La tragedia de los 51 migrantes fallecidos en un tráiler en Texas

Foto: tomada de twitter: @BNONews.- 51 víctimas mortales del tráiler abandonado.
Ezenario lunes, 4 julio, 2022 12:00 PM

27 de los fallecidos eran mexicanos.

Las causas de muerte: deshidratación,

asfixia y golpe de calor. Hay tres

detenidos, entre ellos el chofer del

camión, que fingió ser uno de los

sobrevivientes

Conforme fueron identificadas las 51 víctimas mortales del tráiler abandonado con migrantes de diferentes nacionalidades sobre la carretera estatal número 35 de San Antonio, Texas, el pasado lunes 27 de junio, se confirmó que 27 de ellas eran mexicanas, y el resto de países de Centroamérica, revelaron autoridades estadounidenses.

Investigaciones han determinado que el tractocamión que trasladaba de manera furtiva a un total de 67 personas migrantes pasó por dos puntos de revisión de la Oficina de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP), en Encinar y Cotulla, Texas, sin que se reportara su inspección o anomalías por parte de dichas autoridades.

Hasta el momento se conoce que entre los 51 fallecidos había 39 mujeres y 12 hombres, siendo la mayoría de personas muertas de origen mexicano. También se estableció que 14 de los cadáveres correspondían a personas nacidas en Honduras, siete eran de Guatemala, dos de El Salvador y una continúa sin ser identificada.

En cuanto al resultado de las necropsias se reveló que las principales causas de muerte fueron deshidratación, asfixia y golpe de calor. De los sobrevivientes, que completan la cifra de los 67 pasajeros en la tragedia, 16 permanecen en hospitales, tres de ellos mexicanos y 13 personas que no han sido identificadas plenamente.

Inicialmente se dijo que había dos personas oriundas de México detenidas como presuntas responsables de la trata de personas, quienes fueron acusadas de poseer armas de fuego mientras estaban en Estados Unidos de manera ilegal. Después se descubrió que entre los supuestos sobrevivientes estaba el chofer del tráiler, quien pretendió camuflarse para evadir su responsabilidad.

El comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), Francisco Garduño Yáñez, informó que producto de las pesquisas, el gobierno norteamericano señala que la unidad de autotransporte contaba con placas sobrepuestas o clonadas, supuestamente de la compañía Betancourt Trucking and Harvesting, del Álamo, Texas, pero cuyo socio mayoritario desconoció la propiedad de la unidad.

Acerca del cruce del tráiler por los dos puntos de revisión migratoria, Garduño dijo que fue captado por cámaras de seguridad en el Encinal, Texas, a las 14:50 horas del 27 de junio; y también en Cotulla, Texas, en la misma fecha. Después, el vehículo fue estacionado a 235 kilómetros de la frontera con México y a 50 kilómetros de San Antonio, Texas.

En el sitio del hallazgo, la carretera estatal número 35 de San Antonio, Texas, “paralelamente a la vía del ferrocarril que en ocasiones se utiliza en el trasiego de migrantes irregulares”, había una temperatura de 40 grados Celsius a la sombra.

Las autoridades mexicanas han defendido la postura de la imposibilidad de que el transporte haya cruzado de alguna frontera de México hacia la Unión Americana, pues la tecnología instalada en aduanas habría detectado a los migrantes.

Familiares de uno de los migrantes mexicanos sobrevivientes, se enteraron por una credencial para votar encontrada en el tráiler, que José Luis Guzmán Vázquez, campesino y albañil, se encuentra hospitalizado. Sin embargo, no tienen noticia de su primo, Javier Flores, quien salió con él, hace varios días, desde San Miguel Huautla, Nochixtlán, en la región mixteca de Oaxaca, en busca de un futuro mejor.

Otra historia impactó al mundo con relación a esta tragedia. Desde Honduras se conoció de los lamentos de una madre que perdió a dos de sus hijos, quienes murieron asfixiados en el transporte utilizado por los “polleros”. Karen Caballero relató cómo sus vástagos Alejandro Miguel y Fernando José, de apellidos Andino Caballero, estaban ansiosos por viajar a los Estados Unidos.

“Todos los días me preguntaban, ‘Mami, ¿cuándo nos vamos a ir?’. Parecía que iban a ir a un cumpleaños, como cuando estaban pequeños y me preguntaban ‘¿Cuándo es el cumpleaños, mami?’. Así Alejandro se puso ansioso, que ya quería estar allá, porque decía que allá si iba a trabajar; y me causó mucha gracia cuando me dijo ‘Mami, cuando estemos allá sí te vamos a hacer tu casita’”, declaró entre lágrimas la mujer a la cadena Telemundo.

Karen les aclaró a sus hijos que ya no necesitaría una casa porque ellos ya no iban a estar en su compañía; solo les deseó que triunfaran y se enfocaran en los que hicieran. Abrazos y besos fueron el último recuerdo de la partida de los jóvenes.

Comentarios

Tipo de Cambio