18.3 C
Tijuana
sábado, junio 22, 2024
Publicidad

Alimentos suben 11% en Mexicali y Tijuana

En un año, la canasta de 21 productos que monitorea constantemente la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) aumentó 9.75 por ciento en la zona norte del país al cierre de enero 2023, al pasar de 994.05 a mil 091.05 pesos.

Sin embargo, el golpe al bolsillo de las familias es mayor si se considera que a nivel general, los alimentos se han encarecido 11.70% en Mexicali y 11.38% en Tijuana, señaló Roberto Valero, presidente del Centro de Estudios Económicos de Baja California.


Publicidad


El precio de los alimentos se ha mantenido alto, y algunos productos como el huevo y la tortilla –consumidos por gran parte de la población- se han encarecido en niveles superiores al promedio.

En el caso del huevo, en Tijuana tiene un incremento anual de 29.5%, “el mayor en 20 años”, y en Mexicali, de 36.15%. Mientras que el costo del kilogramo de tortilla tuvo un alza de 16.51% en Tijuana y de 24.1% en Mexicali, este último, el “más alto desde 2000”.  Al cierre de enero de 2023, la inflación general en Tijuana fue de 8.46% y en Mexicali de 8.34% a tasa anual, apuntó.

En un recorrido de ZETA por establecimientos de diferentes cadenas de mercados (Calimax, Aurrerá, Soriana y El Florido) se constató que en Tijuana, el costo promedio de la cartera de huevo de 30 piezas es de 98.30 pesos, esto es, 32.8 pesos más de lo que costaba a finales de enero de 2022.


Publicidad

 


FOTO: ANDREA MURCIA /CUARTOSCURO.COM

Incluso el precio registrado el 7 de febrero de 2023 es casi 13 pesos mayor que hace siete meses, y en algunas tiendas como El Florido hay desabasto, como un efecto de la gripe aviar.

Papa Russet (+34.9%), lenteja (+21.3%), papa blanca (+29.7%), atún (+18.7%), arroz blanco (+15.8%), aceite de soya (+14.6%) y el galón de leche (11.8%) son otros productos que se han encarecido significativamente en el último año.

María del Rosario Tovar, jefa de familia entrevistada por este Semanario, destacó el encarecimiento de frutas y verduras. En ese rubro, un kilo de naranja costaba 51 pesos hace unos días; el de la papaya, alrededor de 25 pesos. Su familia antes gastaba aproximadamente mil pesos a la semana para llenar su refrigerador, pero actualmente eroga entre mil 300 y mil 500 pesos, sin considerar el pollo y el pescado, que compra aparte y por mayoreo para que le rinda todo el mes.

Después de la pandemia de COVID-19, “todo subió exageradamente”, dijo. “La cartera de huevo la encuentras hasta en 100 pesos. Nosotros consumimos huevo todos los días, y gracias a que no estamos tan mal económicamente, podemos seguir comprándolo, pero hay familias que no pueden”, comentó.

En la zona de Santa Fe, donde vive, el kilogramo de tortilla cuesta hasta 28 pesos. “Antes costaba 20, luego 22 y de repente 25, 27 y 28 pesos. Cuando empezaron a incrementar el precio nunca vi a Profeco revisando las tortillerías”, aunque se sabe que hay establecimientos que venden producto que no es de maíz puro y “revuelven la masa con olote, que es el tronco del maíz”, agregó la entrevistada.

Otros productos que se encarecieron, también se volvieron más pequeños. “Yo compraba el aceite Nutrioli de un litro entre 35 y 39 pesos, y ahorita está en 51 y viene menos del litro”, observó.

Tovar declaró que además de los alimentos, aumentó el precio de otros productos básicos, como champú, jabón de baño y detergente para ropa.

“Nosotros ya casi no gastamos en lo que vienen siendo zapatos, ropa. Compramos cuando lo necesitamos y vamos ahorrando. Antes íbamos a comer a algún restaurante tres veces a la semana y ahora nada más una vez, por lo mismo, porque ya todo subió”, puntualizó.

LA CONTRADICCIÓN DEL GOBIERNO

En opinión del analista económico Roberto Valero, el Paquete Contra la Inflación y la Carestía (PACIC) –implantado por el Gobierno Federal- ha dejado resultados “mínimos” que contrastan con el discurso oficial, debido a que México importa una buena cantidad de alimentos.

En ese sentido, estimó que la inflación comenzará a reducirse en el segundo semestre del año y que lo hecho hasta ahora por los bancos centrales aún no ha dado los resultados esperados, tan es así que la Reserva Federal (FED, por sus siglas en inglés) aumentó su tasa de interés hace unos días, y el jueves 9 de febrero el Banco de México (Banxico) elevó 50 puntos base su tasa de interés, ubicándola en 11%.

En opinión de Valero, es “una contradicción” que esta semana Caminos y Puentes Federales (Capufe) haya aumentado los peajes carreteros y se esté incrementando el gas LP, “que ya registra un aumento de 5.6% en el Estado en lo que va de 2023”. A ello se suma el precio de la energía eléctrica (+7%), y el costo de los servicios gubernamentales, contribuyendo a acelerar la inflación.

En tanto, Roberto Fuentes Contreras, investigador de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) señaló que hay estimaciones que de no haberse implementado el subsidio a la gasolina en el PACIC con un costo de 450 mil millones de pesos, la inflación estaría 2 puntos porcentuales por encima de lo que actualmente se encuentra.

“Si esos estudios son correctos, claramente el subsidio a la gasolina ha logrado contener la inflación en por lo menos un dígito, que ya es ganancia si se compara con lo ocurrido en otros países”, ya que es muy difícil mantener los precios de productos con muchos oferentes, y en ese rubro el pacto fue más un tema “mediático” y “político”.

En enero se aceleró la inflación en México a 7.91% anual …seguir leyendo

CANASTA ALIMENTARIA EN BC, MAYOR AL RESTO DEL PAÍS

De acuerdo con el especialista, los últimos datos disponibles del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) indican que el costo de la canasta alimentaria en Baja California fue de 4 mil 108.68 pesos al tercer trimestre de 2022. Cifra que representa un incremento anual de 4.59% y 63% más alta que el costo promedio nacional.

En el mismo periodo, el 21% de la población en Baja California no pudo comprar la canasta alimentaria con sus ingresos laborales. Si bien la cifra es mayor a la reportada antes de la pandemia de COVID-19, el porcentaje de personas con ingresos insuficientes para adquirir la canasta alimentaria se ha ido reduciendo desde el tercer trimestre de 2020, cuando llegó al 27.2%. El promedio nacional es de 40.1%, y en estados como Chiapas, 63% de la población no puede adquirir la canasta alimentaria con sus ingresos laborales.

Fuentes Contreras consideró que el incremento salarial ha ayudado a que no se dispare ese porcentaje, sin embargo, es claro que crecen más los precios que los salarios.

Entre los factores que han influido para el aumento de precios de los productos, destacó la inflación mundial, el incremento de energéticos y el excedente monetario.

TORTILLA SUBIRÍA ENTRE 1 Y 2 PESOS

A partir de marzo, de concretarse el aumento del costo de la tonelada de la harina de maíz, el precio del kilogramo de tortilla podría subir entre uno y dos pesos, advirtió Homero López García, presidente del Consejo Nacional de la Tortilla.

“Tengo entendido que va a ser un poquito fuerte”, dijo, ya que se habla de que podría ser de mil 500 pesos el incremento. De ser así, los negocios que elaboran tortillas con harina de maíz ajustarán entre uno y dos pesos el precio para los consumidores finales, recordando que las dos grandes harineras (Maseca y Gruma) se comprometieron con el Gobierno Federal a no elevar su precio hasta febrero de 2023.

El año pasado, el precio de la tortilla aumentó entre 3 y 4 pesos, dependiendo de la región del país, en gran medida porque el precio del grano tuvo variaciones en el mercado mundial. Actualmente el maíz se ha mantenido estable, pero no se puede bajar el precio de la tortilla, ya que ha aumentado el costo del agua, gas, electricidad, fletes, acero y papel de grado alimenticio.

Foto: Archivo

“Este papel no se produce en México, hay dos o tres casas en toda la República que lo importan”, y en los últimos meses ha subido alrededor de 28%. “Estamos hablando que cada paca de papel de 15 a 17 kilos, con 3 mil hojas, debió subir entre 80 y 100 pesos. Eso repercute porque es un artículo de diario”, aclaró el empresario.

El encarecimiento de la tortilla también se está dando por el cobro de piso y extorsión en algunas partes de los estados de México, Puebla, Veracruz, Guerrero y Guanajuato, donde sólo se permite la entrada de un maíz que se vende más caro, hasta en 13 mil o 14 mil pesos la tonelada, pese a que a nivel nacional el precio fluctúa entre 8 mil 800 y 9 mil 100 pesos. Situación similar se vive en el caso del gas, “en un presunto tema de huachicol”.

En entrevista con ZETA, López García reprochó que el Gobierno Federal “no vea, ni oiga” a la industria de la masa y la tortilla, ya que fue contemplada toda la cadena de valor en el PACIC, condenando al fracaso a dicha estrategia.

Uno de los principales problemas es la competencia desleal que supone hasta el 32% de establecimientos en la informalidad, y la baja calidad de las tortillas cuando la masa se mezcla con desperdicio, con la masa anterior o poniéndole más agua de la debida, ofreciendo un producto con precio inferior.  Pero esa tortilla “no es más barata, le están restando calidad e inocuidad”, resaltó el presidente del Consejo Nacional de la Tortilla.

Respecto a la reciente imposición gubernamental de un arancel del 50% a la exportación de maíz blanco, expresó que la medida no representa un beneficio, dado que México exporta entre 247 mil y 249 mil toneladas de maíz blanco al año, que es menos del 1% del total de su producción.

En maíz blanco, el país es autosustentable en lo referente a tortilla y masa, sin embargo, eliminar las importaciones de maíz amarillo genéticamente modificado utilizado para forraje, jarabes y otros productos como pretende el gobierno (en el que México no es autosuficiente) podría generar acaparamiento e incertidumbre respecto al maíz blanco, y con ello su encarecimiento.

Autor(a)

Julieta Aragón
Julieta Aragón
Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Xochimilco. Cursé la maestría de Periodismo Político en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García y sigo en proceso de tesis. Soy reportera de ZETA desde 2017.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas