15.8 C
Tijuana
sábado, enero 7, 2023
Publicidad

El homicidio impune de Daniel Salomón

“A mí me quitaron esa sonrisa, me quitaron a mi hijo. No hay palabras, cada persona que conoció a mi hijo podrá decir que nunca les faltó al respeto, a ninguna mujer. Era un amor, una persona muy dedicada, muy querida y muy amada, tanto amor, que es lo que me tiene a mí de pie”, expresó Rocío Islas, madre de Daniel Salomón Dircio Islas, de apenas 20 años, quien el 9 de octubre murió embestido por un automóvil Hyundai Accent presuntamente conducido por Mauricio Picón Reyes, quien se habría pasado el alto del cruce de la calle 5 de Febrero y Leona Vicario,  Colonia Ejidal de Cabo San Lucas, municipio de Los Cabos.

Una cámara de vigilancia captó el momento en que el automóvil llegó a la esquina y se pasó el alto de disco, también se aprecia a Daniel conduciendo su motocicleta que utilizaba para ir al trabajo. Iba a exceso de velocidad.


Publicidad


“Aquí que se investigue por qué viajaba Daniel a exceso de velocidad, de quién huía, ahí se van a dar cuenta que él estaba huyendo y tuvo la mala fortuna de encontrarse a ese auto en la calle”, dijo a ZETA uno de los compañeros de trabajo de la empresa turística Cabo Escape.

A unos 20 metros de la esquina, Daniel quedó tendido con fractura craneoencefálica severa, lo que le arrebató la vida; el presunto responsable trató de huir del lugar, pero fue detenido por unas personas.

A decir de los testimonios de los compañeros de la víctima, el accidente se suscitó alrededor de las 22:50 horas, pero horas antes el hombre de 20 años tuvo un altercado con otro joven, al que medios locales identificaron como hijo de la diputada petista Gabriela Montoya Terrazas, supuestamente a Fernando Franco Díaz Montoya. Estaba acompañado del hijo del empresario Esteban Domínguez Hernández, Esteban Domínguez Onofre, y al menos tres personas más.

El 17 de noviembre, Gabriela Montoya ofreció una rueda de prensa en la que confirmó que sí era su hijo el que protagonizó una riña junto a sus amigos y el altercado en el barco,  no así el accidente en el cual murió Daniel.

“El culpable está vinculado a proceso, ahí está todo el historial. De hecho, la procuraduría lo acaba de subir apenas”, adelantó Gabriela.

Daniel Salomón era sargento del Cuerpo de Bomberos de Cabo San Lucas, y para apoyar a sus padres, prestaba servicios turísticos en la Marina.

La tarde-noche del domingo 9 de octubre, nunca se imaginó que las cosas se saldrían de control, pues embarcó la nave para recorrer la Bahía de Cabo San Lucas como regularmente lo hacía, para turistas que solicitan el servicio.

“Se comportaron de manera déspota con todos los compañeros, cuando él se acercó a pedirles que guardaran la compostura, se enojaron tanto Fernando y Esteban, al punto de que Fernando le dijera cosas amenazantes, le dijo ‘te vas a morir’ y le dio dos días para salir de aquí. A ese nivel se pusieron esos chicos, estaban bien borrachos”, expresó el prestador de servicios turísticos.

Testigos, trabajadores y demás presentes, confirmaron que Fernando, Esteban y sus acompañantes estaban ebrios, sobrepasándose con los demás turistas y la tripulación.

“Empezaron los golpes, los empujones, nosotros íbamos subiendo la rampa, intentamos separar la gente, entre el de seguridad que estaba en ese turno, entre los demás compañeros y yo, sin embargo, desde que íbamos subiendo la rampa ya había golpes, amenazas. No dejan de amenazar que ‘ustedes no saben con la gente que se meten’, que ‘gracias a nosotros tienen trabajos’”, afirmó Jesús Alberto, bartender en Cabo Escape.

Fue necesaria una llamada de atención, lo que sin duda los molestó y arremetieron contra Daniel, contestándole grosera y altaneramente que “no sabía con quién se metía”.

Además, el propio hijo del empresario, Esteban, aseguró “llegando le pegamos”, lo que preocupó a Daniel y a la tripulación, pero lo que salió de la boca de Fernando fue todavía más grave: “Me voy a pasar de verga contigo. ¿Te quieres morir? Tienes dos días para salir de aquí, cabrón”.

El comportamiento irrespetuoso de los jóvenes turistas se mantuvo, al grado de generar tensión; al bajar fue peor, ya que agredieron al personal con golpes y demás.

Los jóvenes no pararon, enfurecidos fueron hasta la oficina de la Marina, tocaron la cortina metálica y allí tuvieron otro encontronazo con otro empleado, quien con la guardia caída y sin saber qué hacer, recibió un puñetazo en el rostro por parte de Fernando Díaz Montoya, seguido de una brutal golpiza.

El hecho quedó registrado a las 22:15 horas y 38 segundos, una serie de golpes al rostro, le rompe la playera, hasta llevarlo al suelo de la Marina, donde siguió la agresión física.

Gabriela Montoya, acompañada de su abogada Rebeca Barrera Amador y su hijo Fernando Díaz Montoya

“Me dijo que él tampoco estaba tranquilo”, confesó Jesús Alberto, bartender de Cabo Escape y amigo del joven bombero.

Daniel temía por su vida, se lo hizo ver a algunas personas, por ello grabó el encuentro con Fernando y Esteban en el que ambos lo estaban agrediendo, amenazando con golpearlo una vez llegando al puerto y hasta de muerte.

Al sentirse intranquilo y preocupado, el joven de 20 años subió a su motocicleta y abandonó su trabajo con miedo. Aceleró para irse a su domicilio, sus compañeros dijeron a ZETA que “nos enteramos que lo habían atropellado” y entonces todos se acercaron al lugar “para corroborar que no hayan sido estos canijos”.

Así perdió la vida el joven bombero, una persona amable que desafortunadamente se topó con otros jóvenes, alcoholizados.

EL AUDIO DE DANIEL

Cuando se encontraban en el mar en la actividad ecoturística, los juniors estaban muy tomados, dijeron los trabajadores que “se pusieron muy pesados”, fue cuando el bombero se acercó a llamarles la atención, situación que molestó a los jóvenes y lanzaron amenazas para luego amedrentar con golpearlo llegando a tierra.

Esto no sólo son testimonios de los trabajadores presentes, el desencuentro fue grabado por el propio Daniel. La grabación enviada por el joven a sus familiares y compañeros, y que éstos se encargaron de filtrar a medios de comunicación, fue hecha a través de WhatsApp y se alcanza a escuchar lo siguiente:

Daniel Salomón Dircio Islas (D): Andas bien pedo, viejo, cómo no quieres que te cague el palo.

Fernando Díaz Montoya (F): Tú eres el del problema.

D: Está bien, tranquilo.

Esteban Domínguez Onofre (E): Llegando le pegamos.

F: Truchas, yo quiero hablar con él solo. Solo, por favor.

D: Mira viejo, yo no quiero broncas contigo ni tú conmigo.

F: Estás de acuerdo… (inaudible).

D: ¿Cómo?

F: Hay que agarrarnos a vergazos nosotros.

Encargado de Embarcación (EE): Ven para acá, ven para acá.

F: Todo bien.

EE: ¿Cómo que todo bien?

F: A lo mejor tú tienes miedo.

D: Miedo no tengo… A lo mejor tú crees que lo que me dices, me da miedo… Yo sí pienso, dime lo que quieras.

Trabajador Desconocido (TD): Que se calmen, no pasa nada, pero si no se calman, qué puedo hacer yo. Póngase a trabajar y ya todo tranquilo.

Música de fondo en la embarcación.

F: Te voy a decir algo, me voy a pasar de verga y tú sabes qué pedo güey, ¿eh? Me voy a pasar de verga cabrón (gritando).

D: Ya, güey.

F: Te vas alivianar, sí o no…

D: Ya, yo no quiero broncas.

F: Te vas alivianar sí o no… Me voy a pasar de verga contigo. ¿Te quieres morir?

TD: Déjalo, cabrón.

D: Cálmate.

F: ¿No tienes miedo, cabrón?

Amigo de Fernando: Fierro. Una disculpa, compadre… Compadre, una disculpa, está ahogado. Sí, pero está ahogado, una disculpa.

Fernando se aparta y empieza a discutir con sus acompañantes, de pronto se deja venir con Daniel.

En el fondo se escucha, aparentemente a uno de los amigos de Fernando, decir  “se me va a ir a chingar a su madre a la verga”.

“Recuerdo me dijo Daniel, ‘¿estás bien, Gordo?’. Y le dije, no, la verdad estoy molesto, intranquilo por lo que pasó, y me dijo que él tampoco estaba tranquilo, pues la política es no tocar a los clientes. Sin embargo, ellos sí nos pegaron, yo tengo golpes aquí en la cabeza por Fernando”, añadió el bartender de la embarcación.

Sigue la conversación:

Fernando: Cuando salga (se escuchan las cadenas de la puerta al atracar en tierra). Tienes dos días para salir de aquí cabrón, dos días.

Aparentemente Daniel sonríe cuando le dice que tiene dos días para abandonar el lugar. En eso Esteban regresa y le dice: “¿De qué te ríes, pendejo? Te vamos a agarrar a vergazos ahorita”.

La grabación de poco más de 7 minutos, forma parte de la evidencia sobre la agresión que sufrió el bombero por parte de los jóvenes en la embarcación. Al bajar, fueron directamente a la oficina turística.

JUNIORS GOLPEADORES EN VIDEO

Hasta antes de la grabación de la golpiza, la diputada Gabriela Montoya declaró en medios de comunicación que su hijo no estaba implicado ni relacionado con el joven Daniel Salomón, hasta que se filtró otro de los videos, en el cual se aprecia a su hijo en aparente estado etílico y muy agresivo.

“Llegamos al punto de salir de la terminal, donde pasó un incidente en el que Esteban se puso de nuevo agresivo, ya no me identificaba, ya no me reconocía que era el que le ayudaba, ya se salía de control. Se acercó más gente de la empresa, gente que estaba ahí y trató de tranquilizar el asunto, pero Fernando ya estaba muy enojado”, recordó Jesús Alberto, amigo de Daniel.

Golpeó con el apoyo de cuatro amigos, que sólo se dedicaron a ver la golpiza y otros a cuidar la puerta.

A las 22: horas, 14 minutos y 30 segundos, se ve al trabajador acomodando una silla al interior del local, y escucha que tocan la cortina metálica. A las 22:14:40 abre la cortina a Fernando y sus amigos, cuatro personas ingresan detrás del trabajador y, mientras éste se encontraba de espaldas, Fernando Díaz Montoya lo encara.

Desde las 22 horas, 14 minutos y 48 segundos hasta las 22 horas, 15 minutos y 37 segundos, fueron reclamos directos, señas y demás.

Díaz Montoya contaba con el apoyo de cuatro amigos, un compañero de la empresa turística que estaba siendo distraído por uno de los acompañantes de Fernando. Justo cuando el trabajador estaba descuidado, el hijo de la diputada lanzó el primer golpe directo al rostro del empleado. Izquierda y derecha en múltiples ocasiones, el trabajador se da la vuelta para protegerse, y el enardecido joven lo voltea de frente y le sigue dando en el rostro, claramente se observa la cara enfurecida de Fernando.

Toma unos instantes aire, mide de nuevo y asesta cuatro golpes más en el rostro y cabeza de la persona de espaldas. Seguido, le arranca la playera y continúa el brutal ataque hasta que los lleva hacia atrás a puñetazos, así culmina esta grabación cuando sale de cuadro.

En el video, Fernando Díaz Montoya dio alrededor de 20 golpes al empleado sin recibir uno solo, la persona sólo se cubría de no ser dañado.

Incluso, hay otra grabación en la que se observa al joven golpear con rabia al trabajador en el piso, nunca fue un enfrentamiento, Díaz Montoya lo utilizó como saco de box y otro de sus acompañantes lo patea en el suelo en repetidas ocasiones.

RECLAMAN JUSTICIA

“El mayor de mis anhelos es servir hasta morir”, refiere la placa develada el 29 de octubre en la Estación de Bomberos de Cabo San Lucas en honor a Daniel Salomón, con la presencia de su madre, Rocío Islas, quien solicitó a las autoridades investigar a fondo a los implicados, que no sólo dejen la investigación con la captura de Mauricio Picón Reyes, sino que indaguen el motivo del por qué su hijo conducía como si estuviera huyendo de algo.

“Lo único que pido es que no hablen cosas que no sepan, investiguen, porque aquí la justicia tiene que salir a la luz, es lo que quiero, justicia por lo que le sucedió a mi hijo, que no quede nada más como una muerte más con muchos jóvenes que ha pasado, que se dé carpetazo y nada sucedió; no quiero que sea una muerte más para Cabo San Lucas, basta de esto”, lanzó la señora Rocío.

Pidió que se analice cada detalle, las grabaciones en audio y video previo al accidente vial, que no se proteja a nadie.

Además, aseguró que pese a los dichos de la madre de uno de los implicados, que ha dicho que son revanchas políticas, reiteró que sólo busca justicia para su hijo.

“Sea quien sea, que lleguemos hasta donde tengamos que llegar en la investigación, lo único que pido es justicia, no pido revanchas de nadie, yo no quiero que sea uno más de carpetazo, uno más atropellado en Cabo San Lucas”, afirmó Islas.

En entrevista con medios de comunicación, la mujer dejó muy clara su postura, pues una de las razones por la que Daniel está muerto, es porque alguien lo venía siguiendo y lo amenazó minutos antes.

Y casualmente la amenaza, dijo, se cumplió. De quién, corresponde a las autoridades investigar.

“Lo único que pido es justicia, porque si una persona amenaza a otra es un delito, porque ya lo estás amenazando, aquí y donde sea es una amenaza de muerte, y si a la hora o dos horas aparece muerto, ¿qué quieres dar a entender?”, cuestionó.

Daniel no tenía enemigos, muchísima gente lo conocía y sabía de los alcances que tuvo en vida. Quien estuvo de cerca, supo la calidad humana del joven de 20 años.

“Mi hijo era alegre y feliz, jamás se pudo imaginar que eran personas malas al momento que ellos mencionaron ‘te va a llevar la fregadilla, te vas a morir, y te doy dos días’”, recordó Rocío Islas.

GABRIELA MONTOYA SOBRE EL INCIDENTE

Las redes sociales han puesto en jaque a la imagen de la diputada Gabriela Montoya, que junto a su abogada Rebeca Barrera Amador, está en la disposición de denunciar por violencia política en razón de género, al haber supuestos señalamientos de que uno de sus hijos tuvo un percance en una embarcación y la Marina de Cabo San Lucas, entre discusiones, empujones y golpes.

La diputada por el Partido del Trabajo sostuvo que ella “no esconde, ni escondería jamás a nadie”, y cuestionada respecto a si se trata de una guerra sucia, “no veo de otra, tengo dos hijos y los dos son mayores de edad, en ese sentido me imagino que es por política, vienen las situaciones muy adelantadas de 2024”, contestó la legisladora el 15 de noviembre.

Justo después, se filtró un nuevo video en el que se ve a su hijo golpeando a un prestador de servicios turísticos el 9 de octubre, posterior al altercado con Daniel.

El escándalo le obligó a cambiar su postura, y organizó una rueda de prensa a la que invitó sólo a unos cuantos medios de comunicación de la elección de su equipo de imagen institucional.

“Es una situación difícil para mí como persona, mujer y madre. Hoy vengo hablar de eso, porque es una situación que me tiene además de apenada, molesta y lastimada. Muchos medios han estado hablando mal de mi persona, de mi familia. Mi solidaridad con la familia, y hablo como madre, no vengo como diputada”, expresó Montoya.

Además del accidente y el altercado con el joven fallecido, del 9 de octubre a la fecha, supuestamente se han interpuesto tres denuncias penales en contra de sus hijos por amenazas, lesiones dolosas e intimidación.

La familia del bombero que perdió la vida, ha dicho que las investigaciones están empantanadas. Montoya asegura que sin hacer uso del poder de su cargo, también busca que se haga justicia y no utilicen el incidente para dañar su imagen.

“No soy tapadera de nadie de mi familia, las acciones mal hechas de quien sea deben tener consecuencias y se tienen que pagar, en ese sentido les digo que no hay por medio de la justicia, por medio de la procuraduría y de ninguna instancia, hasta el día de hoy que yo sepa, ninguna notificación, ninguna orden de aprehensión, ni de presentación, ni nada que ver conmigo y ningún miembro de mi familia”, reiteró.

Hay versiones encontradas, Gabriela Montoya dijo que su hijo y sus acompañantes se hicieron de palabras, golpes y empujones con el personal, pero esos videos no han sido exhibidos a la luz pública.

“Tomados, bajo el calor del coraje y la inmadurez, empiezan a hacerse de palabras, no estuve presente, sé que hay videos, la cosa se torna más difícil, hay golpes, esos videos los debe tener el barco Cabo Escape. Golpean a Fernando, que es mi hijo, y entre unos y otros ahí se responden”, aseguró. 

Las versiones distan de lo que realmente pasó, refiere que se ha tratado de acomodar a conveniencia. por lo que pide se publique el video completo y no extractos, “que saquen el video completo que tienen, para que se haga justicia”, reiteró Gabriela Montoya, para concluir que le pidieron “150 mil pesos”, refiriéndose a los medios de comunicación, además de que “me empezaron a buscar con una terquedad de Jaqueline Liceaga, que me quiere ver a mí, de hecho lo hizo a través de Esteban Domínguez papá” y también la representante legal de Cabo Escape.

- Publicidad -

Autor(a)

Antonio Cervantes
Antonio Cervantes Antonio Cervantes Antonio T 42 antonio@zetatijuana.com
- Publicidad -

Puede interesarte

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

-Publicidad -spot_img

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas