Presuntos integrantes del CJNG, en “cobro de piso” a comerciantes de Rosarito

Edición Impresa lunes, 2 mayo, 2022 12:00 PM

Pequeños comerciantes de Playas de Rosarito

denuncian ser víctimas de extorsión por

integrantes del crimen organizado, que se

identifican como miembros del CJNG. Los

organismos empresariales, así como de

seguridad, aseguran que no hay denuncias

por “cobro de piso”; la Secretaría de

Seguridad contabiliza 38 denuncias en

todo el estado

Emprender un negocio implica cumplir una meta, sin embargo, para algunos las cosas lejos de algo ser un sueño se vuelve un infierno. Se convierte en algo negativo, desde la burocracia para iniciar operaciones, hasta cuando integrantes del crimen organizado acuden a un puesto de tacos a extorsionar, con la criminal sentencia de plata o plomo.

En Playas de Rosarito esta práctica se ha ido expandiendo entre las comunidades en la periferia del municipio, como es el caso de las colonias Aztlán y Colinas de Aragón, a unos tres minutos de la carretera libre Tijuana-Rosarito, a la altura de Plan Libertador.

Territorio cooptado criminalmente por células del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), el Cartel de Sinaloa (CDS) y el de los Arellano Félix (CAF); de acuerdo con integrantes del Grupo de Coordinación para la Seguridad y la Paz en Baja California.

En la colonia Aztlán se registran unos 29 establecimientos comerciales en operación; y viven unas mil 560 personas en 434 hogares. Por otra parte, en la colonia Colinas de Aragón se registran unos 26 establecimientos comerciales en operación; y la habitan unas 646 personas en 203 casas, de acuerdo con estadísticas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Los locales comerciales que van desde un puesto de tacos hasta un granero, una marisquería, una tienda, un minisúper, hasta de pollos a la leña, comparten experiencia ante el acecho de hombres armados que acuden a sus negocios a cobrarles, para que puedan trabajar en paz y con vigilancia.

 

VÍCTIMAS DE “COBRO DE PISO”

Una víctima, que solicitó omitir sus datos particulares, contó a ZETA que desde hace dos meses hombres armados llegaron a su local comercial, le amedrentaron y le exigieron el pago de una mensualidad, de alrededor de 10 mil pesos: “No había manera de negarse teniendo la pistola enfrente”, dijo.

Los hombres armados que llegaron a extorsionar se identificaron como integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación. En dicha localidad las autoridades tienen identificados a dos operadores del grupo criminal considerados como violentos: Edgar Calleros Herrera y su hermano Iván Calleros Herrera, apodado “El Tucán”.

Colonia de Aragón

Otro testimonio de una víctima de estos extorsionadores relató que “cuando comenzaron a querer cobrar piso, las cosas empeoraron, porque ya ni queríamos venir a trabajar, cambiamos los horarios para abrir y cerrar los locales. Hasta venían hombres armados y nos tomaban fotos; íbamos, los denunciamos, pero a nadie detuvieron”.

Desde hace unas semanas, una madre soltera que vendía alimentos en esta colonia dejó de colocar su puesto. Los presuntos criminales del CJNG le cobraban, para dejarla trabajar, 5 mil pesos mensuales.

Otro vecino consultado por este semanario detalló que en esa zona era algo nuevo este tipo de extorsión, incluso que estaba causando que varios comercios cerraran: “nunca habían pedido derecho de piso, ya se han cerrado comercios debido a esto. Yo escuché que esto sólo lo hacían en la parte del Centro, parece que es ahora en todo Rosarito”.

Un vendedor de cocos en uno de los camellones de estas colonias, con carreteras de tierra, aseguró que desde hace un mes comenzaron a dar rondines camionetas de la Guardia Nacional, que lo hacen cada tercer día y que al menos eso ha calmado la percepción de inseguridad que tenían los pobladores de la zona.

“NO HAY DENUNCIAS”: ORGANISMOS EMPRESARIALES

De acuerdo con las estadísticas de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana de Baja California, en lo que va del año se han presentado 38 denuncias por extorsión en toda la entidad, mientras que en Rosarito se tienen registradas sólo dos, lo que representa un aumento del 100 por ciento de este delito respecto a 2021 y 2020.

Los casos reportados a ZETA no se ven reflejados en las estadísticas, dado que las víctimas temen que, al levantar una denuncia ante el Ministerio Público, éstos informen a los criminales y actúen en represalia contra quienes intentaron denunciarlos ante las autoridades competentes.

El delegado de la Cámara Nacional del Comercio (Canaco) en Playas de Rosarito, Juan José Nevárez Mendoza, comentó que hay muy poca formalidad en la denuncia, además que no hay una cultura por parte de los micro empresarios de acercarse a los organismos empresariales para solicitar apoyo en este tipo se situaciones.

Explicó que las microempresas, en su mayoría familiares, son víctimas de criminales locales que operan en las colonias o entre las calles, “porque se ha sectorizado la delincuencia, al parecer hay sectores donde se encargan de ciertas aéreas y no entra nadie ni sale nadie”.

“Acá con las autoridades se han reportado, si acaso, dos o tres denuncias por este tipo de extorsión que se han dado de manera documentada con denuncia, de ahí en fuera ha incrementado la apertura de negocios, al punto de que no hay locales. Sí se sabe que hay violencia y ‘cobro de piso’, sin embargo, no ha dejado de abrir nuevos comercios”, detalló.

Por su parte, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de Playas de Rosarito, Rafael Crosthwaite, aseguró que como organismo empresarial no ha recibido hasta el momento alguna queja sobre negocios víctimas de “cobro de piso”.

 

“Sí, hace poco tuvimos una reunión donde se habló del tema, porque no es la primera vez que me lo preguntan, los diferentes presidentes de los organismos comentaron que no tenían ninguna denuncia o información de que esté sucediendo esto en el municipio”, aseguró.

El empresario también exhortó a las víctimas de este delito a denunciar, ya sea a través de los organismos empresariales o directamente con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) de manera anónima, incluso al 911.

Al respecto, también fue consultado Eduardo Castro Jiménez, presidente del Comité Ciudadano de Seguridad Pública de Playas de Rosarito, quien también aseguró que no han recibido información sobre casos de extorsión en la modalidad de “cobro de piso” pequeños y microcomercios en el municipio.

“He escuchado que en Tijuana ha sido una problemática, pero en Rosarito no. Hemos tenido reuniones de seguridad, nos hemos reunido con los comités de vecinos y comerciantes; entonces en todas partes se puede decir que hay ‘cobro de piso’, pero como tal no hay una solicitud ante el comité”, dijo.

Finalmente, aseguró que en los dos años que lleva al frente de la organización no conoce ninguna denuncia al respecto.

“De dos años para acá no he tenido ninguna solicitud de vinculación para tratar de una línea directa con la autoridad. Desde hace dos años yo, como presidente, no conozco de ninguna denuncia que hayan hecho”, concluyó.

ESTRUCTURA CRIMINAL EN ROSARITO

En Playas de Rosarito hay presencia de células criminales de tres grupos del narcotráfico: CJNG, Cártel de Sinaloa y CAF. El primero tiene mayor presencia en la zona de Puerto Nuevo y Primo Tapia, además de Plan Libertador, Lomas de Montecarlo, Constitución y Lucio Blanco.

En la zona de Puerto Nuevo y Primo Tapia para el CJNG opera Israel Cervantes Rivera, alias “El Isra” o “El Apá”, quien cuenta con antecedentes por narcomenudeo, es buscado desde 2017, cuando su imagen se hizo pública después que fuera identificado como el presunto homicida de Delia Alba Gallardo, localizada sin vida en Rosarito el 28 de julio del mismo año.

El Güero Pecas, Joaquín Camacho García, Óscar Yulián López Ayala, Jesús Manuel Gordián Díaz, Rosario Moreno Barraza, José Antonio Soto Gastélum y Christian Ornelas Márquez, también delinquen en las inmediaciones y alrededores de Puerto Nuevo y Primo Tapia, a nombre del CJNG.

Ahí mismo, el Cartel de Sinaloa pelea la plaza con tres elementos identificados por las autoridades de seguridad: como jefe de plaza, está Carlos Contreras Mora; como jefe de grupo u operador, Jonathan Díaz Sánchez; y como sicario narcomenudista, a Raymundo Núñez Zazueta.

El Cártel de Sinaloa tiene presencia en Plan Libertador, Lomas de Montecarlo, Constitución y Lucio Blanco, con las operaciones de José Luis Mendoza Uriarte, alias “El Güero Chompas”, operador del grupo criminal; la mesa de coordinación de seguridad sigue incluyendo a Candelario Arceaga Aguirre, alias “El Cande”, quien fuera detenido en mayo de 2009, procesado por tráfico y delincuencia organizada, posteriormente liberado sin cargos, y actualmente inmiscuido en la política a partir de algunos trienios en el quinto municipio.

En esa área también opera el CJNG con la presencia de Edgar Calleros Herrera, quien funge como operador del grupo criminal, e Iván Calleros Herrera, alias “El Tucán”, quien tuvo enfrentamientos con Óscar Iván Carrasco Camacho, alias “El Ranas”, líder del CDS, hasta que fue asesinado en febrero de 2020 en Tijuana, por gente del “Tucán”.

El Cártel de los Arellano Félix tiene presencia en las colonias Mazatlán, Constitución, Lucio Blanco, Benito Juárez y Plan Libertador. De los integrantes que operaban esta zona, de acuerdo a las autoridades, sólo quedan libre Raúl Sánchez Martínez, alias “El H” o “El Porky” o “El Tío”.

Raúl Sánchez Martínez tiene orden de aprehensión activa por secuestro agravado cometido en contra la joven Danna Sugey, quien hacía ventas por internet, desaparecida el 30 de marzo y localizada asesinada el 9 de diciembre de 2020, en Tijuana.

Los otros dos que operaban para el CAF y fueron detenidos son José Ángel Flores Zárate, alias “Cabo 62”, quien fue detenido en Santa Fe, el 7 de marzo de 2021, donde se le confiscaron tres armas de alto poder calibre .223, dos pistolas, una de ellas calibre 9 mm y otra .45 mm; y siete bolsas de plástico que contenían una sustancia que al parecer es metanfetamina.

De acuerdo con la unidad de investigación, “Cabo 62” es uno de los sicarios integrantes del grupo “Los Cabos”, quienes conformaron el brazo armado del Cártel Jalisco Nueva Generación en su incursión en el estado; era identificado como generador de violencia en Tijuana, Rosarito y Ensenada. Durante el cateo también fue detenido su escolta, identificado como Heriberto López Canchola.

Comentarios

Tipo de Cambio