“El país ha cambiado… pero para mal”: Cárdenas


 
Noticias del día jueves, 25 septiembre, 2014 06:00 PM

Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano se sienta en la sala de visitas de ZETA. Manos recargadas, pocas expresiones. Monótono en el tono de su voz. Los editores tienen frente a sí al hombre que ganó, pero no reclamó la Presidencia de la República en 1988, que la perdió a consecuencia de un comentado fraude electoral a favor de Carlos Salinas de Gortari. Posteriormente intentó ser candidato en dos elecciones presidenciales más. Cárdenas no se sale su última lucha: revocar la Reforma Energética que el Poder Legislativo aprobó a propuesta de Enrique Peña Nieto, y que vulnera la nacionalidad del petróleo y la infraestructura. A los editores Adela Navarro Bello, René Blanco Villalón, Rosario Mosso Castro e Isaí Lara Bermúdez, Cuauhtémoc Cárdenas les responde las preguntas. No regatea respuesta, pero sí dosifica contenido. — ¿Qué le recomendaría a Andrés Manuel López Obrador, si aspirara a una tercera candidatura presidencial? “Mire, yo no hago recomendaciones ni a mis hijos, menos a otras personas”. El PRI, el fraude, el petróleo, la corrupción, el movimiento de izquierda, las protestas y por supuesto el salinismo, dan un segundo aire en la cara de Cuauhtémoc Cárdenas, el fundador del Partido de la Revolución Democrática (PRD). Más representativo aún, es el hijo del General Lázaro Cárdenas, quien encabezó la expulsión del capital extranjero en el sector petrolero en 1938. Hoy, intenta revertir las reformas del actual Presidente de México, que justamente entierran el principio cardenista de protección a la soberanía del país en base al petróleo. El entrevistado habrá tenido cuatro años de edad cuando su padre escribió en la historia la expropiación petrolera. Y han pasado 26 años desde que el Partido Revolucionario Institucional de Salinas le arrebató a él la posibilidad de gobernar al país desde la izquierda. A sus 83 años habla: — Con este presidencialismo priista que estamos viviendo, ¿estamos otra vez frente a la dictadura perfecta en México? “Lo que sí creo es que estamos, por un lado, dando continuidad a un proyecto económico, político, que no ha traído mayores beneficios al PRI, más bien ha traído muchos perjuicios al país, falta de crecimiento económico, pobreza, desigualdad, desempleo, violencia. Sigo viendo como parte de los grandes vicios”. — ¿Ve abusos, censura, represión? “Lo que veo es retroceso, lo que no veo es progreso; sobre todo en el terreno social, no veo mejora en los niveles de vida, etcétera”. — ¿Escuchó el mensaje del Segundo Informe de Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto? ¿Qué le provocó? “Bueno, no dijo nada sobre las causas del por qué no crece la economía, y si tenemos años en que no crece la economía, por qué no se da un viraje al proyecto, al modelo económico. No escuché tampoco qué se va a hacer para que terminemos efectivamente con la desigualdad social. Según dice el propio INEGI, ha crecido como en 200 mil cada mes. O sea, llevamos unos cuatro millones más en lo que va de esta administración. No nos dicen qué se va a hacer realmente contra la delincuencia, contra la violencia, y sobre todo el apoderamiento que hemos visto en muchas partes del país de territorios por parte de la delincuencia”. — Su partido, el PRD, fue puntal para que el Presidente Enrique Peña Nieto lograra sacar adelante todas sus Reformas Estructurales ¿Estamos en la época de la complicidad política? “Las mayorías que conforman en términos generales el PRI, el PAN, el Verde, Nueva Alianza, no requieren de los demás partidos, incluso yo diría que en cuestiones fundamentales, en materia de telecomunicaciones por ejemplo, en lo que hace a las Leyes Secundarias, o en todo lo que fue la Reforma Energética, el PRD estuvo en la oposición. El PRD no apoyó esas reformas, entonces cuando una mayoría se impone, pues se impone, y no podemos atribuirle a la oposición, que no puede dar más votos, que dé más de los que puede dar”. — ¿Entonces fue una decisión correcta y políticamente exitosa el Pacto por México? ¿Dónde estuvo el PRD, dónde el PAN y dónde se fraguaron todas estas reformas? “Yo quiero ver el Pacto como un ámbito de diálogo, no de decisión, finalmente la decisión en caso de cuestiones legislativas, las tomaron los diputados y los senadores, entonces a quien hay que atribuirle en todo caso responsabilidad, es a los diputados y senadores. El Pacto en sí, yo lo vi como un espacio de diálogo, puede uno no estar de acuerdo con él, pero ahí no se debieron haber tomado decisiones”. — La Reforma Hacendaria sí se apoyó por parte del PRD… “En buena parte, sí, efectivamente”. — Y ésa, por ejemplo en el caso del norte, ha afectado mucho… “Pues sí, habemos quienes pensamos por otro lado, que es insuficiente, que no se recauda todo lo que el país requiere para invertir en desarrollo, que afecta a todo mundo y no dejó satisfecho a nadie. Afecta a quien tiene altos ingresos, no descarga de cargas fiscales a quienes tienen bajos ingresos, hay cuestiones como esto del IVA en esta zona que deja muy lastimados a todos los habitantes y a todas las empresas de las regiones fronterizas, efectivamente”. — El PRI actual, el PRI de Peña Nieto, ¿es el mismo PRI que el de Salinas? “Pues si Usted quiere sí, si no quiere, no. El mismo partido ciertamente, yo creo que lo que han cambiado mucho son las condiciones del país, no es el mismo país que el de hace veinticinco años. Muchas prácticas se están repitiendo y parece que el Ejecutivo recupera la facultad de decidir qué sucede en la vida interna del PRI”. — ¿Cree usted que se va a hacer una consulta nacional? Usted aportó, bueno, el PRD, aportó más de cuatro millones de firmas. ¿Cree que eso puede cambiar algo de lo que ya se aprobó en la Cámara de Diputados? “Mire, si la Corte, si la Suprema Corte de Justicia dice que la consulta va, yo sí confío en que la mayoría de la gente está opuesta a la Reforma, esto es lo que dicen las encuestas, es el sentir que yo le podría decir que he recogido de estar visitando diferentes partes del país. Además, habría que hacer una muy intensa campaña, desde el momento que diga que la consulta va, una muy intensa campaña por todo el país para invitar al voto para revertir estas reformas”. — ¿Confía en la Suprema Corte? “Espero que se comporten con apego a la Ley y que se apruebe la consulta, esto es lo que hemos visto con juristas, con constitucionalistas, con legisladores, nos dicen que lo que se está preguntando es totalmente válido dentro de la Constitución, que no contraviene ninguna disposición, entonces yo espero que digan que sí. Ahora vamos a ver qué sucede”. — ¿Cómo van a estar los tiempos? ¿Hay un tiempo determinado para el fallo de la Corte? “Si se entregaron las firmas al Congreso, el Congreso ya las remitió al Instituto Electoral, éste tiene 30 días, en realidad quiero pensar que los 30 días se terminan el 15 de octubre, porque el 15 de septiembre es la última fecha para colectar firmas, entonces, en fin, son 30 días para contestar. Esto tendría que darse en la primera quincena de octubre, y en cuanto esto se remita a la Corte, la Corte tiene 20 días para responder, o sea que estamos hablando de fines de octubre, principios de noviembre”. — ¿Qué es lo esencial, qué quitaría o qué cambiaría de la aprobación reciente? “Bueno, se recuperarían los textos constitucionales que estaban antes de la Reforma de diciembre del año pasado, se recuperarían los textos constitucionales, el petróleo y la electricidad recuperarían su condición de sectores estratégicos de la vida económica del país, y todo lo que se hubiera hecho en base a las reformas, pues tendría que quedar sin efecto”. — Es dar un paso hacia atrás completamente, eliminar todo lo que se aprobó. ¿No quedaría algo de la Reforma? “Bueno, todo lo que contradiga, es decir, primero recuperarían la condición de estratégica, el Estado tendría que manejar en exclusiva la industria petrolera, no cabría inversión”. — Antes, durante y después de la reforma energética, los opositores hablaron de las irregularidades del proceso, de compra de votos, de procedimientos mal realizados. ¿Qué le hace pensar que la solicitud de una consulta puede cambiar eso que Usted ha calificado como una desgracia? “Yo confío en que se cumpla lo que nos marca la Ley en este caso, yo espero que la Corte diga que sí, y que pues el voto de los ciudadanos se respete, como espero que se respeten los votos en toda la elección y elecciones que tendremos el 7 de junio del año próximo”. — Cuando escucha el nombre de Carlos Romero Deschamps, ¿en qué piensa? “Pienso que el gobierno, si existen evidencias de corrupción, tiene la obligación de combatirla y de sancionar, y si no lo hace, pues hay complicidad de las altas autoridades de la República”. — Corrupción. Entonces, ¿piensa en corrupción cuando escucha este nombre? “Pues, es una… yo diría que una asociación automática”. — ¿Usted tiene información o pruebas de que petroleros o de cualquier otro origen hayan pagado similar al soborno a legisladores para que votaran a favor de la Reforma Energética? “No tengo ninguna información a ese respecto”. — ¿Y sospechas? “No tengo”. —El hecho que personajes del PRI e incluso del PAN, estén ligados a empresas extranjeras, ¿eso no le despierta alguna sospecha? “Bueno, me hace pensar que están ahí sus intereses, y que en todo caso una buena parte de por qué se impulsaron estas reformas, pues está en que en muchos casos estas personas están pues impulsando sus intereses, esto queda muy claro”. — El proceso interno del PRD del pasado fin de semana fue calificado como sucio. Grupos armados, robo de urnas, quema de boletas, ¿qué dice eso del partido? “Mire, yo hasta donde he visto, hubo pocas protestas, pocos recursos, pocas impugnaciones al proceso, yo creo que en términos generales salió un proceso aceptado por todos los grupos, al menos yo no veo ninguno de los grupos importantes del partido protestando por los resultados y, chueco o derecho, un millón ochocientas mil personas se manifestaron en el proceso interno, no es cualquier cosa dentro de un partido político”. — ¿Y la organización y los resultados de la elección? ¿Qué dicen del Instituto Nacional Electoral? “Pues yo creo que en términos generales manejó hasta donde es razonable el proceso, repito, yo no veo dentro del PRD que tengamos la situación que se vivió en elecciones anteriores, cuando tuvimos ocho meses con una presidencia provisional, o cuando hubo que anular una elección y luego repetir. E fin, yo no veo esa situación en este momento, si hubiera irregularidades mayores o incluso delitos electorales en este caso”. — Cien millones de pesos en unas elecciones internas, ¿por qué gastar tanto dinero en una economía en crisis? “Pues ésta sí es una decisión que tomó la dirección del partido, con sus propias prerrogativas, que aprobaron los cuerpos dirigentes del partido”. — Después de conocer los resultados virtuales, preliminares, donde se habla de una mayoría de congresistas y consejeros, de ciertos grupos, ¿su posible aspiración a dirigir el partido? “Nunca he tenido aspiración a dirigir el partido”. — Pero no podemos negar que su nombre se sigue escuchando. “Así es, pero una cosa es que se escuche el nombre, y otra cosa es que uno aspire”. — No aspira entonces… “Nunca aspiré. He aspirado a que no haya conflictos en la elección, a que el partido se reforme internamente, a terminar con las corrientes, a terminar con la distribución de la toma de decisiones en cuestiones de cuotas, a la necesidad a que haya más trabajo para ampliar la base ciudadana y territorial del partido. Esto sí lo seguiré insistiendo, una mejor comunicación de las dirigencias nacional, estatales, municipales, con los militantes del partido, me parece que en eso el partido ha venido fallando”. — ¿Será Usted el candidato a dirigir el PRD? “Yo no voy a enfrentarme con nadie. Yo no voy a competir con nadie”. — ¿Y si se lo piden? “A ver en qué condiciones”. — ¿Cómo acabar con las corrientes dentro del PRD? “Pues, primero con voluntad política de los propios dirigentes de las corrientes”. — ¿Le hacen daño al PRD las corrientes? “Desde mi punto de vista lo han debilitado mucho, le han hecho perder presencia en muchas partes y han provocado muchas confrontaciones internas”. — ¿Ésa es la principal evolución a 25 años de la fundación del partido? “Desafortunadamente me parece que ha sido una distorsión que se ha venido agudizando a lo largo los años”. — ¿Nada más en ese sentido, o hay otras distorsiones en el PRD en 25 años? “No. Me parece que con ésas es más que suficiente”. — ¿Cómo ve la transición de MORENA a partido político? “Pues como un proceso normal en la vida democrática del país”. — ¿Y le parece positivo para la democracia, para el proceso? “Sí, yo creo que debe haber muchos partidos políticos. Yo soy favorable a que haya muchos partidos políticos y que se facilite su formación”. — ¿Y ya lo invitaron a MORENA? “No. Ni creo que me vayan a invitar”.        — ¿Qué le recomendaría a López Obrador si aspirara a una tercera candidatura presidencial? “Mire, yo no hago recomendaciones ni a mis hijos, menos a otras personas fuera de la familia”. — ¿Qué panorama vislumbra para las izquierdas en las elecciones 2015-2018? “Pues no, ahí sí no sé. Si se hace un buen trabajo, yo hablaría del PRD nada más, si se hace un buen trabajo de hacer crecer la base territorial, de fortalecer al partido, darle presencia donde en las elecciones intermedias sobre todo ha mostrado bajos resultados electorales, pues yo creo que puede sin duda subir. Seguramente en unos años lo puede lograr, pero tiene que haber un trabajo muy consistente para ellos”. — ¿El PRD solo? “Bueno, yo creo que el PRD, si circunstancialmente puede haber acuerdos con otros, pues qué bueno, pero yo diría que como partido político, su objetivo debería ser ése”. — ¿Usted tiene coincidencias con la corriente del PRD en las últimas dirigencias, que es Nueva Izquierda, los llamados “Chuchos”? “Yo no coincido con ninguna corriente en particular, yo coincido con los principios generales del partido, los que dieron origen al PRD, y me parece que por eso estoy ahí”. — ¿Trabaja en el gobierno del Distrito Federal? “Estoy como responsable del área internacional, y para venir en estas excepciones pido permiso”. — ¿Asiste? “Asisto, asisto regularmente. Chile número 6. Ahí está la oficina de la Coordinación de Asuntos Internacionales”. — ¿Y qué hace, después de Usted haber sido el jefe? “Pues veo las cuestiones de carácter internacional que llegan al gobierno del Distrito Federal, esto es, la relación con muchas organizaciones, cuestiones ambientales, de salud, de seguridad, etcétera”. — ¿Cuántas izquierdas hay en México? “Muchas, hay izquierdas electorales y no electorales, hay quien se dice de izquierda y hay otro, el que está enfrente dice ‘tú no eres de izquierda”’. — En el sentido electoral ¿está Usted de acuerdo que el PRD haga alianzas con el PAN, por ejemplo? “Yo estoy de acuerdo con que el PRD haga alianzas de acuerdo a sus principios, en ningún momento he estado de acuerdo con alianzas que van en contra de los principios del PRD y que resultan desde mi punto de vista no solo contradictorias, sino nocivas para el partido”. — ¿Como cuáles? “Como las que hubo en Puebla, como las que hubo en Sinaloa, como las que ha habido en Chihuahua con el PRI. En fin, en varias partes, me parece que esto es totalmente contrario, yo espero que no vuelva a suceder”. — Con el PRI. “No, no, con nadie que esté, digamos, si hay un partido que está favorable a esta Reforma Energética, pues se me hace absurdo que aunque sea en lo municipal vayamos en una alianza con ese partido”. — Por ejemplo en Baja California. “Por ejemplo en Baja California”. — Le volteamos a ver, diputado, ¿eh? (presente Roberto Dávalos) “Además lo dije desde antes de que viniera la elección, o sea que esto no es nuevo”. Interviene el diputado: “Ahí coincidimos, a mí inclusive me dejaron un distrito 24 puntos abajo, debe haber un distrito perdedor”. — ¿Cuál considera que es en la actualidad el mayor problema de México? “Pues son muchos desafortunadamente, es la desigualdad social, no sé cuál pudiera ir más adelante, es decir, en primer término o en segundo, la falta de empleo, la pobreza, que no haya crecimiento económico, la violencia, la delincuencia que crece, la corrupción. Todos estos son problemas que creo que no se están enfrentando adecuadamente”. — Ingeniero, ¿hay algo de lo que se arrepiente en su carrera política? “No, y si lo estuviera no se los platicaría, desde luego que no”. — Platíquenos qué cree que hubiera podido haber hecho mejor o diferente. “Pues muchas cosas, primero poner en práctica una política que atendiera los problemas de la gente, y no una política que concentrara la riqueza”. —De sus promesas, o de sus compromisos que tenía en 1988 primero y luego en 1994, ¿siguen vigentes? “Sí, yo sigo comprometido con las mismas causas”. — ¿No ha cambiado el país?        “No. El país ha cambiado sin duda, pero ha cambiado para mal, ha ido para atrás”. — En Michoacán, siendo perredista incluso con su hijo a cargo, ha sido ejemplo de violencia, narcotráfico, impunidad, operativos especiales federales van y vienen, traficantes son detenidos, son reemplazados. ¿Qué pasa en su estado, qué se debe hacer para mejorar las condiciones de inseguridad? “Pues combatir con más eficiencia la inseguridad, no como se ha venido haciendo. Entender que la violencia y la delincuencia organizada no son fenómenos aislados, tienen que ver con una mejor inteligencia, mejor seguimiento de los movimientos bancarios, qué pasa con el dinero, cómo llega, cómo se mueve, y esto no lo vemos. Vemos que agarran cabezas, que agarran capos de distintas bandas, pero nunca hemos visto que nos digan cómo llegó el dinero sucio a las corrientes bancarias. Alguien debe saber, porque no son depósitos o ingresos de cien pesos o de dos mil pesos, son millones y millones los que ingresan a las cuentas bancarias, alguien tendría que darse cuenta si quisiera realmente investigar. “En el país nos dicen que se están moviendo 30 o 40 mil millones de dólares, esto es, 350 a 500 mil millones de pesos al año por el narcotráfico, y esto acaba en las corrientes bancarias, igual que en Estados Unidos, 300 o 400 mil millones de dólares por año, y pues esto, el que mueve droga no paga con American Express ni con Visa, llegan con los costales o con las maletas de dinero, y lo que colectan en narcomenudeo pues son billetes de diez y de veinte, a lo mejor de cien; pero tampoco pagan con cheque y tampoco pagan con tarjeta de crédito”. — Y como parte de, finalmente Michoacán es ejemplo de lo que sucede en otros estados, la implicación de políticos o por lo menos la detención de éstos en temas del crimen organizado. ¿Qué es lo que está pasando? La infiltración ya está. “Pues pasa que involucran a distintas personas, como están políticos, deben estar involucrados todos los ‘empresarios’ y lo pongo entre comillas, que manejan los negocios del narcotráfico, agencias de coches, inmobiliarias. En fin, todo lo que hemos visto que aparece cuando efectivamente quieren investigar algo”. — Ingeniero, ¿es cierto que pocas veces sonríe? “No, no. Al contrario”. — ¿Sí sonríe? “No, sí. Cuando hay de qué reírse, cuando hay de qué sonreír, desde luego que sí”. — La consulta para cambiar la condición de la Reforma Energética ¿es su última lucha? ¿No aspira al PRD, a competir? Desde hace años ya no aspira a la presidencia. “Aspiro a que cambie el país, y ésta es una lucha que no termina, mientras no cambie”. Muchas gracias.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio