves Cabrera fue detenido por la Policía Estatal Preventiva en posesión de un arma 9 milímetros en julio de 2013.  La mayoría de los ex agentes señalados por Ramírez (y consecuentemente detenidos) ya fueron liberados.  En el caso de Nieves Reta, en Gobierno del estado informaron que el sistema indica que le fue concedido un amparo que lo protege contra una sentencia definitiva.

Comentarios

Tipo de Cambio