10.3 C
Tijuana
sábado, enero 28, 2023
Publicidadspot_imgspot_img

Entierran a Benedicto XVI; el papa Francisco bendice el ataúd

A cinco días de su muerte, el papa emérito Benedicto XVI fue enterrado, el 5 de enero de 2023, tras el funeral y una misa de réquiem encabezada por su sucesor, Francisco, quien antes bendijo el ataúd, mismo que tocó con una mano.

Según los deseos del propio Joseph Aloisius Ratzinger -su nombre secular- la tumba de Benedicto XVI fue colocada en la cripta de la gruta bajo la basílica que fue utilizada por última vez por San Juan Pablo II, antes de que el cuerpo del santo fuera trasladado arriba a la basílica principal, previo a su beatificación, en 2011.


Publicidad


El funeral comenzó a las 09:30 horas (tiempo local), a las puertas de la basílica de San Pedro, aunque el féretro en el que reposan los restos del religioso alemán salió 40 minutos antes del templo, donde estuvo expuesto desde el 2 de enero de 2022, mientras los miles de asistentes rezaban el Rosario.

“Benedicto […] que tu gozo sea perfecto al oír definitivamente y para siempre la voz del Señor”, suplicó el papa Francisco, durante la misa presidida sentado en una silla de ruedas, en la cual destacó la “sabiduría, delicadeza y entrega” que Ratzinger “supo esparcir a lo largo de los años”.

Todo ello mientras el cuerpo inerte de Benedicto XVI yacía en un ataúd de madera, con una copia de los Evangelios encima y colocado en el atrio de la basílica de San Pedro. Al término de la sepultura, de pie, ayudado por su bastón y sin paramentos, Francisco bendijo el ataúd y lo tocó con su mano para despedirlo.


Publicidad

 


El mensaje se dio durante la homilía de la misa funeral por el pontífice emérito, que el papa Francisco celebró ante aproximadamente 200 mil fieles, congregados en la plaza de San Pedro del Vaticano.

Jorge Mario Bergoglio -nombre secular del religioso argentino- comenzó su mensaje con las palabras “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”, que son las últimas que Jesús pronunció en la cruz, según la Biblia.

“Apacentar quiere decir amar, y amar quiere decir también estar dispuestos a sufrir. Amar significa dar el verdadero bien a las ovejas, el alimento de la verdad de Dios, de la palabra de Dios; el alimento de su presencia”, comentó el papa Francisco.

“En medio de las tempestades de mi vida, me alienta la confianza de que tú me mantendrás a flote en la tabla de tus oraciones, y que, si el peso de mis faltas me abaja y humilla, tú me prestarás el auxilio de tus méritos para levantarme”, dijo el pontífice argentino.

MILES DE PERSONAS ACUDEN A LA CAPILLA ARDIENTE DONDE YACE BENEDICTO XVI

Alrededor de 40 mil personas acudieron, el 2 de enero de 2023, a la capilla ardiente instalada en la nave central de la Basílica de San Pedro -delante del llamado altar de la confesión, junto al famoso baldaquino de Bernini-, para el fallecido papa emérito Benedicto XVI, cuyo cuerpo inerte yace sobre cojines, con atuendos litúrgicos y una mitra blanca.

El religioso alemán, quien tenía 95 años de edad al momento de morir y cuyo nombre secular era Joseph Aloisius Ratzinger, tiene sus manos en cruz tiene un rosario. Sin embargo, no lleva los zapatos rojos que gustaba de usar durante su pontificado, sino un calzado color negro.

Entre los primeros que llegaron a El Vaticano estuvieron el presidente italiano, Sergio Matarella, y la nueva primera ministra, Georgia Meloni. También estuvo presente Georg Gänswein, su amigo y estrecho colaborador, que fue su secretario privado y lo acompañó también en los últimos años en el monasterio Mater Ecclesiae.

El entierro de Ratzinger se llevará a cabo el 5 de enero de 2023. En la plaza de San Pedro, Francisco oficiará una misa en memoria de su predecesor. Acto seguido, Benedicto XVI será puesto en un sarcófago y sepultado en una cripta de la catedral de San Pedro, lugar escogido por el propio religioso alemán, donde también se encuentran los restos de cerca de 90 papas.

Solo habrá delegaciones oficiales de su patria, Alemania, y de Italia. El departamento de protocolo de El Vaticano informó que no se quiere dar la impresión de un funeral de Estado, ello a pesar de que Benedicto XVI lo encabezó.

“Señor, te amo”, fueron las últimas palabras pronunciadas en italiano por Benedicto XVI poco antes de fallecer a las 09:34 horas (tiempo local), del 31 de diciembre de 2022, en el monasterio Mater Ecclesiae, en el interior de la Ciudad del Vaticano, en presencia de una enfermera, según informó el Obispo Gänswein.

EL VATICANO DIFUNDE IMÁGENES DEL CUERPO DE BENEDICTO XVI

El Vaticano difundió, el 1 de enero de 2023, las primeras imágenes del cuerpo sin vida del papa emérito Benedicto XVI, quien reposa en el monasterio Mater Ecclesiae -al interior de la Santa Sede-, ataviado con la casulla roja pontificia, pero sin palio.

Ratzinger, papa entre 2005 y 2013 -año en que renunció voluntariamente a su ministerio-, fue velado privadamente en dicho monasterio, a la espera de que el 2 de enero de 2022, se abriera su capilla ardiente en la basílica de San Pedro y el día 5 del mismo mes y año, se llevara a cabo su funeral.

El ex pontífice alemán Benedicto XVI, quien tenía 95 años de edad y cuyo nombre secular era Joseph Aloisius Ratzinger, falleció a las 09:34 horas (tiempo local), del 31 de diciembre de 2022, en el monasterio Mater Ecclesiae, en el interior de la Ciudad del Vaticano.

En las primeras imágenes de Benedicto XVI tras su muerte, difundidas por la Santa Sede, el 1 de enero de 2022, se le observa reposando en una sala del citado monasterio, acostado sobre dos cojines, bajo un gran crucifijo y junto a un cirio encendido, un árbol de Navidad y un pesebre de Belén.

El papa emérito se encuentra ataviado con los paramentos pontificales: una sotana blanca y la casulla roja, mientras que entre sus manos tiene un rosario y sobre su cabeza la mitra. Sin embargo, no lleva el palio, la estola de lana blanca con cruces negras, símbolo litúrgico de jurisdicción.

Su antecesor, Juan Pablo II, lo llevó durante su capilla ardiente, en 2005. El palio, junto al llamado Anillo del Pescador, simboliza el poder pontificio y son recibidos en la misa de inicio del magisterio por los papas tras su elección.

Se desconocía si el cuerpo de Ratzinger sería llevado en procesión, según indicó, el 1 de diciembre de 2022, el portavoz de la Santa Sede, Matteo Bruni. El funeral sería presidido por el papa Francisco en la plaza de San Pedro, solemne, pero “sobrio”, por expresa voluntad del fallecido.

El papa emérito reposará en la cripta de la basílica vaticana. Su sucesor, Francisco, fue el primero en acudir ante su cuerpo sin vida inmediatamente tras su muerte, a las 09:34 horas (tiempo local), del 31 de diciembre de 2022, tras ser avisado por teléfono por el secretario personal de Ratzinger, monseñor Georg Gänswein.

“Hoy encomendamos a la Santísima Madre al amado papa emérito Benedicto XVI para que lo acompañe en su paso de este mundo a Dios […] Nos unimos todos juntos, con un único corazón y una única alma, al dar gracias a Dios por el don de este fiel servidor del Evangelio y de la Iglesia”, dijo Francisco, durante la solemne misa del primero del año, llevada a cabo en la basílica de San Pedro.

AMLO LAMENTA DECESO DE BENEDICTO XVI; PAPA FRANCISCO LE RINDE HOMENAJE

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, lamentó, el 31 de diciembre de 2022, el deceso del papa emérito Benedicto XVI. Mientras que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y el canciller Marcelo Ebrard Casaubon, también enviaron el pésame a los familiares y amigos de Joseph Ratzinger, así como a la comunidad católica.

El ex pontífice alemán Benedicto XVI, quien tenía 95 años de edad y cuyo nombre secular era Joseph Aloisius Ratzinger, falleció a las 09:34 horas (tiempo local), del 31 de diciembre de 2022, en el monasterio Mater Ecclesiae, en el interior de la Ciudad del Vaticano.

“Hoy ha fallecido el papa en retiro, Benedicto XVI. Nuestro pésame a la Iglesia Católica y a los católicos, así como también a El Vaticano, del cual fue Jefe de Estado. Lo reconocemos asimismo por ser un prominente estudioso y teólogo destacado. Descanse en paz”, escribió el mandatario mexicano, en su cuenta de la red social Twitter.

“El Gobierno de México a través de la cancillería, expresa sus más sinceras condolencias por el sensible fallecimiento de Joseph Ratzinger, papa emérito Benedicto XVI. Extendemos nuestras condolencias a sus familiares y amistades”, señaló la SRE, también en Twitter.

“Lamento el sensible fallecimiento de Joseph Ratzinger , Papa Emérito Benedicto XVI y Sumo Pontífice de la Santa Iglesia Romana de 2005 a 2013. Nuestras sinceras condolencias a la comunidad católica. Descanse en paz”, indicó Ebrard Casaubón, en un tuit.

Por su parte, en sus primeros comentarios públicos tras la muerte de su predecesor, el papa Francisco calificó a Benedicto XVI como un hombre noble y amable, que fue un regalo para la Iglesia y el mundo.

“Es con emoción que recordamos su persona, tan noble, tan amable. Y sentimos en nuestro corazón tanta gratitud, gratitud a Dios por haberlo regalado a la Iglesia y al mundo”, dijo Francisco, en la homilía de las Vísperas de Acción de Gracias de Año Nuevo, en la Basílica de San Pedro.

MUERE EL PAPA EMÉRITO BENEDICTO XVI, A LOS 95 AÑOS DE EDAD

El ex pontífice alemán Benedicto XVI, quien tenía 95 años de edad y cuyo nombre secular era Joseph Aloisius Ratzinger, falleció a las 09:34 horas (tiempo local), del 31 de diciembre de 2022, en el monasterio Mater Ecclesiae, en el interior de la Ciudad del Vaticano.

“Con pesar doy a conocer que el Papa emérito Benedicto XVI ha fallecido hoy a las 9:34 horas, en el Monasterio Mater Ecclesiae del Vaticano. Apenas sea posible se proporcionará mayor información”, según señaló el director del servicio de prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni, en un escueto comunicado.

“El papa logró descansar bien anoche, está despierto y plenamente lúcido y hoy, aunque su estado sigue siendo grave, la situación por el momento es estable”, dijo, el 29 de diciembre de 2022, en otro comunicado, el director de la sala de prensa del Vaticano, Matteo Bruni.

¿QUIÉN ERA BENEDICTO XVI?

El religioso alemán, de nombre secular Joseph Aloisius Ratzinger y de 95 años de edad, resultó elegido como papa por los cardenales que votaron en el cónclave, el 19 de abril de 2005, tras el fallecimiento de Juan Pablo II.

Sin embargo, el 28 de febrero de 2013 renunció al papado, asumiendo el título de papa emérito, con la intención de dedicarse a la oración y el retiro espiritual. Desde entonces vivía en el monasterio Mater Ecclesiae, en el interior de la Ciudad del Vaticano.

Tras ello, Francisco -religioso argentino de nombre secular Jorge Mario Bergoglio-, fue elegido para el pontificado católico, el 13 de marzo de 2013, durante la quinta votación efectuada el segundo día de cónclave.

El teólogo alemán fue señalado en un informe en Alemania, por su gestión de esos abusos cuando era arzobispo de Múnich, y salió de su silencio para pedir perdón, asegurando que nunca encubrió a ningún abusador.

Su renuncia, anunciada en latín el 11 de febrero de 2013, fue una decisión personal debida a su debilitada salud y no a la presión de los escándalos, según anunció el ex pontífice en un libro de confidencias publicado en 2016.

Nacido en la ciudad de Baviera, en 1927, Joseph Ratzinger enseñó teología durante 25 años en Alemania -de 1969 a 1977 lo hizo en la Universidad de Ratisbona-, antes de ser nombrado arzobispo de Múnich.

Más adelante se convirtió en el guardián del dogma de la Iglesia católica, durante otro cuarto de siglo en Roma, y finalmente accedió a la magistratura suprema de la institución sucediendo al polaco Juan Pablo II en abril de 2005.

Como jefe de la Iglesia católica defendió una línea conservadora en materias como el aborto, la homosexualidad y la eutanasia. Algunas de sus declaraciones causaron confusión, en cuanto al islam, el uso del preservativo contra el VIH o la excomunión de cuatro obispos integristas en 2009.

Su papado estuvo marcado igualmente por la filtración en 2012 de unos documentos confidenciales (los conocidos como “Vatileaks”), orquestada por su mayordomo personal. El escándalo dejó en evidencia que la Curia romana, la administración de la Santa Sede, estaba minada por una serie de intrigas y la falta de rigor financiero.

En el último video de Benedicto XVI, difundido por el Vaticano en agosto de 2022, con motivo de la tradicional visita de los nuevos cardenales, se veía a un hombre delgado y debilitado, con un aparato auditivo, incapaz de hablar.

PAPA FRANCISCO REVELA QUE PONTÍFICE EMÉRITO BENEDICTO XVI ESTÁ “MUY ENFERMO”

El ex pontífice alemán Benedicto XVI, de 95 años de edad, estaba “muy enfermo”, según anunció, el 28 de diciembre de 2022, su sucesor, Francisco, quien pidió rezar por el papa emérito.

“Quisiera pedirles a todos una oración especial por el Papa Emérito Benedicto, que en silencio está sosteniendo a la iglesia […] Recordarlo, está muy enfermo […] Pidan al Señor que lo consuele y lo sostenga en este testimonio de amor a la iglesia, hasta el final”, dijo Francisco, al final de su audiencia general en el Vaticano, misma que duró una hora.

“Puedo confirmar que en el curso de las últimas horas ha habido un agravamiento, debido a su avanzada edad. La situación está de momento bajo control, seguida en permanencia por los médicos”, indicó en un comunicado el director del servicio de prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni.

BENEDICTO XVI OFRECE PERDÓN POR ABUSOS DEL CLERO, PERO RECHAZA ACUSACIONES

El papa emérito Benedicto XVI ofreció, el 8 de febrero de 2022, perdón, además de que expresó su dolor por los abusos y errores ocurridos durante sus mandatos en los distintos cargos que había tenido, entre ellos ser el 265 jerarca de la Iglesia católica​ y séptimo soberano de la Ciudad del Vaticano.

La declaración del papa emérito se dio a conocer en una carta, publicada tras la divulgación de un informe respecto a los abusos sexuales a menores en Alemania, en el que se afirmaba que estuvo al corriente de cuatro casos de curas pederastas, cuando Ratzinger era arzobispo de Múnich.

“Una vez más sólo puedo expresar a todas las víctimas de abusos sexuales mi profunda vergüenza, mi gran dolor y mi sincera petición de perdón. He tenido una gran responsabilidad en la Iglesia Católica”, subrayó Benedicto XVI.

Ratzinger añadió en la misiva que “tanto más grande es mi dolor por los abusos y errores que han ocurrido durante el tiempo de mi mandato en los respectivos lugares”, además de que aseguró que es necesario, por parte del clero, “el momento de la confesión”.

“Roguemos públicamente al Dios vivo que perdone nuestras culpas, nuestras grandes y grandísimas culpas […] En todos mis encuentros, especialmente durante mis numerosos viajes apostólicos con víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes, he mirado a los ojos las consecuencias de una culpa muy grande”, añadió el papa emérito.

“[…] y he aprendido a comprender que nosotros mismos nos vemos arrastrados a esta gran culpa cuando la descuidamos o cuando no la afrontamos con la necesaria decisión y responsabilidad, como ha ocurrido y ocurre con demasiada frecuencia”, admitió Benedicto XVI.

A pesar de su petición de perdón, Benedicto XVI negó en otro documento, publicado también este martes 8 de febrero, por sus colaboradores, cualquier acusación y conocimiento de los hechos que se narran en el informe divulgado en Alemania.

En su carta, Ratzinger comenzó defendiendo el “gigantesco” trabajo en la redacción del documento de respuesta a la investigación que entregó en su momento a los investigadores y explicó que “se produjo un descuido” sobre su participación en el Ordinariato -reunión de obispado de Múnich y Freising-, del 15 de enero de 1980.

En aquella reunión, según la investigación, se trató el traslado de un sacerdote acusado de abusos a menores, Peter H., quien después volvió a cometer abusos en la archidiócesis de Múnich, lo que motivó que fuera trasladado de nuevo.

En un principio, Benedicto XVI aseguró que él no había participado en dicha reunión, pero después se retractó de esta declaración y explicó que se había tratado de un error.

“Este error, que desgraciadamente se ha producido, no ha sido intencionado y espero que sea disculpable”, escribió el papa emérito, quien añadió que le ha “sorprendido profundamente” que el descuido haya hecho dudar de su veracidad y que incluso le hayan presentado “como un mentiroso”, al tiempo que destacó haber recibido numerosas cartas de apoyo y las oraciones del papa Francisco, su sucesor.

“Pronto me enfrentaré al juez definitivo de mi vida. Aunque mirando hacia atrás en mi larga vida puedo tener muchos motivos de temor y miedo, sin embargo, tengo un estado de ánimo alegre porque confío firmemente en que el Señor no solo es el juez justo, sino también el amigo y hermano que ya ha sufrido él mismo mis carencias y es, por tanto, como juez, al mismo tiempo mi abogado”, finalizó su misiva.

Según el informe sobre abusos contra menores de la Arquidiócesis de Múnich y Freising, al menos 497 niños y niñas fueron abusados sexualmente entre 1945 y 2019 por parte de sacerdotes, diáconos y otros empleados eclesiásticos.

Además, había al menos 235 presuntos perpetradores de dichos abusos sexuales, entre ellos, 173 sacerdotes y 9 diáconos. Sin embargo, siempre según las investigaciones, esa solo sería la “cifra visible”, y se supone que existía un número mucho mayor de casos de abuso no denunciados.

El 26 de enero de 2022, El Vaticano defendió al papa emérito Benedicto XVI, y recordó su lucha contra la pederastia clerical. Después de haber “combatido este fenómeno como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe”, Ratzinger promulgó como pontífice “normas muy duras contra los clérigos abusadores, leyes especiales para combatir la pederastia”, escribió el director editorial de los medios de comunicación de la Santa Sede, Andrea Tornielli, en un editorial publicado en Vatican News.

“Benedicto XVI dio testimonio, con su ejemplo concreto, de la urgencia de un cambio de mentalidad, importante para combatir el fenómeno de los abusos, al escuchar y estar cerca de las víctimas a las que siempre hay que pedir perdón”, recalcó el director editorial del medio digital de la sede de la Iglesia católica.

Asimismo, Tornielli afirmó que “fue justamente Joseph Ratzinger el primer papa que se reunió varias veces con las víctimas de abusos durante sus viajes apostólicos”, recordó Tornielli, quien subrayó que el informe alemán “no es una investigación judicial y mucho menos un juicio final”.

Las reconstrucciones contenidas en el informe alemán deben “ayudar a combatir la pederastia en la Iglesia si no se reducen a la búsqueda de chivos expiatorios fáciles y a juicios sumarios”, según advirtió el director editorial del Vatican News.

- Publicidad -spot_img

Autor(a)

Carlos Álvarez Acevedohttps://www.carlosalvarez.mx/
Corresponsal del semanario ZETA de Tijuana y del periódico Noroeste de Sinaloa, desde febrero de 2016. Durante varios años fungí como editor de opinión y jefe de redacción del diario digital SinEmbargo.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

-Publicidad -spot_img

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas