Inaugura “Zotoluco” en Tijuana


 
lunes, 21 julio, 2014 03:00 PM

El domingo 20 de julio, a las cinco de la tarde, se inaugurará la temporada 2014 en la Monumental Plaza de Toros de Playas de Tijuana, en el cartel: Eulalio López  “Zotoluco”, Arturo Macías “El Cejas”, y las presentaciones en esta ciudad de Ricardo Frausto, con toros de Pozo Hondo.   La afición y la crítica especializada coinciden en que “Zotoluco” es la primera figura del Toreo en México, un fuera de serie, único, un gallo de pelea, un superdotado, el eterno triunfador. De grandeza torera, se quedó solo en la cima, torero excepcional y en su mejor momento; con estos adjetivos y otros más, se califica a Eulalio, que lejos de envanecerse, ni se inmuta, nunca ha dejado que la gloria que posee lo apabulle.    En resumen, es de una exquisita técnica, que lo hace ocupar un sitio de honor respaldado por su maestría y poderío, hasta hoy inalcanzable, marcando la diferencia y siendo modelo a seguir. Ciertamente es serio, pero no frío, solamente sonríe cuando  lleva las orejas. Magnífico con el capote, peculiarmente con su famosa larga cambiada de rodillas, refleja el Toreo de capa y los quites con todo el movimiento que dicha suerte requiere. Al principio de su carrera, “Zotoluco” colocaba con acierto banderillas, hoy aprovecha los instantes más importantes de la lidia, convertido en un verdadero artífice del pase de pecho, del natural, el derechazo y cambio de mano. En mágica danza ejecuta los lances con pureza y lentitud, tiene un sentido del deber con el público y consigo, es hábil estoqueador y disfruta su profesión, no se deja ganar la pelea. Obedece al Toreo ajustado a las normas clásicas de citar, parar, templar y mandar.  El poderío y  las facultades  de este diestro,  le permiten sacar partido al mayor número de toros. Eulalio apunta que ahora se enfoca “al Toreo de arte, y todo el tiempo que ha pasado antes de alcanzar metas”, los ha aprovechado para aprender. Al tener toda esa información, ha conseguido seguridad. “Cuando un toro tiene facultades, hay que explotarlas al máximo y de inmediato para evitar que cambie de lidia, hasta que logre entregarse, aunque hay que consentirlo y tirar de él con la muleta, e ir engarzando cada pase”, opina “Zotoluco”. Además de tener “una enorme fe en Dios”, su carrera ha sido de mucho sacrificio, pero invariablemente supo que algún día tendría los frutos de los que actualmente degusta, se encuentra preparado para ello. “Todos los toreros llevamos en la mente y en el corazón, la enorme ilusión de triunfar”. Sale al ruedo a demostrar lo que sabe y defender lo que tanto trabajo le ha costado, está consciente que el público le exige cada vez más y que sus compañeros van a apretar, pero siempre ha estado a favor de la superación. Esto no es negocio y las empresas contratan al torero que por estar en el ánimo del público, los lleve a la plaza. No quiere decir que  “Zotoluco”  llene las plazas, pero lucha por eso. Tener más años en activo ayudan a madurar, a tener capacidad de resolver los problemas que se presentan, indiscutiblemente la clave es la experiencia. Su mente se centra en los compromisos que tiene pendientes, se arriesga cada tarde como si fuera la única oportunidad, con la finalidad de mantenerse en el lugar de privilegio que ocupa. Su ilusión siempre fue convertirse en matador de toros, por ello inició desde muy pequeño. Recuerda que sus tíos venían de Tlaxcala y se quedaban en su casa para ir a torear, eso lo emocionaba, luego empezó a acompañarlos. Su tío Alfonso López también quiso ser matador, pero la fortuna no lo acompañó y solo llegó a novillero, y los restantes se sumaron a la fila de picadores y subalternos. Para él fue indispensable el apoyo de su familia, principalmente de sus padres. Eulalio López sostiene que ha trabajado tanto con la espada, que se ha convertido en una obsesión, el acero le impidió cortar mayor número de orejas, por tal motivo, no deja de entrenar, entrenar y entrenar”. Advierte que el triunfo no es obra de la casualidad o de un toro de bandera, o de aquel que se le hayan cortado los apéndices por casualidad. Su trayectoria ha sido notoria, nada le han regalado, se siente mentalizado para aguantar el ritmo que lleva y de representar a un país taurinamente. Con más de dos mil corridas, este año “Zotoluco” celebra 28 años de alternativa que tomó en San Buenaventura, el 20 de julio de 1986, con el toro “Justiciero”, de la Playa. El 24 de abril de 1983, toreó su primera novillada en Lomas Verdes, con ganado de San Fernando. Debutó como novillero en la Plaza México el 22 de julio de 1984, con La Laguna. Confirmó en la Plaza México el 26 de noviembre de 1989, y en Las Ventas el 23 de marzo de 1997. La ganadería de Pozo Hondo, fundada en 1978, divisa verde y azul rey, es hermana de Malpaso y tiene sangre de Valparaíso y Torrecilla, se localiza en el Rancho Santa Ana de Saint Alto, Zacatecas. Propietarios: Ramiro Alatorre y Ana María Rivero Llaguno.      La lista de toros de Pozo Hondo para la corrida inaugural, son: Toro #21, 490 kilogramos, cárdeno bragado cornivuelto. Toro #34, 450 kilos, negro meano delantero. Toro #41, 440 kilos, cárdeno bragado salpicado delantero. Toro # 5,  450 kilos, cárdeno bragado delantero. Toro #32,  500 kilos, negro entrepelado bragado delantero. Toro #24,  550 kilos, cárdeno bragado tocado pitón derecho. Las reservas corresponderán a la ganadería zacatecana Boquilla del Carmen: Toro #724, 470 kilos, cárdeno bragado delantero. Toro #703, cárdeno bragado delantero. La corrida fue recibida por el juez de plaza Fernando Galán, así como por los veterinarios Ángel Guerra y Sergio Jiménez. Arturo Macías es un torero de entrega, muy alegre y hasta cascabelero, que paulatinamente se irá definiendo y asentando. Mientras que Ricardo Frausto es un novillero sensación y triunfador que recibió la alternativa de manos de Morante de La Puebla, atestiguando Julián López “El Juli”, el 17 de noviembre de 2013. Este domingo toreará su quinta corrida. Habrá que esperarlo. [email protected]

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio