Tomas y Beber (II)


 
Cuentahiloz lunes, 15 septiembre, 2014 07:00 PM

En este mismo espacio, la semana pasada y bajo el mismo título, se replicó la versión que circula entre los subordinados de Loreto Quintero, oficial mayor del Gobierno del Estado: que pese a las finanzas apretadas, se adquirieron mil botellas de vino grabadas con su nombre y cargo en medio de los logos del gobierno y el escudo de Baja California. Una aclaración corrió a cargo del dueño del negocio que comercializó la botella, copas de vidrios y el estuche de madera. Se trata de José Ángel León Zumarán, militante del PAN, ex delegado de turismo en Ensenada del Gobierno del Estado y -ahora lo dice- miembro de la campaña del gobernador Francisco Kiko Vega. Según el panista, no fue el gobierno quien ordenó el pedido, “solo se me compró un set, con un costo de 650 pesos, el producto me lo compró una sola persona en lo privado (sic)”. León Zumarán sostiene que no es proveedor del Ejecutivo -a pesar de que fue él quien publicó en su red social la foto de la botella-, que la información publicada le afecta, pues levanta a posibles compradores el “temor de ser expuestos por la compra de Productos Artesanales Hechos por Gente de Ensenada”. Después, el Gobierno del Estado ampliaría que la mentada botella fue un regalo de Aníbal Santana, delegado de la Oficialía Mayor en Ensenada hacia su jefa. Y antes de ello, Roberto Karlo López, coordinador de Comunicación del gobierno estatal, aclararía a ZETA que un particular -el vitivinicultor que hizo “la” botella- mandaría una carta aclaratoria a este Semanario. Total, todo el aparato de gobierno al servicio de un privado y, obvio, de la oficial mayor que se sintió agredida. En resumen, la versión que se sigue sosteniendo por funcionarios del Gobierno del Estado de Baja California que pidieron el anonimato por represalia, no es tan cierta como parece… ¿O de verdad echaron a andar la maquinaria para una sola botella? Ni hablar. Salud.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio