La legalización de la marihuana en California – ¿Cómo impactará a Baja California?

Foto: Internet/Si la industria legal de California pue-de reducir el precio, no sería rentable importar marihuana del extranjero
 
Opinionez Lunes, 25 Septiembre, 2017 12:00 PM

La epidemia del abuso de drogas sigue fuerte en los Estados Unidos. Hoy, una alta cantidad de estadounidenses -más de 95 millones de personas- usan analgésicos recetados. Más de 2 millones dependen de opioides. En la actualidad, la sobredosis por uso de drogas es la mayor causa de muertes en los estadounidenses de menos de cincuenta años. Conocemos el impacto de las ciudades del sur de la frontera, ya he hablado sobre este reto. Por muchos años he trabajado en la guerra contra las drogas y he gastado años peleando contra la producción de cocaína y marihuana en Colombia. Entiendo el argumento mexicano, que es inaceptable que la policía mexicana muera al sur de la frontera peleando contra las drogas que se consumen con impunidad una vez llegadas a California. Y cabe destacar que este argumento toma más fuerza cuando California se está moviendo por la legalización completa de la marihuana, estimado para enero de 2018.

Hace menos de cinco años, en noviembre de 2012, los dos estados de Colorado y Washington legalizaron el uso y consumo personal de marihuana. Dos años después, Alaska y Oregón (y el Distrito Federal de Washington DC) también legalizaron esta droga para uso recreacional. El año pasado, California, Nevada, Maine y Massachusetts decidieron hacer lo mismo -para California se legalizará por completo el primero de enero de 2018-. Para esa fecha, uno de cada cinco estadounidenses vivirá en un Estado donde el uso recreacional de marihuana será completamente legal -y muchos de estos estadounidenses vivirán en el Estado pegado a Baja California-.

La legalización de marihuana evolucionó de manera muy diferente a -digamos- la pelea por el matrimonio entre personas del mismo sexo. La disputa para la igualdad de matrimonio se jugó en el sistema de justicia, mientras que la legalización de marihuana fue expandida por las urnas. Dicha legalización ha sido una medida popular, el resultado de los electores que propusieron el tema para voto directo, a pesar de la oposición de uniones policiacas, políticas y cleriguicias, además de profesionistas médicos.

Es temprano para hacer conclusiones a largo plazo sobre este tema, aun tomando en cuenta los estados que han aprobado el uso de esta droga por más tiempo. Pero no es demasiado temprano. Viendo los análisis de política pública de centros de investigación tan diversos, como el muy conservador Instituto Cato en Washington DC, como en revistas de impacto realizadas por los estados, así como partidarios de la industria marihuana. Es una realidad que no hemos visto sobre el impacto negativo o positivo de este hecho.

En Colorado, de acuerdo a un análisis del Departamento de Seguridad Pública, los arrestos por marihuana han bajado de manera significativa desde la legalización (un resultado esperado), mientras que el uso de marihuana ha aumentado en varios grupos evaluados -aunque hay unos resultados interesantes que indican que el uso de los jóvenes ha estado en declive-. Lo más negativo ha sido que el uso de marihuana ha tenido mayor impacto en accidentes de carros. Otros impactos de salud pública incluyen un aumento dramático en admisiones al hospital por el uso excesivo de marihuana (mucho menos peligroso que sobredosis de opioides, pero aun así peligroso).

Lo que vemos ahora es que, después de cinco años de legalización en Colorado, no ha habido un desastre de salud pública, el crimen no ha aumentado o reducido; el ingreso estatal ha aumentado poco por los impuestos sobre la marihuana y los resultados en cuanto a salud pública han sido manejables. De interés particular para los mexicanos es ver si la industria legal de marihuana en California pone fin a la industria ilegal de la droga que se importa desde México. Si la industria legal de California puede reducir el precio, no sería rentable importar marihuana del extranjero, esto indica que se quitaría a los productores mexicanos de marihuana, el ingreso que los deja tener negocios en los dos países.

Será muy interesante examinar lo que pasará en California a lo largo de 2018, mientras pasa hacia el uso legal de marihuana en el Estado. El futuro de la guerra de las drogas se decidirá aquí, y lo que pasará en California con respecto a eso tendrá mucho impacto en Baja California.

 

Andrew S.E. Erickson es un orgulloso ex residente de Tijuana, ex diplomático de los Estados Unidos, con Maestría del Colegio Nacional de Guerra, y un fuerte creyente de la importancia de las buenas relaciones entre mexicanos y estadounidenses.

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio