18.8 C
Tijuana
viernes, julio 19, 2024
Publicidad

“La Feria del Libro de Tijuana fue un esfuerzo de los libreros y de la comunidad”: Unión de Librerías de Tijuana

El evento editorial se realizó sin presupuesto etiquetado previamente de los gobiernos morenistas Federal, estatal y municipal. “La Feria costó arribita de 2 millones, pero la verdad salió entre la venta de los stands (140 espacios) y las mismas librerías estuvimos cubriendo costos de los boletos de avión y todo lo que se requería”, expresó José Luis Sánchez

Tras cancelarse en las ediciones 2020, 2021 y 2022, regresó la Feria del Libro de Tijuana, misma que este año se realizó del 7 al 16 de julio, bajo la organización de la Unión de Librerías de Tijuana y sin presupuesto etiquetado previamente por los tres gobiernos de Morena, entre ellos el Federal por parte del Centro Cultural Tijuana (CECUT), Secretaría de Cultura de Baja California e Instituto Municipal de Arte y Cultura (IMAC).

La última vez que se había realizado la Feria del Libro de Tijuana fue en 2019. En 2020 y 2021, no se llevó a cabo debido a la pandemia por COVID-19; mientras que en 2022 se canceló por falta de recursos económicos, ya que “desafortunadamente, pese las gestiones y esfuerzos realizados por nuestro grupo, no ha sido posible encontrar dicho apoyo para su realización este año”, emitió el 18 de agosto de 2022 la Unión de Libreros de Tijuana.

EL BALANCE

Para empezar, cabe destacar que entre 2012 y 2018, el Gobierno Federal apoyó a la Feria del Libro de Tijuana con 3 millones de pesos anuales etiquetados en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) a través del Centro Cultural Tijuana, con Pedro Ochoa como director, además del otorgamiento gratuito del uso de la explanada del organismo federal, espacios para presentaciones y personal al servicio de la logística de la Feria; pero con la administración federal 2018-2024 de la llamada Cuarta Transformación, con Vianka Robles Santana como directora del CECUT, el organismo federal retiró el apoyo económico de 3 millones de pesos anuales al evento librero en 2022 y 2023, de acuerdo con el PEF de esos años, público en la página de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

De hecho, en mayo de 2019, durante la presentación en conferencia de prensa de la Feria del Libro de Tijuana de ese año, Vianka Robles Santana refirió sus planes de hacer del evento editorial fronterizo una “Feria Internacional del Libro”:

“Realizamos un primer ejercicio para construir un andamiaje que nos permita el año que entra hacer una Feria Internacional del Libro, creemos que es lo que merece Tijuana, lo que merece Baja California, y que podemos tener un País y Estado Invitados”.

Foto: Cortesía Feria del Libro de Tijuana/Alfonso López Camacho.

Tras la cancelación de la Feria por la pandemia en 2020 y 2021, en las ediciones de 2022 y 2023 el CECUT no etiquetó a través del PEF recursos económicos para la Feria del Libro de Tijuana.

Tras la conclusión de la Feria del Libro de Tijuana 2023, José Luis Sánchez, presidente de la Unión de Librerías de Tijuana, compartió con ZETA un balance general del evento librero:

“En términos generales nos fue muy bien, tuvimos cerca de 100 presentaciones, eran entre 10 y 12 presentaciones al día y teníamos hasta cuatro presentaciones simultáneas, los talleres, el programa artístico; logísticamente fue una Feria muy complicada, pero salió muy bien. Yo veo una Feria del Libro de Tijuana que está creciendo, yo la veo como una Feria que se va a ser más sólida y ya no debemos tener el problema del recurso de estar viendo cada año, batallando, sino que debemos buscar la manera de que ya tengamos recursos etiquetados para la Feria, ése es un trabajo que tenemos que hacer desde ya”.

— ¿Hay alguna aportación económica del Gobierno Federal a través del CECUT, como en el sexenio 2012-2018, para la realización de la Feria del Libro de Tijuana 2023?, se le cuestionó a José Luis Sánchez.

“No. Ninguna de las instituciones está aportando ahorita dinero a la Feria del Libro de Tijuana”, respondió haciendo alusión a los tres órdenes de gobierno, entre ellos el Federal a través del CECUT; Gobierno del Estado, por medio de la Secretaría de Cultura de Baja California; y el municipal, con el IMAC del XXIV Ayuntamiento de Tijuana. Los tres, gobiernos emanados de Morena.

Al concluir la Feria el 16 de julio, ZETA entrevistó a José Luis Sánchez nuevamente:

— ¿Pudo realizarse la Feria del Libro de Tijuana sin un presupuesto etiquetado con anticipación del Gobierno Federal, estatal y municipal como en otras administraciones?

“La Feria del Libro de Tijuana fue un esfuerzo de los libreros y de la comunidad. Hubo gente que se acercó a nosotros diciendo ‘¿cómo te ayudamos’, gente que no cobró nada y dijo ‘somos amigos de la Feria y ayudamos’; toda la gente que trabajó en el Comité Literario, gran parte de la gente que nos apoyó en la parte operativa, el manejo de las salas”.

Asimismo, el martes 18 de julio, el CECUT emitió su balance general de la Feria del Libro de Tijuana 2023, donde incluye como financiamiento el otorgamiento gratuito del uso de la explanada y los espacios para presentaciones durante los 10 días de actividad:

“Este encuentro editorial mereció la aportación por parte de CECUT, de aproximadamente 1.7 millones de pesos, suma que se integra por el otorgamiento gratuito de todos los espacios empleados para la realización de la feria, el apoyo de personal adscrito al centro, servicios, así como hospedajes, traslados y alimentación de escritoras, escritores y la contribución simbólica al programa artístico”.

En contraparte, se le inquirió a José Luis Sánchez, presidente de la Unión de Librerías de Tijuana:

— ¿Cuánto costó finalmente la XXXVIII Feria del Libro de Tijuana y de dónde provino el financiamiento para cubrir boletos de avión, hospedaje y estadía de los autores invitados?

“La Feria costó arribita de 2 millones, pero la verdad salió entre la venta de los stands (140 espacios) y las mismas librerías estuvimos cubriendo los costos de los boletos de avión y todo lo que se requería; cabe mencionar que también CECUT a último momento nos ayudó con cuartos de hotel y encargándose de comidas, alimentos. O sea, al final CECUT nos ayudó a cerrar ese gasto que traíamos, traíamos ahí un desfase y CECUT le entró y nos ayudó”.

Foto: Ramón T. Blanco Villalón

ZETA solicitó entrevista con Vianka Robles Santana, titular del CECUT, pero al cierre de edición, no hubo respuesta

LA VOZ DE DON ALFONSO LÓPEZ CAMACHO

Fundador de la Feria del Libro de Tijuana en 1980 junto con otros libreros de la ciudad fronteriza, don Vladimiro Alfonso López Camacho acudió a la Feria de este año el lunes 10 de julio por la mañana, aunque sólo como visitante y lector, ya que Librería El Día actualmente es dirigida por su hijo Vladimir López.

Don Alfonso contó a ZETA que vio el video y texto titulado “Rafa Saavedra y la Feria del Libro”, de Luis Humberto Crosthwaite, mismo que leyó el 11 de julio durante el homenaje a Rafa Saavedra que le ofreció la XXXVIII Feria del Libro de Tijuana, donde, entre otros temas, expresó: “Acuso no sólo a la Unión de Libreros de secuestrar el nombre de Tijuana para un evento estrictamente comercial, sino a las instituciones culturales de los tres niveles de gobierno, que lo han permitido. Acuso tanto al CECUT, como al IMAC y a la Secretaría de Cultura estatal de lavarse las manos, apoyando este evento de la iniciativa privada, por no querer organizar e invertir en la feria que Tijuana se merece. La desorganización y el abuso continuarán mientras que el gobierno y la ciudadanía lo permitan. La imposición de la Unión de Libreros, que se ha instalado como una rectoría sobre este evento, es un acto antidemocrático que debería avergonzar a los gobiernos morenistas. Creo con firmeza que Rafa Saavedra hubiera sido más duro y más lúcido que yo al afirmar que el círculo vicioso que se ha formado entre libreros y gobierno debe terminar cuanto antes”.

Foto: Ramón T. Blanco Villalón

Don Alfonso López Camacho envió a este Semanario su reflexión en torno a las opiniones del escritor tijuanense Luis Humberto Crosthwaite arriba citadas:

“Debo decirte que después de la irracional diatriba pública que se hizo en contra de la reciente Feria del Libro de Tijuana, durante el homenaje a Rafa Saavedra, me quedé con la intención de entrarle al trapo; pero no sé si valga la pena repetirme, volver sobre lo que entiendo que es una crítica visceral de algunos de nuestros ‘ilustres intelectuales’ que confunden realidad y deseo. Por un lado, pienso que ya no es mi tiempo, que ya no es cosa mía; y por otro, me incomoda el agravio”.

ESCRITORES OPINAN

Algunos de los escritores que acudieron a la XXXVIII Feria del Libro de Tijuana también compartieron con ZETA sus reflexiones en torno al evento librero de este año, que regresó luego de su anterior edición en 2019.

Para empezar, Jorge Ruiz Dueñas, quien presentó “León Felipe” (UAM, 2022) expresó:

“El esfuerzo más sustancial fue precisamente de los libreros, que es muy loable, naturalmente con las instalaciones dignas del CECUT que es un organismo federal, pero esa voluntad de ser y hacer por parte los libreros, que son quienes vehiculan precisamente la cultura escrita me parece ejemplar; rescatarla sobre todo en este momento en que los presupuestos son escasos, esmirriados, pues tiene mayor mérito, a mi juicio. Sin duda, esa voluntad de ser y hacer también se reflejó en la presencia del público, y seguramente con un poco de paciencia y tiempo en el futuro va a continuar”.

Autora de “La cabeza de mi padre” (Alfaguara, 2022), Alma Delia Murillo refirió a este Semanario tras su presentación en la Feria:

“Me quedo muy conmovida de ver a tanta gente lectora ávida de establecer esta conversación; y además, me voy con toda la admiración porque son capaces de organizar esta Feria de manera independiente, ciudadana, entre libreros, sé lo difícil que es y, sin embargo, creo que es una gran Feria y está convocando lo que queremos convocar: que nos acerquemos a través de la literatura. Me voy feliz, muy conmovida y muy admirada de su trabajo”.

Foto: Enrique Mendoza

Luego de presentar “Que es un soplo la vida” (CETYS Universidad, 2023) en la Sala Federico Campbell, la poeta, narradora y editora Rosina Conde manifestó a ZETA:

“Debemos recordar que esta Feria se inició en Tijuana hace muchísimos años por los libreros, fueron los libreros de Tijuana los que empezaron a hacer esta Feria del Libro; Alfonso López Camacho, Gerardo de la Librería Gerardo y varios libreros, fueron quienes tuvieron la iniciativa de empezar con ella. Primero fue una iniciativa privada, muy pequeña, yo recuerdo que leí al principio de los 80 en algunas presentaciones que se hicieron. Después, pasando el tiempo obtuvieron algunos apoyos, primero con la Cámara de Comercio, luego del Municipio, después del Estado y finalmente lograron conseguir apoyo del Gobierno Federal, pero como tú sabes, los gobiernos van y vienen y unos le dedican más dinero a la cultura que otros. A mí me parece muy loable que los libreros bajacalifornianos insistan en mantener viva esta Feria, a pesar de todos los contratiempos que ha habido y de las idas y venidas de los políticos”.

Finalmente, el poeta y ensayista Jorge Ortega, autor de “Luce sotto le pietre (Poesie 2011-2020)” (Edizioni Fili d’Aquilone, 2020) compartió:

“La Feria del Libro de Tijuana 2023 es ya el acontecimiento cultural del año. No sólo por su noble impacto social y la fina calidad de su programa (riguroso y equilibrado en cuanto a invitados, modalidades literarias, género y rubros temáticos), sino por tratarse de la primera edición de la Feria después de la pandemia y, a la par, como rasgo novedoso, de un esfuerzo coordinado entre ciudadanía, iniciativa privada e instituciones gubernamentales, en concreto el Centro Cultural Tijuana, anfitrión del evento, lo que marcaría a futuro una nueva etapa de la Feria del Libro a través de la sinergia de este triángulo colaborativo, que incluye por supuesto, como punta de lanza, a la Unión de Libreros de Tijuana”.

Ortega concluyó:

“Más allá de lo perfectible que pueda resultar la Feria, como toda gran actividad sujeta a la disponibilidad de recursos y a complejos requerimientos logísticos, siempre es y será mejor que haya Feria de Libro a que suceda lo contrario, pues al margen de sus oportunidades de mejora, la Feria ha contribuido por más de cinco lustros a animar y reactivar la dinámica cultural de Tijuana mediante presentaciones de excelencia para cualquier tipo de público. En este sentido, la Feria de 2023 no únicamente ha implicado la recuperación de una ya tradicional fiesta de la lectura, sino una celebración de la presencialidad tras cuatro años de pausa. Reconocimiento y felicitación para el esforzado y responsable equipo que la hizo posible en tiempo récord”.

GOBIERNO ESTATAL Y AYUNTAMIENTO

Sobre la XXXVIII Feria del Libro de Tijuana, la secretaria de Cultura de Baja California, Alma Delia Ábrego Ceballos, atendió el llamado de entrevista de ZETA para expresar: “No hubo un presupuesto etiquetado como tal. Nosotros participamos en especie con nueve espectáculos los días martes 11 y jueves 13 de julio. Aunque fue un tema en especie, sí, por supuesto que gastamos los traslados de gente que vino de Mexicali, los libros (600) que entregamos y los nueve espectáculos que se montaron, alrededor de 560 mil es el monto que la Secretaría de Cultura y el Gobierno del Estado aportó a la Feria del Libro en este año”.

La última vez que el IMAC organizó la Feria del Libro de Tijuana (en coordinación con CECUT y la Unión de Librerías de Tijuana) fue en 2013, cuando de acuerdo con Elsa Arnáiz (titular del Instituto entre 2010 y 2013), ese año el XXI Ayuntamiento etiquetó “aproximadamente 2 millones de pesos” para el evento editorial.

Respecto a la edición de 2023, ZETA también solicitó el balance de gastos o de aportación presupuestal del IMAC que dirige Jesús Emmanuel Villalba León a la XXXVIII Feria del Libro de Tijuana, y ésta fue la contestación de Comunicación del XXIV Ayuntamiento que encabeza la alcaldesa de Morena, Montserrat Caballero: “Asociación de Libreros es quien organiza la Feria; IMAC apoya, por el momento no hay declaraciones”.

Autor(a)

Enrique Mendoza
Enrique Mendoza
Estudió Comunicación en UABC Campus Tijuana. Premio Estatal de Literatura 2022-2023 en Baja California en la categoría de Periodismo Cultural. Autor del libro “Poetas de frontera. Anécdotas y otros diálogos con poetas tijuanenses nacidos en las décadas de 1940 y 1950”. Periodista cultural en Semanario ZETA de 2004 a la fecha.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas