Grave contaminación del Alamar

Foto: Internet
Opinionez viernes, 13 mayo, 2022 12:00 PM

Invitados por Justicia Ambiental, que coordina Magdalena Cerda Báez y Jorge Calderón Navarro, fundador de RECIMEC (Red de Ciudadanos por el Mejoramiento de su Comunidad), líder social, que ha dado la batalla para preservar este espacio simbólico del crecimiento de una grave contaminación de Tijuana.

Un trabajo organizado con los vecinos que se han adherido a la causa desde 1980 y cada día hacen algo positivo en la comunidad del Alamar. Existe una fuerte voluntad comunitaria de cuidar esta zona convertida en un basurero de muchos y la ambición de vividores por los espacios, entre ellos empresas (como Espinoza Trucking) que han invadido para hacer negocios en pleno lecho del alamar, invadiendo y tumbando árboles.

Suman unas cincuenta personas que recogemos basura de todo tipo, clasificada, y al final de la jornada matutina se celebra una exposición de las motivaciones donde los invitados expresaron “Qué hacer”.

Habla el vicecónsul a nombre de Thomas Reott, cónsul general de los Estados Unidos en Tijuana, anuncia invertir 200 millones de dólares en plantas de tratamiento de aguas residuales, porque el estuario al final del río Tijuana, impacta su bahía en San Diego.

Hablan Rosario Norzagaray, quien conoce a fondo la problemática por sus juicios constructivos y precisos, hace propuestas viables de rescatar este espacio de su degradación, de declararlo parque protegido por el Estado mexicano, con toda su responsabilidad de limpiar el área de toneladas de basura acumulada en cerros por décadas de abandono; de promover en la ciudad la protección del ambiente; de invertir en educación ambiental, en las escuelas, en los medios de comunicación y en cada conciencia.

Óscar Montes de Oca, regidor del Ayuntamiento de Tijuana, se compromete a actuar ante la problemática y el reto de resolver con planes y acciones concretas; cita que la 4T pretende transformar en soluciones los desafíos de Tijuana. Afirma que la gente está muy cansada de discursos, de promesas de campaña demagógicas, y que es hora de actuar en serio.

Habla el subsecretario de Medio Ambiente del Gobierno del Estado, Mariano San Román, a nombre de Mónica Vega, la titular del ramo, y asume que se visualizan esfuerzos para confrontar acciones preventivas y correctivas. Las omisiones desde 1970, cuando el Alamar fue un vergel, y las desatenciones y violaciones de las tres autoridades responsables a lo largo 50 años, son evidentes. Por ello se ha convertido en un conflicto social, territorial, que amenaza el ecosistema, las aves, los peces, el agua y el aire que respiramos.

La zona es deprimente e insegura; hay que solicitar la presencia de policías, ante personas que intimidan. Se limpia en grupos, buscando que nadie quede aislado en el arroyo y su vegetación.

Este domingo a las 9 de la mañana, por una estrecha calle, ingresa maquinaria con arena y grava que se almacenan en un terreno de unos 2,000 m2, invadiendo el arroyo del Alamar. ¿Quién les autorizó y tolera que se usen estos espacios para fines económicos privados? ¿Está enterada la Comisión Nacional del Agua? ¿El municipio? ¿Se toman el trabajo de vigilar y sancionar a depredadores? ¿Por qué tolerar invasiones a terrenos con gran valor ecológico? Si ejercieran su responsabilidad, no hubiera la vergüenza de basura y contaminación.

Busco visibilizar esa zona abandonada, alertar la conciencia ciudadana, porque nos afecta a todos los que respiramos el aire que cada vez genera más enfermedades respiratorias. Tijuana tiene un grave problema de aguas residuales, el drenaje de aguas negras de más de dos millones de habitantes cruza la ciudad, estas aguas no son tratadas, son una amenaza a la salud en zonas densamente transitadas, pobladas, comerciales y residenciales de enorme plusvalía se siente el golpe de las aguas negras.

La fila para cruzar a Estados Unidos está pegada a la corriente de aguas negras. Por horas, se espera cruzar a San Isidro; y mientras eso sucede, están miles de personas en sus autos respirando fetidez. Es un signo de retraso feudal de esta frontera, “la más visitada del mundo” se declara por la Secretaría de Turismo, cuando no había drenaje en las poblaciones y se tiraban a la calle los excrementos.

Es un grave atraso de Tijuana que los diputados, locales y federales, las autoridades sanitarias, los colegios médicos, las instituciones de educación, con toda su responsabilidad y herramientas no han propuesto medidas de fondo.

Tuvieron que venir los vecinos del norte a paliar el problema.

 

M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es académico del Instituto Tecnológico de Tijuana.

Correo electrónico: profe.hector.itt@gmail.com

Comentarios

Tipo de Cambio