Sigue su curso la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión

Fotos: Enrique Mendoza Hernández
Opinionez lunes, 16 mayo, 2022 12:00 PM

El acontecimiento librero se lleva cabo desde el 6 hasta el 24 de mayo en Tijuana. “Uno de los objetivos de esta Feria es llevar los libros a donde regularmente no llegan, sacarlos de los espacios institucionales o de la condición privilegiada y, por lo mismo, para nosotros es importante mantener siempre una sede en la Zona Centro”, expresó a ZETA René Castillo, director de la FLAO

Transeúntes y automovilistas que transitan por Calle Tercera, entre Avenida Revolución y Constitución de la Zona Centro de Tijuana, voltean irremediablemente hacia el Callejón El Travieso, donde se exponen y venden montones de libros de viejo; mientras en la entrada una gran carpa anuncia el acontecimiento que ahí se desarrolla.

Algunos deciden entrar, para ver qué sucede; lo cierto es que para la mayoría no pasa desapercibida una lona color blanco con letras grandes, donde se lee: XIII Feria del Libro Antiguo y de Ocasión (FLAO), del 6 al 15 de mayo en la Zona Centro; y del 17 al 24 en la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales (FHyCS) de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) Campus Tijuana, de 10:00 AM a 8:00 PM.

Se trata del acontecimiento librero que, debido a la pandemia por COVID-19, en 2020 y en 2021 no se llevó a cabo presencialmente; no obstante, este año tanto libreros de Ciudad de México como de Tijuana, comparten sus libros en mesas colocadas a lo largo del Callejón El Travieso, donde pueden encontrarse clásicos de la literatura universal o primeras ediciones de diversos autores, también de filosofía, historia, arte y de humanidades en general.

 

EN LA CALLE

René Castillo, director general de la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión, refirió a ZETA que este año participan librerías de viejo de Ciudad de México como Ojo sin Párpado, Librería El Gato Literato, dos expositores del proyecto Ágora Book y Undercity Books. Además, de Tijuana comparten sus propuestas literarias Librería infantil Caracol, Libros Café y Jazz.

El Grafógrafo: Libros & Café participa además con un módulo de los programas comunitarios: Rincón de Autor, con una selección de editoriales independientes nacionales y autores regionales; y el programa de Economía de Redes, a través del cual miembros de la comunidad pueden vender sus libros como propuesta para generar una economía colectiva. Además, participan los proyectos locales Ediciones Caradura y Zines Corrientes; y tenemos un stand de nuestro Librero Comunitario, que es parte de nuestro programa para la reactivación de espacios públicos para la lectura, del Grafógrafo, donde ponemos libros gratuitos y las personas pueden tomar y/o dejar libros para otros lectores”, complementó Castillo.

¿Por qué es importante que la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión se realice en la calle, al aire libre, a la vista de los peatones y automovilistas?, se le inquirió a René Castillo.

“Creo que se tiende a romantizar la lectura y, en general, se piensa desde la propia condición lectora. Generalmente se buscan los públicos cautivos, a los ya ‘lectores’ y poco se piensa en captar nuevos públicos o en las necesidades de aquellos que muchas veces, por prejuicios, se cree que no tienen el perfil o el interés por los libros, cuando en realidad no es así. Uno de los objetivos de esta feria es llevar los libros a donde regularmente no llegan, sacarlos de los espacios institucionales o de la condición privilegiada y, por lo mismo, para nosotros es importante mantener siempre una sede en la Zona Centro.

“Lo que queremos es que las personas tengan la oportunidad de acercarse a la lectura y de adquirir libros si así lo desean, y que si no leen, sea por decisión y no porque no tienen acceso presencial o económico a los materiales de lectura. Recuperar el espacio público a través de un evento editorial, además, nos parece tremendo, en un país donde nos quieren vender la idea de que el mexicano no lee y mucho menos compra libros. Visibilizar lo contrario a la estadística fatalista es la encuesta más real que podemos mostrar sobre el interés por la lectura”.

La Feria del Libro Antiguo y de Ocasión ha tenido diversas sedes desde 2008, que surgió como Feria del Libro Usado (FELIUS). ¿Qué puedes decirnos de esta nueva sede en Callejón El Travieso?

“Desde hace años mantenemos desde El Grafógrafo una investigación constante sobre los hábitos de lectura y de consumo editorial en Baja California. Partiendo de la información reunida, cada sede del evento responde a objetivos específicos, según los tipos de públicos que hemos identificado, que son diversos y con características y necesidades distintas. En el caso del Callejón, creemos que tiene una ubicación estratégica, pues nos permite atender un tránsito local de tijuanenses con distintos perfiles y a la comunidad estudiantil que utiliza esa ruta, además de atender a turistas, por su cercanía a la Avenida Revolución.

“Es interesante que el callejón se recuperó en 2019, y desde entonces la Feria es la primera actividad que recibe. Esperamos que esto sea un parteaguas en la agenda cultural de la ciudad y el habitar de sus espacios para y por la comunidad”.

 

EN HUMANIDADES

La Feria del Libro Antiguo y de Ocasión surgió en 2008 como Feria del Libro Usado (FELIUS), en los pasillos de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales (FHyCS) de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) Campus Tijuana; ahí se llevó a cabo hasta 2011.

¿Por qué dejó de realizarse la ahora Feria del Libro Antiguo y de Ocasión en la Facultad de Humanidades?

“La Feria surgió en principio como una propuesta estudiantil. Se armó un comité organizador entre los estudiantes de Literatura y contamos con el apoyo de la dirección de la FHyCS de aquel entonces. Lamentablemente, se perdió la colaboración una vez que entró la nueva dirección, reconocida por el poco apoyo que brindó al alumnado y a muchos proyectos existentes, entre ellos la Feria. En su momento se nos indicó que como egresados no teníamos ya ningún valor para la institución y se nos aseguró que una Feria del Libro no era de interés para los estudiantes que ‘ni compran libros, ni leen’. Sin embargo, hay que hacer hincapié en que esto respondió a intereses personales del entonces director, y no a la propia UABC, con quien hasta la fecha seguimos en buenos términos, tanto con alumnado como con cuerpo académico”, recordó René Castillo.

“Fue una situación lamentable, pero afortunadamente la actual administración, dirigida por la doctora María de Jesús Montoya Robles, que conoce el proyecto desde sus inicios, ha hecho las gestiones pertinentes para que la Feria regrese a su sede de origen en miras de que se reestablezcan los vínculos entre estudiantes y egresados. Esperamos que nuevos jóvenes se sumen a la organización del evento y que con ello nuevas generaciones participen en la realización anual de la Feria. Nos da mucho gusto estar de vuelta en nuestra casa de estudios”.

¿Por qué es importante llevar a cabo la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión en la Facultad de Humanidades entre los estudiantes?

“La Feria comenzó como una propuesta estudiantil, a falta de acceso a más de la mitad de los libros que necesitábamos para la carrera de Literatura. Si bien en estos 15 años hemos logrado cumplir los objetivos de la Feria por traer a la ciudad libros a costos más accesibles y con ello complementar y crecer la oferta editorial en Tijuana, sigue siendo importante atender de primera mano a los estudiantes. Todavía hay mucho por hacer, necesidades por cubrir. De igual forma, nos parece valioso que la Universidad cuente con este tipo de eventos y ofertas directamente en el Campus Tijuana, y que con ello se generen vínculos con la comunidad estudiantil para que puedan ser partícipes también en la organización”, reconoció Castillo.

“En principio, esta Feria se propuso como un proyecto de generación a heredar y un proyecto donde pudiéramos realizar nuestras prácticas profesionales, atendiendo nuestros perfiles de egreso. La idea es retomar esta propuesta y que las nuevas generaciones tengan la oportunidad de participar, aprender y aportar nuevos enfoques, generar experiencia que les servirá una vez que dejen las aulas”.

Asimismo, “la Feria tiene que ser pensada como un todo que nos beneficie en múltiples sentidos, más allá de solamente ser un foro para la compraventa de libros; debe ser una oportunidad, sí, para generar esa oferta que atiende una demanda, pero también la oportunidad para generar experiencias de formación profesional para quienes se perfilan hacia las humanidades, en especial en el campo de promoción cultural. Esperamos que con nuestro regreso a la UABC podamos fortalecer esos vínculos que hasta la fecha hemos mantenido con la comunidad estudiantil, y fortalecerlos de manera en que en los próximos años podamos todos disfrutar de una mejor Feria que nos pertenece a todos”.

Hacia el final de la entrevista, Castillo reconoció: “Más allá de lo económico, lo más importante de estar de vuelta con la FLAO es continuar atendiendo las necesidades que la ciudad tiene en materia de cultura editorial. Seguir acá nos habla en mucho de la demanda que existe en Baja California porque se siga abriendo el panorama librero, y también nos arroja luz sobre las condiciones actuales en los índices no sólo de lectura, sino de interés por ella. Que la comunidad demande que regresen las ferias del libro dice más que cualquier estadística”.

Para dar seguimiento a la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión, están disponibles las páginas de @flao.tijuana en Facebook e Instagram.

Comentarios

Tipo de Cambio